El Lado Oscuro Metal Critica

Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Gothic Folk Melodic Neoclassic Stoner Technical NWOBHM Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Psychodelic Brutal Post Art Atmospheric Extreme Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews en español de Metal desde España y Venezuela... pero sólo a veces

Mostrando entradas con la etiqueta Post Black Metal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Post Black Metal. Mostrar todas las entradas

lunes, 27 de junio de 2022

White Ward - "False Light" (Post Black / Atmospheric Black)

Me ha acojonado mucho -pero no sorprendido- escuchar que la gran mayoría de las bandas y artistas de Pop o géneros mainstream no presentan lo que ellos quieren, realmente todo termina en lo que a los productores les parece que va a ser 'exitoso', es decir todo por un tubo de la misma mierda que vende porque asi se ha educado a la gente; jovenes o viejos, todo el mundo escucha lo que a unos cincuentones les parece que se va a vender, si un talento pretende salirse un tanto así del carril, morirá en el intento, nadie lo grabará, no llegará ni a Instagram. Así me fue confiado por alguien que sé que está en ese medio y así creo que efectivamente pasa, a las pruebas de la monotonía y la falta de novedad ad nauseam me remito. En el Metal, especialmente el muy underground, está la esperanza y quien sabe si la salvación.

Aunque no creo que haya total pureza en lo que nos llega, con excepciones hay novedad, ganas de impactar, o de joder... pero de que algo hay, hay. Es cierto que en el Metal hay grandes nombres propios, con apoyo de mucho peso por disqueras, pero quedan grandes sectores que a mi parecer todavía están descontaminados de la máquina machaca ideas, no más hay que ver tantas bandas de Black, Sludge, Brutal y esos géneros frontales, un poco como lo que hace White Ward y nos presenta en su más reciente, "False Light"... sea lo que sea a los oidos de quien llegue, lo cierto es que este tipo de innovación no es lo que en el mundo mainstream se consigue con facilidad. Atreverse es en sí mismo un éxito, si luego además lográn comprenderlo a uno, pues el cielo.

"False Light" es un buen disco, no me parece genial, pero es más que oíble, pero lo destacado es que son gente que quiere proponer, eso de usar un saxofón es interesante, su songwriting no teme reinvertar sonidos que en el Black se dan por supuestos. En lo particular creo que este quinteto ucraniano se ha permitido presentar el disco más innovador del año, con un sonido extraodinariamente propio... ciertamente sobre un tapiz de estilo usual e incluso un poco abusado, como es el Post Black. Pero su experimentación renueva el aire que respiramos, le da razón nuevamente a la tesis que le da título a ELOMC, de que si en la música todavía es posible la salvación del arte, ciertamente es en el Metal donde la vamos a encontrar, al menos para los ambientes populares. ('El Metal es, básicamente, aparte de la música clásica y el jazz, la única forma de música compleja que queda (y la única popular)'... la frase no es mía).

Hay bandas que hacen cosas similares, como Deafheaven, no es que White Ward sea la única, pero me parece que "False Light" les ha quedado muy logrado y aunque la voz principal de la banda suene un tanto genérica, el conjunto logra un buen efecto. Sus zonas de impacto y sus remansos de paz no se sienten forzados, se amalgaman bien, la instrumentación alcanza el objetivo, la producción del disco es muy buena, suena claro y definido, los temas Leviathan y Cronus destacan especialmente y en general demuestran que tras diez años de existencia y tres discos anteriores, son una banda madura; todavía creo que su "Futility Report" (2017) tiene madera para sostenerse en el tiempo.

Aunque como en todos los sectores de la creación humana haya mases y menos, el Metal y gente como White Ward me siguen pareciendo una de las últimas de líneas de defensa contra el producto pre-empacado por el que todos tendríamos que decantarnos. Prefiero el arte difícil al facilismo y la ordinariez. Parece que por aquí estamos en el camino correcto.

8/10



miércoles, 24 de febrero de 2021

Harakiri For The Sky - "Mære" (Post-Black / Blackgaze)

Hablar de Harakiri For The Sky es hacerlo de uno de los mejores ejemplos del Post-Black o Blackgaze. Con cada trabajo de la banda, que con "Mære" logra su quinta entrega, se puede contar con que no habrá fallos ni catástrofes, su sonido es extraordinariamente peculiar, se consiguen pocas agrupaciones que suenen similar -quizás Deafheaven y Anomalie- y mucho menos que sean tan consecuentes con su propio estilo, eso es lo que se llama haber conseguido un nicho y explotarlo.

Una idiosincrasia tan marcada en Harakiri hace que cada disco se disfrute, pero esa misma característica puede terminar obrando en su contra. En esta oportunidad y a pesar de que "Mære"entrega nuevamente lo esperado, puede que el dúo haya pecado de autoplagio e intentando reverdecer glorias pasadas, especialmente la que deriva del preferido del público -aunque no tanto del que aquí escribe- "III: Trauma" (2016) o incluso "Aokigahara" (2014) que junto a "Arson" (2018) son sus mejores trabajo a la fecha desde mi perspectiva. "Mære" es un aceptable disco, con todos los elementos, intensidad y abrazo negro que ha traído hasta aquí a M.S. y J.J., pero le falta impacto, incluso algo de frescura.

Justamente lo que más me impactó desde que conocí a  la banda -su innovación- percibo que ha quedado rezagado esta vez. Cada tema de los diez que componen su trabajo tiene algo que ofrecer, pero en general se revuelven sobre el mismo punto y me recuerdan demasiado sonidos ya escuchados. Temo haber pensado un poco que "Mære" puede estar compuesto de temas que le fueron quedando a Harakiri For The Sky en el tintero y que decidieron reunir ese material y traerlo aquí. Son buenas canciones, pero ninguna atropella los sentidos como si lo hicieron en discos anteriores. Percibo que esto de haber juntado ideas que quedaron fuera de mejores trabajos puede ser cierta cuando también "Mære" adolece de exceso de duración, casi ochenta y cinco minutos es demasiado para este nivel de intensidad y observo que quisieron entregar todo lo que pudo haber quedado por escucharse en otras grabaciones pero que no llegaron a hacer el corte, algo así como limpiar la casa, lo sacaron todo.

"Mære" es un disco bueno para conocer que ha hecho la banda, quien quiera que vaya a escuchar por primera vez a HftS va a encontrar en él unos cuantos buenos ejemplos, temas como I’m All About The Dusk y Silver Needle – Golden Dawn’s retornan al fanático a lugares conocidos, interesantes e intensos, pero no podría recomendarlo como lo mejor de su discografía. Es claro entonces que un tanto decepcionado si me dejan en esta oportunidad, especialmente cuando en su anterior se les notó ese crecimiento que tanto anhelo de estas agrupaciones marcadoras del Metal. No es un daño grave, reitero que "Mære" es más que aceptable y que posiblemente sino proviniera de una banda como Harakiri, éste sería más impactante, pero de los austriacos quería más porque creo que pueden más.

Cierro aceptando que este comentario es exigente y puede parecer que desdice de "Mære" y quieron reiterar que es así pero solo parcialmente. HftS sigue haciendo buen Metal, pero su listón está muy alto como para no haber sorprendido con nuevas ideas y terminar copiándose a si mismos un poco. Entiendo que a muchos le gustará el trabajo, con justa razón, pero en el gran contexto, no es su mejor muestra.

7/10

domingo, 24 de noviembre de 2019

The Great Old Ones - "Cosmicism" (Post Black)

Este se me antoja un buen año, creo que hay algunos discos sobresalientes en 2019, por lo que vale la pena redondear los comentarios del blog con algunas cosas que se me han ido quedando 'en el tintero' (así dicen los escritores viejos), y dado que ya para esta época es difícil que se produzcan lanzamientos mayores, hablaremos en lo que resta de esas bandas que se lo merecen pero no había tenido tiempo para ellas, entre esas no se podría dejar afuera a los franceses Post-Black metaleros de The Great Old Ones que sacan su cuarto disco "Cosmicism"... no los conocía pero me han recordado bastante cosas oídas a gente como Wolves In The Throne Room y Deafheaven.

Esta banda merece atención ya que la ejecución instrumental puede que esté dentro de lo más interesante del período, elementos caóticos y duros discurren a lo largo del disco que sirve como base para una fuerte emoción cuasi-melódica y que gracias a la atmósfera que saben mostrar, me ha encontrado viajando más de una vez por zonas interesantes, espaciales, bastante en la onda cósmica del nombre. No quiero decir que "Cosmicism" sea un disco de tendencia experimental, al contrario, sus elementos Black son indudables, más bien me refiero a su calidad para transmitir emoción.

"Cosmicism" es un disco complejo, de esos que me consta solo algunos oirán, especialmente por los largos y complicados riffs. Esto es más que comprensible dado, además de la específica guía sonora de las canciones señalada, por sus elementos sombríos, disonancias y ritmos enrevesados que no tienen -tampoco quieren- ser para todos. Este es un buen ejemplo del Metal que distingue a los  seguidores experimentados de los más comerciales, nada malo con este último sector, un buen disco Power siempre es bienvenido, pero hay que reconocer que con The Great Old Ones estamos ante cosas para las que se tiene que haber aprendido a tragar grueso antes (musicalmente hablando), aunque sea para que al llegar aquí se salga en una pieza.
 
En lo que a temas respecta, "Cosmicsm" se pone mejor de la mitad del disco en adelante, A Thousand Young, Dream Of The Nuclear Chaos To A Dreamer y Nyarlathotep -la que más me atrajo- son temas envolventes y elaborados con gran calidad, todo basado en la literatura de H.P Lovecraft. El disco en general será del agrado de los amantes de este tipo de sonidos aunque podría criticarle que no hay tanta diferenciación entre canciones, especialmente al inicio del trabajo, nada que lo haga aburrido, pero la estética de The Great Old Ones es muy propia y puede que se repitan un tanto así mismos.

Los amantes del Post Black, los metaleros inteligentes (bueno, todos, pero digamos que los curtidos en la experiencia de este género) y aquellos a quienes no les asusta nadar en aguas menos cómodas y se encuentren dispuestos a descubrir qué es lo que nos distingue del resto del mundo musical 'para masas', tienen una cita obligada aquí.

8/10. Como bien me hizo notar un colega, la portada del disco es de las mejores del año.