Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

viernes, 7 de septiembre de 2012

Threshold - "March Of Progress" (Progressive)

Threshold es un grupo inglés de vieja data, su formación se ubica a finales de los años 80, cuando comenzó siendo una banda tributo de grupos como Ratt y Testament (...mmm... Testament es realmente viejo!). Este es su noveno disco de estudio luego de la insufrible espera de cinco años, después de su albúm 'volador' "Dead Reckoning" (la mayoría de los titulos de ese disco tenían metáforas de aviación). Su Metal/Rock Progresivo siempre ha sido de los mejores del género, pero con "March Of Progress" puede que hayan grabado su nombre en el altar de los consagrados. Este puede, perfectamente, ser el mejor disco del año. Advertencia: Continuar leyendo sin comenzar a escuchar este disco de una vez, puede ser una perdida de tiempo para disfrutar un momento clásico de la música, cualquiera sea el estilo.
 
 
Con severas influencias de grupos como Yes, especialmente en la confección de los arreglos y manejo vocal de Damian Wilson, este disco no se hace largo, ni siquiera en sus descomunales setenta y cinco minutos, pues está absolutamente lleno de melodía en una atmósfera inquietante con una combinación de guitarras pesadas y teclados de gran calidad, subrayadas por un trabajo de batería excelso. Nuevamente el contenido de las letras se ocupa de temas como la vida, la religión, la ciencia, la política y el medio ambiente.

Damian Wilson (ex Headspace, Landmarq y otros grupos, así como con esta misma banda, con el álbum debut "Wounded Land" en 1993 y "Extinct Instinct" en 1997) vuelve para sustituir a Andrew "Mac" McDermot, quien falleció en agosto de 2011 y realmente se ha esmerado a un nivel totalmente fuera de serie, demostrando sin ambages la enorme calidad que lo caracteriza y su singular estilo, el cual -a mí, al menos- me recuerda a veces a Jon Anderson, salvando las distancias de tono.

Después de las voces, los arreglos son interesantes y agradables, inteligentes, pero nunca técnicamente inaccesibles, siempre capaces de mezclar los instrumentos sin sacrificar la melodía, la armonía o el simple placer de un buen coro. También para aquellos que requieren que su metal progresivo sea 'metal', del pesado, encontrará aquí todo lo que necesitan, aunque con un groove rock.

Entrando en las canciones, debo decir que, si bien todo el disco es de excelente factura, evitando innecesarias masturbaciones guitarristicas tan usuales en el estilo, a lo Petrucci-'no-hay-solo-suficientemente-largo', en todas se nota un excelente nivel técnico de los seis componentes, quizás el comienzo del mismo (Return Of Though Police, Staring At The Sun y Liberty, Complacency, Dependency) no es tan perfecto como el resto, algo lenta la primera, menos melódica la otra y un poco repetitiva la ultima. Quiero aclarar que estoy tratando de ser detallista, porque puede que con apenas dos cervezas entre pecho y espalda esos detalles ni se noten. No hay ningún desmérito, lo que puede ocurrir... lo sabré en un par de semanas... es que estas sean canciones más complejas que el resto y por eso requieran más tiempo.

Luego, en general todos los temas, aunque largos, muy largos, hasta de diez minutos plus y en promedio de unos siete, son un festival melódico. Pero especialmente de la mitad del disco en adelante, canciones como Colophonon, Don't Look Down y Coda son manifestación pura de artistas inspirados por no menos de siete de las nueve musas. The Hours y That's Why We Come, compiten por derecho propio para Mejor Canción del Año... mi medida es la silla... si me levantan son de las buenas (no estoy siendo metafórico, es cierto) y estas no me dejaron sentarme.

En resumen creo haber percibido un disco excelente, uno que contiene elementos virtuosos pero no abusa de los mismos, por el contrario, logran hacerse asequibles y extremadamente melódicos (¿ya lo dije?) en un género que se presta para los excesos barrocos (que a veces valen también...), sin perderse en lugares comunes o facilistas. Comparados -odiosamente por su puesto- con la vara que mide todo Prog, Dream Theater y su "A Dramatic Turn Of Events" del año pasado, este trabajo está, al menos, a ese mismo nivel.

10/10. No dudo la calificación ni por un instante. Vigésimo noveno contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.







1 comentario:

  1. Descubrí este disco gracias a esta web ahora casi 5 años tras su publicación y solo puedo decir que es de inicio a fin una jodida maravilla. Sin temor a ello puedo decir que es el mejor album que escuché y paso ya de los 40. Todas las canciones son de 10 pero para mi la mejor es Coda a la que le pongo un 11. Sus cambios, sorpresas y la melodía a partir del 1:40 me tienen taladrado el cerebro.

    ResponderEliminar