Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

martes, 28 de marzo de 2017

Nightrage - "The Venomous" (Melodic Death)

Nightrage es una banda que algunos ubican en la segunda o tercera línea ofensiva del Death Melódico, yo -por el contrario- les veo mucho más potencial e incluyo dentro mis discos favoritos su trabajo de 2011, "Insidious", muestra que todavía reviso de cuando en cuando. Quizás por ello me sentí mal con lo que hicieron el "The Puritan" (2015), llegando a catalogarlo como la decepción del año en esa oportunidad, a pesar de no ser tampoco un disco infame.
 

Me acerco pues con cautela a su nueva muestra, séptimo disco en su carrera, "The Venomous" el cual efectivamente significa un rebote y nuevamente me ayuda a recordarlos como miembros a ese lugar del que no deberían haberse permitido salir y que se produjo por una inesperada y exagerada influencia Metalcore en su anterior. Ahora, despojados más de ese disfraz y retomando vía la senda del Melodeath vieja escuela, a lo At The Gates, brillan y se exorcizan algunos de  los demonios que llevan dentro... la empresa perdona un momento de locura, como se llamó una famosa película venezolana.

Agresión, velocidad, una de las voces más intensas del género en reciente tiempos como es la Ronnie Nyman, uno de los tres nuevos miembros del grupo y la excelente guitarra, de toques NWOBHM de Mario Iliopoulos, el único superviviente de la formación original y líder indiscutible de la banda, se prestan para hacer de "The Venomous" un mejor disco, no a niveles de "Insidious" ni tampoco de su otra gran muestra, su debut en 2003, "Sweet Vengeance", pero si lo suficientemente bien logrado como para afirmar que Nightrage ha retomado -o al menos ya se divisa- su vuelta a la senda que los fanáticos de sus inicios esperábamos. 

Todavía hay algunos elementos Core en el disco, en temas como The Blood y otros del la zona central del trabajo, que no son totalmente de mi agrado, sin embargo y especialmente cuando se diseccionan las contribuciones, es cuando el disco mejora. Me refiero a la instrumentación, en la que creo -como dije arriba- que es donde la banda muestra mejor sus colores. La batería suena realmente ajustada y contributiva, la guitarra de acompañamiento siempre atmosférica, la líder con espectacularidad, el bajo melódico y la voz, para que repetirme, de gran demostracion.

Los primeros temas del trabajo son los que realmente resaltan en mi parecer, la homónima al título, Metamorphosis/Day Of Wrath -la mejor junto a Affliction- y In Abhorrence, así como el interesante experimento con el tema Denial Of Soul, también muy buena, hacen el trabajo meritorio. El songwritting del resto del disco está aceptable, aunque todavía hay algunos sonidos que están contaminados del otro genero ese, sin embargo no dudaría en acercarme a un concierto de estos griegos, acogidos desde hace tiempo en Suecia.

Espero oír más en el futuro de Nightrage, aunque no se si ese eco Core de su perspectiva reciente le permitirá alcanzar los lugares privilegiados que tienen reservados hace tiempo por su enorme capacidad como músicos.

7.5/10

martes, 21 de marzo de 2017

Pallbearer - "Heartless" (Doom)

Pallbearer es una banda que a pesar de ser joven, ni diez años en el ambiente Doom, se está ganando a pulso -si no es que ya se ganó- su lugar en el género. Su primer disco, "Sorrow And Extintion" (2012) dejó a muchos sorprendidos, pero en su segundo larga duración, "Foundations Of Burden" (2014) mostró que aquello no era flor de un día; el siempre crítico segundo disco había probado ser excelente. Ahora llega la consolidación del tercer trabajo, "Heartless", con el que creo que los estadounidenses se convierten en referencia definitiva de uno de los estilos más difíciles, el Doom, en este caso con elementos Prog.


Si ya es complicado hacer Doom, Metal que o es bueno o no lo es dadas sus características, siendo la rítmica la más evidente, imaginen hacerlo en el marco del Progresivo, donde los cambios y la capacidad instrumental son vitales. Pues así de bien lo ha logrado Pallbearer. Todo pintado con tonos gruesos y también claros, mucha calidad sonora y unos riffs descomunales, tales como los que se consiguen en canciones como las absolutamente fundamentales Lie Of Survival, Heartless y A Plea For Understanding. Temas de mucha fuerza e intensidad emocional, no necesariamente difíciles de escuchar para el oidor más desprevenido gracias al uso general de la voz limpia de su cantante Brett Campbell, pero lo suficientemente cortantes como para acariciar del alma del tradicional y sufrido amante del Metal con tonos de perdición y angustia.

La marca de la casa sigue presente en este disco, el estilo interesante, sentido, melódico y rítmico, unido a una genial guitarra líder mostrada en anteriores oportunidades; todo con cambios repentinos a zonas oscura y dolorosas del sentimiento musical que tan bien se percibe en la canción Dancing In Madness, uno de los temas Doom más impresionante quizás desde que Avatarium mostró su disco homónimo en 2013. Esta canción tiene la particularidad de poder transmitir a través de un riff totalmente endemoniado esa sensación de locura y de la que habla su título. No creo que me esté adelantando al asegurar que este tema tiene que estar contemplado por muchos para competir seriamente como Canción del Año, categoría a la que queda sin duda nominado.

Me parece que "Heartless" se va a convertir en un disco marcador. Por supuesto que es imposible que en este momento se pueda asegurar con plena certeza cuál será su futuro, pero tengo la sensación de que estamos ante un acontecimiento de disco que podría -quizás- ser uno de esos trabajos que hay que nombrar cuando haya que ejemplificar qué es el estilo, cómo se muestra nivel y que tanta música puede haber en el Metal de lento tempo. Sólo ese mismo tiempo lo dirá... lentamente.
 
Quizás los dos primeros temas del trabajo no me sorprendieron tanto, si bien son de clase, pero no alcanzan el nivel de genialidad manifiesta del resto, lo que en su conjunto evita la nota perfecta para "Heartless", pero que ello no los prive de uno de los placeres del año. Pallbearer, a partir de este momento se tiene que contar en el grupo de sospechosos habituales del Doom.

9/10 Segundo nominado a Disco del Año de ELOMC.
 

viernes, 17 de marzo de 2017

Bloodhound - "War Of Dragons" (Power)

En estos días atrás alguien, creyendo que me atacaba, sin embargo me nutría, diciendo que yo no apreciaba el Metal con contenido melódico, que lo único que me gustaba era lo que en Venezuela llamamos 'cabilla' ('ferralla' en España, vara larga de hierro para la construcción -para más señas-), es decir Death crudo o Black noruego... y aunque mi corazoncito está sanforizado a punta de tanto blastbeast y growl, quien creía estarme aleccionando no lograba sino hacerme reflexionar acerca de lo mucho que disfruto un buen riff Do-Fa-Sol Mayor, épico y cuya letra hable de dragones y reyes heróicos, como lo que hace Bloodhound y su séptimo disco, "War Of Dragons".
 

Lo que pasa y ahí le doy la razón a mi crítico personalizado, es que no hay tantos buenos discos de Power o Heavy, o NWOBHM como el género se merece. El estilo tiende con demasiada facilidad hacia un sector que se repite o se hace genérico y eso creo que debe ser denunciado, lo que me causa problemas con los lectores menos curtidos... digamos que me imagino a esos defensores como muchach@s jóvenes (16-25), de clase media/media alta y con poca experiencia en el Metal (2-3 años)... todos pasamos por ahí, es aceptable pero -se acordarán de mi si se mantienen fieles al Metal- llegarán al Grind y 'peores' zonas.
 
Pero me distraigo. Estábamos hablando de un trabajo divertido, extremadamente épico, con texturas sonoras emocionantes y varios temas que bien valen la pena como War Of Dragons, Stand And Fight, Battle In Sky y Guardians Of Heaven's Gate, los cuales son de primera calidad Power, con el sello propio de Bloodhound y elementos tomados de Sabaton, RoF, Hammerfall y Iced Earth. Canciones con ese toque de emoción que debe imprimirse para crear memoria en el fanático. Reitero y sugiero una de las reglas generales que me permiten calibrar los discos: imagínense este mismo sonido en vivo, con unos cuantos cientos de metaleros alrededor, haciendo cuernitos y coreando los mejores momentos... si se presta, ¿verdad? a eso me refiero.
 
El disco agota un poco el tema draconiano, pero más allá de eso, la instrumentación está bien forjada, la voz de Patrik Selleby se muestra intensa, no demasiado chillona, con carácter propio y teclados y guitarra bien logrado. Los riffs son emocionantes, aunque el género debe ser entendido como lo que es y no se debe esperar grandes malabarismos musicales, sobrándole algo al disco las narraciones a lo sir Christopher Lee. En el fondo debo reconocer que el trabajo está bien logrado pero su valor en el tiempo estará por demostrarse, pues abusa de poses melódicas. Repito, "War Of Dragons" gustará a todos, a casi todos, pero su valor estético puede ser finito, aunque ninguna canción del disco puede tampoco ser señalada como mala.

A mi crítico particular en materia melódica le digo: quizás estés en lo cierto y hace años haya cruzado el horizonte negro de la música del que no se puede volver, pero te aseguro que en mi espíritu hay un espacio reservado para los sonidos emocionantes y melódicos que bandas como Bloodhound hacen y aunque mi cabeza se mueva al escuchar cosas que al 99% de los mortales habrían de horrorizar, este es un trabajo que creo que todos podemos disfrutar juntos.

7.5/10

lunes, 13 de marzo de 2017

Wolfheart - "Tyhjyys" (Melodic Death)

Voy a crear una palabra nueva, ya que estoy convencido que existe en el ambiente de los censores usuales del metal una especie de TOCOTOSAU, es decir un 'Todos contra Toumas Saukkonen'... no hay disco que presente este finlandés que no sea objeto de severas críticas de las supuestas voces autorizadas y que no termine siendo un gustazo para el fanático de a pie. Yo me paro en la acera de los que no sabemos nada, sólo reconocemos cuando algo nos gusta y "Tyhjyys" (como quiera que eso se pronuncie), nueva entrega de Wolfheart, es de honesta buena factura en lo que a mi respecta.
 

"Shadow World" (2015) ya me pareció que entregaba descarga emocional, ritmo y calidad; creo que ahora la banda se supera y entrega un trabajo en el sector menos duro del Melodeath el cual va a satisfacer a los que creemos que este género es punta de lanza del Metal. Si bien hay canciones como Boneyard o Call Of The Winter que no tienen el mismo nivel que el resto, hay otros temas como World On Fire, Tyhjyys, The Flood y The Rift (ojo con esta) que son simplemente una delicia en su ejecución, su atmósfera y melodía, con riffs sensoriales y calidad instrumental, la cual sólo espero que se preste en vivo tal como suena en el disco ya que -si todo sale bien- este 23 de marzo tendré el gusto de conocer en directo su actuación en Madrid.

Y vuelvo al comentario de abrir... a veces no se que carajo (con perdón) se esperan algunos comentaristas de estas muestras. La mediocridad abunda en el arte, en la música y no digamos en el Metal y creadores como estos -como Saukkonen- están claramente por encima del promedio, cosa que se evidencia en lo más simple: la respuesta del público, a quien es difícil engañar (no por nada le dicen 'el soberano') y sin embargo me he sorprendido leyendo cosas como "retroceso a nivel de calidad", "olvidable" y "ni frio, ni calor"... pues saben que!... este es un buen disco de Death Melódico, de tipo Omnium Gatherum o Insomnium, sin quizás el nivel excelso que esa bandas pueden alcanzar, pero que muy bien les vale una medalla de chocolate :)

Agresión y atmósfera (¿ya lo dije?) suficiente -aunque a veces algo de más de lo necesario de teclado- y la presencia de la mejor arma de Wolfheart, como es la guitarra de su líder hacen del trabajo una experiencia sensorial, intensa y divertida, envolvente. Los cambios y riffs de temas como la mencionada The Rift, para mi hacen canciones memorables, a ella creo justo nominarla como Canción del Año de ELOMC y sugiero su oída.

No me dejo llevar por lo que me dicen. No se dejen llevar por lo que les dicen, por supuesto que ni siquiera por lo que yo digo aunque me visiten... peleen por su Metal y defiéndalo como hacen cuando me atacan aquí por no estar de acuerdo. Eso es lo que nuestra música significa entre otras cosas: rebeldía e inconformidad.

8/10. Ya les contaré como me fue en el concierto.

jueves, 9 de marzo de 2017

Majesty - "Rebels" (True)

Si alguien ha hablado bien y mal de Majesty (en la red y en español, digamos) he sido yo, de haber pasado de lo sublime, con "Thunder Ride" (2013, hoy no sería un 9, pero si un 8 sólido) y "Own The Crown" (2011) a la caída libre de "Banners High" (2015) o el crimen contra el Metal de "Generation Steel" (2015). Esta banda, sin entrar a analizar ni buscar elementos ocultos y esotéricos que me hablen del 'por qué', ha mostrado de todo, como en el fondo es el True... el estilo de Metal que reúne lo mejor y lo peor del lado oscuro de la música, lo más emocionante y lo más ridículo, todo en el mismo frasco.

 
En el fondo pensaba con Majesty que luego de su último disco no iba a haber más noticias de ellos, luego de haber tocado uno de los niveles más bajos a los que banda alguna (razonablemente conocida) era capaz de caer y así fue generalmente reconocido, no era para menos. Pero el Metal nuevamente demuestra que es capaz de sanarse a sí mismo y con "Rebels" eso se comprueba, pues a pesar de dos o tres temas que todavía no cumplen, el resto discurre entre lo aceptable, lo bueno y lo muy mucho.

Primero lo malo. las canciones Across The Lighning, Fireheart y YOLO HM, reciclan lo peorcito que la banda ha mostrado en sus últimos dos discos, pues sin llegar a ser terribles siguen la senda del sonido plástico y poco emocionante que mostraron en sus trabajos reciente. Pero luego de esos temas, hay otras cosas que honestamente me sorprendieron y algunas -incluso- me gustaron mucho, demostrándose nuevamente aquello de que el Metal puede sanarse a si mismo. Temas como Die Like Kings -excelente-, Rebels Of Our Time y Fighting Till The End sonaron poderosas y tan emocionantes como en sus mejores tiempos pudieron hacerlo la banda de la que estos alemanes toman su ejemplo, Manowar.

Mis esperanzas con respecto a Majesty eran tan pocas que seriamente consideré no oír "Rebels", no por nada su anterior fue el peor disco del año 2015. Por eso es tan importante reconocer los errores para que las medidas que vayas a tomar tengan su resultado, "Rebels", por ejemplo, suena bien, instrumentalmente y a nivel del producción, grabación y masterización, tiene -como debe ser- calidad y hubo inversión de tiempo en que quedara bien hecho. En segundo lugar, los temas en los que Majesty acierta, lo hace con emoción, incluyendo algunos riffs como los que el True se merece, épicos y erizantes. Y aunque hay también algo de relleno en un par o tres temas, los mismos tienen sus momentos, quedando aceptables.

En general me alegra por la banda y por el Metal, especialmente ahora que el mencionado Manowar parece que va a dar por terminada su carrera de más de treinta años, por lo que el True terminaría en un agujero negro si alguien no tomara el testigo, cosa que parece que Majesty va a lograr hacer, renovándose como lo ha hecho y teniéndole al público el respeto que se merece, entregando un trabajo interesante por momentos, divertido y metalero como nos gusta a los que creemos que la música si puede redimir.

7.5/10
 

sábado, 4 de marzo de 2017

Fen - "Winter" (Atmospheric Post Black / Blackgaze)

No por inútil deja de ser interesante definir los estilos dentro del Metal, incluso se puede hacer divertido (bien mirado) ya que da a lugar discusiones que recuerdan épocas anteriores, hasta clásicas. Se presta para el ejercicio "Winter" de Fen, un trabajo que desde ya no dudo en recomendar para aquellos que quieran darse una vuelta por un sector interesante, oscuro y épico a la vez.
 

Esta banda inglesa, a quienes algunos asimilan en su sonido a lo realizado por Agalloch, muestra un tipo de sonido que no es Black, ni es Atmospheric, pero es bastante de ambos, con una perspectiva épica, a veces aletargada, otra veces sutil, para de pronto caer en una ejecución intensa, con agresión y fuerza. El disco es de tantos cambios que por momento también me sugiere elementos Progresivos. En general todo unido con el lazo del sonido Post o quizás lo que llaman Blackgaze... o sea, casi nada es más difícil de definir que Fen en términos de estilo, es un ejercicio que promete agotar a quien se atreva a hacerlo; desde ahí es una banda interesante.

"Winter", como más o menos han venido realizando desde el primero de sus cuatro discos de larga duración anteriores, aquel llamado "The Malediction Fields" (2009), se enfoca en sus temas de preferencia como la naturaleza y los paisajes fríos y nórdicos, desde una perspectiva de tristeza y desolación... pero este no es tu típico trabajo Atmosférico que gente como Caladan Brood o similares haría. En primer lugar la banda hace su magia evitando el uso de los teclados, elemento casi imprescindible en el género, más bien lucen su colores grises y marrones a través de un bajo y guitarra de calidad y una batería que se presta para más que aturdir con un ritmo hipnotizante. No es usual la manera en la que este trío ejecuta, incluso el growl de su cantante principal Frank Allain (conocido con el nombre de guerra musical The Watcher), de grabación típicamente Atmosférica (por debajo de la guitarra) es de altos quilates.

Lo más interesante del disco es el cuidado con el que mezclan las influencias estilísticas que usan. Quizás si pudiera medirse físicamente cuánto Black, cuánto Atmosférico y cuanto Post incorporan a "Winter" (válganme los dioses oscuros que eso nunca pueda pasar), podría asegurar que ninguno de los elementos supera al otro. Este disco es una de esas muestra de cómo el Metal sigue creciendo y hay quien allá afuera está haciendo cosas interesantes, capaces de dar de comer al alma metalera.

Aunque "Winter" se recibe como un álbum doble, creo que la segunda parte del mismo está compuesta de experimentos sonoros de Fen, por lo que aquí solo me refiero al primero de los discos, de duración algo extrema en sus setenta y cinco minutos, pero natural para estas entregas. Todos los temas dejan algo, aunque destacan Winter II (Penance), Winter IV (Intermitent) y Winter V (Death). Fen ha realizado con "Winter" un trabajo que atrapa, tiene calidad y desde lejos se le percibe que va a envejecer bien.

8.5/10
 

martes, 28 de febrero de 2017

Ex Deo - "The Immortal Wars" (Symphonic Melodic Death)

La perspectiva lo es todo o casi todo. En diciembre cuando vi a Kataklysm en París (la banda que mayormente ocupa el tiempo de los miembros de Ex Deo) me pareció extraordinaria. Ellos, haciendo lo que han hecho durante veintipico años son excelentes, con un nivel de agresión y entrega al público de lo que poco se encuentra. Luego recuerdo el disco que oí y reseñe aquí de su alter ego greco-hispano-galo-romano hace cinco años y sólo tengo halagos para un trabajo que ha resistido bien el paso del tiempo, pero ahora me encuentro con "The Immortals Wars" y no puedo menos que sentirme confundido. Esa confusión me la tengo que explicar usando mi afirmación inicial: perspectiva. Cuando alguien me pregunta a que me refiero cuando hablo de 'estética' sobre 'substancia' es justamente a discos como estos.


"The Immortal Wars" es, si acaso, un disco pasable. Pero ¿cómo una banda con semejante nivel puede caer en tal irregularidad? Creo que la respuesta está en una visión que los lleva a olvidarse del fondo, de lo verdaderamente importante, como es la música y a enfocarse mayormente en la presentación, en el elemento histórico, histriónico y formulista, en 'el empaque' vamos. Si bien lo lograron con gran éxito con "Caligvla" (2012) me parece que con éste dejaron en segundo plano la calidad musical para enfocarse en lo meramente formal. El disco, si bien no es un desastre, no satisface mis expectativas, siendo durante muchos pasajes caricaturesco y sobreproducido, a veces le falta songwriting y otras desdice de lo que habían realizado en su anterior.

Si, algunas canciones muestran destellos, incluso el tema Hispania (Siege of Saguntum) se puede catalogar como bueno, pero en su conjunto dista bastante de impactar. Me ocurre con "The Immortal Wars" un fenómeno semejante al que tuve con "King" de Fleshgod Apocalypse. Al catalogar los discos tengo la insana obsesión de fijarme fundamentalmente en su música y solo luego de que que ella me ha satisfecho, puedo alabar los adornos que rematan el trabajo, pero no me pidan que lo haga al revés. A sabiendas de que habrá quien adore esto, me cansa tanta historia y concepto, para quitarle tiempo al Metal, tiempo que pudieron dedicar a hacer riffs, hooks y bridges e incluso agregarle unos minutos a los escasos treinta y pocos del trabajo... para los que se tomaron un lustro.

A nivel de producción el trabajo adolece de la misma enfermedad contemporánea que casi cualquier otro, sonando macizo y con poco rango dinámico (apenas 5 dB) por lo que no tiene mayor importancia... si todos somos iguales, nadie destaca, supongo. En lo sonoro le falta música y le sobra actuación, en lo emotivo no le encuentro mayor sentimiento, fuera de la divertida manera de Maurizio Iacano de soltar los gritos de guerra y aclamaciones épicas, mientras que en el songwrting -como dije- no encontré nada realmente electrizante o distintivo.

Me siento un poco decepcionado con "The Immortal Wars" de Ex Deo, a quienes tengo en alta estima en su forma Death de Kataklism y por quienes esperé durante cinco años, sólo para hacerme encoger de hombros y soltar un 'meh...'

6/10. Se salva la portada, muy buena, por la que le doy el medio punto que los saca de la zona regular.

Si deseas comprarlo, hazlo en Amazon

sábado, 25 de febrero de 2017

Persefone - "Aathma" (Extreme Progressive / Progressive Melodic Death)

Tanta música y tan poco tiempo... no solo por aquello de que no hay horas suficientes en el día para seguirle la pista a todo lo que sale, sino que también estar siempre pendiente de fantásticas bandas como Persefone se hace difícil, uno puede volver a ellas, pero no tanto como se lo merecen, especialmente cuando se les compara con la atronadora cantidad de mediocres que, como en todo el quehacer humano, abunda. Será difícil que este disco no figure en los lugares más altos del Metal a finales de año.
 

Persefone no es una sorpresa, en general su discografía es excelente, pero desde "Spiritual Migration" (2013) claramente se ubicaron como una de esas bandas reconocidas como 'joyas' del lado oscuro. Este nuevo trabajo "Aathma" no es que viene a comprobarlo, pero sí diría que es la opera magna de la banda. En lo particular creo que junto con Ne Obliviscaris deben ser considerados como lo más importante dentro del Progressive extremo, especialmente el que incorpora elementos Death.

Yo consigo a "Aathma" como uno de esos discos que tiene de todo. Es ponderado y extraordinario al mismo tiempo y aunque parezca difícil de explicar voy a tratar de hacerlo: en primer lugar, la perspectiva instrumental es absolutamente despiadada, casi cualquier banda podría palidecer ante la muestra en el trabajo de batería, guitarras, bajos, coros, voces y teclados; luego el elemento Prog es impecable, los arreglos, cambios, calmas y ataques no dan un momento de paz y mantienen la atención toda la duración del disco. El songwriting es inteligente y emocionante, con riffs complejos pero comprensibles y la forma como alimenta al oidor es realmente especial, ocurriendo un fenómeno inusual: en la medida que transcurre el disco, en vez de agotar, incrementa la expectación, como quien está esperando el desenlace de una película. Todo eso en el marco de una muestra que no pretende abusar de las capacidades de la banda, sino que -por el contrario- se siente realizado para que la mayor audiencia posible lo disfrute. El único elemento que no terminó de convencerme fue el uso de voces electrónicas, de influencia Industrial, que me parecieron fuera del contexto.

En una hora y cinco minutos los andorranos de Persefone han hecho aceptable la insufrible espera de cuatro años a los que han sometido al Metal y en el marco de un disco que tiene suficiente de todo, como agresión, melodía, atmósfera, cambios y emoción, creo que han logrado el nirvana de cualquier banda, lograr el disco que los haga referencia para otros, ese que cuando se habla de si tal o cual trabajo tiene carne pegada al hueso se tenga que comparar con este. Algunos comentarios de por ahí afuera hablan de un disco frio y calculado, donde la banda se inclina más hacia lo estético que hacia la substancia... respetando todos los criterios, me parece que estamos en presencia de una de esas grabaciones de alineación astral, donde la perfección está -evidentemente- en el ojo del observador (o en la oreja del oyente :)

Deleítense con los intros, con temas como Prision Skin, Spirals Within Thy Being -absolutamente genial y nominada a canción del año- Vacuum o el cierre conceptual de cuatro temas, de inspiración espiritual, Prog puro, como solo los mejores saben ejecutar. Voces, tanto gruesas como limpias (incluyendo la contribución femenina), una guitarra de calidad mundial y todo los elementos mencionados que se encuentran en "Aathma", unidos a una de las composiciones más interesantes en mucho tiempo, altamente filosófica, que hacen de este el mejor disco de la banda hasta ahora, que ya es bastante que decir.

9.5/10 Primer nominado a Disco del Año de ELOMC