El Lado Oscuro Metal Critica

Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Gothic Folk Melodic Neoclassic Stoner Technical NWOBHM Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Psychodelic Brutal Post Art Atmospheric Extreme Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews en español ... pero sólo a veces

miércoles, 10 de abril de 2024

Brodequin - "Hardbinger Of Woe" (Deathgrind / Brutal Death)

Con demasiado tiempo sin tocar este lado del Metal, me parece que va siendo hora de regocijarnos nuevamente con las purulentas aguas del Deathgrind y el Brutal, nada como un baño de semejante realidad para recordar sitios, gentes, dolores... Brodequin unos americanos de larga data en estas lides, más de veinticinco años -pero con un hiato que parece más reunión de ex-alumnos- traen su cuarto disco, "Hardbinger Of Woe", con 'apenas' veinte años de atraso.

En un disco relativamente corto, pero dentro de los cánones del género y en media hora y diez temas desarrollan virtualmente tres de ideas, pero que les quedan bastante bien. Este disco tiene una primera perspectiva, que es la brutalidad que entrega el Grind, en segundo término un ligero elemento melódico que pasa casi inadvertido en las primeras escuchas y por último el aturdimiento al que induce al oyente la voz de su también bajista, Jamie Bailey, que no es que es un gutural tipo growl, es un squeal de cerdo en toda regla, que está bien hecho, pero puede terminar haciéndose repetitivo. Si me piden referencias, diría que tienen elementos de Liturgy y Disgorge.

La instrumentación de estos querubines angelicales está bastante bien, especialmente tomando en cuenta que es un trío y aunque haya algún sampleo aquí y allá para agregar más sonido, siento que la acidez de las cuerdas, tanto bajo como guitarra, cumplen. No es que haya grandes exhibiciones Tech en "Hardbinger Of Woe" pero me parece que no le hacen falta, la visión de Brodequin se siente inequívocamente inclinada hacia el impacto que produce la 'pared de sonido' que el estilo maneja, en ese sentido diría que cumplen.

Efectivamente dirá alguno luego de oír "Hardbinger Of Woe" que aquí la cantidad de innovación es más bien poca, yo congenio con esa visión, pero nunca ha dejado de gustarme y mucho menos evitar agradecer una buena dosis de espanto metalero, del que este género produce, incluso puede decirse que la intención de Brodequin es sonar viaje escuela... bueno, si se toma en cuenta el momento de sus inicios, pues son eso, sonido como el original. 

No hay intención de derribar barreras con este trabajo, es un disco de Brutal Grindcore de andar por casa, pero eso no le quita que su elaboración no marque las casillas de los elementos necesarios y esperados. Aunque es difícil distinguir realmente un tema de otro, se me ocurre que Of Pillars And Trees y Vredens Dag rinden lo suficiente como para destacar, el resto bien, como digo pared de sonido, solo le gusta a los que les gusta, poco más que agregar.

7.5/10


miércoles, 3 de abril de 2024

Savage Oath - "Divine Battle" (American Heavy Metal)

Si, si, sorry, estoy atrasado. Pero el Metal no ha dejado de fluir y les vengo a hablar de un género que pareciera que he tocado bastante recientemente, sin embargo no es necesariamente así en este caso, me refiero al NWOBHM, que para esta ocasión se convierte en algo así como el New Wave of American Heavy Metal, cosa que creo haber leído que podía existir, pero que obviamente está -o estaría- unos cuantos pasos detrás de sus primos británicos, veamos que hay de cierto.

La banda de elección es Savage Oath, cuarteto gringo que tiene uno de los sonidos vieja escuela del Heavy más auténticos que he escuchado en bastante tiempo. Su primer disco ha sido llamado "Divine Battle" y puedo asegurar desde ya que, para quienes aprecien como va este tipo de Metal, la experiencia será intensa. Me gusta sobretodo lo señalado: son metaleros de verdad, se siente pasión e intensidad en su sonido y aunque se abstraen un poco de más en algunos momentos del disco, el songwriting es tal cual lo que le escuché a Virgin Steele años atrás, así de buenos me parecieron.

¿Qué hace que una banda de un estilo tan manido destaque? Es fácil y difícil a la vez de determinar, por un lado son un reunión de putas buenas canciones, llegas al corazón con ellas y ya está!... a la vez, que algún artista cuente -por favor- qué toma para lograr esa proeza. En "Divine Battle" hay un objetivo claro, la épica, pero evitando caer en sectores como los que los más conspicuos representantes del género norteamericano harían, me refiero a Manowar, para los recién iniciados, o como es el ridículo que gente como Majesty -felizmente hoy desaparecida- intentaron.

Adicionalmente, la instrumentación de Savage Oath es abiertamente superior, nada de novatadas aquí, estos artistas manifiestan proeficiencia en su ejecución y aunque las cuerdas están allá arriba no puedo dejar de sugerir reparar en la bestialidad de batería que Austin Wheeler ejecuta, además de la voz de Brandan Radigan -al parecer veterano de muchas bandas- que alcanza cotas de consideración. No me queda duda que a aquellos a los que le interesa el sector ejecutante del Metal, esta gente convencerá con creces.

El disco cae en algunos momentos bucólicos, como señalé antes, pero eso no le quita que para disco debut está muy por encima del promedio, cosa que no es que yo venga a descubrir, pues ya despuntan en varias de las lista al uso del mundillo metalero. En todo caso, recomiendo escuchar los temas Knight Of The Night, Madness Of The Crowd y Divine Battle, aunque todo el disco está soberbio.

8/10


miércoles, 20 de marzo de 2024

Counting Hours - "The Wishing Tomb" (Doom / Melodic Death)

De Finlandia salen muchas cosas buenas, el vodka del mismo nombre del país es genial y las bandas de Doom acostumbran a ser bastante buenas también, algunas de primer orden, debe ser también por el vodka. De allí viene Counting Hours, quienes con elementos Melodeath que le agrega un tanto más de dureza, muestran su segundo disco "The Wishing Tomb", trabajo que ahora si parece que los ha colocado un poco más en el radar del Metal puesto que su debut "The Will" (2020) no hizo casi mella, debió ser la pandemia.

El trabajo me ha gustado, quizás no tanto como quienes han querido ver en él un descubrimiento especial, pero sin duda que está bastante bien. Es más, su acercamiento al estilo tiene un elemento de novedad interesante al hacer que mayormente la voz líder sea limpia y los coros sean en clave de guturales, normalmente es al revés y en esto les reconozco un valor agregado. Súmele a eso que el disco está bien producido, suena claro, la instrumentación es equilibrada y también un tanto inusual, porque usan tres guitarras, convirtiendo a la banda en un sexteto.

No hay que tampoco impresionarse pensando que los miembros de la agrupación logran este buen nivel de la nada, varios de ellos (dos de las guitarras) pertenecen todavía a los consagrados Shape Of Despair. Por eso debe ser que siento que el trabajo trata de discurrir definitivamente más en la orilla del Doom que del Melodeath, recuérdese que en Shape hacen Funeral Doom, que -como saben- es lo más lento que tiene el Metal (dije 'lento' no ' menos intenso'). En todo caso, el disco tiene buenas canciones, diría que las tres primeras (después del intro) Timeless Ones, Away I Flow y All That Blooms (Need To Die) -la mejor del trabajo-, son de gran factura.

El cierre de "The Wishing Tomb" no me pareció tan gustoso como los temas mencionados, hay canciones menores, que aunque tratan de dejarse guiar por el riff, sencillamente no impactan tanto, probablemente con la excepción de No Closure, también bastante buena. Incluso en algún caso el disco se hace un tanto distraído, se comienza a deshacer en su propia salsa. No hay realmente nada malo, pero la intensidad que logran mantener en los primeros temas, pasa a ser algo que luego solo aparece aquí y allá. La voz líder de Ilpo Paasela podría ser catalogada con justicia el arma secreta de Counting Hours, para quien, aunque sus inicios fueron en el Black, el paso a este género lo logra con calidad.

Se que este tipo de discos un tanto dulzones tienden a generar mucho favor entre quienes los disfrutan, justo y correcto, por eso siempre se espera una nota estelar para respaldar la propia percepción, también justo, pero en aras de la objetividad (que he definido como el sueño húmedo de quienes no dan su opinión) me voy a decantar por una aprobado con honores, esperando que en su próximo trabajo redondeen algo todavía mejor.

7.5/10


viernes, 15 de marzo de 2024

Judas Priest - "Invincible Shield" (NWOBHM)

Un segundo (¿tercer?) aire de Judas Priest ha tomado por asalto las carteleras de Metal de 2024, cuando me parecía que las cosas no iban tan bien, especialmente luego de "Redeemer Of Souls" (2014), aunque mejorando con "Firepower" (2018), se presentan con lo que puede ser su mejor disco desde el ya mítico "Painkiller" (1990), si, dice: mil novecientos noventa; muchos de los que están leyendo esto hoy no habían nacido. Además del -algo discutible- record de ser la única banda de Heavy en sacar un disco luego de que su primero viera luz hace cincuenta años, "Invincible Shield" (1974) tiene razones para ser comentado.

En el rompe vamos con los elementos más impactantes, Rob Halford canta como un demonio desatado, ese señor en la séptima década de vida no tiene nada que envidiarle a las mejores voces de cualquier género, sus famosas cuatro octavas de potencia musical están como el primer día, francamente me dediqué a repasar el disco con ojo crítico, tratando de separar el hype de la realidad y creo que gana Rob, no se si eventualmente habrá alguien que llegue a hacer esto así durante tanto tiempo, pero el hombre lleva el estandarte.

"Invincible Shield" -ahora entrando en el disco- es muy bueno sobre todo por una cosa, porque es absolutamente honesto, sus temas son puro y crudo NWOBHM, primera hornada, con todos los sonidos y emoción que revivieron al Heavy a los inicios de los ochenta y lo pusieron en el pedestal del Metal. Es una fórmula sencilla (jeje): haz putas buenas canciones, se original. Hay temas que van a pasar a engrosar el imaginario colectivo del Metal, comenzando con Panic Attack -nominada como contendiente a Canción del Año de ELOMC-, The Serpent And The King, Crown Of Horns (y su solo de inicio) Invincible, Gates Of Hell, As God Is My Witness y Trial By Fire.

El disco peca de algunos excesos, definitivamente le sobraron dos temas y diez minutos, diría que Devil In Disguise y Sons Of Thunder podrían haber quedado afuera sin demasiado esfuerzo, pero bueno, son seis años sin nuevo material, se les puede perdonar. Fuera de eso creo que el resto de "Invincible Shield" es un dechado de virtudes. En lo instrumental es estelar, la doble guitarra (se puede argumentar que Judas es el creador de esta fórmula) satisface hasta al más exigente de los gustos y el trabajo que hace Glenn Tipton cuando le toca hacer los solos es preciso y grandilocuente.

Está claro que "Invincible Shield" va a dominar importantes posiciones en las carteleras este año, además ya vi que en su setlist han incorporado cinco de estos temas, cosa que apreciaré en directo este año en el Rock Imperium Festival al sur de España. No queda más que confirmar que en vivo son capaces de repetir los sonidos del disco, cosa que no pongo en duda. Larga vida a Judas Priest, lo más grande es su capacidad de sorprender todavía a estas alturas.

8.5/10. Portadaza.



viernes, 8 de marzo de 2024

Sonata Arctica - "Clear Cold Beyond" (Power)

Haber apostado por el final de Sonata Arctica no habría sido de 'alto riesgo'. Sus últimos discos, pero especialmente la última presentación vivo que tuve la oportunidad de ver me sugerían que los finlandeses estaban de salida, poco parecía quedar en el tanque y como una persona que un día antes de morir se levanta, riega las plantas, habla con todos en la familia y se acuesta para nunca más volver en sí, así parece que está pasando con Tricky Beans, parecen haber tomado un segundo aire, esperemos que no para pasar a mejor vida.

Ojo, Sonata Arctica está allá arriba en mi gusto, no pasa una semana que no de un repaso a algo de sus mejores tiempos, "Pariah's Child" (2019) está dentro de lo mejor de más cercana fecha, "Stones Grow Her Name" (2012) fue un buen momento, "The Ninth Hour" (2016) me decepcionó y "Talviyö" (2019) fue un desastre en dos patas y el punto más bajo de su carrera -de lejos-. Lo que más me gusta de la banda es lo que crearon a sus inicios, "Ecliptica" (1999), "Silence" (2001), "Winterheart's Guild" (2003) y "Reckoning Night" (2004), todos ellos están considerados con mucha justicia como lo mejor de su colaboración para hacer del Power lo que es hoy por hoy.

No me esperaba "Clear Cold Beyond", literalmente es una buena sorpresa y quizás como no había generado expectativas, me he acercado a él desprejuiciadamente y por una vez me he encontrado algo paladeable, una vuelta -hasta cierto punto- a su sonido original. El disco no es una genialidad, pero tiene mucho de lo que llevó a Sonata Arctica a ser una de las bandas más apreciadas del sector: unos teclados omnipresentes pero bien colocados, la voz de Tony Kakko sonando bien, una melodía bien lograda y mucha épica. 

Su parte floja es que no son esa banda de los comienzos que desarrollaba largo sus temas y les daba giros casi Progresivos y que además, creó verdaderos himnos atemporales del Power, los que todos nos sabemos. Eso no está aquí, hay buenos sonidos y la banda suena sólida, el songwriting se esmera en ser emocionante cuando la canción lo requiere y la instrumentación está más que bien lograda. Si quieres velocidad, hay; si quieres baladas, hay; si quieres elevaciones de tono, las hay; doble bombo y coros, todos. "Clear Cold Beyond" resulta un buen disco de Sonata Arctica, haciendo lo que Sonata Arctica sabe hacer, sin llegar a las cotas de genialidad de finales de los noventa e inicios de los dos mil, pero sin mostrar vergüenzas como "Talviyö", muy lejos de eso.

Siento que mi comentario es exigente con Sonata Arctica y creo que es justo que sea así, la banda es en sí misma historia del Power. Les ha pasado de todo, han caído bajo, han tocado el cielo con las manos y están en boca de todos cuando se trata de hablar de melodía y épica. First In Line, California, Shah Mat y Cure For Everything son temas recomendables, de resto bandea entre bueno, lo aceptable y hasta lo menor.

7.5/10. Aunque no es costumbre en ellos, la portada es un asco.


martes, 5 de marzo de 2024

Borknagar - "Fall" (Extreme Progressive / Neofolk)

Claro, Borknagar ya no es una banda Black, está bien, sáquenlo del pecho antes de que se les atragante, ha ido transmutándose hasta llegar a esto, un Prog con toques gruesos -casi Black-, Melódico, todavía Folk -más bien Neofolk-, un poco Melodeath, un poco otras cosas. Ahora que estamos claros y que para los puristas es tomar o dejar hablemos de lo importante: El punto no va a ser ese, no es que los sonidos ahora son diferentes, no que haber dejado un estilo se puede catalogar como una traición, el punto es que 'per se' (tenía que meter el latinazo) tampoco un progreso en sí mismo, todo depende de lo que traen, a que suenan hora, punto y eso si es lo importante y lo que vamos a analizar.

Para comenzar por el final y no hacer perder el tiempo al que esté esperando otra cosa, "Fall" es un disco aceptable, melódico, de buenos riffs, de velocidad y emoción épica al estilo que el Folk acostumbra. Es también poco coherente, con canciones que se sienten sueltas, no se les ve un hilo conductor. Quiere agregarle algo de lo que fue en discos como "Urd" (2012) y "Winter Thrice" (2016), pero realmente la vuelta de tuerca que dieron con "True North" (2019) en lo que respecta a un sonido menos agresor, se termina de concretar ahora. Borknagar quiere ser una banda Prog, digamos que Extreme Progressive, esa es su nueva naturaleza.

La verdad es que los primeros discos de ellos, en los que eran de sonido más oscuro, me gustan más. "Fall" es un disco menor en comparación de lo que hay en el ambiente en el que ahora se han terminado de meter, Ne Obliviscaris o Enslaved lo hacen mejor, por ejemplo. Se pensará que el disco no calza los zapatos que una vez tuvo puestos la banda, creo que puede ser cierto. La instrumentación es buena, así como la atmósfera, los arreglos y las voces, los riffs y hooks están realizados por profesionales y se les consigue buen gusto, pero su songwriting deja que desear, siempre he tenido a esta banda como capaz de más, no por nada van para los treinta años juntos y -repito- no les critico el cambio de estilo, pero hecho de menos el impacto.

A "Fall" hay que escucharlo con detenimiento, tiende a hacerse soso en momentos, a no atraer la atención y ese es un pecado del que los músicos se deben cuidar de caer, su música debe -al menos- hacer voltear, nada fácil cierto, pero es -debería ser- el objetivo final. Tiene sus canciones buenas, aunque más que todo por pedazos, con ideas interesantes, pero que casi siempre se siente que pudieron haber sido más desarrolladas y no se quiso o se pudo, recomiendo escuchar Summits, Moon y Northward, de resto hay de todo, desde la soporífera Nordic Anthem en clave Neofolk, hasta la floja Stars Ablaze, ambas sobran en este disco que es -también- demasiado largo.

Aunque haya gustado a algún sector, cosa totalmente respetable, no creo que muchos puedan decir que "Fall" es los mejor de la banda, de hecho creo que desde el ya los lejanos "Universal" (2010) y "Origin" (2006) este puede ser el siguiente peor disco de su discografía. Tiene sus momentos, repito, por ejemplo, el coro de Afar es muy bueno, pero la canción se mete en unos baches somnolientos que no logré entender y luego se pone a correr haciendo trizas el sentido de la canción... bueno, es mi percepción como simple oyente y seguidor de estos noruegos.

6.5/10. Francamente la portada tampoco es buena.


jueves, 29 de febrero de 2024

Bruce Dickinson - "The Mandrake Project" (Heavy Metal / NWOBHM)

¡El pana Bruce! jeje, uno siente a esta gente como si los conociera, que sí se les conoce, incluso durante décadas, aunque seguramente solo su lado artístico; mejora la percepción que Dickinson escribe y creo que hasta pinta y por ahí se sabe un poco más de él, el punto es que personas como esta es parte de la banda sonora de la vida, sus idas y venidas no han hecho mella y sea así, solo, o con la Dama de Hierro, siempre será una voz inmediatamente reconocible y probablemente reverenciada.


En puridad Bruce Dickinson tenía veinte años o casi sin presentar un solitario, "Tyranny Of Souls" (2005) fue un disco muy bien recibido y podría decirse incluso que ha soportado la prueba del tiempo. Ahora, supongo que movido por esa vena inquieta que tienen los grandes y dado que imagino que Maiden no está preparando nuevo material luego del reciente "Senjutsu" (2021) -recordemos que los chicos de Harris se toman cinco o seis años entre trabajos- pues le pareció oportuno sorprendernos con un disco en clave Heavy, NWOBHM y algo de Progresivo. Con "The Mandrake Project" nos trae diez temas y casi una hora de lo que sabe hacer, aunque se debe recordar que en esta faceta siempre ha estado acompañado por Roy Z, excelente guitarrista que toca entre otros, como no iba a ser menos, con Rob Halford.

"The Mandrake Project" y en general todo lo que haga Bruce Dickinson fuera de Iron Maiden tiene el lastre de que la gente espera que su sonido sea como el del sexteto de Londres, cosa que podría decirse que un poco si ocurre en esta oportunidad, hasta cierto punto. En lo particular creo que el disco está bien, tiene temas interesantes, cambios de perspectiva, una instrumentación estelar -no iba a ser menos que eso- y se deja llevar, la hora o casi de duración que tiene no se hace demasiado larga, lo digo con la conciencia tranquila y eso no pasa mucho.

No es Maiden, ciertamente el disco le permite a Dickinson tomarse más libertades, de hecho creo que podía haberse leído entre líneas que necesitaba hacer esto pues en entrevista reciente afirmaba que 'en vivo no podían tocar todos los temas que querían porque el público esperaba otra cosa', interesante ser héroe y esclavo de la su propia leyenda, emocionalmente debe ser una lucha titánica. Aún y cuando "The Mandrake Project" no es todo eso que hace en su banda principal, me parece que tiene buen gusto, es quizás un tanto menos 'in your face' y tiene más interés en desarrollar ideas, algunas bastante buenas.

El disco tiene sus momentos bajos también, a veces se ensimisma demasiado en sí mismo, por qué no decirlo, no es una genialidad pero tampoco creo que pretendiera ser eso. Es una grabación que merece tiempo, es más, que lleva tiempo entenderle los giros acústicos, árabes, lo indígena, lo esotérico en partes la letra, es un trabajo que siento que también puede llegar a ser escuchado en años y gustar. Le hecho en falta algún toque de épica que me le habría dado más impacto, pero que esto no sugiera que el pana Bruce no hace oro lo que toca -o casi-, de hecho creo que me ha gustado más que el último con la banda.

7.5/10


viernes, 23 de febrero de 2024

Ihsahn - "Ihsahn" (Symphonic Black)

No voy a nadar contracorriente, pero tampoco voy a ser políticamente correcto en lo que a este comentario se trata. De entrada y para salir de dudas, Vegard Sverre Tveitan, sea en forma de Ihsahn o de Emperor, es para mi una de las manifestaciones metaleras más auténticas que han existido, dos discos previos de la primera de las bandas nombradas todavía resuenan en mi memoria, "Eremita" (2012) es probablemente el mejor de su discografía y "Arktis" (2018), bueno, disco Black de ese año, ni más ni menos. De Emperor no he comentado aquí porque tiene veintipico de años que no saca nada, aunque gira con la banda como si eso no fuera importante, en Wacken los vi y es uno de los actos más impactantes a la vez de sencillo, todo es el carisma de este personaje, extremo allá donde se encuentren. Este año lo veré nuevamente en el Rock Imperium en el sur de España, contaré como ha envejecido (en la misma proporción que yo).

Bueno, la larga introducción viene a cuento porque el disco homónimo de la banda, "Ihsahn" ha tomado por asalto la escena y ha creado bastante impacto, un disco doble, pero porque la segunda parte es la primera pero sin voces y con orquesta sinfónica, que tiene bastante de lo que agarrarse. En primer lugar voy con lo grueso: de entrada y aún pasado cierto tiempo me ha parecido pomposo y sobre producido, lo que probablemente sea totalmente intencional por parte de Sverre, no estoy por creer que a estas alturas esté por dar pasos en falsos, finalmente luce como su 'magnus opus', la realización de una vida, grandilocuente tenía que ser, mínimo.

Luego de dejarlo reposar, "Ihsahn" decanta un tanto mejor, le he podido reconocer mucha intensidad y potencia, es un buen disco, pero creo que al final de día es un trabajo saturado de todo lo que es él mismo. Adicionalmente, el songwriting es -como cabe esperar- complejo, cosa que no necesariamente cuadra con el Black que le he venido escuchando a este genio del Metal. Como dije, es excesivo, aunque muy bien elaborado, se le nota de lejos la enorme pasión puesta en su hechura. Realmente para este tipo de sonidos creo que se presta mejor lo que hace Septicflesh, Xanthochroid o Leprous y sin embargo le admiro la experimentación y el toque místico que le incorpora a cada tema.

Me parece que el disco, con este mismo concepto, un poco más deslastrado de tanta grandilocuencia podría haberme impactado mejor, quizás este en un buen ejemplo de que no siempre más es más. Me agotaron algunas partes instrumentales-sinfónicas y aunque tiene intenciones de impacto no supera lo superficial, no siento que llegue al fondo. Ciertamente hay temas que gustan, como Pilgrimage To Oblivion, Anima Extraneae y At The Heart Of All Things Broken, de resto es escuchable y disfrutable, pero creo que no será muy fácil fijarlo en la memoria (ni que tampoco esa sea necesariamente la intención).

Se mantiene mi respeto por este genio del Metal, que tanto le dio al Black en sus inicios, tanto en lo musical como en lo espiritual y nadie le va a quitar a Sverre ser uno de los más importantes representantes del género, pero "Ihsahn" se pasa unos cuantos metros de frenada en lo que a concreción se trata, siendo un trabajo más para las formas que otra cosa.

7/10


martes, 20 de febrero de 2024

Eternal Storm - "A Giant Bound To Fall" (Melodic Death / Doom)

Me ha llamado la atención esta banda de Melodeath, con toques Core y algo de Doom, creía que sonaban interesante y con el paso de las escuchas me parecía saber quienes eran pero no lograba ubicarlos y me extrañaba porque no escribí de su único disco previo, del ya lejano 2019, pero tenía esa clara sensación de 'deja vu' y oh! sorpresa, me consigo en mi cuarto el CD de ese disco debut, cosa absolutamente inusual porque no tengo más de veinte discos físicos y haciendo memoria me di cuenta que uno de los músicos de la banda me lo regaló cuando los vi en un concierto en Madrid, en ese 2019, haciéndole telón a Toumas Saukkonen cuando vino con su banda Wolfheart, demasiada casualidad para dejarlos pasar esta vez.

Eternal Storm suenan al más tradicional Melodeath sentimental, el de Insomnium, In Mourning y la misma banda mencionada de Saukkonen, pero no son finlandeses, son de aquí mismo, madrileños, aunque entiendo que ahora su base está en Escocia... nada como el clima escocés para deprimirse adecuadamente y crear este tipo de sonidos. En todo caso, su segunda entrega, "A Giant Bound To Fall" ha sido bien recibido, quizás hasta un poco más, diría que con méritos para ello.

Este disco es atrevido, en el sentido de que hace cosas inusuales, comienza por la canción más larga, de casi catorce minutos, tiene largas secciones de sonido suave y abstraído, su duración intimida con los casi setenta minutos, pero tiene la virtud de ser suficientemente cambiante como para distraer, es más creo que he podido escucharlo dos veces back-to-back y no haberme saturado y finalmente siento que el trabajo de producción es estelar, el disco suena con claridad superior.

El songwriting de la banda es bastante bueno y aunque no son obsesos del riff, se sienten bien desarrolladas las ideas, hay quizás más inclinación a destacar los complementos sonoros, los arreglos, la instrumentación, dejando solo para determinados momentos la agresión vocal, casi podría decirse que tiene un cariz Progresivo, cosa que también es poco común para el género. Varias canciones destacan, comenzado con la larga de abrir ya señalada, An Abyss Of Unreason, otras como A Dim Illusion y The Void también tienen mucho sentimiento y calidad, siendo el plato fuerte su tema de cerrar A Giant Bound To Fall, que circula entre lo Doom y el Death Melodico puro, con intercambio de tempos y mucha instrumentación, nominada como contendiente a Canción del Año de ELOMC.

El CD, para que vean que no es cuento :)

Quizás Eternal Storm no me había parecido tan interesante cuando los escuché originalmente y puede que el CD no me ayudara mucho porque francamente desde hace bastante tiempo para escucharlos me hace falta ponerlos en la playstation y el sonido del televisor no es... bueno, eso. Pero este reencuentro es otra cosa, creo que "A Giant Bound To Fall" puede posicionarse bien y no me sorprendería que supiéramos más de ellos.

8/10

martes, 13 de febrero de 2024

Infant Island - "Obsidian Wreath" (Screamo / Post-Metal)

Me acerqué a este disco más que todo por  la sorpresa de ver un trabajo del género gritón, o Screamo, que se encuentra en los primeros lugares del naciente año en varios de los sitios encargados de llevar esas cuentas. El Screamo, como dije, es una forma de cantar que las abuelitas calificarían como un 'válgame Dios' en plena regla, no es que la letras se desarrolle pegando lecos, no, son esos gritos intentando meter alguna palabra en el medio, lo que puede dar risa, pero genera un ambiente muy especial, similar al planteamiento del Atmosférico.

La banda en cuestión es Infant Island, unos norteamericanos con dos discos previos en su haber y que con éste, "Obsidian Wreath", parece que dan paso en firme hacia el público metalero más amplio. Generalmente estas bandas son de nicho, los conocen en las zonas donde tocan y quizás han sido reseñados por alguna revista (eso era en mi época, que con quince años o así ayudaba a un amigo a editar una en un multígrafo... que tiempos) o -actualmente- webzine, fuera de tales espacios es difícil que estas bandas destaquen, tienen que ser muy buenas y Infant Island, parece que lo es.

"Obsidian Wreath" como es de suponer, requiere un tanto de paciencia para terminar de captarlo y entenderlo, sin embargo es bastante más melódico de lo que en un principio se le puede suponer, la banda, adicionalmente incorpora un más que obvio Post-Metal (recuerdan el Atmosférico del que les hablé, pues 90% lo mismo) en zonas que que son -a mi parecer- justamente lo que hace que el disco destaque por encima de lo usual, entregando momentos de verdadera calidad musical e interesante innovación.

El disco, como el buen vino, tiene capas, está el obvio grito de su vocalista, bastante bien logrado por cierto y una percusión feroz, con un toque caótico, que le da bastante acritud, pero en un tercer nivel, al que hay que ponerle cuidado para no perdérselo, se encuentra una fuerte musicalidad y melodía que transforman la experiencia. Siempre está el estentóreo berrido, pero hay bastante más que eso. Puede también, no hay que negarlo, que haya temas que tienen menos impacto por alguna reminiscencia del Emo que estas bandas tienden a incorporar y que puede quitarle intensidad o quizás, darle demasiado sentimiento, pero en general el disco no tiene desperdicio.

Me ha gustado lo hecho por Infant Island, tiene influencias tomadas de los más conspicuos representantes del género, como Gospel y Life, pero tienen identidad, calidad y potencia. Los temas destacados de "Obsidian Wrath" son Another Cycle, Veil, Kindling y la mejor la de cerrar, Vestygian, la más larga y que voy a dejar nominada como contendiente a Canción del Año de ELOMC. Sugiero cierta paciencia con este trabajo, pero seguramente y con algo de tiempo le podrán descubrir cosas interesantes.

8/10


lunes, 5 de febrero de 2024

Caligula's Horse - "Charcoal Grace" (Progressive)

Mi relación con Caligula's Horse ha tenido altos y bajos, aquí hemos hablado de dos de sus trabajos, "In Contact" (2017) y "Rise Radiant" (2020), en cada uno de ellos me he encontrado una gran calidad en el songwriting y la puesta en ejecución, esta gente, con obvias influencias tomadas de Haken hacen buena o muy buena música. Mis resquemores venían dados más por el estilo de su vocalista Jim Grey, a quien no pude terminar de darle la vuelta en aquellas entregas, reitero, la banda es de lo mejor de este Prog de características menos dramáticas.

"Charcoal Grace", su nuevo disco, que viene a ser el quinto de su carrera, me ha pillado de otra manera. En esta oportunidad la banda y especialmente su cantante si han hecho las cosas como a mi me gustan, que es la única vara que poseo para calibrar las cosas... lo siento por 'los objetivos' , cuando se da una opinión se está contaminado de uno mismo, qué vamos a hacerle. En todo caso y volviendo al punto, Caligula's Horse ahora si ha terminado de convencerme, es más, pienso que Haken debe revisar si estos australianos no pasarán ahora a ser los influyentes... quién sabe, el alumno superando al maestro es siempre una historia interesante.

En lo que respecta a las características del Progresivo que desarrolla Caligula's Horse en "Charcoal Grace", aunque no hay un nivel de innovación excepcional, me parece que lo que han realizado es de lo mejor que ese estilo en tiempos recientes ha mostardo, especialmente de aquel que no tiene la perspectiva de exceso protagónico 'a la' Dream Theater y acólitos. Los cambios de ritmo, las exhibiciones de guitarras, la calidad de la batería y bajo son de las que lo ponen a uno a escuchar, a estar pendiente, el disco no se deja perder en el trasfondo, te va llevando, te eleva, es francamente delicioso.

Siento que si hay un premio al retorno del año, como en el deporte, Caligula's Horse tendría méritos para competir por él. Es más, indagando un poco, los miembros de la banda hablan de este trabajo como uno nacido de los peores momentos de la pandemia, saliendo sus canciones en instantes en lo que pensaban que quizás no volverían a tocar. Es interesante lo que ocurre cuando uno se libera de las presiones mundanas y que en un proceso de pensamiento 'este es el fin', surjan algunas de las mejores ideas.

El disco tiene bastante de lo que agarrarse, sus temas destacados son The World Breathes With Me, Mute y la suite Charcoal Grace I al IV, esta canción en cuatro partes va a quedar nominada como contendiente a Canción del Año de ELOMC. Todo el disco es muy bueno, esta todo lleno de sonido, de un sonido suave, que envuelve y que para los amantes de este género tengo la impresión de que podría convertirse incluso, en disco fundamental. Definitivamente lo mejor que hasta ahora a realizado Caligula's Horse.

8.5/10



miércoles, 31 de enero de 2024

Vitriol - "Suffer & Become" (Death / Technical Death)

Me gusta que vayamos entrando en calor, quizás hasta un poco más porque lo que trae Vitriol podría considerarse lo que en el argot de la calle se conoce como 'plomo grueso'. La emoción que produce un buen remezón de Death es una sensación solo conocida por los pocos que se atreven a entender y seguir del estilo, en este caso el segundo disco de estos norteamericanos, llamado "Suffer & Become" es toda una pared de sonido, vayamos allá.

Me entero de la existencia de este cuarteto, pero está claro que eso no va a volver a pasar. Con una forma de entregar su sonido con influencias tomadas de gente como Cattle Decapitation, Anaal Nathrakh o Ulcerate, "Suffer & Become" es un plato de calidad, violento como son los buenos, con fuerte sensación de dolor y un toque disonante que le agrega dificultad. La voz líder de la banda, que entiendo realiza Kyle Rasmussen, es un growl de los más profundos que he escuchado, totalmente ubicado, potente y agrio. La banda además es proeficiente en su ejecución, tendiendo -sin excesos- hacia el Technical, cosa que reitera que no estamos ante unos cualquiera, Vitriol tiene muy buen hacer.

Diría que "Suffer & Become" es equilibrado, no se excede en ninguno de los sectores que explora, tiene su toque de melodía subterránea, buenos riffs, algo de Black en la voz, una batería intensa y ajustada y en general un sonido que habla de bastantes años de experiencia. Aunque el género está casi saturado de gente haciendo estos sonidos, Vitriol luce un peldaño por encima de lo que normalmente se consigue. El disco no requiere demasiadas vueltas para entenderlo y aún así siempre tiene algo que descubrirle o apreciar mejor.

Las canciones que destacan en este trabajo son varias, de hecho creo que el disco completo mantiene buen nivel y sus cuarenta y siete minutos son la duración perfecta para evitar el saturamiento. En todo caso me permito sugerir los temas Shame And Its Afterbirth, The Flowers Of Sadism, Flood Of Predation y el de cierre, He Will Fight Savagely. Reitero que todo el trabajo vale la pena y se presta bien a satisfacer necesidades de muriático.

Para cerrar apenas el mes de enero me parece que podemos aseverar que el pistoletazo de salida se ha dado, de hecho no me sorprendería ver a Vitriol y su "Suffer & Become" en algunas listas de fin de año, que aunque queda mucho, seguro que mínimo van a dar bastante pelea para que se les considere. Valga pues esta crítica para recomendarlo abiertamente.

8/10

miércoles, 24 de enero de 2024

Hoplites {Ὁπλίτης} - "Paramainomeni" {Παραμαινομένη} (Progressive Blackened Dissonant Avant-Garde)

Si usted piensa que hacerle una buena crítica a un disco es fácil (o a cualquier cosa, si al caso vamos) y que sólo hay que tener conocimiento y experiencia en el mundillo del género que se está revisando, es probable que no se haya conseguido con un disco como éste. Un trabajo que a veces parece una genialidad y a la siguiente escucha se vuelve turbio e inentendible y para la otra oportunidad se descubren cosas nuevas, produce risa, cansa, emociona y sorprende, todo más o menos junto... explique eso. No es fácil, al menos no siempre.

Hoplites, o como lo escribe originalmente el músico chino detrás de este él, Ὁπλίτης, es una banda (bueno, un unipersonal, reitero) que se ha dado a la tarea de tomar por asalto los sentidos metaleros de todo el que se ha prestado a escucharlo en el último año, período en el cual ha presentado, junto con el que aquí estamos comentando, cuatro largas duración... cuatro, en un mundo donde un trabajo cada dos años es considerado una proeza. Y aunque escuché el año pasado su anterior disco, no escribí sobre él por justamente las razones que esbocé en el primer párrafo, esto no es tarea fácil.

"Paramainomeni" o "Παραμαινομένη", es lo último de Liu Zhenyang, a.k.a Vitriolic Sage, quien con ese nombre también tiene tres discos de corte más tradicional en su sonido, al parecer Melodic Death. Pero supongo que para sacudirse las malas vibras, ha decidido lanzarse al proceloso mar del Avant-Garde. Para ser más exactos, del Progressive Blackened Dissonant Avant-Garde. Ya solo ver el estilo que cultiva Hoplites puede ayudar a calibrar el animal con el que nos estamos metiendo.

Este disco es un viaje de sensaciones y realmente el centro de su existencia está en transmitirlas. ¿Esto quiere decir que "Paramainomeni" es de mi gusto? No estoy seguro de poder responder esa pregunta de forma directa y puede que sea la primera vez que me pasa. La perspectiva caótica y maníaca del trabajo es -sin duda- un trago grueso, el ritmo que muestra es lo mejor de la grabación, pero la constante disonancia requiere estar a la altura y en la disposición de percibirla, un poco así de descuido y Hoplites puede hacerse -y se hace- demasiado extraño. Diría que es muy difícil ejecutar lo que Zhenyang ha mostrado y si la información es correcta, este músico no tiene todavía veinticuatro años de edad, por lo que es claramente una persona especial, este tipo de sensibilidades no nace puramente de la rabia juvenil, aquí hay formación incluso académica.

No le voy a rehuir la nota a "Paramainomeni", de eso se trata ELOMC, de asumir el riesgo de dar mi opinión, pero siento que lo que el guarismo que coloque ahí abajo diga podría ser otro mañana y otro totalmente diferente en un año. Voy a esperar un tiempo prudencial para revisarlo nuevamente y ver que tanto recorrido puede tener Hoplites, asumiendo especialmente que probablemente no será la última vez que en 2024 volvamos a saber de él.

7.5/10 (un 8 si de originalidad se trata)

lunes, 22 de enero de 2024

Saxon - "Hell, Fire And Damnation" (NWOBHM)

Saxon lejos de ir parando luego de cuarenta años de carrera está en plena aceleración, desde 2018 ha sacado con éste, cuatro discos, "Thunderbolt" (2018), "Carpe Diem" (2022), "More Inspirations" (2023) no reseñado aquí y ahora "Hell, Fire And Damnation", completando así veintiocho largas duración. Biff Byford sigue siendo el referente de la banda, a sus setenta y tres años todavía es un rebelde del NWOBHM y si lo dejan morirá en un escenario cantando a todo pulmón aquello de si fuiste a tu tienda de discos a través del hielo y la nieve con tus pantalones de jean y tu chaqueta de cuero... joder, eran otros tiempos, pero el mensaje todavía está vigente.

Para mí, cada disco de Saxon es una pequeña celebración a la vida, ciertamente no son las canciones con las que yo me inicié en estas artes, Princess Of The Night, por ejemplo, es un himno eterno y varias más de esa época, en verano tendré la oportunidad de verles tocar en vivo por primera vez, en el Rock Imperium Festival, en Cartagena, España y se que los voy a disfrutar. Aunque ya no está su eterno guitarista Paul Quinn, quien se retiró el año pasado, su substituto Brian Tatler está a la altura del trabajo, trayendo su bagaje como otro de los personajes importantes en el surgimiento de este género, especialmente por lo hecho en su otra banda, Diamond Head, de la que entiendo sigue formando parte.

"Hell, Fire And Damnation" es un buen disco de Saxon, es Saxon haciendo Saxon y eso solo puede ser bueno. Tiene temas pegajosos y letras interesantes, aunque alguna es un tanto graciosa, como la conspiranóica There's Somenting In Roswell, la cual, junto con 1066, Hell, Fire And Damnation y especialmente Kubla Khan And The Merchant Of Venice, brindan suficientes riffs y buen gusto como para pasar un rato agradable con el trabajo. En lo instrumental se me ocurre pensar que este es un disco un tanto más pausado que otros que les he escuchado, pero está bien ejecutado, como no podría ser diferente.

El gran elemento divisivo entre los seguidores de Saxon es, justamente, Byford, su voz. El tipo es ciertamente carismático y sabe manejarse ante el ojo público, pero su voz ha venido decayendo, no es sorprendente ni tampoco pareciera que a él le quite el sueño, ese tipo de gente -diría yo- le importa poco el 'que dirán', faltaría más. Pero Saxon se resiente un tanto porque, objetivamente y aunque todavía el bueno de Biff hace un gran esfuerzo, pues se le compara con lo que fue. Yo lo hago, no puedo dejar de hacerlo, lo respeto pero las cosas son como son, él lo sabe, la banda lo sabe, el publico lo sabe y -humildemente- yo lo se. Se acepta o se desecha, no hay mucho más.

"Hell, Fire And Damnation" es muy escuchable, tiene sus momentos y seguro algunos de sus temas entrarán en la rotación de la banda en vivo, ya les contaré. No le quita, pero tampoco le pone mucho a Saxon, quienes probablemente para estos momentos, si no cometen alguna locura -que probablemente ni así- están destinados a la gloria eterna del Heavy y al recuerdo permanente entre nosotros, sus fanáticos.

7.5/10

 


viernes, 19 de enero de 2024

Hauntologist - "Hollow" (Atmospheric Black / Post-Metal)

Comienza a elevarse el nivel en 2024, es típico que durante los últimos días del año y los primeros del siguiente haya un desierto sonoro, no tanto quizás por la presentación de nuevos discos sino por los de verdadera calidad en lo que traen, de hecho conozco sellos que de plano se niegan a publicar nuevos trabajos -incluso buenos- durante esas fechas porque pueden ser mal percibidos, quizás no se les tenga en cuenta tan seriamente como si esperan treinta días o un poco más. Todo tiene su secreto, su 'know how', dirían los financieros.

En todo caso saltándose esa regla están los debutantes Hauntologist, un dúo polaco que en clave Black Atmosférico y algo de Post-Metal presentan un trabajo de cuarenta y cuatro minutos y ocho temas que lleva por nombre "Hollow" el cual tiene una de esas portadas que tanto gustan a los cultores del género, un tanto lúgubre, misteriosa, no se sabe si el paisaje está contaminado, nublado, se hace de día o de noche, bien interesante desde mi punto de vista.

Pero imaginería aparte, este disco me ha gustado porque presenta un Atmosférico menos melódico de lo usual, de hecho es un trabajo cuyas características sonoras son ominosas, pesimistas y misteriosas ¡Como la portada!, vaya usted a comprobarlo con sus ojos, jeje. Me gusta ese cuidado de los detalles, que todo tenga un sentido del por qué está ahí. "Hollow" es un buen disco del género y si bien es cierto estos sonidos un tanto espesos no son consumidos por las grandes mayorías metaleras, se me ocurre pensar que quienes le den una oportunidad podrían encontrar cosas valiosas.

En lo que parece una historia de decaimiento y ansiedad, el disco discurre bastante bien, con zonas narradas de buen impacto, en idiomas que no manejo (me parece polaco y ruso) pero que saben transmitir sensaciones, cosa que el estilo que cultiva Hauntologist es primordial que hagan bien. En el fondo también siento que me quedaron debiendo algún tema de esos arrebatadores que acostumbra a haber en los debuts, como para fijar en la memoria a la banda, pero todo el trabajo está bien realizado, quizás destaca el tema de abrir Ozymandian, que creo es la mejor del disco, y también son bastante interesantes Deathdreamer y Car Kruków

Para debut, el binomio que conforman Maciej Kowalski (batería) y Michał Stępień (absolutamente todo lo demás), lo ha realizado bien, con buen gusto, con intensidad y calidad. Pienso que aunque el año apenas comienza, este tipo de entregas devuelve la fe en lo que pueden depararnos meses más movidos en lo que a nuevos trabajos respecta. De momento "Hollow" cumple y entrega cosas interesantes.

7.5/10. Portada nominada.



lunes, 15 de enero de 2024

Yersin - "The Scythe Is Remorseless" (Grindcore / Crust)

El año sigue un tanto flojo, algo aparece en el horizonte pero quedan días o semanas para que llegue, mientras tanto me sigo conformando con cosas menores, incluso también tiendo bastante al descubrimiento, hay tanto por conocer en este mundo del Metal que realmente es abrumador, provoca decir aquello del 'solo se que no se nada' y probablemente estaría acertando; no menos de tres a cinco mil discos nuevos al año, solo en la capa superior del Metal lo demuestran, esos sin contar los que son lanzados en sectores underground, EPs, recopilaciones, live y demás. Tampoco me como el coco, lo que se puede y a esperar a que con un poco de suerte llegue el mejor disco de todos los tiempos, que llegará.

En este orden de ideas y con cierta necesidad de asomarme por un rato a los sonidos del sector más crudo, me consigo con una gente que parece tener bastante madera, un poco menos que novatos porque este es su segundo larga duración y con una perspectiva poderosa, Grindcore con elementos Crust, vale decir, temas cortos, cortantes, agrios y mucha intensidad sonora. Hablo de Yersin, trio ingles con cara de muchachos buenos en las fotos pero una cloaca sonora en plena norma. El disco, "The Scyte Is Remorseless".

Obviamente veinticuatro minutos de duración es lo razonable que gente con semejante vitriolo musical puede permitirse y llamarlo -aun- en justicia un larga duración. "The Scyte Is Remorseless" es un disco que comienza y termina con toda la intención de arrancarte la piel de la cara y echarte sal en los despojos y sin embargo tienen estructura, calidad instrumental y emoción sonora. Puede ser que los temas sean quizás un tanto básicos, pero el Grindcore no da para mucha floritura, sin embargo el zumbido de la guitarra que maneja Robert se nota intensa, la voz de Chris bien podrida y la batería del otro Chris, razonablemente ajustada, siendo quizás este el menor de los elementos de Yersin.

Los siete temas que componen el disco están dirigidos por el riff que de manera bastante diferenciadora le aplican, la grabación del trabajo en los instrumentos parece bien pero la voz queda un poco apagada. La lírica que he conseguido en la red habla de una perspectiva apocalíptica y oscura, como no podía haber sido diferente. En todo caso el disco, con sus elementos de songwriting mejores y peores es bastante disfrutable, no como para ponérselo a un neófito de estas artes oscuras, pero satisfactorio para los que están un poco más curtidos.

Sobresalen un par de temas, el de abrir Triumphant y el de cerrar, Doom, el resto está bien, quizás la menor sea Lust For Crust, pero como digo, el disco tiene unas características sonoras y de agresión que requieren saber en qué aguas se está nadando, fuera de esa advertencia, creo que Yersin tiene calidad y su trabajo "The Scyte Is Remorseless" podrá ganarles algunos adeptos con merecidas razones. Me inclino por pensar que no será la última vez que sepamos de estos músicos.

7/10


jueves, 11 de enero de 2024

Myrath -"Karma" (Folk Power)

Algunos nombres propios comienzan a asomar tímidamente a 2024, entre ellos el que más me llama la atención es el de los tunecinos de Myrath, a quienes descubrí con su "Legacy" (2016) en el que mostraron una interesante fusión entre los sonidos de herencia árabe y el Progresivo, siendo esto bien poco común. Luego de perderme su anterior me parece conveniente revisar lo mostrado en su nueva entrega, "Karma", el cual recibí de su gente de PR, veamos.

Lo primero que resalta en las primeras escuchas de "Karma" es que ha habido una inclinación hacia el Power bastante más notoria que lo que les recordaba, del estilo Euro y aunque mantienen el componente Sinfónico basado en los teclados, el elemento Progresivo pareciera haber casi -o sin casi- desaparecido. Este es un disco bastante más frontal en lo que a presentación de las canciones respecta, poco o nada de cambios, muy a lo Power, repito. Luego está el elemento étnico de la Myrath, el cual está también menos presente, no es que no se encuentre, pero pareciera estar ahí más por el 'que dirán' los viejos seguidores que por el interés de desarrollarlo, esto lo voy a dejar a la consideración de los seguidores de la banda.

En lo que respecta a originalidad y songwriting, "Karma" no es un trabajo que destaque demasiado, tiene algunos temas interesantes pero sin grandes aventuras sonoras y la inclinación hacia los sonidos melódicos fáciles y épicos de la banda no ha obrado a su favor en el mejor de los sentidos, es -en el fondo- bastante formulista, de pocos atrevimientos. Ese nicho que creo que había conseguido Myrath con su amalgama imposible, siento que puede haber sido abandonado en favor de -quizás- un público más internacional, no lo critico, pero no siento que sea realmente la naturaleza con la que supieron distinguirse.

Las canciones que componen "Karma" no son malas, tan poco son geniales, quizás con la excepción de Let It Go y Heroes, que son realmente las únicas que me parecieron diferentes e interesantes, el disco podría decir que discurre sin casi llamar la atención, nada que desentone, en general aceptable manufactura instrumental, con algún exceso en los teclados y poco o nada de la dificultad en la ejecución con la que los conocí. Creo que como agrupación pierden al haber girado hacia estos sectores más comerciales, su perspectiva original, era -a mi humilde entender- mejor.

"Karma" no es un mal disco, pero es enormemente intrascendente, literalmente difícil que deje huella indeleble ni tan siquiera entre los que pudieran considerarse acérrimos fanáticos. No estoy demasiado claro del sentido de crear trabajos que parecen destinados a disiparse con velocidad. Siempre podré estar equivocado, eso no lo pongo en duda y por encima de todo está mi respeto a tanto músico que trata de hacer lo mejor posible, pero no se si aquí hubo mucha pasión.

6/10


viernes, 5 de enero de 2024

Haunter - "Tales Of The Seven Seas" (Heavy)

Retornamos un nuevo año, sin disco de Mechina (cero noticias), lo que podría tomarse como un signo ominoso. Espero mucho de 2024 y no quisiera pensar que las cosas pudieran torcerse, veremos que dicen nuestros dioses del Metal y si son capaces de emular 2014, quizás el año más grande de la década pasada, es sin duda una buena oportunidad. Y no habiendo disco del industrialista solitario con el que normalmente iniciamos he tenido que hurgar hondo para conseguir algo medianamente decente con lo que inaugurar -sin mucho éxito-, hablaremos de Haunter, heavy metaleros de Brasil.

Si es cierto que la imitación es una forma de halago, Haunter quiere mucho a Iron Maiden, de los que no ocultan ni por un momento su pasión, pero no necesariamente de la mejor manera. Este disco que comentamos es su segundo, "Tales Of The Seven Seas", una oda a los sonidos de sus ídolos británicos, que se pasea por lo que esa banda hizo en sus comienzos, pero también tiene el buen tino de inspirarse en sonidos más recientes. 

"Tales Of The Seven Seas" es un ejemplo clásico de Heavy, sin más. Puro Heavy. En general la banda toca medianamente bien, justo hasta ahí, siendo quizás su arma secreta la voz líder de Du Marques, quien creo que en el marco de más calidad de songwriting y músicos podría destacar con facilidad. Fuera de los detalles técnicos, el disco es apenas aceptable, algunos momentos, algunos riffs, especialmente en los tres o cuatro primeros temas del trabajo logran un nivel aceptable. Sin embargo luego comienza un sector que con algún descuido podría catalogarse de plagio, literalmente cero originalidad y canciones pasables, en el mejor de los casos.

El disco da un poco de risa, seguro que se la dará a los conocedores de la Dama de Hierro porque literalmente se pueden ir señalando las canciones de las que sacaron sus ideas para grabar "Tales Of The Seven Sea", es un tanto avergonzante, qué quieren que les diga. En el fondo todo esto sería mucho más aceptable si la banda estuviera más acoplada, pero no son tampoco demasiado buenos ejecutantes... con decir que hasta los tiempos de los instrumentos parecieran un tanto atrasados, como si no pudieran imprimir la velocidad necesaria.

En el desierto de buenos trabajos de comienzo de año Haunter no es una terrible elección, puede que a algún seguidor específico del género le hagan una tarde de escucha con "Tales Of The Seven Sea", pero dudo que pase de allí. El único tema que realmente vale la pena mencionar es March Of Glory... Secret Evil, con un toque Ex Deo, pero porque me ha resultado una de las peores canciones que he escuchado en mucho tiempo, con decirles que desafinan al cantar, feo. Este tipo de detalles tiene que cuidarse, con este tipo de canciones se puede acabar una carrera.

4.5/10