Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Pagan Altar - "The Room Of Shadows" (Doom / Heavy)

Sería tentador enfocar el comentario de este disco desde la perspectiva trágica que lo envuelve, ya que la presentación "The Room Of Shadows" de los ingleses Pagan Altar viene aparejada con la muerte por cáncer de su cantante, Terry Jones, padre del guitarrista de la banda Alan. Seguro sería la delicia de una crítica basada en lo emocional, sin embargo, este disco es tan interesante que creo que le haría un flaco favor al enfocarme en hablar de él en tiempo pasado o con el prisma del legado... aunque también sería inhumano no hacer la debida mención. Por esas razones hablaré del disco por lo que creo que es musicalmente.
 

Con una visión muy a lo Black Sabbath del sonido, un ritmo Doom hipnotizante y una de esas voces que sorprenden e incluso  es chocante al comienzo por lo específica, este es un excelente trabajo. Sin embargo la banda, de apenas cuatro discos de larga duración en montones de años y más de diez sin presentar nuevo material, tiene quizás incluso mejores trabajos, comenzando con su disco debut el homónimo "Pagan Altar" (1982!!) y el del retorno "The Lords Of Hypocrisy" (2004).

Una guitarra descomunal guía el sentido sonoro del disco, deshilachándose en solos e impresionantes riffs que me parecieron muy bien definidos, elaborados desde la perspectiva de la vieja escuela, pero alejados del sonido típico de radio. Entiendo que "The Room Of Shadows" podría -a pesar de ser un disco de sonidos Heavy claramente establecidos- no ser un trabajo fácil para todos, quizas algo alejado de las masas. Más bien es de los que requiere tiempo. A mi me llevó varias puestas para entender de lo que iba, sin embargo, una vez capturado el concepto, se descubren grandes méritos a la grabación.

Lo específico de la voz de Jones hace que algunas canciones no se distingan con facilidad de otras, el disco es como un sólo gran tema de diversas etapas. Cada canción, en el marco de su evidente estilo, seduce con un sonido que a pesar de lo dicho no es fácil de ubicar temporalmente. Si, suena vocalmente a lo hecho en los primeros momentos del Metal, pero a la vez es mucho más adelantado que eso desde el punto de vista instrumental. Claramente el cuarteto de Pagan Altar tiene mucha calidad.

Desde el tema de abrir, Rising Of The Dead, pasando por The Portrait Of Dorian Gray, The Room Of Shadows y llegando a la mejor del disco Danse Macabre -nominada como contendora a Canción del Año de ELOMC-, para cerrar con sonidos que discurren en The Ripper, cada una con letras extraordinarias, complejas y profundas, creo que -especialmente para lo que se oye hoy por hoy- este es un disco para atesorar. Es diferente, es interesante, es hipnótico y no abusa de complejidad aún cuando no está ni cerca de ser facilón.

Reitero, "The Room Of Shadows" es una grabación especial que esperó un par de años luego de la muerte de su cantante para su publicación y que podría incluso no ser del agrado de todos por su falta de carácter comercial, pero que está lleno de la clase de música que habla de ideas, de calidad y sentimiento. No lo dejen pasar sin prestarle al menos una oída concienzuda. Me parece que este trabajo va a envejecer bien y que quedará como buen retrato póstumo de Terry Jones.

8.5/10
 

lunes, 25 de septiembre de 2017

Ensiferum - "Two Paths" (Folk)

Ensiferum cultiva uno de los estilos que tiene más seguidores en el Metal, algo así como PowerFolk, con algunos toques Melodeath, cosa que bien pensado tiene que ser una de las mezclas de emoción más explosiva y por razones evidentes atrae tanta gente. Ensiferum también ha sido también bastante consistente, así me pareció cuando revisé "One Man Army" (2015) y su excelente "Unsung Heroes" (2012). Ahora con "Two Paths" tengo reservas y aunque tampoco me parezca que es un disco vergonzoso, me ha sonado como lo menos inspirado de toda su carrera.
 
 
Dos o tres canciones, de corte tradicionalmente épico y bastante cliché lavan la cara de este disco, me refiero a For Those About To Fight For Metal, Way Of The Warrior y alguna otra. El resto del disco es de mínimo impacto y produce aquella sensación de 'si te he visto, no me acuerdo'. Vale la pena decir que Ensiferum no es así, al menos no había sido así y me genera dudas el motivo por el cual este trabajo ha decaído tanto... estamos hablando de una de las bandas referencia en el género y más de veinte años a cuestas.

Cuando me pongo a pensar las razones por la cuales considero a este un álbum menor creo que me sorprendió esa actitud general de poco esfuerzo. Puedo ser yo, pero sentí el conjunto del disco como los lados b de los trabajos anteriores, los temas que quedaron por fuera en mejores tiempos y que ahora decidieron reciclar... posiblemente no sea así, pero es que hay sonidos muy limitados, como por ejemplo King Of Storms, con la que parece que pensaban que sólo la velocidad podía crear un tema. Muchas canciones de características que tienden hacia el True, que no es lo que ha hecho famosos a estos finlandeses, tampoco me parecieron capaces de alcanzar las alturas a las que Ensiferum ha volado, digamos que Feast With Valkyries, I Will Never Kneel, God Is Dead y Unettomaan Aikaan son francamente débiles.

Las bandas siempre me han parecido organismos vitales y como con cualquier ser vivo la perdida de un miembro (literalmente) no es fácil de sobrellevar. Por eso quizás consigo respuesta a la debacle de este disco en la salida de su cantante y multi instrumentista femenina, Emmi Silvennoinen, claramente una de las almas de la fiesta, quien ha sido reemplazada por Netta Skog, proveniente las filas de la otra gran referente de este estilo, la banda Turisas. Tampoco es que vaya a achacarle la culpa a la recién llegada, pero este disco demuestra estar pasando por horas bajas en lo que a songwriting y emoción respecta.

Voy a suponer que "Two Paths" es de mera transición y que Ensiferum mantiene las cualidades que pueden hacerles crear esa fantástica música, vibrante y colorida, con la que en el pasado se granjearon uno de los puestos de vanguardia del Folk. Pero puede ser un momento de reflexión y de aceptar que un nombre establecido no es suficiente para que los fanáticos reconozcamos que esta vez se quedaron muy cortos.

5.5/10
 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Belphegor - "Totenritual" (Blackened Death)

Si usted es de los que cree que las bandas que se dicen satánicas realmente matan cabras y gallinas para invocar al demonio, déjeme decirle, quizás sólo el uno por ciento de esos chiquillos está realmente metido en tales artes, el resto lo hace por la chocancia e impacto mediático que producen, pues hay algunas abuelitas y niños menores de cinco años que todavía se asustan con esos actos... luego es verdad que en el reducido número que realmente le meten a lo satánico hay algunos personajes que bien podrían estar en un psiquiátrico y sólo unos pocos se prestan de verdad a eso, sobran dedos para contar a los verdaderos acólitos del Oscuro, noruegos en su mayoría... es que la falta de Sol y la calidad en los servicios sociales son una mezcla explosiva.

 

Belphegor es del primer grupo, su filosofía es 'música, sexo y satán, pero en lo lírico-conceptual, en ese orden', para los inocentes que se sientan decepcionados, pueden confirmarlo aqui. Y sin embargo, o mejor aún, en su honestidad, creo que son una de las bandas de Blackened Death más consistentes que hay. Disco tras disco, quizás con la excepción de "Walpurgis Rites - Hexenwahn" (2009) se han mostrados intensos, crudos hasta los huesos en su presentación. Casi no hay trabajo o incluso canción de la que se pueda desdecir, "Totenritual" no iba a ser la excepción, al menos con su anterior "Conjuring The Dead" (2014) así los recuerdo.

Me gusta mucho el estilo como lo desarrolla la banda, ya que por inverosímil que parezca si quiero trabajar tranquilamente durante algunas horas, poner a sonar un trabajo como este me produce un estado de trance, como hipnótico, que me ayuda a concentrarme. Creo que viene dado por la ausencia casi absoluta de acordes melódicos y fundamento en el ritmo, aunado a la fuerza en la voz que Helmuth le imprime, uno de los squeal mejor ejecutados del género. Además Belphegor tiene como una de sus principales características no hacer sonar sus canciones similares entre sí, realmente se esmeran en su songwriting.

Todas estas bondades (permítaseme la palabra) están presente en este disco, de los más esperados este año y de los pocos que parece que no va a decepcionar ni un ápice. En su recorrido de nueve canciones en cuarenta y un minutos, más unos pocos adicionales por los dos temas en vivo, Belphegor se esmera en hacer algunos temas que son realmente buenos, junto con otros más usuales. Me pareció que Swinefever - Regent Of Pigs, Spell Of Reflection -con el mejor de los riffs-  y Totenritual son lo mejor del trabajo, pero como mencioné, cumplen bien en general.

Distingue nuevamente y como siempre a Belphegor su capacidad instrumental, que sin llegar a ejecuciones Technical se sienten potentes y precisas. Mención especial quiero hacer del nuevo componente de la banda, el baterista Simon Schilling a.k.a BloodHammer, quien sustituye a Nefastus y sobre cuya salida se había tejido algún temor, ahora claramente infundado.

Sugiero "Totenritual" de Belpehgor como uno de los discos de sonidos extremos sólidos del año, creo que tiene como satisfacer los exigentes paladares de la zona cruda del Metal.

7.5/10

domingo, 17 de septiembre de 2017

Cormorant - "Diaspora" (Atmospheric Black / Post / Progressive Black)

Existen discos que se fijan en la memoria de manera peculiar, incluso se les etiqueta inconscientemente, el 'brutal', el 'ochentoso', el 'Disney', etc., en el caso de "Diaspora" de Cormorant, creo que lo voy a recordar como el disco del 'segundo aire'... si, como los boxeadores que siendo castigados de repente vuelven a la pelea y con una fuerza casi sobrenatural ganan a su oponente, pues así es este disco: de un comienzo normal, de sonidos aceptables, totalmente distinguibles por su estilo típicamente Black Atmosférico, con algunos toques Doom, que no lo iban a hacer particularmente rememorable, de pronto, como si la banda hubiera sido poseída por un espíritu, cambia de dirección y muestra algunos de los mejores minutos del género en lo que va de año.
 
 

Estos americanos, que con éste alcanzan cinco discos en su haber, siempre han estado más o menos en la mira de los seguidores del Post Black, incluso del Blackened Progresivo, ya que sus anteriores trabajos muestran calidad e inteligencia, quizás el que más uno llamado "Dwellings" (2011). Ahora con "Diaspora" -que lo había observado en algunas listas y amables lectores me lo han sugerido- era oportuno darle su repaso... y tal cual narro en el primer párrafo, durante los primeros minutos, específicamente hasta el minuto siete del segundo tema (así de precisa siento que ocurre la sorpresa) me decía a mi mismo que esto iba a estar bien, pero hasta ahí, un razonable Black. A partir del momento señalado ocurre un cambio cualitativo, el cuarteto le mete un giro revienta cuellos al volante y se adentra hacia zonas altamente mezcladas con Djent y Prog de gran nivel, dejando atrás el aburrimiento de lo ya oído en otros sitios para cambiar el sentido del trabajo e hipnotizarnos.

Aun cuando todavía en el tercer tema The Devourer vuelven a ejecutar sonidos más normales, al llegar a la cuarta, ultima y fundamental composición, Migration, todo encaja, cambia radicalmente cualquier lugar común que ha podido estar flotando y nos presentan una de las mega-canciones (veintiséis y pico minutos, suficiente para hacer dos discos de Nails) más geniales que este servidor ha tenido el gusto de disfrutar en largo tiempo. El tema, por supuesto, queda nominado a Canción del Año.
 
Una exquisita capacidad para envolver y aturdir con algunos de los acordes más inteligentes se ponen en fila en esa canción. Sobre una base Black y mucho sentido atmosférico, los cambios de ritmo embelesan, los coros limpios matizan, la instrumentación acurruca, los solos transportan y las imágenes cambiantes entre lo turbulento y lo bucólico se suceden en el orden ideal. Este tema y en general largos minutos de los tres anteriores (son sólo cuatro, a pesar de los sesenta minutos totales) redescubren a una de esas bandas que debería estar más presente en el imaginario metalero, además del placer de la buena música

Los excelente elementos Prog del disco, la genial instrumentación, los largos e interesantes riffs e incluso los destellos de ejecución solitaria de la guitarra hacen de "Diaspora" de Cormorant un trabajo de obligatoria escucha. Este es uno de esos discos que ayuda a confirmar el motivo por el cual los amantes del Metal nos reconocemos como guardianes de una de las manifestaciones artísticas más selectas que existe.. oíste J. Bieber???

8/10
 

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Threshold - "Legends Of The Shire" (Progressive)

Hay algunas bandas que están a otro nivel, uno en el que todos quieren estar pero que ni haciendo su mejor esfuerzo van a alcanzar, sencillamente es un tema de superioridad musical de todo orden, instrumental, compositora y emocional. Dentro de ese selecto grupo se encuentra Threshold. Me maravilla cada vez que esta banda aparece con un nuevo disco, no hay sobresaltos ni desencuentros, estos genios ingleses son... bueno, eso, geniales.
 
 

Un repaso rápido por la discografía reciente de la banda permite rememorar cosas como "Subsurface" (2004), "Dead Reckoning" (2007), el descomunal "March Of Progress" (2012) y "For The Journey" (2014), trabajos que, cualquiera de ellos, harían palidecer a nombres propios del Progresivo y que quien quiera decirse un rockero/metalero conocedor debería dedicarle algunas horas, luego me odiarán por todo el tiempo que van a encontrarse enganchados. Y para remate ahora un disco doble conceptual, su undécimo de estudio, "Legends Of The Shire", un trabajo a veces más Rock que Metal especialmente en su perspectiva rítmica.

Este disco es algo más arriesgado que los últimos trabajos de la banda en el sentido de que es menos frontal en su perspectiva musical, con mucho pasaje suave y contextual. "Legends Of The Shire" es también menos fácil por su mensaje intenso y perspectiva a veces sombría, pues un hombre narra su paso por la vida, desde la juventud despreocupada y luminosa, pasando por la dura y a veces difícil madurez, para llegar a la sabiduría y calma de la vejez. En lo particular me ha parecido un disco muy bien realizado, con detalles por todos lados, sonidos y arreglos interesantes e inteligentes, a la vez que de momentos hermosos, aunque algunos temas tenga sonidos menos estridentes un poco inclinados a bandas de AOR como Boston o Chicago... pero estoy siendo exigente, la verdad es que tampoco he podido dejar de oír esta excelente muestra.

Threshold tampoco ha tenido reparo en enseñar las influencias que toma de Pink Floyd llenando de elementos psicodélicos sus canciones y interludios. La otra gran controversia que rodea este disco, como es la salida de su cantante durante diez años (dicen que por mal comportamiento) Damian Wilson, quien para mi ha sido su mejor exponente, ha resultado satisfactoriamente saldada. La verdad es que la vuelta de Glynn Morgan luego de casi veinte años no fue una mala elección pues muestra calidad y fuerza, pero Wilson sigue siendo mi preferido.

En "Legends Of The Shire" también siento que ha habido un ligero cambio de perspectiva de la banda en lo que ha instrumentación respecta, pues han aumentado la complejidad de la ejecución, sin llegar quizás todavía a los niveles de Dream Theater -ni a la insana duración de los temas- pero claramente más trabajado que los discos recientes. Esta es una señal interesante y podría significar una renovación sonora de cara al futuro. Me atrevería a suponer que un próximo trabajo, si llega (ojalá) podría ser diferente a lo oído hasta ahora en ese segmento.

Trust The Process, On The Edge, The Shire (tanto 1 como 2 y 3)... con ese riff brutal, Snowblind y Lost In Translatation son temas que tienen clase como para ser recordados siempre, hacen del disco una delicia, pero la balada State Of Independence es una canción aparte, hacía tiempo que un tema lento no me impactaba tanto y creo que será considerada como una joya en la discografía de la banda, lo que ya es decir, por supuesto que es clara contendiente y queda nominada como canción del año de ELOMC.

Threshold no sólo ha cumplido, que como dije era esperable, sino que lo ha hecho con el nivel de los grandes, "Legends Of The Shire" es un disco que se incorpora por derecho propio en los primeros lugares de una de mis bandas preferidas.

9/10 Nominado como contendiente a Disco del Año.
 

lunes, 11 de septiembre de 2017

Xanthochroid - "Of Erthe And Axen Act I" (Symphonic Black)

Todos los años hay discos que uno espera con más ansias que otros, en el caso de Xanthochroid debo confesar que incluso me dediqué a hacer seguimiento de "Of Erthe And Exen Act I" a través de su pagina de FB en cada paso, desde el anuncio hace un par de años, hasta la grabación de cada instrumento. Este es -para mi- el disco más esperado en mucho tiempo, luego de su extraordinario "Blessed He With Boils" (2012), uno de los discos debut mejor logrados y hoy por hoy un trabajo de cabecera.
 

El Black sinfónico es un estilo de difícil equilibrio, pareciera que para los músicos es fácil dejarse seducir por cierto histrionismo y exceso en la presentación y ejecución, haciéndolo fácilmente cliché y plástico, a la vez, cuando la muestra sale bien, suelen ser discos para considerar como joyas, definitivamente algunos de los mejores discos de Metal se encuentran en este género, comenzando por la otra banda que al mismo nivel de esta me tiene sentado en la orilla de la silla esperando su nueva grabación, Ne Obliviscaris.

No me ha resultado tan espectacular este trabajo, siento decirlo, aunque tras repetidas oídas me ha despertado la sensación de que puede terminar resultando un buen preámbulo para su anunciado segundo acto, perspectiva dentro de la cual -si ese se permite el ataque sensorial que mezcló la épica, agresividad y fuerza de su debut- podría ser una buena presentación. De momento "Of Erthe And Exex Act I" carece de esa emoción intensa con que la banda destruyó todo a su paso en 2012.

Este disco tiene un poco de todo lo que hizo a Xanthochroid un espectáculo en su momento, pero menos... menos atmósfera, menos sonidos y a veces mucha conceptualización, haciéndolo etéreo. Incluso desde esa perspectiva de disco conceptual, como entiendo que es su objetivo, no está claramente presente un riff que sirva de guía, un tema sonoro que lo identifique. Al contrario que su anterior, que se identifica al instante de colocarlo, en este las imágenes suaves y los sonidos flojos están demasiado presentes y son de los escuchados en otros sitios, en otras bandas... es un disco aceptable, pero ni absorbente ni marcador.

Incluso ese concepto con el que ellos mimos quisieron definirse, el Cinematic Black Metal, no lo conseguí... repito, quizás sea "Of Erthe And Exen Act I" un disco para apreciar en contraste de su futuro segundo acto, pero no ahora. No sabe la banda lo que he lamentado que oír su disco se haya convertido para mi en un pequeño ejercicio de resistencia y que a la altura de la sexta canción casi siempre me pregunte cuánto falta... más allá de análisis técnicos, un disco para ser bueno tiene que obligar a mantener la atención en toda su extensión y este, incluso siendo relativamente corto en sus cuarenta y tres minutos, agota pronto. Quizás son destacables los temas The Sound Of Hunger Rises y To Higher Climes Where Few Might Stand, la que más, el resto apenas.

Con todo el respeto que le tengo a cada grupo que decide dedicar su vida al arte, en especial al Metal, siento honesto decir que Xanthochroid decae  con esta entrega, no me impacta y a veces hasta me aburre, aún cuando le doy lugar a la duda en la espera de lo que deseo sea una redención cuando presenten su Act II.

6/10
 

viernes, 8 de septiembre de 2017

Eluveitie - "Evocation II - Pantheon" (Folk)

No es que esté molesto desde el punto de vista de la calidad musical de "Evocation II - Pantheon" es que no es Metal, como por ejemplo "Origins" (2014) si lo fue, tanto como para convertirse en uno de mis cinco discos preferidos de Folk. Y en el fondo si lo estoy y más que molesto, creo que un poco decepcionado, como si sintiera que alguien plagió el nombre de Eluveitie para hacer otra cosa. Está bien... no será objetivo el comentario, pero es lo que siento. El disco es una muestra decente de tonadas nórdicas tradicionales, pero no me lo muestres como si fuera parte de la herencia metálica de la banda, algo que tampoco habían hecho en su "Helvetios" (2012), ni afincado tanto en ninguno de sus anteriores discos.
 

En un claro cambio de dirección la megabanda suiza de Eluveitie ha querido mostrar otra faceta musical, mucho más pastoril, despojada casi absolutamente de los elementos Melodeath con que maravillaron en el pasado, creando un disco muy arriesgado, el cual creo que -a pesar de que haya a quien le guste, pues no creo que sea malo- abusa de la imagen con la que son reconocidos por el público, entregando un grupo de tonadas y sonidos que poco se relacionan con el estilo con el que muchos nos hicimos sus seguidores

Mi sentido araña-metalero me decía desde hace unos meses que Eluveitie podía estar preparando una sorpresa ya que el cambio de cantante femenina principal Anna Murphy parecía algo inusual para gente con este nivel de aceptación y luego de oír el disco me convencí de que esta es otra onda, además de que esta nueva cantante está bastante alejada del  nivel de su predecesora. No voy a engañar diciendo que no es usual encontrar algunos temas de tendencia tradicional folklorica pura dentro de sus discos, pero sólo bastará un repaso para confirmar como esto es otro nivel. Varios temas de relleno conforman "Evocation II - Pantheon" y aquellos en los que por su duración se piensa que va a haber algún desarrollo de sonidos intensos, no ocurre, nos dejan esperando. Con quizás las solas excepciones de los temas Lvgvs y Epona, la que han usado como tema promocional y a la vez como 'trampa caza-bobos' para convencernos de que seguía siendo el mismo Eluveitie, este disco pertenece a otro sector de la música... y eso no es malo en sí mismo, pero quizás por respeto a sus seguidores podrían haber usado una banda con otro nombre. Bueno, me quejo, si.

No dudo que este disco tendrá seguidores, aunque el songwriting para mi no es espectacular y la verdad es que -haciendo abstracción de su perspectiva temática y centrándome meramente en lo estético- me sonó a lo mismo durante largos sectores o en el mejor de los casos, a trabajo de exploración de una profundidad limitada. Dejo lugar a la duda de si este disco tiene sentido en el marco de la segunda entrega de su trabajo de 2009 "Evocation I - The Arcane Dominion", la verdad es que son demasiados años para irle a conseguir sentido hasta allá.

Para mi no es un disco de Metal por lo que en principio no le voy a dar calificación, pero si se trata de sopesarlo de forma general, le doy un 6/10 ya que es algo repetitivo y demasiado ensimismado, todo sin contar que los fanáticos metaleros creo que hemos sido un poco decepcionados.
 

jueves, 7 de septiembre de 2017

Galderia - "Return Of The Cosmic Men" (Happy / Power)

Con los franceses se consiguen sorpresas metaleras cada cierto tiempo, Triosphere a la cabeza, pero también Elvenstorm y algunos otros. Le tocó el turno sorprenderme a una banda que tiene tres o cuatro discos previos pero que no había tenido el placer de oír, me refiero a Galderia, ejecutantes del más puro Happy Power, similares en estilo a uno de mis grupos consentidos, Freedom Call. "Return Of The Cosmic Men " es uno de esos discos que uno asegura en conversaciones serias que no va a tener trascendencia y se termina tarareando durante días.
 
 

Ojo, a pesar de la referencia que hice a Freedom Call, este no es un disco de perspectiva básica como la de los alemanes (virtud en sí misma) sino es un trabajo de muchos arreglos, grandilocuente en sus sonidos; pero consideraciones técnicas aparte, su punto focal es lo sensorial que se percibe. Cuando escucho un disco muchas veces me pregunto qué imagen me transmite y este me habla de unos músicos que van a vivir cien años, algo en su música me dice que quien desarrolle su trabajo en torno a sonidos como estos ni canas les van a salir :)

Los cuatro -incluso cinco- primeros temas de "Return Of The Cosmic Men" son un espectáculo, me parecieron de lo más ridiculamente emocionante escuchado en bastante tiempo, luego el nivel decae algo en algunos temas en los que hay -más que abuso de melodía, totalmente esperable- unos cuantos lugares comunes y un poco menos de impacto, pero y esto va para aquellos a los que les gusta leer esta página por aquello de descubrir nuevas cosas, denle una oportunidad al disco, no me extrañaría que terminen como yo, con uno o dos riffs clavados en el cerebelo.

Galderia disfruta lo que hace y lo transmite, no puede ser de otra manera con esos sonidos. No es una banda que pretenda pasar a la historia con la ejecución más intrincada, pero dentro de su nivel técnico y foco en los coros, riffs y hooks fáciles, han logrado un trabajo que merece no sólo oír sino ser incluido en mi repertorio de discos para ir a la playa... me explico: yo tengo algunas medidas trasladadas al mundo físico con las cuales mido el impacto que me produce el Metal, la primera es cuando una canción me levanta de la silla, literalmente me ocurre que cuando me impacta un sonido no me puedo quedar sentado y otra (no son las únicas) es cuando siento que la música debe acompañarme al sitio más divertido que existe para viajar, la playa (las venezolanas son famosas)... "ROTCM" se une a esa rotación.

Incluso en temas menos impactantes, como Return Of The Cosmic Men y Wake Up The World (por lo que he estado investigando parece que para la banda tiene mucha significación) o Legions Of Light siempre hay algún elemento atrayente, un coro, un algo con el que no desmeritar la pieza. Digamos para cerrar que con "Return Of The Cosmic Men" se vuelve a verificar que el Metal vive de emociones, algunas oscuras y otras luminosas, este fantástico arte se retroalimenta de lo que transmite y Galderia, en su estilo más fácil y divertido, lo entiende.

8/10
 

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Arch Enemy - "Will To Power" (Melodic Death)

El miedo es un gran motivador; reduciéndolo a la más básica expresión en la naturaleza, motiva a sobrevivir. En casi cualquier área del quehacer humano también pasa eso y como tal quedó demostrado con el disco anterior de Arch Enemy, pues la salida de Gossow y la entrada de White-Gluz pareció hacer temer a la banda perder los espacios ganados dentro del mundo del Metal, ya que claramente eran/son la más importante banda de Melodeath con guturales realizados por una mujer. Nadie lo hacía realmente tan bien ni con tanta transmisión de emociones como la cantante que se iba, por lo que había que andarse con cuidado ante su salida... y el resultado fue bueno. Al extremar las precauciones "War Eternal" (2014) quedó bien hecho y lo más importante, recibido con satisfacción.
 

Ahora pareciera que la tensión emocional que motivó aquel éxito se ha diluido y lo que muestra Arch Enemy con su nuevo trabajo "Will To Power" reduce el nivel. Es un disco de sonidos más amables, genérico durante muchos momentos y al que le falta ese filo extremo al que los seguidores de la banda estábamos acostumbrados. En el fondo siento también que ha habido algo de abuso en la exposición mediática de la cantante por encima de la banda y en vez de ser una buena banda de Death Melódico que tenía la particularidad de tener a una chica como cantante, ahora se percibe a Alissa como el fin y sentido del grupo, un poco Britney Spears... salvando las distancias y sin animo de ofender.

The Eagle Flies Alone, tema con el que han promocionado el álbum es el mejor del disco, pero incluso ese suena a single, a canción para la radio, no siento que haya un verdadero sentido de crudeza, de fuerza y entrega como consta que ellos saben hacerlo, incluso ahora cuando la incorporación de Jeff Loomis, proveniente de las filas de Nevermore, hacía presagiar que se podía incrementarse el nivel... a ese señor deberían dejarlo escribir algunas canciones. En general diré que el disco me pareció normalito, con lo justo y 'lo justo' no es lo que yo espero de Arch Enemy. Me parece que la banda se dejó seducir por la comodidad de haber triunfado con su anterior y desean con éste acceder a un sector más amplio de oyentes, menos duros que su base de seguidores originales.

"Will To Power" no es un disco malo, se puede oír y tiene algunos momentos interesantes, pero en mi opinión no es ni instrumentalmente espectacular, ni su songwriting demasiado llamativo. Tiene un poco mucho de esto-ya-lo-oí-en-otro-lado. Algunos riffs ciertamente suenan interesantes y quizás junto con la mencionada canción hay que llegar hasta Murder Scene para recordar las razones por las que la banda se ha hecho un nombre, pero fuera de esos dos temas y quizás uno o dos más, Dream Of Retribution incluida, de los doce que compone el disco no hay mucho más que crea que pueda dejar huella en la memoria.

En el fondo lo que estoy diciendo es que de Arch Enemy no espero un disco cualquiera, y a este le falta un poco de alma, esa sensación a destrucción y tierra arrasada que les ha dado un sitio en el Metal y por el cual se han convertido en una de las bandas más importantes del mundo.

6.5/10
 

martes, 5 de septiembre de 2017

Septichflesh - "Codex Omega" (Symphonic Death / Extreme Gothic)

Tres años, eso es lo que nuevamente se ha tomado Septicflesh en traer nuevo material, siento que es el tiempo justo para hacerse echar de menos y a la vez no permitir que se olvide su más reciente entrega, además de que creo que en no menos tiempo sería posible hacer un disco de verdadera calidad. Y a las pruebas me remito, luego de "The Great Mass" (2011) y el inconmensurable "Titan" (2014) ya sentía que era hora de volver a escuchar a uno de los mejores exponentes del Death Sinfónico y Gótico extremo, es el momento justo para "Codex Omega".
 

Diez canciones y tres bonus tracks muestran nuevamente un disco grueso e intenso, cuyo sonido supera el nivel de calidad usual en lo que ha producción y grabación merece, a la vez de mantener los elementos que ha hecho mundialmente reconocidos a estos griegos amantes de lo oculto, quienes se han encargado personalmente de influir en las bandas más reconocidas del género, como Fleshgod Apocalypse, Rotting Christ o Dimmu Borgir... no todo el mundo puede darse el lujo de decir que es de ellos de quien se toma inspiración, no al revés.

Ciertamente mis expectativas -aunque tratando de controlarlas- eran demasiado altas. "Titan", inconmensurable como lo definí arriba, es uno de los mejores discos del Death Sinfónico, un trabajo que llena todos los espacios, grandilocuente hasta lo absurdo... si no lo ha escuchado, deténgase aquí, vaya y óigalo y luego vuelva, le dará perspectiva del nivel de creatividad y banda de la que estamos hablando. Pero volviendo a "Codex Omega" -reitero- el efecto puede ser contraproducente, generalmente el rayo no cae dos veces en el mismo sitio. Casi nunca.

Septicflesh es una de esas bandas especialmente dotadas en sus condiciones a las que nunca le van a salir mal las cosas, eso es una realidad y "Codex Omega", aunque no alcance el nivel de perfección de su anterior, tiene todas las condiciones para ser una excelente continuación en la carrera. Si se quiere siento que este disco es un trabajo menos complejo, incluso menos extremo que sus más recientes entregas, evidentemente más asequible que "Communion" (2008) y el destructor "Sumerian Daemons" (2003)... claro que todo dentro de la perspectiva de lo que Spiros, Christos y Sotiris (y el chicho nuevo de la batería) hacen, ojo que posiblemente para los estándares de casi cualquier otro este sería un disco de extrema elaboración, no para Septicflesh, tampoco es que diga que es un disco 'de andar por casa', pero quien los ha seguido sabe a lo que me refiero. En resumen, quizás sea un trabajo para alcanzar a más público.

Nuevamente en "Codex Omega" se podrá disfrutar de la visión épica y grandilocuente que define el sonido de la banda, con mucha instrumentación, fuerte nivel de impresión a través de las voces, guitarra afilada y ritmo marcado e intenso. Los elementos de siempre, como el uso de la voz limpia para hacer transiciones en los temas, se encuentra presente, a la vez que el songwriting es inteligente y mantiene la virtud de crear tensión, como la de la opera que se percibe terminará con alguien muriendo en el escenario... así siento lo que hacen en esta entrega.

Me quedé esperando uno o dos temas totales, de esos como Prometheus o Titan en el pasado, los cuales todavía resuenan en mi cabeza a pesar de la distancia, pero tienen canciones espectaculares como Dante's Inferno, Enemy Of Truth -genial- , o Trinity, un tema tan destructor y diferente que tiene que quedar nominado a Canción del Año de ELOMC. En general no hay momento en el que se pueda desdecir de lo que Septicflesh ha hecho, "Codex Omega" hace honor a la banda, a su fuerza, calidad, agresión y espectacularidad.

8/10. Por supuesto que la portada también queda nominada.
 

lunes, 4 de septiembre de 2017

Leprous - "Malina" (Progressive / Math)

Leprous con su nuevo trabajo "Malina" hace algo que no ha parecido un paso adelante desde su "The Congregation" (2015) y es que ha debido haberle impreso algo más de impacto, de fuerza. Aquel disco me gustó algo, pero se quedaba en lo etéreo de su estilo, algo abusivo en el espectáculo instrumental que es en si mismo el Prog pero con poca emoción. En esta nueva entrega se repite el plato y aunque hay un toque adicional de rudeza que me ha parecido llamativo, no calza lo esperado.


Está claro que estos noruegos se inclinan más hacia el sector Rock que al metalero de gente como Dream Theater, pero no por eso sus discos anteriores en general han tenido mala recepción en nuestro sector. Diría que "Malina" puede servir para oír con esa gente que nos rodea que -aunque nos aprecia- no entiende como carajo soportamos 'ese ruido'... no digan que no, todos lo hemos sufrido-disfrutado.

El Progresivo Matemático (repito, Math es lo mismo que decir 'de ritmos inusuales') que se percibe en este disco tiene algunos sectores interesantes, aunque el mayor defecto de la entrega es la regularidad con la que cae en baches soporíferos, permitiéndose el pecado original del género en el que tanto cambio y onanismo instrumental le hacen perder el foco... digamos que no tiene muchos elementos divertidos. En todo caso, reitero, este disco me ha llamado la atención en los mismos términos que el previo, pero cada vez distan más de la espectacularidad que significó "Bilateral" (2011) trabajo que fue el que verdaderamente dio a conocer al quinteto.

Puede que haya habido intento en mejorar la percepción con la incorporación de dos nuevos miembros en la guitarra secundaria y bajo, los que suenan sólidos e integrados, pero es el songwriting el que no termina de convencer, no la estética de los instrumentos. La banda, en todo caso, mantiene sus elementos diferenciadores intactos, especialmente la aguda voz de Einar Solberg, de quien se debe recordar formo parte de Emperor, banda que no creo que pueda ser más distante de lo que hace desde 2001 con Leprous.

"Malina" dista de ser perfecto, cae en demasiadas repeticiones o poco impacto, temas como Leashes, Mirage, Captive o Illuminate son francamente olvidables, otros como From The Flame o Bonneville se perciben mejor y pueden salvar el disco. No siento que llegue a niveles de valoración tan pobres como he leído a algunos en la web, pues si tiene calidad en el sonido e incluso grabación, pero el nivel de inspiración es -si acaso- solamente aceptable. "Malina" es un disco de demasiada reiteración, no le consigo ritmo y aunque algún pasaje lo salve, en general no impacta, ni tiene riffs diferenciadores, ni coros para recordar... es un disco del montón pareciendo que abusa de las formas sobre el fondo. "Malina" no va a significar un verdadero paso adelante para la banda en mi opinión.

6/10
 

viernes, 1 de septiembre de 2017

Wacken, la Meca del Metal

Pienso que El Lado Oscuro – Metal Critica, si desapareciera hoy, dejaría cerca de setecientas críticas de discos de toda especie del Metal. Incluso asumiendo mi limitada capacidad y equivocaciones -incluso así- creo que eso tiene un poco de logro. Por demás he observado que los sitios mayormente de idioma inglés, que han ido creciendo durante el mismo tiempo que el blog tiene en pie, han dejado de ser lugares personales y hoy incorporan diez, quince o más contribuidores (¿se dice así?) … a mí no me interesa eso, yo sé que el sitio está alcanzando su ‘principio de Peter’, es decir, el máximo que es capaz de dar, porque no tiene más alcance, porque no escribe más gente, porque no tiene publicidad, porque no me da la gana… siempre fue y siempre será un espacio para expresarme y para quien amablemente tenga a bien diga lo que quiera, sobre las críticas, sobre mi visión, o sobre lo que se le ocurra.


En siete años he borrado dos comentarios abiertamente ofensivos (contra otros usuarios, no contra mi) y he realizado sólo una advertencia en una conversación que se tornaba ‘troll’, de resto la gente que pasa por aquí dice lo que quiere, en el más puro y metalero estilo del deber ser. Jamás me he sentido ofendido -menos aún por lo anónimos que creen que bajo esa aura podrían hacerlo- y siempre he respetado el sentir del comentarista, al que le defiendo incluso su derecho a estar -si es el caso- obviamente equivocado. Pero sobre todo, siempre he sentido a ELOMC como mi ventana al mundo. El Metal es un placer y una forma de expresión… yo no pude (tampoco quise) ser músico, pero siempre me gustó el ambiente y la sensación de libertad y rebeldía que el género produce y esta es mi forma de involucrarme con él. El Lado Oscuro - Metal Critica eventualmente desaparecerá -como todo- pero no será ahora, ni será pronto. Estoy haciendo lo que me gusta y luego del paso de los años, esto es una pasión.

He ido a muchos conciertos de Rock y Metal en mi vida, desde que tengo quince años, es decir hace más de treinta. Desde esa época he visto a Saga, Quiet Riot, Van Halen, Police, Iron Maiden, Joan Jett, Metallica, Kiss, Dream Theater, Simphony X, At The Gates y un largo -larguísimo- etcétera. A Venezuela iba casi cualquiera de los grandes, alguna excepción puede haber, pero quien era algo en la música, por allí paso y yo traté de ir a todos o casi todos esos eventos. Los últimos años y por razones de dominio público mundial, hemos pasado -como decía mi abuela- de lo sublime a lo ridículo. Casi un cero total de presentaciones de bandas internacionales y obviamente me ha dado hambre, hambre de música.


Ocurrió igualmente que el mayor de mis hijos acaba de cumplir dieciséis años y siendo músico (de música ‘culta’, pero música al fin) muestra inclinación al Metal. Paréntesis aquí: Puedo darles fe con mi experiencia como padre de una persona con las características señaladas que a los músicos clásicos les gusta el Metal, mucho, el bueno (como a todos) y sí, creo que no es especulativo decir que si uno de los grandes del pasado, como Bach o Beethoven hubiera nacido hoy, sería metalero, al menos le gustaría el género. Cierro paréntesis.

Además mi trabajo me lo permitía, tenía quien me acompañara, podía darme el gusto desde el punto de vista financiero, aprovechaba que iba a pasar por mi Segunda Patria (Hispania)… se había formado pues la tormenta perfecta. Tenía que ir al festival más grande del mundo (más sobre esto después, antes de que saquen las antorchas de la ira). Lo que no tenía experiencia era en esto de los conciertos masivos, de días, al aire libre, en mi país eso no se da, no hay ni hubo realmente nunca las condiciones… aunque alguna vez se intentó a mitades de los noventa, las pruebas generalmente terminaban en una desorganización total, logística, horaria, de seguridad… no recuerdo más de dos o tres intentos serios de organización de festivales de Rock en Venezuela durante los últimos treinta años.

 

Entrando en materia: Seguramente la palabra no significa nada, pero si se fijan “wacken” suena como a “vaca” (el símbolo es una osamenta de vaca)… de pronto viene por ahí. Wacken es un pueblito de vacas y de Metal. Esa semana al año en la que el festival ocurre, mil ochocientas personas residentes reciben unos ochenta mil peludos y permítanme asegurarles, hay algunos más locos de lo que normalmente cabría esperarse y sin embargo, amigo mío, usted se puede parar a escuchar tocar a su banda adoradora del demonio de turno y no solamente su integridad personal estará segura, es que posiblemente ni lo toquen, a menos que decida integrarse en un buen mosh.

Wacken Open Air (W.O.A) como se le conoce oficialmente, es una experiencia vital para cualquiera. Aceptando mi inexperiencia en estas lides y a sabiendas de que este tipo de festivales se han popularizado en toda Europa, muchos con extraordinarios carteles, creo que esta es la Meca del metalero. Se siente en el ambiente, se percibe en la gente… hay una fuerza colectiva que motiva a esas decenas de miles de personas a involucrarse totalmente en algo que se divisa como más que un espectáculo. Todos con quienes hablas tienen un por qué, una razón… hay, cómo decirlo, una sensación de motivo en el ambiente. 

 

El cartel de este año de Wacken puede que no sea el más selecto, aunque algunos nombres son geniales, siempre eché de menos ver a alguien más… es la inconformidad propia del ser humano, pero no por eso creo que dejé de ver algunos de los mejores exponentes del Metal, algunos de los conciertos que creo deben ser oídos al menos una vez en la vida por un verdadero fanático.

El mejor de ellos en mi opinión, el más intenso y para que no quede duda mi perspectiva, fue el de Emperor… eso fue absolutamente brutal, el performance de Ihsahm es estruendoso y a la vez no necesita aspavientos ni poses. Su presencia es calmada y su entrega absoluta, la de alguien que ha alcanzado el tope del conocimiento en lo que hace, un verdadero maestro. 

 

Luego hay que hacer mención especial a la presentación que hizo Avantasia, con toda la entrega que esa genial banda es capaz y el dominio absoluto del público. La presentación del último disco de Insomnium fue también demoledora; Apocalyptica, siendo una banda de violonchelos deja helado con su muestra; Europe, como dije en un tweet, me pareció quizás la mayor sorpresa, pues en vez de lucir como una banda suave y ochentosa, son muy fuertes y suenan duro y profesional. Amon Amarth toma al público en el puño y los hipnotiza; Powerwolf fueron -de lejos- los más histriónicos y evidenciaron porque tienen tantos seguidores en tan poco tiempo.

Hubo actos que eran lo que se esperaba, pero no me causaron una impresión tan grande como lo que sugerían, como Marilyn Mason o Megadeth, quienes vinieron, tocaron bien y se fueron, no sentí esa transmisión de vibraciones que si pude percibir en otros. Kreator quizás también fue una gran presentación, pero ya el cansancio hacía mella en la gente y hubo cierta ansiedad en un grupo de espectadores que le reclamaron a Tobias Sammet (Avantasia) que terminara pronto para dar paso a los thrasers… siento que eso molestó a algunos.

Luego los sospechosos habituales, de los que se sabe que nunca van a fallar, como Accept, Paradise Lost, Max Cavalera y Brujeria, puedo dar fe que cada uno de estos conciertos fueron divertidos, quizás el que más el de los hermanos Cavalera, quienes no dudan en hacer valer su herencia brasilera incorporando ritmos que normalmente no se oyen en conciertos de Metal y menos en Europa.

Ciertamente también hubo muchas bandas pequeñas interesantes, en general y como era de esperar, las más seguidas fueron aquellas que tendían hacia los sonidos Folk y Viking, como Orange Goblin o The O’Reilly’s.

 

Hubo también agrupaciones que no me dejaron el buen sabor de boca que esperaba, comenzando con Sonata Arctica de quien esperaba un poco más, más emoción… por el contrario siento que la banda está envejeciendo, que ya no están en contacto con los seguidores del Power como si lo está Powerwolf o Primal Fear. Luego, a pesar de que es un honor poder ver a un pionero como Alice Cooper, creo que su show no es para una audiencia de ese tamaño y él mismo ya acusa en sus casi 70 años falta de movilidad y además el Shock Rock ya no impacta a nadie, no se… su concierto es una interesante muestra de dónde venimos, pero nadie se sabe ninguna canción con menos de treinta años de haber sido publicada por él.

En todo caso no voy a hacer una aburrida relación detallada de cada show, en You Tube están todos o casi todos los conciertos y les aseguro que muchos vale la pena verlos.

 

Finalmente está la dimensión “alemana” de Wacken. Eso es todo un espectáculo en sí mismo. Nadie realmente puede saber lo que es mantener divertidos a decenas de miles de metaleros durante tres días y sin que haya un solo incidente grave, sin haber pasado por allí. Ante la organización y nivel de preparación de un espectáculo de esta magnitud, con ese nivel de orden, estructura y preparación, no tengo menos que quitarme el sombrero y decirle a cualquiera, pero especialmente a los padres, que Wacken es un sitio donde todo -incluso la lluvia- está previsto. Los baños alcanzan (¡Y están limpios!), la comida no envenena, el sonido alcanza para oír lo que pasa con calidad y fuerza sin ser revienta-tímpanos, el transporte, la acreditación y la seguridad son encomiables y finalmente la gente se contagia de ese escenario y en reafirmación de que los metaleros somos la mejor audiencia, nunca vi, ni me llegaron comentarios de nadie quien haya sufrido un percance, más allá de alguna resaca monumental por culpa del matrimonio Beck’s-Jägermeister, el cual doy fe que se sube con fuerza a la cabeza ;)

Por supuesto que a partir de ahora me veo 'obligado' a acudir a otros festivales, seguro que algunos con bandas más impactantes, otros más pequeños, con menos lluvia y barro, más cerca… pero nunca como Wacken. Ese sitio tiene razones para quedarse en el corazón de un metalero y debería ser una especie de obligación ir una vez en la vida al menos. Lo aseguro.

Seguiré contando para no hacer esto muy aburrido.

Alfonso