Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

sábado, 27 de febrero de 2021

Ad Nauseam - "Imperative Imperceptible Impulse" (Technical Death / Avant-Garde)

Hay discos fáciles, otros no. En esas mismas categorías los hay buenos y malos. La música y el Metal da para todo, a veces un disco sencillo de oír se hace insoportable a la segunda pasada y uno complejo enamora en la décima revisión. Es que además depende de muchas cosas: el estado de ánimo, el contexto temporal de cada quién, la edad, la experiencia musical... tantas y tantas variables determinan la manera en la que cada uno de nosotros establece una relación con una banda y una grabación, incluso el tiempo va cambiando las perspectivas, nada es estático en el mundo del arte, ésta también es una de las grandes verdades del querer humano.

Un disco como  "Imperative Imperceptible Impulse" de Ad Nauseam tiene por fuerza que generar contradicciones importantes entre los seguidores del Metal, en específico los del Technical Death. Este trabajo es, sin lugar a dudas, una de las obras más interesantes del joven año. Léase bien que utilizo el término 'interesante'. El que se pasee un poco por los lugares de costumbre de la red habrá visto las calificaciones que ha causado, las cuales -si no lo han hecho- bandean entre la perfección y lo insoportable... ¿Cómo es eso posible? Realmente no importa, lo que dije arriba es parte de la respuesta, habrá quien se impacte como quien lo sufra, depende de muchas cosas, por eso hacer críticas de arte es tan inútil como divertido.

Pero aquí, en ELOMC, yo si me comprometo (me 'mojo' como dicen en España) y me arriesgo a decir qué opino del segundo trabajo de estos italianos que mezclan su intricado Death con fuertes elementos tomados del Avant-Garde e incluso un poco del Doom. Este es un gran disco, pero no para todos los gustos. Ya la sola definición estilística realizada debe prender algunas alarmas para los menos curtidos en las artes oscuras del Metal. No me extrañaría ver "Imperative Imperceptible Impulse" como disco del año de unos cuantos especialistas, creo que tiene los elementos necesarios para ello, pero para nadar hasta esa orilla hay que tener unos años de práctica.

Atmosférico, hipnotizante, abrasivo, ultratécnico en lo que a la ejecución instrumental se refiere, con una voz ominosa y transportadora, extraño o más que eso en los tiempos rítmicos y muy envolvente. Ad Nauseam no estaba en mi radar hasta la llegada por sorpresa de "Imperative Imperceptible Impulse" pero está claro que luego de esta presentación no van a pasar desapercibidos de cara al futuro, ni para mi ni para muchos. Éste es quizás uno de los discos más interesantes en lo que respecta a innovación en bastante tiempo, si acaso hace falta podría equiparar sus sonidos a cosas realizadas por bandas como Ulcerate o Deathspell Omega, quizás más a esta última y eso son palabras mayores.

Reitero la pregunta: ¿Puede un disco tan complejo, tan intenso y crudo ser el marcador del año? Es difícil encontrar un respuesta a esa pregunta en un mundo donde el hedonismo y la satisfacción instantánea predomina, pero si se tratara de ver con el cristal de la gran calidad que ofrece el Metal extremo, ese que requiere tiempo para dominar, estoy seguro que la respuesta sería un rotundo si. Aquí no hay riffs melódicos, ni coros épicos, ni luces hermosas, por el contrario, se consiguen colores ocres, transmisión de emociones histéricas y lugares inaccesibles, cabe preguntarse ¿No es eso también difícil de transmitir? Temas como Coincidentia Oppositorum, nominada a canción del año, pero también cualquier otra de las cinco que compone "Imperative Imperceptible Impulse" lo demuestra. Ad Nauseam se luce, estentóreamente, casi groseramente.

9/10. Nominado como disco del año.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Harakiri For The Sky - "Mære" (Post-Black / Blackgaze)

Hablar de Harakiri For The Sky es hacerlo de uno de los mejores ejemplos del Post-Black o Blackgaze. Con cada trabajo de la banda, que con "Mære" logra su quinta entrega, se puede contar con que no habrá fallos ni catástrofes, su sonido es extraordinariamente peculiar, se consiguen pocas agrupaciones que suenen similar -quizás Deafheaven y Anomalie- y mucho menos que sean tan consecuentes con su propio estilo, eso es lo que se llama haber conseguido un nicho y explotarlo.

Una idiosincrasia tan marcada en Harakiri hace que cada disco se disfrute, pero esa misma característica puede terminar obrando en su contra. En esta oportunidad y a pesar de que "Mære"entrega nuevamente lo esperado, puede que el dúo haya pecado de autoplagio e intentando reverdecer glorias pasadas, especialmente la que deriva del preferido del público -aunque no tanto del que aquí escribe- "III: Trauma" (2016) o incluso "Aokigahara" (2014) que junto a "Arson" (2018) son sus mejores trabajo a la fecha desde mi perspectiva. "Mære" es un aceptable disco, con todos los elementos, intensidad y abrazo negro que ha traído hasta aquí a M.S. y J.J., pero le falta impacto, incluso algo de frescura.

Justamente lo que más me impactó desde que conocí a  la banda -su innovación- percibo que ha quedado rezagado esta vez. Cada tema de los diez que componen su trabajo tiene algo que ofrecer, pero en general se revuelven sobre el mismo punto y me recuerdan demasiado sonidos ya escuchados. Temo haber pensado un poco que "Mære" puede estar compuesto de temas que le fueron quedando a Harakiri For The Sky en el tintero y que decidieron reunir ese material y traerlo aquí. Son buenas canciones, pero ninguna atropella los sentidos como si lo hicieron en discos anteriores. Percibo que esto de haber juntado ideas que quedaron fuera de mejores trabajos puede ser cierta cuando también "Mære" adolece de exceso de duración, casi ochenta y cinco minutos es demasiado para este nivel de intensidad y observo que quisieron entregar todo lo que pudo haber quedado por escucharse en otras grabaciones pero que no llegaron a hacer el corte, algo así como limpiar la casa, lo sacaron todo.

"Mære" es un disco bueno para conocer que ha hecho la banda, quien quiera que vaya a escuchar por primera vez a HftS va a encontrar en él unos cuantos buenos ejemplos, temas como I’m All About The Dusk y Silver Needle – Golden Dawn’s retornan al fanático a lugares conocidos, interesantes e intensos, pero no podría recomendarlo como lo mejor de su discografía. Es claro entonces que un tanto decepcionado si me dejan en esta oportunidad, especialmente cuando en su anterior se les notó ese crecimiento que tanto anhelo de estas agrupaciones marcadoras del Metal. No es un daño grave, reitero que "Mære" es más que aceptable y que posiblemente sino proviniera de una banda como Harakiri, éste sería más impactante, pero de los austriacos quería más porque creo que pueden más.

Cierro aceptando que este comentario es exigente y puede parecer que desdice de "Mære" y quieron reiterar que es así pero solo parcialmente. HftS sigue haciendo buen Metal, pero su listón está muy alto como para no haber sorprendido con nuevas ideas y terminar copiándose a si mismos un poco. Entiendo que a muchos le gustará el trabajo, con justa razón, pero en el gran contexto, no es su mejor muestra.

7/10

miércoles, 17 de febrero de 2021

Epica - "Omega" (Symphonic)

Cinco años sin un disco de Epica es como mucho para un alma tierna como la mía (fuera de mis 'períodos negros' en los que sólo como clavos al rojo vivo y  Black balcánico), esto no se le hace a nadie con un mínimo de sensibilidad. La verdad es que todavía estoy esperando un mal disco de la banda, algo tiene que existir en el multiverso Mayan-Simone-Epica-Jensen que haga que su naturaleza se vuelva un poco más humana, tiene que haber lugar al error... pero no será hoy, ni aquí, ni con "Omega" ¡así que vamos!

"Requiem For The Indiferent" (2012) puso en claro contexto a la banda aunque el paso del tiempo puede que no le haya hecho tanto bien, "The Quantum Enigma" (2014) los terminó de ubicar -si es que hacía falta- en el contexto del Sinfónico como una de las cinco bandas más importantes y "The Holographic Principle" (2016) demostró definitivamente su enorme calidad, siendo este último un trabajo que es de obligatorio repaso para cualquiera que aprecie el género, sin contar que abre lo que a las luces de "Omega" se muestra como lo que posiblemente sea una trilogía de discos de lírica altamente filosófica en torno a la humanidad, su comienzo y fin... si tuviera que apostar por el título de su próximo disco pondría mi dinero sobre algo así como 'transcendencia', 'transformación' o 'final'. La verdad, el compromiso con el contexto simbólico es extraordinario.

"Omega" es un disco de mucho trabajo, de una producción enorme y seria, de sonidos grandilocuentes y cambiantes pero dentro de un marco de estilo propio que Epica ha sabido crear y desarrollar en los últimos doce o trece años -desde "The Divine Conspiracy" (2007) y aprendiendo de los errores de "Road To Paradiso" (2006)- y que utiliza a la voz de Simone Simons como arma-ni-tan-secreta, con todo el esplendor y capacidad que tal belleza metalera puede dar. Los doce temas y setenta minutos de esta entrega son intensos, potentes y emocionantes, nuevamente contentivos de algunos de los riffs y melodías más peligrosamente pegajosas del Sinfónico, con temas tales como Freedom-The Wolves Within, Rivers, Kingdom Of Heaven y Part III-The Antediluvian Universe... pero The Skeleton Key y Code Of Life son de otro nivel, nominadas ambas como contendientes a Canción del Año de ELOMC.

Quiero volver al punto de la voz de Simons. Es necesario hacer una mención especial a su exhibición en "Omega" puesto que es un despliegue de verdadera intensidad, calidad y potencia. En mi opinión y a pesar de que los anteriores discos de la banda han mostrado su rango y capacidad, es en esta entrega que se ha dado la explosión total de sus virtudes, una voz prodigiosa y hermosa, transmisora y llena de matices. Realmente el Metal cuenta en ella con una de la más grandes exponentes, quien junto a Floor Jansen y Anette Olzon entiendo que crean lo necesario para que no haya necesidad de buscar otros ejemplos mucho más allá.

Habrá a quien le guste más o menos la aproximación bombástica de "Omega", el hecho de que es un tanto más accesible para no metaleros, la incorporación de más sonidos orientales, los megacoros o -lo que menos- algunos niños aquí o allá, pero según mi visión y en perspectiva de todos sus discos que he analizado, Epica ha mostrado lo mejor que ha ocurrido este año hasta ahora y posiblemente está dentro de los mejores discos de su carrera, sin duda manteniendo al menos el envidiable nivel del anterior y haciendo alarde en lo que a regularidad y calidad se refiere.

Voy a cerrar haciendo una odiosa comparación, pero me atrevo a decir que este es el disco que esperaba de Nightwish con "Human Nature" y ahora con la salida de Marko Hietala no apostaría a que llegará alguna vez.

8.5/10

 

viernes, 12 de febrero de 2021

ELOMC - 10 años

Iba a comenzar diciendo que jamás esperé que ELOMC llegaría a cumplir diez años, pero no es cierto. Desde el primer día quise que éste fuera un sitio duradero, cierta y fundamentalmente destinado a desahogar mis ganas de hablar de la pasión que me embarga este tipo de arte, además de escribir que siempre lo he sentido catártico.

Mucho ha pasado en estos diez años, al comienzo las críticas eran cortas y malas (ahora son solo malas) y como cualquier blog, no venía casi nadie. Tardó como un año en comenzar a tener cierto tráfico y aunque hubo quien me recomendó dejarlo por aquello de que 'nadie te va a ver' yo sentía que el objetivo estaba cumplido: me estaba divirtiendo con esto. Era una época en la que estaba 'enfiebrado' y podía llegar a escribir hasta quince reseñas mensuales, una cantidad inimaginable hoy por hoy.

Lo que si nunca dejará de sorprenderme es la cantidad de comentarios y mensajes que recibo. Cuando comenzaron a llegar no me lo creía, para ser un sitio escrito -que no un video blog- ni mis mejores expectativas podían haber calculado esto y lo mejor es que en su enorme mayoría participa gente que lo hace amablemente (muy metalero eso, por cierto), pero incluso cuando es para criticarme nuestra logia mantiene el nivel. En diez años he borrado dos comentarios que atacaban a otros usuarios, no a mi... eso tiene que ser un record en algún sitio. 

Los frios números (incluyendo los que se perdieron luego de El Episodio) dicen que en diez años por aqui han pasado un poco más de un millón y medio de lectores, unos trece mil al mes, que han comentado más de ocho mil veces, que la entrada más vista es Nightwish - "Human Nature" y la segunda Metallica - "Hardwire... To Self-Destruct", que los lugares desde donde más visitas recibo son España (25%), México (20%), Argentina (14%), EEUU (10%), Chile (8%), Colombia (6%) y Venezuela (5%),  que he posteado 968 entradas con ésta... en comparación con lo que se hace en el mundo de los 'influencers' estos son números insignificantes, pero para un blog escrito, unipersonal, en español, sin publicidad, sin contacto con los grandes sellos o relacionistas públicos y en especial, para el Metal, pues no dejo de creer que hay un pequeño logro, o quizás no, pero yo me siento orgulloso, eso si.

A los (mis) lectores, usuales o esporádicos, siéntanse también como dueños de ELOMC, juntos hemos logrado un pequeño lugar de encuentro junto a la pagina de Facebook y de Twitter, a todos les agradezco el instante que pasan aquí. Todas sus participaciones y mensajes, todos sus mails, todos sus buenos deseos e incluso sus críticas, son leidas, a todos les agradezco haberle dado más sentido a este espacio.

Con mis más y mis menos en lo que a compromiso se trata, me siento bien -muy bien- por haber permanecido aqui, por haber tenido la constancia de mantener el sitio y porque sigue siendo hoy, tanto como cuando comenzó un 12 de febrero de 2011, un lugar para ser yo mismo y hablar de una de las manifestaciones humanas más intensas e inclusivas que existen, el Metal.

¿Digamos diez años más?

Alfonso

miércoles, 10 de febrero de 2021

Angelus Apatrida - "Angelus Apatrida" (Thrash)

Cuando una banda establecida presenta un trabajo con su nombre como título ('homónimo', para los literatos) el mismo acostumbra tener un alto sentido de mensaje, eso es una especie de regla no escrita, lo común es que ese disco sea una grabación destinada a volver a las raíces, al garaje en el que los ahora cuarentañeros hicieron sus primeros acordes cuando tenían diecisiete inocentes primaveras, volver a sonar como les gustaba, sin poses. En el caso de unos thrashmetaleros como Angelus Apatrida, quienes conmemoran veinte años de andanzas y seis discos previos, pareciera que "Angelus Apatrida" sigue la corriente a la referida costumbre.

Lo cierto es que estos castellanos me habían sorprendido gratamente con sus dos discos anteriores, "Hidden Evolution" (2015) es un trabajo veloz, potente y bien ejecutado, pero "Cabaret De La Guillotine" (2018) fue un disco superior, una de esas grabaciones que crece con el tiempo y que hoy le habría dado el título de disco del año en el género. Con tanto material a diario es difícil -por mucho que se trate- de recordar un disco pasadas las semanas, no hablemos de los años, con ése no es así. Mis esperanzas pues con "Angelus Apatrida" no podían menos que ser altas.

En primer lugar la citada regla no escrita se plasma totalmente, esta nueva entrega es una oda al sonido Thrash puro, pudiendo servir de libro de texto para nóveles metaleros que quieran iniciarse en tales artes: así suena el buen metal nacido en la bahía de San Francisco. La velocidad y agresión de "Angelus Apatrida" están en línea con lo que mi memoria me permite recordar de los años ochenta y las grabaciones en cassette, los riff cortantes y el mínimo de melodía en los temas que componen el trabajo son un gusto para los amantes del estilo y aunque la voz principal de Guillermo Izquierdo es más límpia que el gutural propio de la época, el trabajo creo que cumple con creces el objetivo.

Me ha cabido un tanto preguntarme la validez temporal de "Angelus Apatrida" ahora (bueno, desde hace años) que justamente se cuestiona lo que se está haciendo en el Thrash, donde hay relativamente pocas-y-buenas bandas y fuera de algunos sonidos muy específicos de agrupaciones consagradas (Kreator se me viene de inmediato a la cabeza, pero no me hagan hablar de quien todos saben), el género está debilitado, o con pocas ideas -por ser amable con el término-. Creo sin embargo que Angelus Apatrida -la banda- ha hecho algo que tiene sentido, un reverdecer del sonido que puede poner a prueba incluso a grandes nombres de las escena mundial (ellos me parece que están ahí cerca) de los que se esperan pronto nuevo material... a ver que tal les va, esta muestra puede ser una buena vara para medirlos.

En resumen me ha gustado el trabajo, creo que "Cabaret..." es todavía un tanto mejor que éste, especialmente por el tema Farewell que tanto me impactó, pero no deja de haber cosas interesantes aquí, como Indoctrinate, Empire Of Shame y Into The Well, aunque a veces por la perspectiva de orígenes del trabajo haya un exceso de similitud entre canciones. Pero así se tocaba y posiblemente -si el Thrash termina de resucitar-, así se deberá seguir tocando.

7.5/10. Excelente portada.

viernes, 5 de febrero de 2021

Soen - "Imperial" (Progressive)

"Lotus" (2019) iba a ser el disco del año en el Progresivo, lo que pasó fue que Tool se atravesó y por una nariz ganó en mi apreciación. Aún así, todavía y especialmente para esta reseña, me convenzo de que si hubiera sido al revés y Soen hubiera sido la banda escogida, habría también razones válidas para sostener la decisión. Este año el quinteto liderado por el uruguayo Martín López quiere que esas dudas queden despejadas lo antes posible con "Imperial" y en cuarenta y dos minutos muestran todas sus razones.


Soen ha venido creciendo a mis ojos, las referencias que todo el mundo hacía a su herencia de Opeth son cada vez menores y han logrado consolidar un sonido muy propio. En primer lugar evitan a toda costa los excesos instrumentales y se enfocan en transmitir el mensaje pronto y directo, sin devaneos ni temas de veintisiempre minutos, por otro lado siguen -aunque en "Imperial" menos, ya hablaremos de eso- incorporando esas zonas tranquilas en sus canciones, de sonido tan preciosista. Adicionalmente su lírica los destaca, haciendo temas cuyo mensaje es hermoso e interesante, muy recomendable buscar las letras y seguirlas con atención.

"Imperial" es un disco más obvio que "Lotus", si se quiere más fácil aunque uso la palabra con precaución porque no quiero que se piense que sugiero que el mismo está menos desarrollado, sencillamente su perspectiva está dirigida a un público más amplio. Posiblemente por esto y después analizarlo tras de muchos repasos pienso que "Lotus" es un tanto mejor que éste, aquel trabajo exaltaba los pasajes introspectivos, es claramente un disco más 'para el músico' y éste es más 'para el público'. Reitero, "Imperial" se merece la buena recepción que ha tenido, cero insinuaciones de trabajo comercial.

En este disco hay temas que realmente impresionan, Monarch es uno y lo voy a dejar nominado como contendiente a Canción del Año de ELOMC, también, Illusion, para mi un homenaje a Pink Floyd, igualmente Modesty o Fortune harán el día de cualquiera que aprecie un Progresivo intenso en su sentimiento y bien ejecutado. No podía faltar la referencia a que "Imperial" se encuentra muy bien envuelto en la producción que muestra, haciendo sonar el disco con gran calidad.

He leído algunos comentarios que critican algo que se ha dado por denominar falta de atrevimiento o experimentación. Creo que quien piensa así no ha entendido la perspectiva que por esta vez Soen quería mostrar, en anteriores oportunidades ya han hecho eso, quizás cuando más cambiaron su sonido fue en "Tellurian" (2014) que aunque para mí no resultó la más lograda de sus entregas, contenía esos elementos novedosos. Soen me parece que está disfrutando con cada disco, le definen un enfoque y lo exprimen, no me sorprendería si su próxima grabación tuviera una perspectiva más avant-garde o algo así, tienen todo lo que hace falta para reinventarse con facilidad.

8/10