Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

jueves, 16 de agosto de 2018

Deafheaven - "Ordinary Corrupt Human Love" (Blackgaze / Post Metal)

Hablar de Deafheaven es hablar de calidad, de esa que no arrasará con las masas porque su estilo está por encima del gusto general, incluso de esa élite mundial que escuchamos Metal de forma usual, pero cuya hechura refiere detalles y buen gusto. Nosotros los metaleros parecemos muchos, especialmente cuando nos reunimos en un festival, pero la verdad es que somos menos que minoría y si entonces una banda como la de estos americanos aparece, es poca la gente que realmente aprecia su sonido, francamente hablando porque hay más inclinación hacia el Thrash, el Power, quizás el Melodeath. 


El Blackgaze de esta gente es arrollador, con sus elementos Post, expresados básicamente en su atmósfera musical, cada disco es un tesoro. "Sunbather" (2013) -que continúa siendo su mejor trabajo-, "New Bermuda" (2015) y ahora "Ordinary Corrupt Human Love" son regalos para la música. Intensidad, melodía, crudeza, aridez, rabia contenida y calma trastornada, cada disco de Deafheaven es un detalle, -reitero- un activo tangible. Claro que me pregunto si ellos serán de esas bandas que todos aprecian y nadie escucha... pasa, es inexplicable, pero pasa.

En todo caso no quedará por mi la falta de reconocimiento que este disco me merece. En sus siete canciones hay varias joyas, de esas en las que la banda mezcla su concepto de elementos tomados del Black, toques de Jazz y mucha experimentación, en forma de suaves elementos de piano, voz femenina y coros etéreos, mezclados con uno de los screams más intensos del ambiente y gran instrumentación, de la que tiende hacia el virtuosismo, todo en el marco de un excelente songwriting.

El disco abre con un tema interesante, pero es realmente en la segunda canción, Honeycomb, donde la calidad de Deafheaven se derrama, impactando de buena manera. Más adelante el tema Near se muestra como uno de esos que se hace agua en la boca, de una calidad aterciopelada, francamente arropadora, igualmente intensa es Glint y la de cerrar Worthless Animal. El resto del disco es sólido, pero -claro- todo él debe ser consumido como lo que es, un trabajo de tempo menos acelerado, de matices suaves y mezclas potentes, nada de intensidad Death. Como dije, para 'connoisseurs' -ahora si no perdono el galicismo-.

Este disco está ranqueado dentro de los más interesantes del año, desde mi perspectiva para cualquiera que de verdad quiera adentrarse en lo más profundo de las aguas del Metal de alto nivel debería ser una oída obligada y aquellos que tengan la oportunidad de presenciar en vivo a la banda, ni por un momento se debe desperdiciar la oportunidad. "Ordinary Corrupt Human Love" es una experiencia que recompensa y nutre, me ha permitido experimentar con sonidos geniales y creo que debe formar parte de la discografía de quienes aprecian el estilo.

8.5/10

viernes, 10 de agosto de 2018

Van Canto - "Trust In Rust" (Power / A Capella)

Reitero lo dicho en "Dawn Of The Brave" (2014), Van Canto es una banda que cae bien, parecen buenos chicos, incluso he oído que alegran y meten mucha gente en los festivales en los que se presentan, pero ahora no me han hecho gracia. Cuando hicieron sus covers de bandas conocidas en "Break The Silence" (2011) llegaron al tope, de ahí hacia acá no han mejorado, pero con "Trust In Rust" el concepto se ha desbarrancado. Este disco no solo no es interesante, es el peor en la historia de la banda y si van a continuar con esta incapacidad para hacer música tan siquiera aceptable, mejor que lo dejen hasta aquí.


"Trust In Rust" es un disco malo, soso y para una agrupación que se supone que basa su presentación en la calidad vocal y acoplamiento de cantantes, le falta cohesión, fuerza y calidad. Hasta este disco Van Canto podía haberme dado algún momento de felicidad, a partir de ese momento los retiro oficialmente de mi lista de 'audibles'. No puedo entender como gente con evidente capacidad musical  puede grabar sonidos como estos que -incluso- en algún momento son molestos, hasta francamente incómodos.

El tiririririiii, badabadabam y putuputupum que me parecieron interesantes tiempo atrás y en algún momento diferenciadores, en este disco no y uno de los principales motivos es que no hay emoción, la grabación es forzada, se siente que la banda está haciendo un esfuerzo pero queda lejos de satisfacer tan siquiera los estándares pasados. Cuando se trata de presentar la voz líder, esta falla y se hace incomoda, como quien hace un intento pero no logra el cometido... estoy convencido de que ni entre ellos mismos la opinión debe ser positiva. Luego de tantos años de oír Metal mi resumen es "Trust In Rust" es un disco débil, incómodo y técnicamente deficiente.

Esto último debe ser resaltado; en grabaciones anteriores al menos la batería y la masterización de los efectos vocales que sustituyen guitarras y bajo fueron elaborados con cierto nivel de calidad, en este caso son penosamente audibles, planos e insufriblemente sosos. Imagino y respeto el esfuerzo que que este septeto debió haber puesto en la grabación, pero lamento no compartir la liturgia, el disco se reparte entre temas mediocres y malos, pero especialmente Trust In Rust y Desert Snake deben quedar como ejemplo de un daño contra la memoria de la banda, estos son unos de los más risibles y peores temas que he tenido que oír en mucho tiempo, la sola inclusión de los mismos es insufrible.

Mis respetos a la banda, como siempre digo, les doy el mérito que merecen quienes se dedican al arte, a la música y específicamente al Metal, pero no por eso voy a dejar de decir que "Trust In Rust" es pésimo, incluso hay canciones como Ride The Sky en las que podría jurar que estos bardos desafinan. El songwriting del trabajo es inocuo, repetitivo y hasta molesto. A riesgo de mi propia salud auditiva me he dado a la tarea de escuchar varias veces lo que traen en esta oportunidad y soy honesto al decir que he estado a momentos de sentirme físicamente mal a cuenta del esfuerzo.

Pésimo trabajo de Van Canto, de lo peor que he oído en meses.

3/10

jueves, 9 de agosto de 2018

Michael Romeo - "War Of The Worlds / Pt. 1" (Progressive / Neoclassical)

Dado que Symphony X no porta hace ya bastante y por los comentarios -especialmente de Russell Allen- pareciera que la banda está pensando seriamente en no volver a los estudios y tomando además en cuenta que ella ha sido una de las mejores en el ambiente Prog/Neoclassical, cualquier cosa que me los recuerde se hace imprescindible en su escucha... pareciera que el daño causado por "Underworld" (2015) fue serio.


Así las cosas, el primer disco de Michael Romeo (realmente el segundo, pero el de 1995 no creo que cuente ni para él) ha levantado polvareda y con justa razón. El trabajo conceptual "War Of The Worlds / Pt. 1" -basado en el libro de H.G. Wells- es bastante más que bueno y no ha tenido reparos en hacerlo sonar como a la banda de la que proviene. Esos dos elementos juntos han causado una excelente acogida. En lo particular creo que es uno de esos discos que hacen falta de cuando en cuando en el Metal, un trabajo inteligente, muy bien ejecutado instrumentalmente (como no podría ser menos en la manos de uno de los mejores guitarristas del planeta) y bien escrito, de buen songwriting, divertido y suficientemente complejo, pero equilibrando los excesos que tan fácilmente podrían ocurrir.

Siendo uno de los mejores discos del año, para "War Of The Worlds / Pt. 1" mi única crítica sería la ausencia de un tema total, de esos que identifican a un disco por siempre. En este caso todas las diez canciones ofrecen gran calidad, pero ninguna me termina de impactar totalmente.... como podría ser un Run To The Hills de Maiden en "The Number Of The Beast". Claro que estamos comparando con lo más alto de la barra, que es lo que merece este disco. Que ello no sugiera que canciones como Fear The Unknown, Black, F*ucking Robots, Oblivion o Constellations, no son temas de extraordinaria calidad.

La verdadera duda que el disco me presenta es la similitud que tiene con S-X. Esto es ya más filosófico que estético,  "War Of The Worlds / Pt. 1" es un discazo y habrá que atesorarlo como tal, pero me hace preguntarme porque no lo grabó la banda original, lo que le habría agregado el único componente que realmente echo de menos, la voz del mencionado Allen, la cual en mi gusto tiene bien poca competencia en este estilo, aunque Rick Castellano lo hace muy bien. Cuando tuve la oportunidad de verlos en vivo hace unos años ya, quedé absolutamente estupefacto por el nivel del hombre, es francamente de otro planeta. Veremos si para el presumible Pt. 2 de este disco puede haber alguna sorpresa en ese apartado, no tengo ninguna base para suponerlo, pero sería un deseo hecho realidad.

Releo los párrafos escritos y me pregunto si habrá quien asuma este comentario entendiéndolo como una crítica, espero que no sea así. "War Of The Worlds / Pt. 1" es uno de los mejores discos de 2018, la ejecución de Romeo es extraordinaria, la calidad de producción y sonido excelsa y el nivel del disco alcanza los mejores de lo que del género cabe esperar. Le puede faltar un poco de sorpresa por su tendencia a sonar como Symphony X y como dije, no se todavía a estas alturas si alguno de sus temas se hará inmortal, pero de momento estoy seguro que contará a la hora de saber quien hizo los mejores esfuerzos del año.

9/10. Nominado como contendiente a Disco del Año de ELOMC

lunes, 6 de agosto de 2018

Derdian - "DNA" (Symphonic / Neoclassical / Power)

Yo entiendo que cuando uno se siente bien haciendo algo, especialmente desde el punto de vista profesional, no hay porque cambiar. Nada peor que levantarse todos los días a realizar algo que no llene el espíritu. Derdian es prueba de que esto es como digo, no hay mayor crecimiento en su música, ellos están felices con su Power Symphonic y seguramente su público también, ocho discos lo demuestran.


Ahora, más allá de que en su nicho haya confort, no creo que al menos desde "Limbo" (2013) y el par de discos posteriores, haya cambiado algo. Se sigue repitiendo la fórmula... eso, ese es el término que estaba buscando, Derdian se ha ido convirtiendo en una banda formulista. Se agregan en dosis medidas las cantidades de melodía, ritmo, teclados y voces y se obtiene el resultado. Con alguna excepción, especialmente en el tema Elohim y Ya Nada Cambiará, diferentes a lo que en general se escucha en este disco y el anterior y el anterior, no hay sorpresas. Y el songwriting no es tan bueno como alguna vez lo fue.

No estoy diciendo que "DNA" no es un disco aceptable, creo que lo es, pero no es memorable, ni tampoco impactante y con un par de canciones o tres que salvan la patria este disco pasará sin mayor pena, ni gloria. Hay mecanismos que me sirven para medir este tipo de afirmaciones, como por ejemplo preguntarme si me veo repitiendo este trabajo en el futuro o si gracias a él y al esfuerzo de estos italianos se ha causado algún bien... si el género creció. La respuesta a ambas preguntas es no.

La mezcla de elementos a los Derdian nos tiene acostumbrados y que manejan bastante bien están presentes e "DNA", su Neoclassical, fruto de la buena guitarra de  Enrico Pistolese sigue presente y la voz aguda de Ivan Giannini, quien retorna luego de un hiato entre discos, es divertida y transmisora (aunque su acento en ingles sea poco menos que abismal). Estos son los activos de la grabación, los pasivos son el mencionado exceso de 'lo mismo' y que fuera de algún tema, dos o tres (ojo, que hay catorce! canciones) no pasará mucho -quizás nada- a la historia.

"DNA" me frustra un poco porque esperaba de esta gente, de la segunda línea batalla del estilo, tras RoF o Dragonforce, un poco más -o bastante más- especialmente ahora que sus coterranos Rhapsody han cerrado el ciclo. No pudo ser. En todo caso el disco es oíble, seguramente tendrá aceptable acogida entre los fanáticos de la banda, pero su falta de punch le  hará perder momento con rapidez. Uno del montón, desafortunadamente.

6/10 

jueves, 2 de agosto de 2018

Dee Snider - "For The Love Of Metal" (Hard Rock / Heavy Metal)

Un disco de Dee Snider trae a colación mucho más que Metal, primero siempre habrá que reconocerle que si hubo (incluso, habrá) alguien quien defendió lo que esta música y este estilo de vida que trae aparejado, fue él. Los más jóvenes quizás no recordarán que cuando la esposa del vice-presidente de los EE.UU  -Tipper Gore- inició una cruzada moralizadora (¡?) contra las letras e imaginería de la música popular en los ochenta, Snider fue la voz del Rock y dejó callados a más de uno que piensan que en este sector no somos capaces de articular más de tres palabras inteligentes juntas... mentira, yo llego a cinco. Aprovecho pues la oportunidad para agradecerle a Dee Snider lo que hizo y sigue haciendo, pues también es un activista por varias causas filantrópicas.


En segundo lugar, no era fácil para mí imaginarme a este cantante fuera de su hábitat natural, como es la banda Twisted Sister, quienes también para nosotros los mayores de juventud extendida (léase: cuarentones o cincuentones... largos), representó muchas cosas, una actitud rebelde, el inicio de MTV (cuando pasaba música), las letras contestatarias -para la época, hoy puede que sean hasta cursis-, en general pues Dee tiene su lugar en la historia del R'n'R.

Lo más sorprendente de "For The Love Of Metal" es que es mucho y bastante más grueso de lo que nunca me había imaginado que haría. La imagen que se había formado en mi mente era la de un disco orientado más hacia el Glam, melódico y facilón. Debo decir que varias de sus canciones, por el contrario, son más crudas y potentes de lo esperado, al igual que las letras de casi todas que -literalmente- mandan al carajo todas esas cosas por las que Dee Snider ha estado luchando, políticos, hipocresía e ideas cortas. No esperen pues un disco regalón.

Luego el trabajo también contiene elementos que era más esperable encontrar, como es la colaboración de varios nombres propios del mundillo, los cuales estoy seguro no han debido pensárselo mucho para contribuir, entre ellos Alissa White-Gluz y Howard Jones. Con ellos y una banda bien ensamblada "For The Love Of Metal" logra mostrar doce canciones, al menos cuatro de ellas de muy alto nivel y el resto aceptables, prácticamente cero relleno, siendo esa otra de las pequeñas sorpresas que depara la grabación.

Lies Are Business, I Am The Hurricane, Become The Storm -cancionón- y For The Love Of Metal son temas que calan muy duro y muestran una faceta intensa de este neoyorkino de -ya- sesenta y tres años. No está demás decir que la calidad vocal que mostró en el pasado sigue ahí. En general el songwriting, instrumentación y calidad de la producción están muy logradas y el disco ofrece sentido de largo plazo, realmente me veo oyéndolo nuevamente con cierta regularidad.

Dee Snider ya comienza a entrar a la zona de 'institución' del Metal, lo que no estoy muy seguro de si le agradará, lo que si es posible es que con este nivel de calidad podamos ver próximos trabajos. Este es uno de esos músicos que tengo que ver en vivo (y ojalá, conocer).

8.5/10

lunes, 30 de julio de 2018

Skeletonwitch - "Devouring Radiant Light" (Melodic Black / Melodic Death)

Luego de algunas semanas de sequía metalera, han comenzado a aparecer nuevamente discos interesantes, no sólo aquellos esperados sino también esas pequeñas sorpresas de las que vive este arte. Luego de cinco años de hiato y con la partida súbita de su cantante original, de quien las malas lenguas cuentan que prácticamente se bajó de un escenario para no volver nunca más, los norteamericanos de Skeletonwitch se reagrupan con una entrega sólida, de fundamento Black Melódico, pero con bastante más que esos sonidos.

 

Este es un disco que tarda un poco en atrapar, ya que no es frontal ni obvio, al contrario luego de que se le oye unas dos o tres veces se cae en cuenta de que tiene intenciones, intenciones de ser más profundo, de incorporar más elementos, como una gran -verdaderamente notable- calidad en la guitarra, la cual no se siente satisfecha con el simple sonido del género, por el contrario agrega novedad, intensidad, variaciones, solos y tempos. Realmente creo que el dueño del instrumento, Nate Garnette, hace una contribución meritoria.

En sus cuarenta y seis minutos y ocho canciones, esta sexta entrega de la banda, llamada "Devouring Radiant Light" se pasea por algunas aceptables, buenas o muy buenas canciones, las primeras cuatro o cinco son catalogables como interesantes, muy del estilo esperable, bien elaboradas, quizás con la excepción de The Luminous Sky, la cual no me terminó de convencer. Luego todo se compensa con lo que yo considero el centro del trabajo, un par de temas llamados The Vault y Sacred Soil, que en sus nueve y seis minutos respectivamente, muestran sorpresas sonoras, cambios y calidad, incluyendo conceptos que se acercan al Prog. El segundo de los temas nombrados y cierre del disco, Sacred Soil, es francamente bueno, de esos de los que uno sabe que se ven pocas veces, por su intensidad, riff, melodía y atmósfera. Lo voy a nominar como contendiente a Canción del Año y me parece que va a quedar muy alto.

Es justo mencionar que decir que este es un disco de Meloblack es insuficiente, la verdad es que hay mucha influencia Gotemburgo y se puede hablar también de cosas tomadas de gente como Battlecross o The Black Dahlia Murder. El nuevo cantante de la banda, Adam Clemans, trae una buena experiencia de su -entiendo que todavía- banda Wolvhammer, de tendencia Sludge, razón por la cual se nota el fuerte sentido de agresión y potencia en su contribución, no es -digamos- la voz más brutal del ambiente, pero cumple con calidad.

Se me antoja recomendar "Devouring Radiant Light" de Skelentonwitch, de intensa música y fuertes mensajes ocultistas y violentos, como uno de esos discos que hablan de la gran calidad que el Metal tiene en los círculos menos conocidos. Este trabajo, firmado también por un sello menor como es Prosthetic Records, puede terminar siendo favorito de más de uno de los amantes de las emociones intensas.

8/10

martes, 24 de julio de 2018

Powerwolf - "The Sacrament Of Sin" (Power)

Una de las cosas que hace tan especial a Powerwolf es su estilo. De forma muy similar a las bandas que transcienden, como AC/DC o Mötorhead, cuando se escucha una de sus canciones o uno de sus discos, no hay lugar a la duda de quién se trata. Los lobos alemanes descubrieron su nicho, lo saben hacer, lo explotan y le llegan a la gente. Posiblemente y por exactamente el mismo motivo habrá quien los critique, porque -dentro de su manera- se sabe que no va a haber malabarismos, llegaron para quedarse, con su visión, su estética y su sonido, para bien o mal.

 

Sacada del medio la obviedad expresada, queda entonces hablar de su nuevo trabajo, "The Sacrament Of Sin". Si me preguntan a mi, que quizás lo hagan, el disco es tan bueno como sus mejores trabajos, divertido y memorable, con canciones que pasarán a engrosar la lista de temas obligatorios de su discografía, de los que tendrán que tocar en sus conciertos. Riffs fáciles y emocionantes, ritmo pegajoso, Power del que llega, letras divertidas, nada sutiles, muy críticas y anti-sistema y mucha emoción. Es cierto que estas nuevas canciones podrían intercambiarse con discos anteriores, como "Blood Of The Saints" (2011), "Preachers Of The Night" (2013) y "Blessed And Possessed" (2015) y que nadie se daría cuenta, no hay evolución pero tampoco hay retroceso. "The Sacrament Of Sin" es Powerwolf, en toda su gloria.

Si en la fiesta se está del lado que acepta a Powerwolf como son, las mejores canciones del disco son Fire & Forgive, tema que recomiendo escuchar con precaución porque su riff puede causar obsesión (nominada, como debe ser, a Canción del Año de ELOMC), así como las demás, casi cualquiera tiene todo lo necesario para alguien al que la banda le guste (menda, por ejemplo, si no se habían dado cuenta). Demons Are A Girl's Best Friend, Incense & Iron (muy a lo Sabaton), The Sacrament Sin y las demás -yo diría que casi todas-, junto con la otra nominada, una canción que -sorpresa!- varía un poco hacia lo épico y étnico ruso, Nightside Of Siberia.

El disco es un poco corto para lo que del estilo y la banda esperaba, marcando justo los cuarenta y dos minutos, pero en la versión Deluxe se incluyen once temas de discos anteriores de la banda, tocados por bandas invitadas de alto calibre, incluyendo a Epica, Caliban y Eluveitie. Siento que las versiones más destacadas son las de Salvatio Mortis con el clásico We Drink Your Blood, Resurrection By Erection por Battle Beast... parece mentira que el cover que menos me gustó fue el que realiza Epica, por el contrario, el mejor es Kiss Of The Cobra King por la mencionada Caliban.

Powerwolf es una de las mejores bandas del mundo del Power, tienen un estilo ultradefinido, presentan trabajos con regularidad y suenan realmente bien, especialmente para el oído que acepta(mos) que con ellos no habrá sorpresas estilísticas, además en vivo son tan buenos como en estudio, lo que me consta desde Wacken. "The Sacrament Of Sin" ha consumido muchas horas de mi tiempo y creo que lo seguirá haciendo. Habrá haters y es lógico.

9/10 Nominado como Disco del Año. La portada también.

lunes, 23 de julio de 2018

Shylmagoghnar . "Transience" (Melodic Death / Atmospheric Black)

Algo que incluye en la misma oración los términos Melodeath y Épico, me llama de inmediato la atención. Los holandeses de Shylmagoghnar, cuyo nombre es tanto o más épicamente complicado de pronunciar que su música, presentan su crítico segundo disco con la promesa de incluir esos elementos tan elusivos de encontrar en la justa proporción. En "Transience" se mezclan con resultados interesantes.

 

Para hacer el resumen al inicio de la reseña, creo que es justo decir que este es un disco interesante, de algunos temas francamente buenos y otros que abusan de formas, la grabación es poco uniforme en lo que a contenido se refiere, puede que incluso algo contradictoria a veces. Tres temas son especialmente buenos, me refiero al opus magnus Transience con el que abren el disco, de más de doce minutos de camino entre sonidos erizantes y emociones legendarias, luego se pasa a The Dawn Of Motion un tema que me resulta un tanto difícil su ubicación estilística por su característica únicamente instrumental, pero bastante bueno en su desarrollo.

Sin mayor relación con los dos excelentes temas precedentes, Shylmagoghnar se decanta por un par de canciones siguientes que no tienen la misma calidad, el primero All Must Come To Pass, muy Melodeath a lo Insomnium, sin mayor originalidad y luego The Shadow Of Heart, facilón y de riff más bien Folk, nuevamente variando el contexto. No creo que estas dos canciones sean malas, pero parecen sumadas a la fuerza en el disco y no contribuyen realmente a la su mejora. Luego el tema -nuevamente instrumental-, The Chosen Path, es una canción lenta, sumamente atmosférica, de indudable influencia tomada del Black, tipo Summoning o Caladan Brood, con ella se favorece la perspectiva heroica del trabajo, excelente y muy recomendable.

Los tres largos temas de cerrar mezclan de manera poco usual Death y Black de tendencia también atmosférica, sin mayor homogeneidad, en la que sonidos típicos del Melodeath finlandés se mezclan con el Black de sonidos etereos, de riffs aceptables, bastante fondo de guitarra y un poco de más de teclados de los que prefiero, encontrándose aquí y nuevamente el tercer instrumental del trabajo, de nombre Life.

"Transience" es un disco que ha calado bien en el público, mayormente porque es de sonidos fáciles, algunos buenos riffs y bastante mezcla de estilos, con muchas influencias de gente como las bandas nombradas y quizás también Wintersun o Be'lakor. Reconociéndole esas virtudes, también me parece que la muestra de este dúo no tenia la intención de mostrar cohesión sonora, sino sencillamente soltar la inspiración tomada de diferentes sectores, además de que le incorporan al menos dos canciones de relleno que deslucen lo que es una buena grabación, demasiado larga quizás en sus setenta y tres minutos, por lo que ese tiempo adicional no hacía falta.

7.5/10