Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

viernes, 13 de septiembre de 2019

Mgla - "Age Of Excuse" (Black)

Con "With Hearts Toward None" (2012) yo fui -literamente- arrastrado por el barro inmundo del Black, ese disco me mereció uno de los primeros lugares en mi preferencia cuando de Metal crudo estamos hablando, el disco perfecto, la atmósfera total y ese sonido que crea en mi cabeza la sensación de que es así como deben ajustarse las notas, una por una. Mgla es y seguirá siendo -gracias a ese trabajo- una de mis bandas de predilección en el Black. "Excercise In Futility" (2015) fue otro discazo, no al nivel del anterior, pero claramente fruto de la calidad de este dúo polaco, ahora con todo ese peso encima toca hablar de "Age Of Excuse" la nueva entrega de la banda.


Este es un disco que tiene como denominador común con sus anteriores la fuerte atmósfera y línea subterránea de melodía que exquisitamente Mgla es capaz de hacer, criticada por algunos (no se si llamarlos puristas o incordios) que creen que el Sludge y el sonido negro debe evitar. El trabajo permite sumergirse en él, por horas y horas y entregar algún nuevo detalle, un giro no escuchado antes. Creo justo decir que desde la perspectiva de vara alta que la agrupación ha venido colocando para sí, "Age Of Excuse" satisface a los más exigentes oidores del género.

Sin embargo y para hacer justicia a lo que creo que oí en este trabajo, diría que el nivel de sorpresa es menor y la cantidad de detalle que subyace bajo el sonido principal también está menos elaborado. Es, si se quiere poner de esa manera, el disco menos complicado de Mgla, el más frontal. En esta oportunidad hay menos desarrollo de esos elementos de mayor complejidad que hacían de la experiencia un viaje arrollador. "Age Of Excuse" es un trabajo típicamente transicional de una banda que ha logrado impactar y ahora corre algún riesgo de repetirse.

El comentario no pretende ser despectivo, vaya un poco más arriba para que vea como aseveré que 'satisface a los más exigentes', sin embargo aquel nivel de novedad que le hizo descubrir al mundo del Metal la calidad de la banda, no es fácil de repetir, la reinvención es una de esas características que más añoran los artistas... quizás menos usual para esta forma de música, pero básica para mantenerse en el tiempo, sin duda.

Me presto a decir que "Age Of Excuse" va a gustar, posiblemente un poco más de lo usual gracias a la relativa sequía de grandes -o mediaticamente grandes- entregas del Black en 2019, y que temas como III y VI deben llegar directamente a la pasa seca que algunos metaleros tienen por corazón, en tanto que todo el resto del disco nunca aburrirá, ni que pensarlo. En todo caso, estamos ante Mgla, uno de los mejores actos -ya con algún tiempo- del género y seguramente seguiremos viendo nuevas maravillas salidas de sus manos.

7.5/10

viernes, 6 de septiembre de 2019

Sonata Arctica - "Talviyö" (AOR / Power)

Yo quiero querer a Sonata Arctica, como casi todo el mundo que aprecia el sonido del Power. Creo que ellos han contribuido al género con algunas de las mejores canciones escritas para el estilo, no hay metalero melódico que no haya sentido electricidad con Victoria's Secret, San Sebastian o quizás más recientemente Days Of Gray, The Wolves Die Young o incluso What Did You Do In The War, Dad?... pero para mi y muchos también estaba claro que los finlandeses habían decidido cambiar el curso de su carrera desde "The Ninth Hour" (2016).

Ya con "Stones Grow Her Name" (2012) se había sugerido que tenderían a un sector mucho más soft del Metal, si acaso a un AOR, pero la reacción del público fue tan dispareja -o es lo que yo creo que ocurrió- que por eso escribieron "Pariah's Child" para congraciarse. Ahora el cambio si se ha consumado y SA ha dejado el templo del Metal... lo que podría ser aceptable, incluso bueno si el objetivo hubiera sido un disco de razonable manufactura, sin embargo esta nueva (¿última?) entrega llamada "Talviyö" viene a ser no sólo el peor disco de la banda, quizás el menos agraciado del año por varios motivos.

En primer lugar y para salir de los elementos técnicos, no se preocupen en escucharlo en FLAC o 128 kbps, suena así de mal en cualquier formato, es lo más cercano a un insulto para la memoria de algunos trabajos de la banda que llenaron el ambiente de sonido, simplemente pésima masterización y producción general. Pero obviemos el detalle en aras de suponer que el songwriting se sobrepone al elemento estético; tampoco. Este disco está lleno de canciones suaves, tenues, que intentan llegar al corazón de alguien sin realmente nunca terminar de entregar emoción o intensidad... no se quien quiso SA que escuchara estas nuevas canciones porque sus seguidores somos los que una vez fuimos y que a estas alturas los vayan a descubrir los amantes del sonido Eurovisión me parece improbable. 

Algunos momentos de temas como el impromtu instrumental de Ismo's Got Good Reactors me parecieron rescatables, fuera de eso y unos pocos minutos de A Little Less Understanding, lo demás del disco es soso, sin toda esa sustancia que la banda alguna vez entregó... y en el fondo no estoy sorprendido, ya cuando los volví a presenciar en vivo en Wacken 2017 tuve la sensación -que ahora se confirma- de que el grupo está cansado, quizás completando obligados un contrato con la disquera, seguramente cerrando un ciclo. La verdadera sensación que "Talviyö" deja es quizás esa: agotamiento. Sonata Arctica necesita de una sacudida emocional no se de qué escala para tener oportunidad de volver a ser interesantes a ojos del sitio del Metal que les dio fama y no lo que hoy son: aburridos. Ese lobo de la portada, visto desde lejos y que parece que lo que está es por irse hacia el bosque es lo que refleja la banda, una agrupación por desaparecer.

3/10

lunes, 2 de septiembre de 2019

Dragonforce - "Extreme Power Metal" (Power)

Derrame de melodía... Dragonforce retorna pronto y lo hace bien, me ha gustado "Extreme Power Metal" aunque una de las contradicciones más obvias es que el disco no sigue el estilo que le da nombre, desde mi visión el Extreme Power es más cercano al Melodeath que al Europower, que es lo que al final estos ingleses -liderados por uno de los mejores guitarristas de la historia- hacen. Pero dejemos esa segmentación tan pendeja que nos domina y vayamos a lo que han mostrado.


Como ha venido siendo desde que la impresionante voz de Marc Hudson entrara a reemplazar al fundador ZP, no ha habido realmente un disco de la banda que haya fallado, nuevamente la consistencia se hace presente y no tendría nada que objetar si hubiera quien señalara éste como el mejor trabajo de Dragonforce, aunque a mis ojos todavía "The Power Within" (2012) sigue siendo su mejor muestra reciente, sin embargo pudiera apreciar que "Extreme Power Metal"  se acerca los suficiente como para ser considerada una excelente entrega. 

Este disco es fresco, aún cuando suena al Dragonforce de siempre por todos los lados, sus canciones se notan cómodas, excesivas por el placer de serlas y sin necesariamente querer agradar a nadie más que a la propia banda. Esto se nota en su instrumentalización, la cual si siempre ha sido de ribetes virtuosos en esta oportunidad es quizás la más cohesionada que recuerde... y las canciones... desde el vamos, desde que el disco arranca con Highway To Oblivion se nota que la banda no se reserva para que en el típico segundo o tercer tema explote la entrega, no y eso me ha gustado.

Coros, producción técnica, masterización, songwriting y emoción está todo presente desde el inicio. Quizás es hacia los últimos temas del trabajo donde baja algo la entrega a nivel de intensidad sonora, pero no obsta eso para que "Extreme Power Metal" deje de impactarme. De hecho confesaré que me ha sorprendido la vuelta al excelente nivel de la banda, después de "Reaching Into Infinity" (2017) que fue aceptable pero en el fondo una repetición de ellos mismos con demasiados sonidos esperados, lo que no me daba muchas expectativas, pero para bien éste se hace un trabajo que impacta, tiene recovecos de sorpresas, como los ataques Progresivos a la mitad de Cosmic Power of the Infinite Shred Machine.

Cuando muchos nos esperábamos que Dragonforce mostrara un camino similar a lo que recientemente mostró, o algo de buen nivel como "Maximum Overload" (2014), han logrado sorprender con una grabación intensa, con sonidos inspirados en lo mejor de ellos mismo y gente como Avantasia, algo novedoso para su perspectiva usual. Canciones como las nombradas y otras como Last Dragonborn -y su toque oriental- así como un par o tres más de ellas realmente le ganan enteros a "Extreme Power Metal", aunque todavía haya lugar a criticarles algún exceso plástico en el uso del teclado en Heart Demolition y algún momento en los temas finales, así como el extraño cover de Celine Dion con su muy particular My Heart Will Go On.

Me parece interesante tener un serio debate interno de si realmente este trabajo no habrá sobrepasado a su disco de 2012 como el mejor de la discografía de la banda, el tiempo y la permanencia de su sonido aclararán el punto, mientras tanto creo que casi nadie quedará decepcionado de "Extreme Power Metal", un éxito y excelente vuelta de Dragonforce

8.5/10. Producción de primer orden, realmente un gran trabajo técnico.

viernes, 30 de agosto de 2019

Tool - "Fear Inoculum" (Progressive)

Al contrario de muchos de ustedes, yo no soy un especialista de Tool. He escuchado alguna vez sus pocos discos previos y les he reconocido la calidad que los engalana, sin embargo no puedo hacer un análisis parado desde la comparación o desde la sapiencia. Me consta que son una banda de cuasi-culto que en sus cuatro entregas anteriores se han ganado el favor de muchísimos pero no soy capaz de tararear nada que hayan grabado antes, por eso me disculpo de entrada porque hablaré de "Fear Inoculum" como lo haría alguien que lo oye desprejuiciado, sin hacerse mayores expectativas y tampoco sin la iluminación que el conocimiento provee.


Tool toca Progresivo, eso podría ser lo único que lo conecte con paradigmas de altura tales como Dream Theater o Queensrÿche, fuera de eso 'su' Prog es extraordinariamente específico, sin duda menos amable que cualquiera de los nombrados y posiblemente también bastante más Psicodélico, en este trabajo creo que la marca de fábrica está presente. Aún cuando "Fear Inoculum" no es un disco de prestidigitaciones musicales, tampoco es una grabación regalona, por el contrario, como todo trabajo destinado a trascender, requiere cierto tiempo para entender de qué va, cuidado si a la primera o segunda puesta no produce sino un efecto agrio. Cuando esto ocurre tiendo a prestar más cuidado, algo puede estar por sorprender a la cuarta o quinta vez.

"Fear Inoculum" tiene pues obviamente y como una gran virtud, ser capaz de crecer en el oyente y en la medida en la que he ido explorando los setenta minutos que lo componen me he dando cuenta que el nivel de su entrega es importante. Este no es un disco de consumo masivo, como tampoco lo fue en su momento "Dark Side Of The Moon" ¿Quién diría que cuarenta años después éste último todavía iba a marcar una generación? No estoy diciendo que la última grabación de Tool vaya a convertirse en un disco del imaginario colectivo, estoy diciendo que es complejo, intenso y bien elaborado y que no es cómodo, pues requiere un nivel esfuerzo -que se contrapone a la gratificación instantánea que nos seduce colectivamente hoy-, sólo el tiempo dirá a dónde puede llegar esta grabación.

De "Fear Inoculum" no se debe esperar trago fácil, al contrario, puede que se encuentre lento por momentos, quizás divagante, pero es en su elemento subterráneo, en la emoción contenida y llena de calidad, de sonidos inmejorables, de virtuosa calidad instrumental de cada componente, donde el trabajo brilla como una de las mejores entregas del año. Incluso el elemento melódico del disco es enigmático, nunca agrede pero tampoco se entrega abiertamente, siempre pide que lo entiendan. Hacía tiempo ciertamente que no me enfrentaba a una composición como esta, me parece que a efectos de lo que va a a dejar el año Tool tendrá que quedar dentro de lo más alto.

Casi tres lustros de sequía musical no son fáciles de entender, no con el nivel mostrado aquí, seguramente habrán varias razones que no querrán incluso dar, pero temas como  Pneuma, Invincible, Descending y 7tempest -obvia nominada a canción del año de ELOMC- hablan de que esta gente tenía razones más que obvias para volver y hacerlo con tal fuerza.

9/10 Nominado como contendiente a Disco del Año de ELOMC.

martes, 27 de agosto de 2019

Freedom Call - "M.E.T.A.L." (Happy / Melodic)

No escribir de Freedom Call iría en contra de mi naturaleza, aunque el Death o el Brutal son de mi gusto, también me doy espacio para el Happy y lo melódico en general, finalmente creo que es verdad aquello de que 'en la variedad está el gusto'... gústele a quien quiera, je! Pero no por que FC sea un invitado permanente en mis comentarios habré de ser amable, sus discos previos han mostrado de todo, desde "Live In Hellvetia" (2011), pasando por "Land Of The Crimson Dawn" (2012),  "Beyond" (2014) y "Master Of Light" (2016) siempre me he divertido, una banda con estos sonidos es contradictoria con el Metal mismo, que se presume más oscuro.


Freedom Call es todo lo contrario a lo que Tipper Gore denunció de manera infame en los años ochenta, si hay algo en lo que la banda crea es en luminosidad, amistad, amor y todos esos empachos. Para bien. Yo soy de los que paso una semana feliz escuchando a Emperor, Mayhem o a Celtic Frost y luego brinco a manifestaciones como esta, a las que los unicornios y los arcoiris les hacen juego.  Pero "M.E.T.A.L", la más nueva entrega de los dirigidos por Chris Bay parece que se quedó a medio cocinar, lástima.

Este nuevo disco es todo lo que de la banda se debe esperar, riffs ultramelódicos, ritmos emocionantes, líricas sin mayores honduras y mucha épica y emoción. Sin embargo en todos los casos de discos anteriores esos elementos no habían obstado para que unas cuantas canciones de cada uno de ellos fueran memorables, de esas que te quedas tarareando estúpidamente durante días... en "M.E.T.A.L." me ha costado encontrar esa firma de Bay que hace de algunos de sus temas un placer culpable para los metaleros más crudos, esos a los que nos pueden conseguir en toques y conciertos de bandas oscuras. Cuando los dos bonus instrumentales de canciones previas son las que realmente resaltan, algo no está bien.

No siento que haya ocurrido ningún desastre total con este trabajo, pero no está debidamente inspirado como sus anteriores, no al mismo nivel, es solo escuchable y descartable. Demasiados lugares comunes, demasiadas poses, muchos coritos y poca substancia, cero atrevimiento, incluso las referencias a grabaciones anteriores es exagerada y no traen nada de novedad. Juro que siempre he querido que Freedom Call me guste, pero la perspectiva musical de "M.E.T.A.L." deja de ser interesante y se hace carticaturesca, como si creyendo que cumpliendo con ciertos requisitos melódicos y estructurales todo tuviera que estar bien, no... la música (a menos que te llames AC/DC) no es formulista y este disco lo es.

No es un disco malo, pero no entrega esa transmisión de electricidad musical que hacían resaltar sus trabajos anteriores, me quedo incluso más con el solitario de Chris Bay, "Chasing The Sun" (2018) que con éste, será la próxima vez.

6/10. Por algún motivo que escapa de mi alcance, nuevamente FC cae en una portada que casi hace llorar.

lunes, 29 de julio de 2019

Kryptos - "Afterburner" (Heavy / Thrash)

Hay quien en su inocencia metalera confunde el Power con el Heavy, cree que ambos estilos tienen mucho en común y aunque es cierto que en ambos no acostumbra a haber guturales y la perspectiva general es menos caótica, las similitudes acaban ahí, especialmente si los ejecutantes son fieles a lo que hacen. El Heavy siendo quizás menos elaborado, es también -en su etapa superior- menos melódico, a la vez, el Power es más refinado, la posibilidad de incluir a los teclados y mayor amabilidad en los riffs le quita agresión, también posiblemente el Heavy es más fácil de hacer en lo técnico, pero más difícil de hacerlo todo bien que el Power... son sólo pensamientos sueltos, quizás mañana cambié de opinión, en todo caso los indúes de Kryptos me van a servir para ilustrar el punto.


Con un sonido salido de lo más conspicuo de los años 80s, la quinta entrega de la banda, llamada "Afterburner"  y que les tomó cinco años en hacerle ver la luz, se me antoja una de las buenas muestras del Heavy de la temporada. Este trabajo tiene ciertos denominadores comunes que lo hacen destacar, el primero y más evidente es que se sirve sobre un plato que tiene algo de Thrash y el segundo es que no es -como decía antes- amable. Como debe ser dada la influencia de ubicación temporal, esta grabación es agresiva, fuerte y de calidad, cosa que le permite rendir mucho en lo que a posibilidad de durar en las rotaciones, su perspectiva melódica escasa le quita el exceso almibarado que tan pronto puede agotar.

En "Afterburner" hay apenas ocho canciones, pero al menos tres de ellas sobresalen del resto, me refiero Red Dawn y On The Run, así como uno los mejores temas de este año, nominado sin duda como contendiente a Canción del Año de ELOMC, Dead Of Night, una canción de corte agrio, potente y de desarrollo espectacular. Para aquellos que quieran percibir cómo se hace algo de calidad sin tener que caer en sonidos facilones, desen una vuelta por ella, seguro que los transportará a otra época del Heavy, como hizo conmigo.

La obvia influencia que Kryptos toma de bandas como Iron Maiden, Judas Priest, Sodom y Kreator les da un sonido conocido, pero no creo que se les pueda acusar de plagio. Por el contrario, hay bastante imaginación en su sonido, la voz con fuerte agresión a lo Virgin Steele de su cantante, Ganesh Krishnaswamy, cubre muy bien el difícil y amplio espectro que requiere el estilo y en general permite que cada tema tengo algo interesante. 

El trabajo es divertido e intenso, no tiene excesos estilísticos, la amalgama de las dos guitarras es de calidad y el songwriting, aunque recuerda años de gloria del Heavy y Thrash, no deja de entregar novedad. Me parece que "Afterburner" debería darle a Kryptos el empujón necesario para la internacionalización, aunque ya se les reconoce como la primera banda de la India en haber tocado en Wacken.

8/10

martes, 23 de julio de 2019

Sabaton - "The Great War" (Power)

Uno de los nombres propios del Power vuelve con su conocida temática guerrera, Sabaton es una institución del Metal europeo, cabeza de cartel donde lleguen gracias a la legión de seguidores que tienen y con quienes concuerdo que la banda tiene calidad, consistencia y -cómo no- mucha emoción ¿Quien puede negarse a eso?... ahora hablan de la Primera Guerra Mundial o como se le conoció, La Gran Guerra, por eso el título de la nueva entrega, "The Great War".


Sabaton tocó el máximo de sus habilidades con un trabajo basado en la historia más  importante de su Suecia natal con su "Carolus Rex" (2012) para mi el trabajo seminal del Power Épico, un disco que mantiene intacta su calidad. A partir de ahí la banda ha parecido ir sufriendo algo de desgaste en cada nueva entrega, "The Last Stand" (2016) y "Heroes" (2014) resultaron trabajos aceptables, exactamente lo que podía esperarse de ellos, hasta llegar ahora aquí. En mi expectativa la imaginería de la WWI podía causar un buen efecto y devolver a los primeros lugares a esta banda, pero desafortunadamente nuevamente no superan el aprobado y quizás en esta oportunidad con el mínimo indispensable.

Para comenzar el disco no suena orgánico, hay una exageración de teclados y la guitarra no es potente, la voz de Joakim Brodén esta algunas veces escondida en las canciones, los riffs de varios temas no son diferenciables y en algunos casos no cumplen con la premisa básica de emoción ante todo, sino cierta repetición o cuando menos falta de sorpresa. No voy a decir que es un disco malo, porque no lo es, sin embargo es uno de esos trabajos que se ponen, se oyen y se olvidan. Recuerdo como por el contrario como con "Rex" tuve que hacer un literal esfuerzo físico para dejarlo de oír para seguir con otras críticas, en este caso no creo que pierda nada luego de apagarlo por última (penúltima :) vez.

Sabaton divierte, ese es su objetivo, con "The Great War" nuevamente logran el cometido, pero esto es Metal, que además de divertir se distingue del resto de la música popular porque impacta de una u otra manera, eso es justamente lo que no encuentro en el trabajo, una marca que lo convierta en algo más allá de lo que usualmente se consigue en la generalidad; mi Metal tiene que transportarme, éste no me deja mucho más de lo que miles de discos oídos y olvidados han hecho... además algún ritmo y algunos sonidos me parecieron flojos, incluso tendientes hacia el Pop o el Electrónico, como en The Attack Of The Dead Men o Devil Dogs, que realmente pueden ser de las canciones más flojas en la carrera de la banda.

Sabaton tiene el potencial para entregar excelente música pero por motivos que escapan a mi humilde entendimiento parece que tienen algún tiempo de horas bajas y aunque merecidamente tengan el reconocimiento por su bagaje, especialmente por sus extraordinarias presentaciones en vivo, hace algún tiempo que no muestran todo lo que creo que tienen bajo la manga aunque hagan esfuerzos como éste en que incluso sacan a la vez una versión instrumental de "The Great War", disco el cual tampoco me dijo mucho.

6/10

jueves, 18 de julio de 2019

Age Of The Sun - "Compass Of The Human Heart" (Modern Melodic Death)

Para cambiar un poco la perspectiva y conseguir cosas nuevas que comentar, me paseo por una gran cantidad de discos al cabo de un año, generalmente me mantengo oyendo de lo que voy a escribir por unos cuatro o cinco días, pero en ese tiempo alterno con novedades que más veces que menos son de un solo repaso y ya, eso me sirve de contraste y mecanismo para evitar la saturación. Pero a veces sucede que con esos discos -que se supone que apenas van a sobrevivir un solo giro en mi rotación- uno destaca, son lo que yo llamo 'el descubrimiento'.


Pues he descubierto a una banda suiza debutante llamada Age Of The Sun, quien con su primera grabación "Compass Of The Human Heart" me han dado un razonable gusto. Este disco es muy interesante porque a pesar de que dista de ser perfecto y adolecer de algunos temas algo crudos, me sugiere una buena masa crítica, eso que en ciencia se define como la existencia de material (humano en este caso) capaz de crear la reacción perseguida. Age Of The Sun, con sus evidentes influencias tomadas de bandas como In Flames y Amorphis pareciera que tiene algo que decir, al menos a mi me han sugerido algo.

Un tanto excesivos en sus elementos Modern, especialmente en el uso del Beat Box y un sintetizador a veces débil y pasado de meloso, como en los temas Compass Of The Human Heart y Shapes Of 14, hay ratos en los que el disco decae, pero en el momento en el que se ponen en contacto con su lado Melodeath, el efecto cambia y mejora. El trabajo, como menciono antes, no es homogéneo pero no por eso deja de tener puntos altos. Canciones como Inner Symbiothical Union, Lonely, Son Of The Clouds -la mejor del trabajo, de influencias Nightwish, son atractivas.

No dejo de resentir un tanto la contradicción que me produce "Compass Of The Human Heart", pues la puesta en escena de la banda luce razonablemente proficiente y el songwriting tiene momentos bien interesante, pero el trabajo no es uniforme, incluso dentro de canciones hay momentos, riffs o coros emocionantes, pero a mitad de las mismas excesos de sonido plástico a veces o poco pulidos en otros me han confundido. Deberé achacar esto a la condición novel de la banda, quienes posiblemente con el tiempo redondearán una muestra más completa.

Sirva este comentario para apoyar desde esta humilde tribuna a Age Of The Sun y sugerirles a los lectores que como yo, se den una vuelta por "Compass Of The Human Heart" -manteniendo las expectativas a nivel razonable-, este tipo de agrupaciones puede y en algunos casos logra en poco tiempo explotar en el gusto a través de acumular una de esas pocas cosas que no se puede comprar: experiencia. De momento está bien a nivel de búsqueda de nuevos sonidos.

7/10