Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

miércoles, 24 de mayo de 2017

Dragonforce - "Reaching Into Infinity" (Power)

Dragonforce es una de esas bandas a la que cierto sector del Metal le encanta odiar. Sencillamente le genera rabia a algunos que sean consistentes y haya tenido el éxito comercial de aquella canción en aquel juego (el que no sepa que lea este mismo blog o por ahí, está en todos lados). Dragonforce y en general cualquiera puede caer en la trampa de su propia fama, eso también es cierto y en "Reaching Into Infinity" creo que, salvándose gracias a unos pocos temas destacables, se han repetido a si mismos, llegando a auto plagiarse durante algunas canciones.


Pero Dragonforce es Dragonforce, una banda multinacional con más seguidores que el arroz con pollo. ¿Por qué? Pues son divertidos, fáciles al oído, capaces de mantener en equilibrio uno de los más difíciles trucos del Metal y es su forma de mezclar el Power con ese cuasi-Pop... o al menos con el lado más amable de la música joven. Yo no temo aceptar que esta gente me ha dado algunos de los mejores momentos musicales de mi vida como metalero, a pesar de todo, de que también me guste el Black y el Death... y el Grindcore. Quien no haya vuelto a YouTube a buscar Heroes Of Our Time, pues miente :). Me remito a las pruebas recientes, "Maximun Overload" (2014) y especialmente el inconmensurable "The Power Within" (2012) son palmarias evidencias.

"Reaching Into Infinity" tiene sus momentos, muestra lo que sabe hacer la banda, y un poco -un poco dije- más, se excede en las formas de algunos temas, los cuales son fundamentalmente los mismos que les hemos oído antes, algunos tan obviamente que hay que confirmar que no se está oyendo una recopilación de éxitos, pero por suerte hay canciones que salvan el disco de convertirse en un producto exclusivo de fanáticos acérrimos.

Todo el inicio del disco es más o menos lo oído hasta ahora, aunque digamos que Ashes To The Damn  y Judment Day están muy bien logradas, luego hasta Midnight Madness (el clon de la nombrada Heroes Of Our Time) se pasa aceptable. Sólo es hasta que se llega a War! que se produce la primera sorpresa, un cambio de ruta por zonas Thrash que me pareció lo mejor del disco, vuelve luego a retomar el estándar en Land Of Shattered Dreams.... floja a pesar de la velocidad, para llegar a lo que sería el principal tema del disco, The Edge Of The World, con un poco de todo, incluso elementos creo que por primera vez explorados por Dragonforce como es el Progresivo, para ser una nueva perspectiva es muy aceptable. Cerrar con Our Final Stand y Gloria estuvo bien, pero nuevamente no hay nada extraordinariamente destacable.

Este disco de Dragonforce me deja un poco insatisfecho. El centro de sus entregas está siempre en el songwriting y no creo que podría decir que ha sido el mejor de sus logros, para mi está a la altura de lo que se espera como mínimo de ellos, una fuerza a reconocer, pero que ha tenido mejores momentos. En todo caso diría que la base de fanáticos se sentirá satisfecha y los seguidores del Power en general lo recibimos con aceptable aprobación .

No pasará a la historia (siempre espero estar equivocado al hacer este tipo de afirmaciones lapidarias), no es novedoso -con un par de notables excepciones-, es un poco demasiado largo y no está demasiado bien grabado, por el contrario diría que también decayó en este apartado, pero "Reaching Into Infinity" es un disco aceptable, de músicos claramente competentes en sus habilidades y con buena capacidad de transmisión de emociones. Pasan agraciadamente -para los que les interese saber- mi propio gusto.

7.5/10

viernes, 19 de mayo de 2017

Sólstafir - "Berdreyminn" (Post)

Si hay quien considera a Björk como la principal artista Islandesa, permítaseme disentir. Sólstafir es más grande. Sólstafir es -esto ya lo he dicho antes- el Pink Floyd de Islandia y "Berdreyminn" sólo viene a confirmarlo. Sus cinco discos anteriores son un regalo para los sentidos y éste sigue la senda de entregas estelares. Un trabajo esperado por todos que no decepciona, con una musicalidad que sobresale, de un sonido simplemente espectacular y elementos interesantes por doquier.
 

Desde el primer tema ya se adivina el nivel, se disipan las dudas y se agradece a las musas islandesas haber tenido la deferencia de volver a montar su tienda en Reykjavik. Es cierto y eso va a evitar que "Berdreyminn" reciba de mi parte una calificación más alta, que el disco tiene algunos sonidos 'domados', en los que se echa un poco de menos aquella especie de agresión o de locura contenida que en el marco del Post que estos genios han sabido desarrollar. Diría que todavía "Svartir Sandar" (2011) y "Ótta" (2014) son mejores discos, pero este se une a una línea de entregas que nadie en su sano juicio puede negar como una de las mejores seguidillas de todos los tiempos en la música.

Canción por canción me parece que Silfur-Refur es un temazo e Ísafold llega a los huesos, a estas dos las voy a nominar como Canciones del Año de ELOMC, luego la incorporación de la voz femenina con ese toque etéreo le da a Hula una belleza enigmática,  Nárós no ofrece tanto pero sigue la linea de la banda, Hvít Sæng deriva de forma interesante pero tampoco es tan impactante, Dýrafjörður siempre somnolente es hermosa, Ambátt es rara, quizás las voces no son a lo que más acostumbrado estaba con la banda, pero se compone a mitad de camino y el cierre con Bláfjall simplemente genial, la que más recuerda discos pasados.

Ciertamente con Sólstafir ocurre una tormenta perfecta en lo musical, se mantienen básicamente unidos como banda -aunque el baterista es nuevo en este disco-, su sensibilidad para la transmisión de emociones es enorme y ello producto de su calidad como artistas, todo quizás unido a venir de ese sitio casi siempre frio, en el que durante algunos meses en el año sólo hay cuatro horas de luz y otros meses el Sol no se pone, tiene que darle a cualquier ser humano una perspectiva única de la vida y si se tienen sentimientos plásticos, las condiciones -hasta topográficas- tienen que ser un caldo de cultivo para el arte, aunque este sea diferente, no necesariamente alegre, pero hermoso sin duda. A ello únale cantar en ese idioma, el cual no puede sonar más melancólico... está claro que no todo el mundo tiene tales herramientas. 

En lo técnico "Berdreyminn", a pesar de que tiene un rango dinámico muy bajo, sólo 5 dB, suena magistral, posiblemente como ningún otro disco este año. El esmero en los detalles de grabación y masterización es encomiable, a nivel de las mejores muestras. En este apartado también creo que no tendrá muchos contendores a la hora de que haga mi selección de final de año.

Puede que "Berdreyminn" no sea tan perfecto como lo fueron sus antecesores, creo que es así y que Sóltafir haya decidido derivar con este trabajo hacia una zona más amable dentro del género que manejan, pero hay algo que me dice que no ha habido un cambio de rumbo de la banda sino cierto nivel de experimentación, algo más de Jazz en su muestra, lo que quizás redunde en favor de nuevos seguidores menos rudos, sin afectar demasiado a su base de fanáticos. En todo caso, este es un gran disco nuevamente y pasa de pleno derecho a formar parte de la selecta discografía de la banda.

8.5/10

lunes, 15 de mayo de 2017

Arkheron Thodol - "Thaw" (Atmospheric Black)

El Black Atmosférico no es el verdadero Black en el sentido de la agresión, tomando mayormente de ese género sólo las voces y posiblemente las guitarras trémolas y extremadamente distorsionadas, tampoco es verdaderamente calmado ni acogedor, jeje, es algo incongruente en su nombre, pero para quienes gustamos de él sabemos que tiene algunos de los mejores trabajos que en todo el Metal se pueden conseguir. En el marco de mi continuo viaje de descubrimiento metalero me he conseguido lo que no dudo en catalogar una de las mejores y mayor sorpresa del año, los novatos americanos Arkheron Thodol.
 

"Thaw" es uno de los mejores discos del género que ha caído en mis manos estos últimos meses. Es conceptual, melódico, rítmico, muy grueso en su elemento atmosférico, bien grabado, instrumentalmente aceptable y de profunda sensibilidad lírica. Una de las cosas más atrayentes de este disco debut es que no es fácil, requiere paciencia y tiempo, su gran cantidad de emoción puede impactar los sentidos del oyente, pero con las repeticiones comienza a mostrar cambios y detalles, no precisamente algo que me esperara de estos naturales de Montana, lugar que en venezolano acostumbramos a llamar 'monte adentro'.

El disco tiene siete canciones que aunque largas, podrían haberlo sido más (cosa que el Atmosférico perdona), lo que permite oírlo de una sentada. Comienza con I. Catalyst/Thresholds of Frost muy del estilo y la que menos me atrajo, no por deficiente, sino porque es la más apegada a los estándares; a partir de ahí el disco pega un brinco cualitativo y se comienza a sentir algo especial, mucha emoción sin duda. Es como si se hubieran ajustado el visor, en II. The Reins of a Storm aunque se sigue la línea de tradicional, el riff es devastador, pero es en III. Gnosis donde ocurre la transformación definitiva. Con sonidos simples de guitarra y el montaje de la actuación devastadoramente emocionante de Burguess Meredith tomada del episodio 65 de The Twilight Zone, estos músicos crean posiblemente uno de los temas más espectaculares del Black Atmosférico, convirtiéndose para mi en uno de los mejores -sino el mejor- interludio/tema conversado que he escuchado, definitivamente contendiente a Canción del Año de ELOMC... recuerden 'no man is obsolete'.

A partir del ahí IV. Spiritum Viridis, V. Within The Lucid Deep y VII. To Breath; The Offering redondean en veintipico minutos finales una entrega destructora, en la que -debo acotar- aunque la ejecución instrumental es sólo normal, con posiblemente bastante rango para mejorar, el impacto sonoro se desborda imparable, incluso sin el uso de teclados, tan recurridos en el estilo. Muy envolvente, emocionante y a la vez hipnótico, el disco tiene de todo.

Creo que para ser una banda novel, Arkheron Thodol ha demostrado una gran capacidad para transmitir y hacer buen Metal, su próximo disco, cuando llegue, será crítico para demostrar que no es flor de un día y que tiene un lugar en concurrido escenario, sin embargo con "Thaw" me producen muy buenas vibraciones y quiero sugerirlo como uno de esos discos que habla de generación de relevo y muchas ideas.

8.5/10
 

miércoles, 10 de mayo de 2017

Seven Kingdoms - "Decennium" (Power)

Seven Kingdoms es un grupo nuevo para mí, a pesar de su existencia desde al menos 2007. En primer lugar al terminar de escucharlos no me sospechaba que eran americanos, su sonido está inclinado totalmente a la perspectiva europea del Power, puede ser esto lo que haga que me recordaran tanto a Iced Earth (jeje, aunque esos también son gringos) o gente como Blind Guardian, Epica y Helloween. Con su cuarto disco "Decennium", llegan por primera vez a mis oídos y he quedado gratamente impresionado, si bien no hacen casi nada nuevo, lo que ejecutan lo hacen con calidad.


"Decennium" es todo lo que se espera del género, es veloz, intenso, melódico y muy épico, con el centro de atención puesto en la voz de Sabrina Valentine, al parecer una de las llamadas 'sirenas del Metal'... linda, pero desconocida para mi hasta ahora, lo que sólo me viene a recordar que siempre será imposible seguirle la pista a todo lo que ocurre en este arte. En todo caso, sin caer en más digresiones, creo que la  banda hace un excelente trabajo, instrumentalmente están a nivel de cualquiera de los grandes nombres del Power, sus arreglos y emoción también son de alta calidad y su songwriting me pareció por encima del promedio. Quizás eché de menos alguna canción total, de esas que te taladra el recuerdo, pero estoy convencido que un concierto de Seven Kingdoms tiene que ser una pasada de emoción.

El disco tiene varios temas llamativos, aunque hay poca verdadera diferenciación entre ellos. Digamos que la banda se acoge muy bien a los cánones del género, aunque me habría sugerido una mayor calificación cierta novedad; en todo caso, como dije al comienzo, se agradece que sean tan buenos haciendo lo que hacen aunque no haya mayor contribución en otros apartados. Diría que In The Walls, Hollow, The Tale Of Deathface Ginny -tema que parece un homenaje a Blind Guardian, especialmente en su guitarra- Kingslayer y Neverending son lo más destacado de "Decennium". Me inclino a pensar que un disco con algunas canciones menos habría sido más impactante, quizás sus cincuenta y pico minutos se hacen un poco largos, sin contar los cuatro bonus que agregan.

Será interesante conocer la reacción del público ante esta banda, porque la calidad de Seven Kingdoms pareciera estar fuera de  toda duda y estoy seguro que a los seguidores específicos, incluso a los que no tanto, "Decennieum" tiene que gustar (a mi lo hizo), pero me preocupa un tanto el nivel de 'igualitarismo' que se percibe en ella y en general en el Power de un tiempo para acá, lo que podría indicar agotamiento, a pesar de que siempre haya las excepciones del caso. En el fondo me estoy preguntando cómo justificar seguir bandas nuevas que suenan -bien, repito- como bandas establecidas... Quizás así es la vida y cada quien escoge por su contemporaneidad (o algún otro sortilegio) a sus representantes de las corrientes musicales, o de las que sean.

En todo caso, denle una probada a Seven Kingdoms, con "Decennium" hicieron un buen disco de Euro Power, heredero de lo más conspicuo aunque quizás ya lo hayan oído en otro tiempo y lugar... pero utilizan bien su paleta, a pesar de que no coronan con una o dos canciones inolvidables.

7.5/10. Buena portada

lunes, 8 de mayo de 2017

Nightbringer - "Terra Damnata" (Black)

Ah... el Black puro, el género que resume todo, a la vez uno de los más inentendidos y no siempre tan seguido. Ubicado entre la incomprensión, la devoción y la historia. Si uno se fija en los carteles de los grandes festivales, se puede ver que las bandas de este estilo son las menos, pulula el Thrash -su hijo bastardo-, el Death en todas sus derivaciones, el Power, el Sinfónico... ¿pero Black? Incluso es divertido ver como muchos se acercan a esos conciertos con cierta pizca de ingenuidad, como para ver con mezcla de temor y diversión a sus seguidores y a los músicos cubiertos en su pintura de muertos.
 
 

Yo me confieso amante del Black, generalmente las letras super extremas no son del todo de mi predilección, pero en su mayoría me las tomo como una manera muy efectiva de estos artistas de ser chocantes y provocadores... está claro que cantar a Satán no es ni de cerca tan malo como meterle una bomba a un colegio lleno de niños y no por eso dejo de ver películas de Hollywood.

Nightbringer, banda de lo que vendría a ser la tercera ola del Black, si es que eso existe, me da la oportunidad de comentar a gusto de los placeres del sonido negro, su décimo disco "Terra Damnata" tiene unas semanas circulando y muestra características que lo hacen interesante, denso, genuinamente novedoso sin perder los elementos tradicionales del género y profundamente oscuro y demoníaco en su temática y concepto.

Quienes han seguido la pista de la banda norteamericana recordamos que su disco anterior "Ego Dominus Tuus" (2014) es quizás el mejor de su carrera, trabajo en el que como éste, el ocultismo y los temas esotéricos son el centro de la entrega (es Black inteligente, no la historia de la violación de una cabra en medio de un borrachera). Pero con "Terra Damnata" pareciera haber cierto salto hacia adelante en cuanto a su calidad. Hay más de todo, más atmósfera, más potencia, más riffs, más sonidos desarrollados, una batería vital y las guitarras ominosas, asesinas, omnipresentes y bien desarrolladas.

Nightbringer debe ser, según mi apreciación la banda de Black con más componentes. Seis músicos, generalmente repartidos como dos guitarras, baterista, dos vocalistas y a veces dos bajos, elemento este último que le da al grupo -especialmente en estudio- esa característica sonora que pareciera que el techo se está cayendo sobre uno, esa sensación aterciopelada de inmersión total en la muestra. Claro que una banda con esta visión no es necesariamente fácil ni 'de andar por casa'... este Black es serio, muy serio.

El disco tiene temas que son francamente interesantes, Let Silence Be His Sacred Name, The Lamp Of The Inverse Light -la mejor del disco, muy intensa, casi somnolente y nominada a Canción del Año de ELOMC- y Serpent Sun, así como en general casi cualquiera (quizás con la excepción de Inheritor Of A Dying World, un poco caricaturesca), diría que las necesidades de impacto, emoción y transporte a las zonas más profundas del Metal están satisfechas. Repito, preparen el espíritu porque este Black es intenso, sin embargo, se siente en él el deseo de entregar sonidos nuevos, una visión renovada sin salirse de los márgenes del estilo.

8.5/10. Portada nominada, espectacular sin duda.

viernes, 5 de mayo de 2017

Liv Sin - "Follow Me" (Heavy)

Liv Sin es el nuevo marco para Sister Sin una banda de Heavy sueca que se dio por terminada en 2015, que no creo que se pueda decir que sonó mucho, pero que tampoco era desdeñable, tengo la idea de que no les fue bien en el plano personal porque cinco disco juntos es meritorio. Ahora el centro de aquella agrupación, la cantante Liv Jagrell, quien además también es entrenadora personal, gimnasta y nutricionista, se une con un grupo de músicos con poca o ninguna experiencia y presenta el debut de esta nueva etapa, "Follow Me".
 

Que en un disco de unos cuasi-debutantes uno de los mejores temas sea un cover no parecen las mejores noticias, así ocurre en este caso en el que el tema Immortal Sin de Judas Priest es lo que más destaca. En general el resto del disco es muy similar a lo que Battle Beast, coterraneos de la banda, presentaron este año. No creo que se pueda decir que suenan mal, pero sin duda que no aportan demasiada novedad, además de que el songwriting no tiene el nivel que al menos BB muestra.

Creo que Jagrell intenta dar lo mejor de si a través de sus constantes screams rasgados, pero en el fondo parece más un recurso que una verdadera forma natural de expresar su arte, en los discos grabados con la banda predecesora no me parece que se enfocara tanto en esta manera de hacer la voz, en todo caso no calza la calidad que Noora Louhim tiene, quien a su vez no tiene el brutal gañote que se gastaba la cantante original, Nitte Valo, a quien hecho francamente de menos. Respeto pues el esfuerzo en este disco, pero francamente está en una zona apenas aceptable, cuando no se percibe que Liv podría quedarse sin aire.... bueno, no me hizo demasiada gracia.

Creo que en muy humano esforzarse en la entrega de cualquier trabajo, especialmente si es el primero, pero me parece que Liv Sin ha intentado demasiado, posiblemente sobreproduciendo el disco y no logrando impactar realmente, aunque algún riff le ha quedado logrado, como en Killing Ourselves To Live y The Beast Inside -la única que realmente lo salva y el motivo por el que posiblmente me decidí a hacer la crítica-, el resto es medianamente audible, pero generalmente olvidable. Aceptable para un concierto, pero claramente "Follow Me" no va a pasar a la historia, incluso algún tema es abiertamente mediocre, como I'm Your Sin y Emperor Chaos, hasta de grabación pobre y caricaturescos por momentos.

Me fijé en la banda porque han tendido bastante exposición, especialmente ahora que otros grupos suecos han llamado la atención, mayormente en el Heavy, Power y True, pero en general el trabajo rinde poco, la instrumentación es básica, la imagen de la banda no me hace mucho sentido, el songwriting  apenas supera la prueba y estoy por creer que de continuar por esta vía en su próximo disco (de llegar) vaya por el mismo camino que Sister Sin y nuevamente desaparezca sin mayor pena ni gloria.

5.5/10
 

miércoles, 3 de mayo de 2017

Noumena - "Myrrys" (Melodic Death)

Una de esas joyitas del Metal es esta banda Noumena de Finlandia, la cual presenta muy de cuando en cuando algún disco y casi siempre gusta. "Myrrys" es su quinto trabajo y creo que logran nuevamente el efecto. Aunque es una banda para exclusivos seguidores del género, mayormente por su poca exposición internacional debido a que cantan en su idioma natal, me parece una contribución ponerla en contacto de quienes se acercan por ELOMC ya que su calidad es indudable.
 

En lo que a sus características refiere, Noumena es bien específica. A la distancia me lucen como un grupo de amigos, buenos músicos, que se reúnen para regalarse a ellos mismos excelente música y ratos. De entrada son un sexteto -más gente de la estrictamente necesaria-, son sólo ellos desde 1998, sin cambios ni nuevos integrantes, con discos presentados sin una razón específica ni elementos conceptuales, al contrario los trabajos están bastante distanciados los unos de los otros -evidentemente no viven de esto-, además de que el hecho de que no canten en inglés como la gran mayoría de sus coterráneos me dice que no quieren complicaciones... ellos, su música, sin discriminaciones (hay una chica en la banda) y justamente en el momento que les dé la gana ¿habrá algo más libérrimo que hacer arte de esta manera? Ya de entrada caen bien.
 
"Myrrys" es un disco de Melodeath con elementos Folk que está muy bien grabado, de alto Rango Dinámico (9 dB), nueve canciones interesantes y por lo menos tres que destacan. En general el disco mantiene una interesante atmósfera, sin llegar a ser ominoso, sabiendo mezclar sonidos claros y oscuros, mayormente apoyados por un growl muy profundo y una voz femenina limpia rasposa que la distingue del tradicional sonido de princesa. La batería está muy ajustada, los riffs son el centro musical del trabajo y los coros en general buenos, suficiente melodía pero no demasiada. Hay cierta escasez de guitarra líder y realizan su sonido sin necesidad de los omnipresentes teclados que el género usa y a veces abusa.

El disco tiene buen discurrir pero en particular me atrajo lo que hacen con los temas Kirouksen Kantaja -el mejor del trabajo-, la cual por puro gusto voy a nominar como contendiente a Canción del Año de ELOMC, así como Sanat Pimeydesta y los dos temas largos que muestran, Sanansaattaja y Syvalla Vadessa, inspirados, completos, de calidad... como cuando uno se sienta a disfrutar un buen trago en un restaurante acogedor, mullido y tranquilo. Esa sensación -me perdonan la descripción dispersa- me la transmitió Noumena. Son buenos, no geniales, pero si muy capaces de distraer a un público exigente, como creo que somos los amantes del Death Melódico.

Si se encuentran a gusto con la idea de descubrir razones para comprender por qué el Metal tiene esa aura misteriosa que sólo se revela a quienes los humores oscuros permiten, oigan "Myrrys" y se ayudarán a comprender las genialidades de las que estamos rodeados.

8/10
 

viernes, 28 de abril de 2017

Firespawn - "The Reprobate" (Death, con un twist)

Para hacer algo tangible hacen falta ingredientes -por así decirlo-, esto aplica desde una paella hasta un viaje a Marte. En lo artístico no siempre aplica este axioma y en la música específicamente, no siempre más es mejor, eso se comprueba todos los días y esa es una de las maravillas del mundo de los sentimientos, dos más dos no siempre son cuatro, muchas bandas pueden reunir lo más granado de un género y resultar un fiasco, a Firespawn no le pasa así, además de ser suecos y tocar Death, lo que va indicando algo, es un quinteto cuya experiencia para el pelo. En la hoja de vida de esta gente hay bandas como Jaggernaut, Necrophobic, Entombed A.D, Unleashed, Morbid, Six Feet Under, Nihilist y varias más.
 

El primer disco de esta gente fue razonablemente aceptado, data de 2015, pero no podría decir que fue muy oído, quizás lo justo sea decir que tuvo reacciones mixtas, un eufemismo para indicar que pasó sin pena ni gloria. Ahora vuelven a intentar la faena con "The Reprobate" un trabajo en clave de Death, pero con una perspectiva melódica diferente a la que el estilo puro sugiere. Sin llegar a ser un trabajo de Death Melódico se muestra muy inclinado hacia el riff, centrando la atención en dos puntos, su bajo y segunda guitarra y la voz de L-G Petrov.
 
Se que para algunos la descripción anterior llamará la atención, es inusual (pero no desconocido) el uso de dos guitarras para una banda de Death. Creo que el grupo le da buen uso a la incorporación de ese sonido y posiblemente sea ese el motivo por el cual Firespawn suena como un crossover entre el Death clásico y el Melodeath. Me parece que su sonido es interesante, bueno y muy atmosférico, aunque no se como caerá necesariamente entre lo puristas de uno u otro estilo, esta perspectiva esta ubicada en una zona equidistante a ambos y habrá quien critique la falta de definición. Yo lo veo con interés, quizás podría ponérsele una nueva etiqueta, en el mejor y decadente estilo metalero y denominar a Firespawn como una banda de Death Sincrético.

"The Reprobate" es un disco frontal, sin malabarismos técnicos, pero muy bien ejecutado, de mucho sonido recurrente, como dije inclinado hacia dejar en la memoria sus riffs, en el que el growl tiene su particularidad propia pues no es tan crudo como lo que se acostumbra a oír y aunque es indudablemente extrema, tiene algo de domesticación o su grabación es demasiado obvia, en el fondo no logro decidir si me gusta o no, de momento me suena diferente y 'diferente' ya es algo positivo. Sus temas son muy envolventes, ese sonido específico del que he venido hablando les dan cierto aura, una especie de sensación total que los hacen especiales. Canciones como A Patient Wolf, Blood Eagle, Serpent Of The Ocean o Damnatio Ad Bestias son abiertamente buenas y sirven para mostrar bastante bien de lo que esto se trata, sólo al final del disco, con la canción homónima hay cierta vuelta al sonido tradicional.

Firespawn ha presentado uno de los discos más innovadores del Death en lo que va del año con "The Reprobate", causándome intriga y a la vez divirtiéndome con facilidad, sin necesidad de elementos exóticos o inentendibles. Buen Metal con una perspectiva pesada, de ritmo marcado, fuerte fijación en el riff y voz enigmática. Sólido trabajo.

8/10. Excelente portada