Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

jueves, 31 de julio de 2014

Belphegor - "Conjuring The Dead" (Black)

Bandas icónicas de Black especialmente satánico, como Belphegor, Mayhem, Celtic Frost o Bathory, son para mi una gran fuente de sentimientos encontrados. No por nada en el post-título de este humilde blog digo que hago críticas y comentarios de un montón de géneros del Metal y "Black...pero sólo a veces". Y es que a veces estos perversos músicos llevan su concepto más allá de la música, dejándola de lado para enfocarse nada más en el aspecto religioso y ahí es donde dejo de sentirme a gusto.


No me importa el imaginario detrás de un disco como "Conjuring The Death" si el trabajo es bueno y hay Metal de calidad, si por el contrario, un disco trata sólo de ser 'malo' por la satisfacción de sí mismo y se olvida de la música, pues ya no lo aprecio tanto. ¡Que si la iglesia, los cochinos, la confirmación y la sangre de mil vírgenes se mezclan en un sola frase!... que carajo... el noventa por ciento de las veces estas bandas lo hacen por lucir provocadores y anti-sistema, lo que sin duda es Metal puro. Incluso, si el mensaje y sentimiento antirreligioso llega más allá y tiene verdadera substancia satánica, pero suenan bien y transmiten arte... no me pica oirlos. Yo se quien soy, que acepto y que no y estoy convencido de que hay cosas bastante más satánicas y jodidas que cantarle a Belcebú con fe (como por ejemplo matar niños a bombazos en una escuela de la ONU en Gaza).

Por eso, me saben a mierda los jueces de la rectitud y la bondad que critican mi Metal y en general, cualquier vaina sobre la que su estúpida moralidad les hace creer que estan por encima del bien y del mal. Por eso, -con perdón si se me sale una mala palabra- hablemos desprejuiciadamente de arte oscuro: Belphegor lo ha realizado muy bien con "Conjuring The Death". Este trabajo puede ser considerado como un excelente resumen de una carrera que ya tiene casi veinticinco años, incluso que muestra el retomar de un camino ascendente luego del punto bajo que significó "Walpurgis Rites - Hexenwahn" (2009) y que se vio mejorado por "Blood Magick Necromance" (2011).

Luego del sólo razonable disco de Mayhem, "Esoteric Warfare", tenía la percepción de que 2014 no daría ninguna otra sorpresa en el Black puro, vieja escuela, a no ser que contara lo realizado a comienzo de año por Behemoth con "The Satanist", quien sigue siendo uno de los grandes trabajos y puede terminar de primero en la lista de muchos a la hora de escoger lo más destacado.

Sin embargo, estaba equivocado, "Conjuring The Death" es una grata sorpresa, un poco más melódico de lo que esperaba, de una alta agresividad y rabia desatada, con la magistral ejecución del dúo que mantienen Helmuth y Lehner, demostrando que todavía tiene excelentes cosas que ofrecer. Este disco brinca como un endemoniado sobre los diferentes elementos que lo componen: en un momento estás escuchando suaves guitarras acústicas, como al final de The Eyes, y al siguiente instante la agresión vocal de temas como Legions Of Destruction te estrellan contra una pared de sonido torturado y extremo, como sólo ellos lo saben hacer.

Aunque algunos de los sonidos demoníacos suenan algo ridículos para los tiempos que corren, aunque seguramente les dieron mucha de su fama allá cuando la película 'El Exorcista' era lo más intenso que se podía presenciar, su trabajo de guitarra sigue siendo completo, complejo e intenso, con riffs parte huesos y ataques de sonido crudo que satisfacen hasta al más experimentado metalero. Además está esa batería, la cual continúa siendo un espectáculo, una firma de la casa en lo que a intensidad se trata, con algunos de los blast beats mejor colocados en mucho tiempo.

El apoyo en la grabación de músicos venidos de otras bandas igualmente controversiales, como Glen Benton y Attila Csihar de Deicide y Mayhem, respectivamente, entre otros, les da profundidad y un sonido completo, muy vieja escuela, convirtiendo a este disco posiblemente en lo que me habría gustado escucharle al mentado "Esoteric Warfare"... sin embargo es Belphegor a quien le tocó esta vez hacer el mejor trabajo del Black puro. (Cuando digo Black puro puede que me esté dejando influenciar por un libro que recomiendo ampliamente para conocer más de los orígenes de este género: 'Black Metal: Evolution of the Cult', de Dayal Patterson, el cual -repito- recomiendo).

El disco es demasiado corto, superando apenas los treinta y seis minutos, pero envuelve, es compacto, razonablemente bien logrado en su producción, con la intensidad esperada y con buenas canciones, las cuales tienen todo lo que de este plato se espera: fuerza, agresión, rabia, buena velocidad y excelentes riffs.

8/10. Buen Black, ejemplo de vieja escuela. Portada nominada a Mejor del Año.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario