Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

sábado, 24 de junio de 2017

Dying Fetus - "Wrong One To Fuck With" (Brutal / Technical Death)

No es que para compensar tantos comentarios seguidos de Metal con más o menos elementos melódicos me decida a hacer esta crítica, aunque en el fondo ya va siendo tiempo de volver a las zonas oscuras y pantanosas... el motivo de querer hablar de "Wrong One To Fuck With" es que Dying Fetus muestra con este disco las razones por las cuales tiene veinte o más años en la banda superior del Brutal / Technical Death.
 
 
Diría en retrospectiva -hay que tomar en cuenta que ya son cinco años- que "Reign Supreme" (2012) no es el disco más flojo de la banda, pero tampoco su mejor. Aquel fue oído, aunque quizás no tanto; la gente (yo, pues) seguía añorando una entrega como "Destroy The Opposition" (2000), disco necesario para comprender mejor que carajo se quiere con el género y cómo es posible que haya quien considere que semejante nivel de agresión tiene algún sentido, recomiendo en todo caso a los que no se hayan dado a la tarea, oír ese disco con las letras en la mano para que reciban un baño de inconformismo y mensaje grueso, anti-casi-todo.

En este sector del Metal hay algunos sospechosos habituales, Cannibal Corpse, Cattle Decapitation, Suffocation y Benighted se me vienen a la cabeza, esos, tres o cuatro más y Dying Fetus diría que son la primera línea de ataque del estilo más -o casi- destructor que hay en la música en general y "Wrong One To Fuck With" es una prueba patente. La intensidad instrumental de este trabajo es todo lo que se espera cuando el espíritu está presto a semejante intensidad... aunque yo puede que lo ponga cuando necesito concentrarme trabajando, por su habilidad hipnótica (claro, cuando alguien entra a mi oficina en semejantes casos pone los ojos como huevos fritos).

Este disco -repito- tiene todo lo que se quiere sentir del Brutal, pero no es histérico ni estentóreo, es una muestra de impresionante capacidad técnica con una de las composiciones más rítmicas que creo haber percibido en bastante tiempo. Aquellos que acostumbren a tragar tan grueso como esto hagan la prueba, luego de escuchar el disco al estilo usual (cuidado con la visita de la policía) colóquenlo a un volumen moderado, a lo consultorio de dentista, verán cómo en minutos se consiguen haciendo un suave headbanging sin casi darse cuenta, jajajaja!!... hagan caso -por una vez, niños- y verán que no es falso, este disco induce a un estado catatónico.

Es cierto que los temas que componen un disco de Brutal acostumbran a ser más o menos homogéneos, con sus excepciones claro. A "Wrong One To Fuck With" le pasa menos y esa es una gran virtud, hay quizás tres o cuatro canciones que destacan especialmente y solo un par o tres que tienen una perspectiva más genérica. Me gustaron en particular Ideological Subjugation en la que la guitarra de Trey Williams hace absoluto alarde, otros temas como Reveling In The Abyss, Unmitigated Detestation y Panic Amongst The Herd (tremendo título) creo que completan una entrega con la calidad que este power trio americano nos mal acostumbró en el pasado.

"A Wrong One To Fuck With" es un fuerte contendiente a estar en el tope de las listas de los seguidores del género en 2017 y sin duda una interesante muestra de recuperación luego de quizás demasiados años sin nuevo material, bien por Dying Fetus.

8.5/10
 

miércoles, 21 de junio de 2017

Æther Realm - "Tarot" (Melodic Death)

Tengo en cuenta de que hay bastante gente inconforme con el 10/10 de Alestorm, pero -aunque luego cambie de idea- hoy me sigue luciendo justo... así también me parece también que 'los mancos se reúnen para rascarse' y otra banda genial ha creído necesario invitar, aunque sea para un sólo tema, al líder de esa agrupación escocesa quien definitivamente está impactando con su estilo desenfadado. En resumen, yo podré estar equivocado, pero diría que la gente de Æther Realm me apoya.
 
 

Estos norcarolinos tenían un sólo disco, "One Chosen By The Gods" en clave más bien Folk, que data de 2013 y que había sido bien recibido pero quizás poco escuchado. Hoy presentan "Tarot" una grabación que raya en lo genial y que ahora que tengo un poco menos de tiempo para hacer comentarios y me tengo que limitar a lo que me parece que más vale la pena, creo una contribución presentar en ELOMC, pues es interesante, inteligente, emocionante, melódico y con algunos de los mejores riffs del año.

Este trabajo tiene elementos quizás demasiado melódicos para los amantes del Melodeath puro, pudiéndose percibir cosas tipo Folk, aunque sin llegar a ser abiertamente vikingos, recordando a veces lo que hacen lo alemanes de Equilibrium (solo nombrarlos hace que mis glándulas sudorípara-metaleras se alboroten) pero sin llegar a tanto, en lo que considero puede ser un trato armónico entre la agresión y el sonido que no se consigue comúnmente. En fin y resumen, el sonido de Æther Realm si bien es referenciable, es a la vez muy propio y buen desarrollo, con características muy maduras.

"Tarot" tendría -si llega conocimiento general- que convertirse en uno de esos trabajos que va a sorprender en las listas finales del año porque, aunque no es perfecto y alguna que otra canción tiende a perderse en sonidos comunes, en su conjunto se percibe como una entrega de calidad instrumental extraordinaria, a veces casi Sinfónica, con una voz líder gruesa y agresora, unos coros que invitan a participar y por encima de todo un songwriting emocionante pero que sabe divertirse sin caer en poses a lo Death mascaclavos, siento que tras la banda hay gente que quiere divertirse y lo logran transmitir.

En setenta y tres minutos que dura el disco -al que por su calidad le perdono la osadía de tanto tiempo- hay de todo: atmósfera, con un tema como The Fool, que es simplemente un espectáculo -nominada a Canción del Año de ELOMC, o King Of Cups en la que no había nadie mejor que Chris Bowes (Alestorm) para hablar de licor y risas, pasando por el tema Death, de gruesa lírica ('entonces estar muerto no es tan malo'), The Devil, The Emperor con excelente ejecución, para cerrar con el megatema de casi veinte minutos, muy cambiante e interesante, The Sun, The Moon, The Star.

Aunque -como dije antes- alguna canción que otra no calza el mismo nivel que las más destacadas, posiblemente por haber caído en la tentación de incorporar demasiadas (eso pasa cuando son tantos los años entre disco y disco), la velocidad, buena -y muy buena ejecución-, mucho sentimiento y mejor songwriting harán en día de incluso los más exigentes metaleros, reservenle un par de oídas a "Tarot" que bien creo que va a generar impacto.

9/10 Nominado como Disco del Año.
 

sábado, 17 de junio de 2017

Secret Sphere - "The Nature Of Time" (Power / Symphonic)

En varias críticas respecto a este disco he visto reiterada la sorpresa a la pregunta de cómo se expresan las emociones de manera musical y eso sí me ha llamado la atención pues yo -en mi inocencia pueril- pensaba que si no había derroche de sentimientos era imposible que hubiera verdadero arte... debo ser yo, que soy muy exigente, pero creo que hay algunos metaleros que no tienen la más p...(eregrina) idea de que carajo va este asunto.


"The Nature Of Time" significa el retorno al nuevo material tras cinco años de relativo silencio de los italianos de Secret Sphere. Una de esas bandas-boutique (permítase el término), que están reservadas para los más conocedores, posiblemente ignorada para los ajenos al círculo Sympho/Power con elementos Prog, quienes con casi cada disco se han ganado el fervor de sus seguidores, siendo difícil encontrarles un punto bajo en su carrera y que ahora retoman el sendero que los ha traído hasta aquí con la más complicada de las modificaciones en la alineación de cualquier grupo, el cambio de cantante. Michele Luppi (un cantante que en su hoja de vida incluye haber sido coro de Humberto Tozzi!) se les une a la salida de Roberto Messina y como para hacerlo todavía más difícil (¡'mira mamá!), con un disco conceptual.

El disco es fundamentalmente una demostración de buen gusto y calidad, con un sonido que sigue sonando a ellos mismos, siempre haciendo referencia a otros sospechosos habituales del escenario europeo, como Sonata Arctica, las diferentes versiones de Tobias Sammet y A.A. Lucassen. En lo particular me ha parecido uno de esos trabajos que tiene buen chance de envejecer bien porque la gran cantidad de atención prestada a los detalles, tanto de composición como de arreglos, lo hacen candidato a nuevas visitas.

El disco tiene quizás por encima de todo una gran virtud, a pesar del estilo trata de mantenerse razonablemente alejado a los clichés del género, evitando generalmente los sonidos fáciles. Por el contrario, trata de elaborar mucho... elaborar mensaje, emoción y sonido, a lo largo de un trayecto cambiante. Diría que hay temas que tienen una calidad soberbia, como Faith -la mejor del trabajo-, The Awakening, The New Beginning y The Calling, en los que hay un poco de todo, una buena instrumentación, cierta experimentación Jazz y Prog, algunos toques de agresión Thrash y bastante lucimiento individual en la guitarra de Aldo Lonobile.

Creo que como disco conceptual, cuasi operático, "The Nature Of Time" quizás echó de menos una guía sonora o algún riff específico más evidente, además de que en un par de canciones se deja llevar por su naturaleza y cae en aquello de ser 'radio-friendly', pero se compensa bastante bien con la fuerte incorporación de emoción y calidad, las cuales fluyen fácilmente gracias al evidente acoplamiento de la banda a quien este nuevo cantante le ha sentado muy bien y quien hace gala de una capacidad que claramente lo destaca.

Aunque por las características artísticas de Secret Sphere (y un regular mercadeo, fruto quizás de estar firmado por un sello mediano como Frontier Records)  puede que al final termine nuevamente relegado al conocimiento de sólo unos pocos seguidores del estilo, me parece que "The Nature Of Time" debería estar dentro de las oídas obligadas de este año, incluso para aquello metaleros más duros, aunque solo sea para pasearse un rato es la zona del melódico bien hecho, con calidad y sentimiento... como debe ser todo el arte, especialmente el Metal.

8/10. Excelente portada.

Nota aclaratoria: Un amable lector me ha hecho reparar en que este no es el primer disco de Luppi, sino su tercero, igual es un excelente cantante y su calidad destacada.

martes, 13 de junio de 2017

Iced Earth - "Incorruptible" (Power)

Iced Earth es una banda que hay que ver en vivo, yo lo pude hacer y les aseguro que se entregan al público, son más que músicos, son lo que algunos dan el calificativo -correcto desde mi punto de vista- 'entertainers'. Les gusta lo que hacen y que la gente lo disfrute con ellos. Me parece que esto les puede venir de este estilo tan específico de hacer Power, uno que tiene elementos oscuros, anti-religiosos, bastante más fuerte en su sentido lírico de que lo que es usual en el género, más dado a los dragones y princesas.
 
 
La montaña de gente que ha pasado por esta agrupación creo que también le viene cobrando factura a las entregas, siendo "Incorruptible" un disco de algunos momentos interesantes, no mucho más. Pienso que desde "Dystopia" (2011) no tienen un disco verdaderamente exitoso y hay que contar que se tomaron como quince años de discos mediocres para lograrlo, diría que Iced Earth tiene dos o tres etapas y poca regularidad... lástima, este hijo de Jon Schaffer siempre ha mostrado potencial.

Luego de su aceptable "Plagues Of Babylon" (2014) y la incorporación (otra vez) de nuevos miembros, como Brent Smedley en la batería -quien intermitentemente ha ido y venido- y Jake Dreyer en la guitarra, este disco se me antoja como clave para predecir el futuro de la banda, la cual ya supera los treinta años en el ambiente... y me temo que no pinta del todo bien.

Aunque "Incorruptible" tiene un par o tres temas llamativos, especialmente The Relic (Part 1), Seven Headed Whore y Defiance, he encontrado el resto del trabajo algo mediocre. No es emocionante, de canciones similares entre si y sin mucho impacto, basa casi toda su atención en en la calidad vocal de Stu Block, que si bien es cierto se gasta una hermosa y gruesa voz, se hace monótona luego de cincuenta y pico minutos. En el fondo no se percibe que Iced Earth tenga ningún interés en sorprender al público, son ellos para bien o para mal, pero estancados, casi cualquier disco es este mismo disco, con las canciones excepcionales del caso.

Es cierto que no me parece un mal disco, es solo un trabajo sin ánimos de trascendencia y esa falta de garra, de querer probar que todavía pueden emocionar, eso es lo que me hace sentir cierta incomodidad. El uso de los formulismos musicales con los que Iced Earth conquistó al mundo del Metal están presentes, pero se les nota agotamiento, no creo que sientan la necesidad de querer comprobar nada a nadie, este es su 'producto' y si se vende, bien... en el Metal, en el arte y en cualquier manifestación humana eso puede funcionar, pero hasta ahí, no se puede pretender que ello traiga también aparejado el éxito y pare serles franco, la verdad es que yo oigo Metal con la esperanza de 'morir y volver a nacer' en cada disco, no de pasar el ratico.

Me alegra que Iced Earth muestre que mantiene la forma, pero ni su ejecución, ni songwriting están a la altura de quien desea triunfar a toda costa, todo ello sin contar que su originalidad ha decaído hasta  hacerse escasa. Me parece que "Incorruptible" podría impactar un poco más a oidores jóvenes que sea ahora cuando descubren a la banda, pero a quienes los hemos seguido siento que no les transmitirá demasiado.

6.5/10
 

sábado, 10 de junio de 2017

Municipal Waste - "Slime And Punishment" (Thrash / Punk)

En la vorágine definitoria que tenemos los metaleros ha habido quien se ha dado en llamar lo que hacen los americanos de Municipal Waste en algo así como Crossover Neo Thrash, pero a mi francamente me suena al Thrash de siempre, con elementos Punk. Podré estar -por supuesto- equivocado pero creo en el fondo casi nada es realmente nuevo, tomas cosas de aquí y de allá, le pones el acento donde te gusta y listo, una nueva tendencia... o quizás no.
 

No había oído nada de estos muchachones, aunque por los comentarios leídos al parecer su mayor éxito ocurrió en 2005 con el disco "Hazardous Mutation", el cual me comprometo en buscar porque hay quien hasta lo cataloga como 'seminal para entender el nuevo Thrash", será pues. Pero ahora que ha caído en mis manos este disquito siento que la banda es bastante buena, mucha velocidad y buen punch, se nota que sus componentes son todavía bastante jóvenes porque la emoción y el desenfado parece su característica principal. Siempre es de agradecer la naturalidad en la presentación y diría que Muncipal Waste se nota cómodo en "Slime And Punishment".

Como buen Thrash de sonido tradicional (con sus cositas nuevas, ok!) el disco tiende a preferir la expresión sobre el desarrollo musical. Aquí no hay nada que uno pudiera catalogar como extraordinariamente atractivo en lo musical, sin embargo logran capturar la atención con otros elementos como velocidad de la batería y el uso -inusual por demás- de dos guitarras, las cuales se complementan bien.

En lo que a los temas respecta hay de todo, algunos que destacan y otros que no pasarán a la historia, diría que "Slime And Punishment" abre bien con Breath Grease y algunas de las descargas de las canciones cortas (menos o alrededor de un minuto) son ciertamente efectivas. Me pareció que los mejores temas del disco son Parole Violators -muy Punk- y Slime And Punishment, y aunque hubo varias canciones sobre el final que en general me sonaron similares entre sí, no podría tampoco afirmar que hubo fallos notorios, tampoco me atrevo a decir que es ni mucho menos un trabajo para trascender, sin embargo seguro que con un concierto la gente de Municipal Waste debe hacer verdaderos destrozos con el público, gracias a la fuerte dosis de emoción que le imprimen.

Puede que "Slime And Punishment" sirva para ejemplificar como es ese disco que tantas bandas quieren hacer, uno que va a gustar a sus seguidores, permitirá que se produzca cierta atención hacia el trabajo y les asegurará razones para mostrar más de ellos en el futuro, con material suficientemente bueno para ser identificables, destacando por méritos propios dentro de la pléyade de atronadores imitadores y mediocres bandas que pululan... todo sin necesidad de obras maestras. Quizás lo más negativo es que algunos temas se sienten sencillamente desordenados y la grabación es solamente aceptable, variando la calidad a veces entre canciones.

7.5/10
 

martes, 6 de junio de 2017

Avatarium - "Hurricanes And Halos" (Heavy Psych / Doom)

Si hubo una banda que tomara por asalto un sitial en género alguno a Avatarium siempre se la debe contar. Especialmente su primer disco, "Avatarium" de 2013, tiene que ser uno de trabajos marcadores del Doom, aunque no puede negarse que su corrimiento hacia el Rock con "The Girl With The Raven Mask" (2015) también generó gran efecto. Ahora con "Hurricanes And Halos" se mantiene la tendencia de alejarse del estilo con el que iniciaron, aunque manteniendo elementos, pero haciendo más evidente su nueva visión, una mezcla de Heavy, Rock vieja escuela y letras ultra rebuscadas, diría que incluso surrealistas, algo que los conocedores han dado en llamar Heavy Psych y cuyos principales exponentes se podrían encontrar en The Jimi Hendrix Experience y actualmente Uncle Acid o Fuzz.
 

Pero etiquetas aparte, lo nuevo de este quinteto sueco realmente ha resonado en el ambiente. "Hurricanes And Halos" es un disco interesante donde -como no- la extraordinaria voz de Jennie-Ann Smith destaca y se convierte en el centro del trabajo, aunque la banda ha tomado la decisión de hacer otro punto focal la genial capacidad interpretativa de Marcus Jidell en la guitarra, de hecho, creo que no me había impresionado tanto una muestra con las seis cuerdas como la que realiza en este disco, desde hace mucho tiempo deseaba oír algo así.

El constante dejo de dolor de la señorita Smith puede que continúe siendo la mayor referencia al Doom del sonido original del la banda, pero los cambios en el ritmo son evidentes y ya ellos no permiten hacer una referencia tan directa al género. Cambios que en todo caso noto acertados, dándole una vitalidad interesante a los temas aunque aquí y allá todavía quede alguna reminiscencia del sonido lento y oscuro. En general percibo a "Hurricanes And Halos" como un disco fuerte, intenso y complejo. De las ocho canciones que la componen diría que al menos cuatro son geniales, un par me parecieron buenas y quizás otras dos, Medusa Child especialmente, no me terminaron de convencer o fui capaz de entenderlas.

Claramente definidos como los mejores temas del disco me parecieron The Sky At The Bottom Of The Sea, con el mejor solo de guitarra que he oído en mucho tiempo, tanto que creo que aunque sea solo para rdejar constancia debe quedar nominada a como contendiente a Canción del Año de ELOMC, igualmente Into The Fire / Into The Storm, Road To Jerusalmem y The Starless Sleep son excelentes. Si no oyeron el anterior disco de Avatarium y están brincando del disco debut a éste podrían sorprenderse un poco por lo que recomiendo abrazar el trabajo con mente abierta a la nueva perspectiva, el consejo augura un excelente rato.

Avatarium cada vez más me luce como una banda destinada a marcar un lugar especial en el sentimiento del Metal/Rock, el término Art Rock o Art Metal me salta a la mente cada vez que los oigo pues creo que efectivamente exploraran los límites de los sonidos de los géneros que usan como paleta. No creería estar descubriendo nada al afirmar que esta banda está destinada a grandes cosas, incluso a la más difícil dentro del arte en general como es transcender en tiempo y espacio, ser parte del inconsciente colectivo de la música.

8.5/10. Espectacular portada.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Alestorm - "No Grave But The Sea" (Power / Folk)

Yo tengo mis listas de discos, algunas son las tradicionales, como los más influyentes, los más intensos, los más exigentes, los mejores dentro de los menos conocidos, los mejores del género y un largo etcétera, de hecho creo que me gusta hacerlas... en el tope de esas compilaciones está una lista que en el fondo de mi mente se llama algo así como 'la lista de los discos que debes tener en caso de quedar abandonado en una isla solitaria (que tenga puerto usb para recargar el celular)".
 

Aunque a uno (a mi) no me gusta compartir esas listas porque en el fondo son cambiantes y generan mucha controversia, a veces sana otras veces no, diría que en la principal de ellas está "Endless Forms Most Beautiful" de Nightwish, "March Of Progress" de Threshold, "Portal Of I" de Ne Obliviscaris, casi todo lo de Omnium Gatherum, "The Singularity (Phase I - Neohumanity)" de Scar Symmetry y cuatro o cinco más. A esta lista le voy a agregar "No Grave But The Sea" de Alestorm, el sexto disco de los piratas metaleros.

No sólo es que es bueno, con una mejora notable respecto a su "Sunset On The Golden Age" (2014) y a la instrumentación mostrada en "Back Through Time" (2011), mucho más esforzada y profesional ahora, es que tiene además la actitud más divertida de su generación, todavía mayor a la que me tenían acostumbrado. "No Grave But The Sea" es un disco Power Folk en todo su estándar, a lo Ensiferum, Turisas y Korpiklaani de los mejores tiempos, pero de una forma que se siente natural y casi regalona, Christopher Bowes y su equipo han logrado emocionarme honestamente, hacerme cantar sus canciones, imaginarme en un bar o en un concierto disfrutando de sus riff y sus coros... he llegado hasta a aprenderme algunas letras... he querido aprendérmelas.

Cuando se que voy a colocar un 10 me hago varias preguntas, como por ejemplo, ¿cómo se compara este disco con otros trabajos que han pasado a la historia?, ¿Este trabajo está a la altura de un "Number Of The Beast" de Maiden?... no se crean, cuando se pone uno a escribir y a mantener un espacio como este blog -a veces con algún sacrificio- y se sabe (como yo se) que hay gente que tiene la deferencia de seguirlo, se comienza a tratar de ser lo más objetivo posible y evitar los excesos. Tampoco me quita el sueño reconocer, como lo hago de cuando en cuando que me equivoco o que sencillamente mi percepción varía con el tiempo y termino encontrándome poniendo un disco mucho más de lo que me esperaba y otro -una maravilla primigenia- ni acordarme.

"No Grave But The Sea" es para mi un regalo del Metal, una de las razones por la que esta música existe. Un disco fácil, emocionante, divertido (¿ya lo dije?), de enorme calidad interpretativa, con detalles siempre por descubrir, fruto de la experiencia de una banda que quiere ser la mejor en su isla (no pun intended) con la duración exacta para dejar queriendo más, irreverente y un poco grotesco... cómo somos los metaleros. Sin necesitar malabarismos técnicos, ni elementos conceptuales, Alestorm me ha comprado, creo que ha creado el-más-perfecto-disco-sencillo, que por su toque de humildad sin ambiciones sabe reírse de si mismo, sin ridiculeces.
 
No Grave But The Sea, Alestorm, Pegleg Potion, Man The Pumps, Treasure Island y especialmente Mexico y Fucked With An Anchor -nominadas ambas como Canción del Año y con las que no puedo dejar de reírme- son sencillamente geniales, el resto gran acompañamiento. No dejen de buscar las letras y pasar un buen rato.

10/10. Otro nominado como Disco del Año, portada también a considerar.

lunes, 29 de mayo de 2017

The Ruins Of Beverast - "Exuvia" (Black / Atmospheric / Doom)

Bueno, Metal para corazones oscuros ahora. Durante días, quizás semanas, he puesto intermitentemente el disco "Exuvia" de The Ruins Of Beverast y no hago sino sorprenderme con un trabajo difícil, intenso y de elementos novedosos. En su plato Black es mucho más que eso, también hay Atmosférico y ese toque que deambula entre lo Psicodélico, el Doom y quizás el Avant-Garde, todo sin ir dando bandazos. Al contrario, el disco se remueve, usa sonidos atonales y un ritmo que por ratos es de imposible definición para servir también de hipnótico.
 

TROB de origen alemán, completa con este su séptimo disco y por la recepción que ha tenido en el sector crudo de la música diría que podríamos estar no sólo ante su mejor trabajo, sino ante uno de los discos más destacados de 2017. En lo particular siento a "Exuvia" como una muestra fuerte, tanto como para requerir cierta preparación, posiblemente alejada del gusto de la generalidad del público. Pero si se supera su intensidad inicial y se logra descifrar la genialidad que trae aparejada, esto es de lo mejor que se puede conseguir. Verdadero Metal extremo.
 
The Ruins Of Beverast tenía como trabajo más reciente "Blood Vaults - The Blazing Gospels Of Heinrich Kramer" (2013) un disco subterraneo, bien recibido, pero reservado -posiblemente como este- para los más curtidos en las artes oscuras. Creo que "Exuvia" es mejor, mas enfocado, con ese sonido aturdidor de la guitarra... o el sampleo, no logro distinguir de donde viene, que transporta a una zona única, de un color indefinible, yo la percibo como de un negro azulado, como el de la portada, donde se sugiere el aturdimiento de sustancias prohibidas en el marco de un ritual... así percibo el disco.
 
Es necesario mencionar que -como en el caso de mucho representantes del Black más conspicuo- detrás de los sonidos no hay una banda, sino que todo es fruto del trabajo de una sola persona, Alexander von Meilenwald, de quien la relativa poca información que tengo me sugiere que debe ser todo un personaje (una de sus citas más usuales es que considera a Cannibal Corpse como 'sólo unos metaleros normales'... ¿Quienes serán verdaderamente extremos en su parecer?). Pero más allá de su imagen, que puede ser cierta o construida, no admirar lo que ha realizado con este disco sería injusto, me parece que si faltaba algo para pasar a ser considerado un genio del Black, ya lo ha alcanzado, no solo desde el punto de vista instrumental y vocal, sino de su capacidad creativa.
 
En "Exuvia" hay mucho, en abundancia. Sonidos tribales pero muy distantes de lo que podría calificarse como Folk, un sentido ominoso de la atmósfera, una casi obsesiva necesidad de transportar al oidor a zonas intrincadas, cierta cantidad de cánticos extraños y reverberados, pero cuando se suma todo, el disco no es fastidioso ni monótono, la guitarra especialmente y la sumatoria de sonidos en general es -por el contrario- atrayente, como un cuadro surrealista, cuyo mensaje pide ser descubierto. Nuevamente me ha pasado con esta entrega que las palabras no le hacen el honor que merecen debido a su características. Sencillamente preparen el espíritu antes de oírlo y déjense llevar. No menciono canciones específicas porque el disco, en sus sesenta y siete minutos, creo que debe ser considerado como un todo.
 
 9/10. Nominado como contendiente a Disco del Año de ELOMC