Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

jueves, 14 de marzo de 2019

Children Of Bodom - "Hexed" (Melodic Death)

Children Of Bodom es una banda de historia, de calidad... y de altibajos. Notorios por el sonido que ayudaron a establecer y muy mediáticos en lo que a presentaciones respecta (yo sería de los primeros de irlos a ver), sus últimos discos han sido un carrusel de emociones, mayormente mediocres, algunos aceptables. En ELOMC con éste he comentado cuatro (!) de ellos, "Halo Of Blood" (2013), "I Workship Chaos" (2015) y "Relentless, Reckless Forever" (2011) y ninguno me ha llegado a tocar la fibra, aunque no dejo de alabarles su "Follow The Reaper" (2000) como uno de los discos importantes del Melodeath.


Por algo será, no se mantiene uno presente en la memoria  colectiva a punta de discos mediocres. Sin embargo las horas, al menos hasta este "Hexed" puede que no hayan sido las mejores. El tema es que Children no suena novedoso, no parece que agreguen mucho al género y más bien sugiere que su sonido está estancado. Diría yo que perteneciendo a la camada que vino después de la época que inició At The Gates, recientemente no han realmente agregado demasiado, aunque hayan tenido sus momentos e instrumentalmente se muestren proeficientes y su imaginería sea interesante.

Este disco está correcto, puede que incluso se le llegue a considerarlo mejor que lo mostrado en los últimos años. Hay en "Hexed" relativa calidad sonora, Death Melódico del que tiene algo que decir, pero sin embargo no creo que tenga realmente una sola canción, ¡carajo!, ni una sola con la que pueda quedarme como impactante. Repito, el disco, como acostumbra a ser marca de la banda, es un dechado de virtudes técnicas, la voz de Thomas Lindberg se mantiene potente y transmisora, pero a mi -amante específico del género- me hacen falta temas de esos que erizan, de los que una banda como Children Of Bodom podría ser capaz, pero que se quedan cortos... repito, correctos, no más.

"Hexed" es un disco que por su sonido, por lo que me ha transmitido, está condenado a pasar a la historia como uno más. Por supuesto que habrá a quien le parezca merecedor de mayores loas, pero solo un par de canciones realmente destacan a mis oídos, Say Never Look Back y Soon Departed, se diferencian del resto  y muestran la madera de la que la banda está hecha. Me jode un poco que cada disco de prácticamente los últimos diez años de Children Of Bodom ha bandeado entre decepcionante y aceptable, en mi mente he deseado -y he estado dispuesto a esperar- por un resurgimiento, pero parece que no estamos por esa labor.

Cierro diciendo que "Hexed" es una grabación que parece mejorar o mantener lo mostrado en los últimos años, pero no calza la altura que estos finlandeses sugieren, siempre mentados como referencia del Melodic Death. Desafortunadamente se quedan lejos de las expectativas que los más acérrimos seguidores tenemos; mejoran si, pero no hay impacto. Diría, con toda la humildad que sugiere apenas mi condición de mero comentarista, que de seguir así de diluirán hasta sencillamente desaparecer. Hasta la portada es anodina, simple, básica...

6.5/10

miércoles, 6 de marzo de 2019

Rhapsody Of Fire - "The Eighth Mountain" (Symphonic Power)

Todo ha conspirado para la elaboración de este comentario. En primer lugar es verdad que me he demorado un poco más de lo usual, luego me ha ocurrido algo gracioso... resulta que pasé cuatro días escuchando "Into The Legend" (2016) al haberlo confundido en mi teléfono con esta nueva entrega; honestamente me dí cuenta cuando me comenzó a sonar demasiado parecido a lo que había escuchado, por supuesto  ya lo había catalogado hacía tres años, pero pasé nuevamente cuatro días con él, jeje (soy medio despistado, ya aquí en ELOMC comenté dos veces un mismo disco poniéndole notas diferentes).


Luego del gazapo decidí que menos  podía entonces dejar de hablar de "The Eighth Mountain", además el tema con "Legendary Years" (2017) había sido demasiado escabroso como para dejarlo pasar, por otro lado en el medio de uno y otro disco tuve la fortuna de ver en vivo tanto a la banda de Alex Staropoli como el último concierto (bueno, eso dijeron esa vez) de la banda de Luca Turilli con Fabio Lione, ambas me parecieron geniales, la primera porque Conti es un cantante extraordinario y la segunda porque... bueno, por qué coño va a ser!

El caso es que ahora los dueños legales (no se si legítimos) de Rhapsody Of Fire presentan su séptimo disco, el primero de lo que podría llamarse la nueva era. Y el caso es que, a pesar de la animadversión que me produjo la burla recopilatoria de covers de su anterior grabación y el morbo que sugiere todo lo ocurrido (incluyendo un excelente disco en dúo de los cantantes de ambas bandas), me consigo que éste es un muy buen trabajo, reivindicatorio es el adjetivo que se me viene a la mente cuando pienso en "The Eighth Mountain".

Por supuesto que es imposible esperar que en esta grabación haya ausencia de clichés y los sonidos épico-melcochosos que han convertido a la banda, especialmente en sus inicios, en los más conspicuos representantes del Hollywood Metal, Soundtrack Metal o como quiera que se le ocurra a uno burlarse de la grandilocuencia y exceso lírico, sobreproducción y derrame melódico de lo que estos italianos han hecho su marca de fábrica, dueños y señores de las princesas, magos, dragones y espadas verdes en el espacio metalero.

Y sin embargo, cinco o seis canciones dentro de excesiva duración de "The Eighth Mountain" son de excelente factura, repito, excelente. Warrior Heart, The Wind, The Rain And The Moon, March Against The Tyrant, Rain Of Fury, Tales Of  A Hero's Fate y especialmente The Courage To Forgive -nominada como Canción del Año de ELOMC- me parecieron una vuelta al más puro estilo 'emocionante-hasta el- ridículo' de la banda, verdaderos placeres culpables que los oscuros seguidores del Death jamás reconocerán ni tan siquiera haber escuchado pero que con la almohada en la cabeza y los audífonos calzados revisarán cuando haya necesidad de luz en su alma ennegrecida... como si los estuviera viendo.

¿Quiere decir esto que el disco es perfecto? No. Incluso en momentos de algunas de las canciones mencionadas hay un exceso de excesos, un mucho con demasiado que puede atentar especialmente contra la longevidad del disco. Sin embargo es obvio que la banda quiso hacer algo para los fanáticos, una redención ante el fárrago comercial que había sucedido con su anterior y se esforzaron en elaborar algo que calara. A mí, con todas las reservas que se me pueden ocurrir, me parece que "The Eighth Mountain" esta hecho con buen gusto y calidad. Es lo que es y a los que les gusta el estilo, aseguro que Rhapsody Of Fire les volverá a dar un buen rato.

8/10

lunes, 25 de febrero de 2019

Dream Theater - "Distance Over Time" (Progressive)

Es tan complicado hablar de Dream Theater, se pueden decir tantas cosas, se siente una especie de obligación de tocar tantos elementos... por eso lo mejor que se me ocurre es dar por sabidos los lugares comunes y centrarme en el punto, en "Distance Over Time", un disco que en primer lugar tengo que señalar que está realizado con el seguidor de la banda en mente. Superados los experimentos conceptuales de "The Atonishing" (2016), por el contrario, esta una grabación de fundamentos profundos en el estilo de la banda, correcto, bien realizado, emocionante y todo lo Prog que de la banda más importante del género se espera.


En mi rotación está "A Dramatic Turn Of Events" (2011) como principal grabación reciente de DT, luego "Dream Theater" (2013) por un par de canciones que no puedo dejar y finalmente su "Greatest Hits (and 21 Other Pretty Cool Songs)" (2008) para transportarme a uno de los mejores lugares del estilo. Entendiendo que pudiera ser obligación quizás tener también "Live At Budokan" (2004) siento que con los nombrados tengo suficiente material para acceder a la dosis necesaria cuando la necesidad urge. Ahora "Distance Over Time", medido con esa misma vara, pienso que no va incorporarse a los discos 'básicos' de los bostonianos, sin embargo un aire fresco abuso instrumental y tiempos asincrónicos me ha invadido, es oficial, Dream Theater vuelve al camino extraviado.

Los más recientes ejecutantes del Progressive, como Haken o Threshold, creo que hacen un Metal más interesante (cuando lo hace, of course), mientras que Dream Theater hace uno más preciosista, detallado por usar el término, pero cuando se habla de originalidad no es donde la banda se ha logrado destacar más, al menos con este disco. Sin embargo, desde la perspectiva de lo que han venido haciendo desde hace treinta años, cuando en 1989 se iniciaron mostrando su "When Dream And Day United", este disco puede y va a satisfacer a sus seguidores, aún cuando su visión del Metal ha venido cambiando, tendiendo en muchas canciones a incorporar sonidos menos agresores y más enfocados hacia el Rock.

"Distance Over Time" es también un disco para el público porque, a pesar de contener los devaneos instrumentales a los que Petrucci, Rudess y Mangini nos tienen acostumbrados, dista bastante de ser el más complicado de sus trabajos, con un nivel que podría calificarse como 'asequible'. No vaya a pensarse que por lo dicho cualquier bicho de uña sería capaz de imitar los ataques, intros y solos de los que la banda es capaz, solamente quiero dejar claro que la presentación tiende más hacia la ejecución sólida pero entendible, sin guitarras de quince minutos de viaje sideral.

Temas como Paralyzed, Fall Into The Light, S2N y At Wit's End son excelente ejemplos de lo señalado y creo que va a ser difícil desdecir de su calidad. Este es el tradicional trabajo que puede convertirse en el favorito de algunos, especialmente los oidores más recientes y a la vez será un gusto para los que a sabiendas de que la Dream Theater tiene momentos más intensos y discos de mayor factura, su calidad está viva y presente; su anterior trabajo conceptual fue un momento de experimentación que posiblemente tenían que satisfacer (y lo hicieron a costa de lo que fue) y ahora deciden volver a la primera línea del Prog.

8/10

miércoles, 20 de febrero de 2019

Opera Magna - "Del Amor y Otros Demonios" (Neo Classical / Symphonic)

En una de esas contadas ocasiones recientes en las que escribo de Neo Classic de fuerte sentido Sinfónico, me encuentro gratamente sorprendido por "Del Amor y Otros Demonios" de los españoles Opera Magna. Aunque esta gente tiene tres EP previos con el mismo nombre, ahora unifican ideas con este larga -longísima- duración, en el que en ochenta minutos mezclan todos los ingredientes necesarios para hacer alquimia dorada con su música.

 

El estilo, como es conocido, no puede entenderse sin la grandilocuencia y excesos melódicos de los que se precia y en este caso no es diferente, sin embargo la cantidad de elementos incorporados, el buen songwriting, la instrumentación preciosista y una excelente producción hacen que "Del Amor y Otros Demonios" no se convierta en un trabajo almibarado ni empachoso. Debo agregar además que la lírica es inteligente, hermosa por largos ratos y evita con razonable éxito caer en la enorme tentación de referirse a princesas, dragones y espadas verdes, inclinándose más bien por desarrollar una temática amorosa-heróica que me pareció interesante seguir.

El disco tiene unas cuantas más virtudes mencionables, quizás la que más me llama la atención es que en el apartado instrumental se logra un equilibrio interesantes entre todos los componentes, evitando excederse con el uso de la guitarra -tan Reinxeed- y mezclando unos orquestales (que parecen reales, por cierto) que le imprimen mucha potencia. Las contribuciones corales, narraciones y voces solistas invitadas están bastante bien logradas también.

Adicionalmente y aún cuando por minutos la banda acepta reiterar sonidos ya escuchados en otros exponentes, obviamente comenzando por Raphsody (de/con/sin) Fire, exhibe bastante más innovación de la que me esperaba, llegando a acertar de manera superior con unos cuantos temas que se lograron clavar en mi memoria y que seguro estoy deben hacer las delicias de seguidores, especialmente en los conciertos. No dejen de fijarse bien en todas las canciones del trabajo, casi no hay desperdicio fuera de algunos lugares comunes, pero especialmente Los Soñado y Lo Vivido e In Nomine, éste un tema épico más corto y muy bien logrado que queda nominado a Canción del Año de ELOMC.

Es cierto que para entrarle a este tipo de sonidos, excesivos y pomposos en su naturaleza hay que tener un gusto especial, pero me ha ocurrido el extraño fenómeno que con Opera Magna he sentido razonable equilibrio y buen gusto, poco abuso del género y una obvia calidad de conjunto e individual que merecen mención, salvando alguna distancia estilística, no creo que estos valencianos de más de tres lustros de experiencia tengan nada que envidiarle a agrupaciones como Galneryus o Dark Moor, para mi este es su mejor disco sin duda.

8.5/10

lunes, 18 de febrero de 2019

Avantasia - "Moonglow" (Melodic)

"Moonglow" de Avantasia es uno de los discos más variopintos y contradictorios que he conseguido en mucho tiempo. En  primer lugar me consigo que si es mejor de lo que me esperaba y ciertamente mejor que "Ghostlights" (2016), tiene sus canciones buenas y las contribuciones que exhibe son de lo mejorcito que se puede ubicar por ahí, especialmente lo que hace Hansi Kürsch (Blind Guardian) el cual es casi abusivo el nivel que muestra en la voz comparado con el resto del conjunto, la verdad es que creo que está en uno de sus mejores momentos.


Pero este nuevo trabajo tiene también cosas que por más que quisiera no puedo pasar por alto. Es el disco menos 'Tobias Sammet" de su discografía, la verdad se me pareció más a un trabajo salido de las manos de Jim Steinman (Meatloaf) que del genio del alemán creador de una de las mejores muestras del Metal Melódico, como fue "The Metal Opera" (1999)... igualmente el trabajo bandea menos por el Metal y más entre el AOR y los sonidos comerciales de bandas ochentosas, tipo Journey. Reitero, "Moonglow" tiene sus momentos, pero adolece de, digamos, 'algunas cosas'.

Este disco es demasiado largo para mi gusto, le sobran no menos de diez minutos, la producción es muy buena y la instrumentación, especialmente la contribución de Sacha Paeth en la guitarra no puede ser mejor, el tipo sigue siendo uno de los mejores allá afuera. Como siempre el resto de la compañía de músicos es de primer orden, Amanda Somerville, Candice Night, Jorn Lande, así como la pléyade de artistas que acostumbra a prestarle apoyo a Avantasia.

Aprovecho para recordar que esta es una de mis bandas favoritas en el Metal y ahora que Sammet parece haber abandonado un poco Edguy y haber convertido a Avantasia en su principal ocupación tengo más esperanzas de un nuevo disco total. Lo cierto es que sus primeros discos están en mi rotación. Me parece que el paso de los años le ha quitado algo de la genialidad original, aunque todavía, en cada grabación, hay algo con lo que quedarse. Sus entregan mantienen ahora el nivel que de éste genio se espera, como ocurrió con  "The Mistery Of Time" (2013) pero en mi mente todavía podía ser mejor. Quizás soy injusto, pero la vara -para mi- está muy alta.

¿Si se puede oír "Moonglow"? Por supuesto. Tiene algunos temas que van a recordarse, posiblemente Moonglow, Lavender, Book Of Shallows y The Raven Child son las mejores. Temo eso si por la salud del disco a largo plazo pues no se si realmente superará la prueba del tiempo por su exceso de melodía fácil, cierta escasez de Metal y su excesivo tamaño, que podrían convertirlo en un lugar difícil de regresar.

Al final me quedo con la sensación de que podía haber sido algo mejor, sin embargo supera las expectativas que tenía respecto a él. Ojala se me comprenda, yo mismo no termino de saber cómo calificar el trabajo, hay momentos en los que le pondría medio punto más -incluso un punto completo- pero en el siguiente repaso percibo algunos de los abusos narrados y dudo... Trataré de ser justo diciendo que lo que nadie le puede quitar a "Moonglow" es su fuerte emoción y gran cantidad de sonidos épicos, que para quienes la estén buscando, seguro la encontrarán nuevamente en Avantasia.

7.5/10. Excelente portada

jueves, 14 de febrero de 2019

Saor - "Forgotten Path" (Atmospheric Black)

El unipersonal Black Atmosférico Saor es uno de los habitué de este blog. Andy Marshall ha venido ganándose en base a calidad y continuidad un espacio en el género y sus discos hablan por sí solos del alto nivel que lo caracteriza. Especialmente su trabajo "Aura" (2014), pero también su anterior "Guardians" (2016), me parecen de esos discos marcadores y una escucha obligada para quien disfrute del sonido frío, envolvente, melódico y grueso que este estilo es capaz de transmitir. Con esas credenciales no creo sorprendente que "Forgotten Path" tenga también cosas que mostrar y con qué agradar.


Como su nombre lo indica ('saor' es 'libre') en gaélico, los discos con los que el escoces nos regala se prestan para hacer volar la imaginación en todas direcciones. A mi siempre me ha producido la sensación de estar en esas zonas, desoladas y frías del norte del mundo, rodeado de una mezcla de paz pero con la agresión de la que la naturaleza hostil es capaz... joder! ya quisieran muchos artistas ser capaces de llevar a su público tan siquiera a la cocina y a mi Saor me transporta medio mundo. De esto se trata el arte, de transmitir sensaciones.

Nuevamente en "Forgotten Path" se retoma el tema de la naturaleza, los escenarios grandilocuentes, la melancolía que transmite el paisaje. Los sonidos del disco pueden no ser un dechado de novedad respecto a lo que hasta ahora Marshall y el conjunto del que se rodea han sido capaces, sin embargo se mantiene la calidad interpretativa, la sonoridad envolvente y la excelente mezcla de elementos. El uso de las tonalidades tradicionales, la guitarra acústica (el mejor de los elementos del disco) y la potencia y agresión de algunas voces, hacen de esta grabación de apenas cuatro canciones y menos de cuarenta minutos un buen viaje.

Habría deseado que "Forgotten Path" me impactara más con algún tema, aunque Monadh, me pareció bastante redondo. Todavía tengo fresco en el recuerdo su mejor canción The Awakening (tomada de "Aura"). Sin embargo el viaje que genera cualquiera de los minutos por los que discurre el trabajo mantiene un buen nivel. Ciertamente éste debe ser uno de esos conciertos que debe valer la pena presenciar, aunque es francamente escasa la oferta con apenas seis presentaciones este año... este tipo de manifestaciones es obstinadamente hermitaña.

En todo caso, Saor continúa la senda marcada por el reconocimiento general del público amante del Atmospheric Black como uno de los mejores exponentes y "Forgotten Path" lo reafirma al sonar interesante, completo, potente, melódico y por momentos telúrico. Pasa a formar parte de una discografía que se perfila como marcadora del género de cara al futuro, de lo mejor que en este estilo se puede conseguir,

8/10

viernes, 8 de febrero de 2019

Soen - "Lotus" (Progressive)

Para mi, el proceso de comentar un disco tiene cierto ritual. Cada trabajo y cada banda merece mi respeto, han dedicado tiempo, esfuerzo y muchas veces su propio dinero para que su trabajo llegue a mis manos, lo menos que puedo hacer es escucharlo detenidamente. Por eso me tomo unos tres o cuatro días entre cada entrada, oigo no menos de ocho veces el disco, aunque generalmente es más y lo voy mezclando con otros trabajos, también cosas viejas que me gusta repasar, incluso diferentes ritmos o cosas raras. Paso muchas horas al día oyendo música, mi trabajo en una oficina para mí sólo me lo permite, además el tiempo en el que hago ejercicio también... en la casa -parece mentira- no, la familia tiene su tiempo y si puede que de fondo esté algo puesto, no atormento a nadie con Anaal (aunque mi hijo mayor se está inclinando hacia el lado oscuro de la música),


La aclaratoria viene a cuento porque también es cierto que hay discos sobre los que escribo que me hacen querer que sólo venzan las oídas mínimas necesarias para poder -por fin- dejarlos, otros en cambio, como "Lotus" de Soen, son de esos los trabajos que busco a cada momento, para revivir el placer que las repetidas oídas me producen. Hay grabaciones que uno sabe que se van a quedar con uno, son pocas, no puede ser de otra manera, la calidad es un bien escaso. Este disco es de esos.

Cuando conversé de "Tellurian" (2014) me pareció que el trabajo era interesante, normal, incluso lo catalogué dentro del género Alternativo, lo único que realmente me dejó esa grabación fue su portada, la que quedó ganadora del año. Luego más adelante y por esa eterna falta de tiempo no hablé de "Lykaia" (2017), aunque lo recuerdo y quizás fue incluso mejor que su anterior, pero ahora es la oportunidad en la que estos suecos me han llegado, justo en el mero centro del placer Progresivo. Esta nueva entrega tiene todas las credenciales necesarias para ser centro de atención en 2019, con seguridad uno de los discos importantes.

Con una perspectiva bastante más metalera que aquella con la que los recuerdo, "Lotus" es un disco genial, intenso, melódico, emocionante y bien elaborado. Gastándose algunos de esos temas que quedan grabados en la memoria, de los que se repiten y me sugieren que un día cuando se quiera homenajear a Soen, serán utilizados por una banda sinfónica para rendirles loas, como por ejemplo el extraordinario tema River, una de las baladas Prog más hermosas que he escuchado, clara contendiente a Canción del Año de ELOMC, así como otras canciones, quizás Martyrs, Lunacy y Lotus siguiéndola de cerca.

Este disco es de esos que hace click conmigo, le toma cierto tiempo para abrirse, al comienzo se percibe quizás demasiado Atmosférico, pero en lo que se pasan esas dos escuchadas de primer impacto se comienzan a descubrir elementos por todos lados, riffs, hooks y bridges de primera factura. "Lotus" es en general un disco de grandes ideas  y aunque no todos los temas son geniales y en algunos el nivel desciende para dar paso a momentos más usuales, en su conjunto el trabajo es de los que tiene que ser oído este año, porque lo van a marcar.

Me encanta que un disco como "Lotus" me atrape, va a engrosar mis repasos eventuales, sus cambios de ritmo, sus ataques intensos y sus lagunas de paz sonora tienen la manufactura de las mejores bandas del Metal y aunque su perspectiva no es agresora sino más bien sensible, creo que hasta a los más curtidos metaleros les podría brindar un buen rato.

9/10 Primer nominado como disco del año de ELOMC.

lunes, 4 de febrero de 2019

Evergrey - "The Atlantic" (Progressive)

Evergrey es una banda que hace bien su trabajo, van a la oficina, cumplen con las obligaciones del día y regresan a su casa sin que nadie pueda echarles en cara sin ninguna falta... así podrían pasar los próximos treinta años, jubilarse, recibir su reloj de oro y ser suplantados por un muchacho nuevo sin que realmente nada catastrófico pasara. "The Atlantic" como el resto de los diez discos anteriores de su carrera, es un trabajo correcto, bien elaborado, que brindará unos buenos ratos y que pronto irá a engrosar la lista de discos a los que con no volveré casi nunca.


Esta nueva grabación de los suecos Progresivos es mejor que "The Storm Within" (2016) pero todavía por debajo de la que considero su mejor entrega "Hymns For The Broken" (2014). El problema que encuentro con "The Atlantic" es que, a pesar de ser un disco -como dije- correcto, no es una de esas grabaciones que se fija en la memoria, el mismo entretiene pero no entrega esa emoción o impacto que debe tener cualquier trabajo que quiera trascender. El problema, diría yo, está en el songwriting.

Cuando en 2014 volvieron del hiato de tres años en el que se habían sumido, me pareció que la banda tenía excelentes ideas, aquel disco, el señalado "Hymns..." , fue una delicia de elementos Power y sana dosis de Prog, esa si fue una luz de esperanza y de verdad creí que Evergrey podía tomar uno de los puestos de liderazgo en el género. Con su siguiente hubo una caída de intensidad importante, la cual se recupera con este, pero lo que realmente me dice el conjunto de cosas es que sólo el potencial no es suficiente.

"The Atlantic" es un disco de perspectiva oscura para lo que en el estilo se acostumbra, a la vez de que está instrumentalmente muy bien ejecutado, pero ninguna de sus canciones -reitero, ninguna- tuvo la virtud de impactarme. Estoy seguro que una puesta en vivo sería (será) bien recibida, pero me pregunto quien realmente se esforzaría, daría lo que fuera para asistir a escuchar "The Atlantic"... a eso me refiero. Con algunos momentos de calidad en un tema aquí y otro allá, me parece que cumplen, pero no siento que se van a ganar el favor apasionado de los seguidores. 

¿El disco es mediocre?, no. Tampoco es excelso, más bien lejos de eso por falta de temas que muestren originalidad y atrevimiento. Es sencillamente uno de esos que como en otros casos, ayudará a mantener a Evergrey en el ambiente metalero Progresivo, brindará alguna buena puesta en vivo y evidenciará que los miembros de la banda mantienen calidad, especialmente en lo que a la voz de Tom Englund respecta, por lo demás, no creo que trascienda. Sólo aceptable. Algunos temas que sobresalen en "The Atlantic" son All I Have (buena guitarra) y This Ocean.

7/10