Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

viernes, 30 de noviembre de 2018

Night Verses - "From The Gallery Of Sleep" (Instrumental / Progressive / Electronic / Post Hardcore)

Si hay un comentario fuera de los estándares de este humilde blog, es éste. No estoy seguro de la cantidad de tiempo que ha pasado que no hablaba de un disco instrumental y ciertamente estoy convencido que no lo he hecho nunca sobre un trabajo de raíces Post-Hardcore. En todo caso, los astros se han alineado para dejarme conocer un trabajo que me tiene muy interesado, por lo bueno en primer lugar, pero por su razón de ser en segundo término. Éste es el producto resultante de una banda del que su cantante se fue y en vez de ser reemplazado, el trio que quedó y que conforma Night Verses (bajo, guitarra y batería) decidió dar un giro y atreverse a hacer "From The Gallery Of Sleep" sin voz líder.


En primer lugar diré que el segundo apellido del género que se le aplica a esta grabación, Post-Hardcore, me resulta un poco difícil de asimilarselo, más bien diría que el trabajo tiene evidentes influencias Progresivas, Djent y más que un guiño a la Electrónica, siendo quizás esto último lo que no terminó de comprarme totalmente. Pero, en todo caso, creanme cuando les digo que si me tomo el tiempo para conversar de Night Verses es porque me parece el mejor trabajo instrumental de 2018, de lejos es innovador, emocionante, diferente y muy bien ejecutado, tanto como lo necesita un disco que no cuenta con voces para distraer la ejecución de sus integrantes.

Me he empeñado en escuchar con cuidado "From The Gallery Of Sleep" para tratar de llegar a la conclusión de quién lo hace mejor, si Nick DePirro en la guitarra, Reilly Herrera en el bajo o Aric Improta en la batería, y aunque he estado tentado en sugerir que este último es el mejor de la grabación, me parece que no haría justicia al resto del componente, quienes muestran una eficiente y elevada capacidad con sus herramientas. 

El eterno temor que sugiere un disco instrumental es que se va a hacer aburrido pronto, o demasiado complejo y que en vez de hacer pasar un buen rato lo que termina sucediendo es que hay que prestarle tanta atención como si fuera una clase magistral a la que si se le pierde un minuto se deja de entender. En este caso no me sentí así y me reconozco -nuevamente- difícil oyente del género. Es más, me doy cuenta que posiblemente el último comentario que hice de un sonido como éste fue cuando de hable de Animal As Leaders en 2014 y me sorprende (y a la vez un poco no) reconocer que Night Verses reciben una influencia más que obvia de aquella banda, lo que me aclara un poco la situación.

"From The Gallery Of Sleep" está lleno de detalles, uno de los que más me agradó fue en uso de voces apagadas (en off le dicen los expertos) que rememoran narraciones del películas viejas, que ayudan a abrir y cerrar algunos temas; con ese tipo de recursos y un buen uso de sonidos etéreos, la banda logra imprimirle al disco una interesante sensación atmosférica e hipnótica. Temas como Trading Shadows, Lira, No.0, EarthlessPhoenix IV: Levitation -la mejor y nominada como Canción del Año-, se me antojaron excelentes, realmente superiores. Quizás también durante algunos otros pasajes, especialmente de las canciones de corta duración (tres o menos minutos) sentí un exceso Electrónico del que soy tan seguidor. Creo justo decir que no hay momentos malos en el disco, al contrario, este es uno de esos trabajos que por sus características, aunque guste un poco más o menos el Instrumental, es obligación oír para cualquier metalero que se precie de saber qué pasó en 2018.

8.5/10

miércoles, 28 de noviembre de 2018

In The Woods... - "Cease The Day" (Doom / Atmospheric / Melodic Death)

Cuando hace tres semanas me reclamaban con justicia que no había conversado lo suficiente de Doom y me senté a buscar cómo remediarlo, de pronto me descubro que el género me tiene enganchado con varios trabajos a la vez, así es el Metal, siempre oportuno. En esa onda es una obligación placentera hablar de una de las mejores bandas del estilo, In The Woods... (con los tres puntitos) quienes luego de aquel larguísimo hiato entre 1999 y 2016, que más que descanso se podría definir como la terminación de la banda para retomar desde casi cero, hoy han decidido salirle al paso a los años perdidos y rápidamente presentan su segundo disco, "Cease The Day".


Hay a quienes este trabajo les ha parecido mediocre y otros quienes lo perciben como la segunda venida de Lemmy. Yo lo he escuchado bastante, desde hace ya varios días y tengo siempre la misma sensación, es una grabación de buena calidad que utiliza el Doom un poco como excusa para la presentación, permitiéndose jugar con el Atmosférico y el Melodeath y hasta con algunos ataques rítmicos no necesariamente ubicados en el género ominoso, sin duda este trabajo me ha parecido un aceptable sucesor de "Pure" (2016), Disco Doom del Año 2016, según mi humilde opinión.

El vocalista de In The Woods..., James Fogarty, conocido con el remoquete de Mr. Fog, es nuevamente el arma secreta de la agrupación, su voz tiene características especiales y su textura es quizás de lo más interesante que se escucha dentro de este género, no tiene la tendencia usual del Doom de exagerar el dolor y a la vez es fuertemente transmisora, todo ello matizado con una técnica estudiada. Escuchar a este cantante, en lo que a mi respecta, es una verdadera satisfacción, su calidad elevaría cualquier disco, de casi cualquier género. 

"Cease The Day" es un buen trabajo, no deja mal lo que ya habían mostrado y aunque -la verdad sea dicha- no está al mismo nivel de su anterior, la grabación me gustó. Le falta al disco algo de impacto emocional y ninguno de los temas es tan total como pudo haber sido Pure y Blue Oceans Rise (Like A War) de su disco anterior, no por eso canciones tales como Respect My Solitude, Strike Up The Damn y Empty Streets se perciben buenas, incluso un poco más que eso durante algunos pasajes. El trabajo evita zonas bajas, aunque el tema Cloud Seeder tiende peligrosamente al exceso melódico, en todo caso, para segundo disco de esta nueva etapa me parece que dejará buen sabor de boca.

Cierro pensando que In The Woods... tiene un material humano extraordinario y que por eso echo de menos algún atrevimiento, un nivel de contribución al género que seguramente podrían haber intentado. "Cease The Day" no juega todo sobre seguro, pero es un disco de riesgo menor, bastante bien logrado y un poco de exceso en la melodía.

7.5/10

lunes, 26 de noviembre de 2018

Trollwar - "Oath To The Storm" (Folk / Melodic Death)

Se va acabando el año y como en anteriores, tengo que tratar de apurarme en conversar respecto ciertos géneros menos comentados y también hablar de los discos obligatorios que deben ser considerados en 2018. Para ir pagando esas deudas, en este período no he hablado todo que hubiera querido acerca del Folk y del Viking, por eso me parece que un trabajo como el de Trollwar bien puede cubrir al menos en parte la carencia, su disco "Oath Of The Storm" ha sido bien recibido y a mi me ha gustado razonablemente.


Siendo franco, no hay demasiado Folk nórdico que ofrezca la suficiente novedad como para sobresalir, quien se preste usualmente a seguir el género al tiempo se dará cuenta de que muchas bandas se repiten, incluyen ese sonido brincón tomado de la Polka alemana y exceso melódico algo caricaturesco que va haciendo que disco tras disco se pierda frescura, todo comienza a sonar a Wintersun, Finntroll y Ensiferum. En el caso de los canadienses de Trollwar creo que si bien caen en lugares comunes narrados, el elemento vocal Death líder, de fuerte sentido agresor, le entrega calidad y diferenciación y la parte novedosa está en sus coros, limpios y que agregan hermoso nivel melódico.

Además debo decir que la banda ofrece una perspectiva instrumental de calidad, diría que es una de las agrupaciones que mejor me ha sonado en este ambiente en los últimos meses, muy fuertes, redondos y capaces. Tengo la sensación de que esta gente debe ser una de las buenas presentaciones en vivo del Metal. Adicionalmente y como para rematar la faena, el trabajo tiene buen songwriting, la melodía es potente y atrayente, las canciones recordables y la velocidad arrolladora, aunque al disco le falta un tema bandera. "Oath Of The Storm" es una grabación que se toma un tiempo en ser descubierta, al principio parece más o menos lo mismo, pero luego de unas escuchas se descubre que tiene algo más, tiene ciertamente calidad.

Canciones como Summonings, In The Shadows, In Defiance, Omens Of Victory y Winter's Nights hacen del trabajo un interesante viaje por tierras frías de vikingos y lucha nórdica. El septeto que conforma Trollwar ofrece gran cantidad de sonido bien acoplado y buenos riffs, sería inaceptable que no lo fuera con tanta gente en el escenario, incluyendo un buen acordeón y razonable calidad en los teclados. A veces los temas son un poco más largos de lo que debieron y eso almibara el rato un poco de más, además hay canciones que se diferencian poco entre si, pero creo que para segundo disco de esta banda, más bien desconocida pues han esperado cinco años para esta nueva producción, está más que bien.

Para los amantes de la perspectiva Folk Noreuropea, con un toque de agresión, éste parece ser uno de los discos interesantes del año. Adicionalmente la portada del disco es una de las mejores que he visto en 2018 y uno de los motivos que me atrajo a escucharlo en primer lugar y a comentarlo en segundo.

8/10. Portada nominada

martes, 20 de noviembre de 2018

Esoctrilihum - "Inhüma" (Extreme Black / Brutal Death)

Me gusta el Metal en tantas variedades que a veces he sido criticado por -supuestamente- no mantener una especie de 'línea', algo así (me parece entender) como que mi eclecticismo es sinónimo de incultura metalera o como alguien una vez me escribió: el que mucho abarca, poco aprieta... puede -debe- ser verdad y espero no haber presumido demasiado de sabiondo, de hecho no hago sino maravillarme del conocimiento que muchos de los amables lectores dejan en sus comentarios, hay gente que si sabe de verdad, yo sólo escucho, me divierto y opino irresponsablemente; sin embargo y voy al punto, cosas tan distintas como Esoctrilihum me gustan, me embelesan, me hipnotizan, qué se le va a hacer.

 

Brutal Death, Extreme Black, muy underground definitivamente, este unipersonal francés es incluso un poco difícil de definir en lo que hace. Recién llegado o casi, presenta su tercer disco en año y medio, llamado "Inhüma" y el mismo, con sus desaciertos -que alguno tiene- me parece que muestra material para llamar la atención. Un trabajo frontal y árido como donde los hay, brutal y fundamentalmente dirigido a crear sensaciones físicas y totalmente alejado de la luz melódica, es un disco de esos de prestidigitador, donde realmente pasan muchas cosas pero la atención se mantiene donde Asthâghul quiere (ese es el alias del músico detrás de Esoctrilihum).

Para aquellos quienes su Metal deba tener al menos un mínimo de melodía dulce no hace falta que sigan leyendo ni una línea más. Este tipo de sonidos adolece de cualquier elemento de ese tipo. La idea de este trabajo es, según mi parecer, cautivar los sentidos en base a una fuerte sensación de aturdimiento atmosférico, surrealista y denso, con fuertes dosis de caos y agresión, absolutamente vicioso y aniquilador en su perspectiva. Pero y he aquí lo interesante del trabajo, se percibe un orden y un ritmo dentro de la vorágine de sonidos, guitarras, screams de letra inentendible, batería y altísimo nivel de distorsión, todo lo cual logra algo que a mí que me transporta a sectores de hipnóticos.

El primer tema del "Inhüma", llamado Incursus Into Daeth Hausth no me pareció tan bien logrado, le noto una especie de desorden que desentona con respecto a lo que a continuación se oye en canciones como Blodh Sacremonh, Exhortathyon Od Saths Scriptum y Dramath Ürh, especialmente este último tema me pareció poderoso. En general el disco me impactó -no quiero utilizar el lugar común y decir 'gratamente', pues esto no se si llega a producir placer en el sentido usual del término-, con la excepción de un par de temas como fueron Yhtri'lhn (The Last Age of Ukhn) y Aevendh Sadh, los cuales en mi mencionada ignorancia no logré comprender del todo, sin embargo el trabajo muestra madera.

A "Inhüma" pareciera faltarle coherencia en algún momento, como quien tiene muchas ideas y se le agolpan al momento de hablar por la cantidad de cosas que se quiere transmitir, como quien sabe que tiene la razón pero le falta orden discursivo. Justamente por esto del 'saber cosas' creo que va a ser una experiencia que crecerá de cara al futuro, tengo la seguridad de que oiré nuevamente a Esoctrilihum y que mejorará todavía más, ciertamente luce prometedor el porvenir de este francés y este disco lo sugiere bien.

PD: la verdad tampoco me importa lo que dice nadie sobre mis gustos en el Metal :)

7.5/10

lunes, 19 de noviembre de 2018

Sigh - "Heir To Despair" (Avant-Garde / Black / Thrash / Symphonic)

El Avant-Garde tiene como característica definitiva la imposibilidad de gustarle a todo el mundo; si usted se consigue a alguien que le dice que tal o cual banda que cultive este estilo tiene una grabación que atrae todas las miradas, desconfíe, no es Avant-Garde. Dicho esto también hay que aclarar que dentro de este estilo hay gente capaz de hacer cosas que pueden tender ('tender' dije) a ser más masivas, siempre tengo en mente el mejor disco del estilo, según mi entender, "Pandora's Piñata" de Diablo Swing Orchestra, si lo repasan se acordarán porque lo digo.


Sigh es posiblemente una de las otras pocas bandas capaces de incorporar sonidos inusuales y perspectivas extrañas a su base melódica y crear trabajos bien recibidos, la razón me parece que está en el equilibrio, han entendido el dicho de mi abuelita canaria: bueno el cilantro, pero no tanto. Estos japoneses, con más de veinticinco años a cuestas empujando el género, creo que pueden haber creado el mejor disco de su carrera, incluso superior a "Imaginary Sonicscape" (2001) y un par de escalones por encima de "In Somniphobia" (2012), ciertamente superior al trabajo anterior "Graveward" (2015) el más flojo de su carrera.

"Heir To Despair" es una grabación de substrato Black, de elementos Prog, bastante Thrash y perspectiva Avant-Garde, que tiene al menos cuatro temas francamente espectaculares. Yo diría, puede que movido por el impacto que me ha causado el tiempo con el disco, que éste tiene que ser uno de las cinco mejores trabajos dentro del género y no culparía a nadie que lo señalara como su favorito en el estilo de avanzada y experimentación. Incluso la contribución vocal de Phil Anselmo le queda tan jodidamente bien al trabajo que no creo que haya tampoco nadie que pueda -a su vez- decir que este es un trabajo flojo.

Nuevamente Sigh agrega en "Heir To Despair" eso que lo ha distinguido, escogencias sonoras difíciles, pesadillas musicales y elementos altamente psicodélicos, a la vez que incorpora sonidos reconocibles y muy bien ejecutados, de perspectiva ácida Black y buen catalizador de riffs melódicos. Aunque me parece que distingue especialmente este trabajo el elemento rítmico, no creo que haya dejado de batir la calva ni un instante, ni siquiera incluso cuando las cosas se ponen extrañas de verdad, como en la trilogía de temas Heresy I: Oblivium, Heresy II: Acosmism y Heresy III: Sub Species Aeternitatis.

Para hacer el disco más chocante y a la vez audible, Sigh le incorpora un par de temas que creo de escucha obligatoria para todos, el primero Homo Homini Lupus y el segundo Hunters Not Horned, de tendencia -como comenté- Thrash. In Memories Delusional es también un temazo que emociona, posiblemente el que mejor deba sonar en vivo, con una guitarra hipnotizante y elementos Sinfónicos del teclado muy bien puestos. Para cerrar Heir To Despair es la más larga, bien realizada y quizás menos ecléctica de todo el disco, sin duda de gran calidad, merece ser nominada como contendiente a Canción del Año de ELOMC.

Encuentro este disco completo, complejo, sonoro e interesante. Los japonenses de Sigh hacen con "Heir To Despair" una de las mejores grabaciones del estilo en varios años, con tendencia a resistir bien el paso del tiempo. El difícil equilibrio que logran con sus elementos Avant-Garde es inusual de conseguir y ello contribuye a que, a pesar del toque alocado, el trabajo se preste muy bien al disfrute. Uno de los detalles que más me ha gustado es que me he quedado con ganas de más, el disco no satura, al menos no rápidamente.

9/10 Nominado como contendiente a Disco del Año, así como la extraordinaria y extraña portada que lo engalana.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Kingcrow - "The Persistence" (Progressive / Art)

Otro buen disco de Prog/Art Metal de 2018 es "The Persistence" de los italianos progresivos de Kingcrow. El año se me ha antojado menos uniforme que los más recientes y aunque algunos discos han destacado sobremanera, ha habido algunos períodos de 'calma chicha' que me han hecho preguntarme si estaría buscando en el lugar correcto, pero como siempre pasa, el Metal sabe curarse a si mismo y gente como los romanos estos saben qué hacer para recuperar la intensidad.


Por motivos que se escapan a mi entendimiento, este es el primer disco que comento de la banda en ELOMC, pero tengo claro en la memoria sus dos anteriores grabaciones, "Eidos" (2015) y "In Crescendo" (2013), cualquiera de ellas con el nivel de gran agrupación. Y sin embargo una de las características persistentes de esta banda, en general definida como Progresiva, es que su estilo instrumental no es complejo, si bien está muy bien elaborado y con excelentes arreglos siempre, evitan exhibicionismos propios esperables, diría que son equilibrados.

Adicionalmente vuelve a darse en "The Persistence" que sus dos elementos diferenciadores más típicos están presentes, en primer lugar la dulce voz de Diego Marchesi, la cual es un verdadero placer de oír, potente pero aterciopelada, una rareza y el segundo es ese estilo tan particular de componer, nunca dejándose llevar por facilismos melosos, al contrario con un cierto nivel de dificultad. Los discos que he tenido el placer de escuchar de Kingcrow nunca son fáciles a la primera, siempre se toman un tiempo para crecer en el gusto y esto parece que les ha dado el resultado deseado, pues se les considera por muchos -incluyéndome- una de esas buenas bandas de hoy.

El disco comienza un poco flojo para como siento que termina, pues es en sus temas finales, fuera de la canción homónima, Devil's Got A Picture, Night's Descending, Father -excelente tema de verdad- y Perfectly Imperfect donde la banda hace verdadera gala de capacidad y hermosura de sonidos. Es cierto que el disco tiende durante largos minutos hacia sectores más Rock que metalicos y su nivel de agresión es generalmente bajo, pero no por ello deja de haber mucho que disfrutar en este disco, el cual estimo que va a estar en algunas listas de final de año, merecidamente por demás.

La única verdadera crítica que creo tener es que Kingcrow todavía mantiene cierta tendencia a sonar como Pain Of Salvation, lo que creo que por buena que sea la influencia, le quita un tanto de originalidad en su visión. Realmente siento que esta es una de esas bandas que en un momento, ojalá pronto, va a presentar un disco de esos paradigmáticos, sacudiendo los cimientos del género, sin duda tienen todos los ingredientes... siento que eso ya está en ebullición.

8/10

martes, 13 de noviembre de 2018

Evoken - "Hypnagogia" (Funeral Doom)

Cíclicamente los diferentes géneros del Metal tienen altibajos, es como la vida misma, esta forma de decir las cosas no es inmutable, hay temporadas geniales y otras en las que decae la producción y calidad. Me recordaba alguien en un amable comentario que no había hablado mucho este año de Doom y es que estos últimos meses parecen haber sido de cosecha limitada -ciertamente- en el género, pero como también es lo normal, siempre ocurre que tres o cuatro bandas sacan la cara y nos recuerdan porque no se deben perder las esperanzas. Repito, este año aún cuando hay un par de nombres que han destacado en el estilo lento y fúnebre, se sentía que faltaba un poco más y Evoken ha decidido venir al rescate.


Siempre lo he dicho, el más difícil de los sonidos del Metal es el Doom, en él no hay oportunidad de esconder carencias ni errores, su característica fundamental, el tempo pausado, no da lugar a equivocaciones, puede no ser el preferido en mis gustos, pero cuando es bueno, sobresale por encima de lo que se escucha. Hace largos cinco años distinguí el anterior disco de Evoken como Disco Doom del Año, "Atra Mors" (2012) es para mi todavía una referencia en lo que a Funeral Doom se refiere, aquel trabajo, al igual que esta nueva entrega, "Hypnagogia" me pareció un disco de esos que es posible definir como 'difícil', poco amable por su gran intensidad; allá y aquí no hubo interés en hacerse accesibles al gran público, son ellos y poco importa el resto.

"Hypnagogia" es uno de esos trabajos que por utilizar el ritmo del Funeral Doom tiene su espacio y momento bien definido, no es un disco 'de andar por casa', pero eso justamente a su vez lo convierte en una escucha de impacto, los elementos depresivos, etéreos, ominosos y pesados de sus extensos riffs son de calidad, a la vez hay que entender la visión, aquí no nos vamos a encontrar tarareando alguno de sus larguísimos desarrollos en el ascensor... no, esta es la banda sonora de un día solitario, frío durante el trago de algún alcohol duro. Finalmente cumple con creces en el último objetivo del Metal y del arte en general, la transmisión de sensaciones.

Diría que esta grabación no tiene el nivel de su anterior a pesar de ser bastante buena, aquel disco me pareció más inspirado, había un toque de musicalidad superior a éste y ciertamente las voces limpias no son lo mejor que ha hecho la banda, la cual siempre se destacó por la fusión del elemento Death en sus composiciones, en esta oportunidad no me impactó tanto en ese apartado y se separa por demasiados momentos de su perspectiva vocal original. "Hypnagogia" tiene una canción realmente buena, la de cerrar, The Weald Of Perished Men, el resto mantiene el nivel de tensión pero a veces suena poco diferenciable.

En general me parece que Evoken llega al objetivo del género, mantienen calidad, tensión y la fiereza contenida, un poco como la del loco antes de la crisis; se siente fuerza en el recorrido de "Hypnagogia" aunque me habría gustado algo más del sentido conceptual del disco anterior y algo del protagonismo del extraordinario guitarrista de la banda, el señor Paradiso, sin embargo y pesar de estas quejas, el disco no desdice de la historia de la banda, con veinte años ya de haber presentado su primer larga duración.

7.5/10

jueves, 8 de noviembre de 2018

The Ocean - "Phanerozoic I: Paleozoic" (Progressive / Core / Sludge)

La verdad quiero hacer este comentario porque quiero salir de la obligación que la historia de la banda me impone, pero creo que -de lejos- es el más difícil de los análisis que he realizado este año, por varios motivos. The Ocean tenía cinco años desaparecido en acción, su último disco "Pelagial" (2013) me agradó de forma importante, se les considera además unos de esos cultores del Sludge Core Progresivo, cosa que nada más de entrada hace levantar una ceja a los que se mueven por estas aguas al reconocer que eso tres términos no se consiguen casi nunca en la misma frase.


En su tradicional visión conceptual de presentar sus discos, The Ocean (o The Ocean Collective como también se les conoce) han dado en llamar esta grabación "Phanerozoic I: Paleozoic" un disco de perspectiva Prog y Sludge como dije, pesado en su elemento melódico, atmosférico, ciertamente de sensación ominosa, de visión lírica filosófica basada en la naturaleza y los orígenes existenciales, de un nivel muy elaborado de agresión e impresionante calidad instrumental. Como no esperaba menos de estos excelentes músicos, en el plano musical el disco es abiertamente uno de lo más acabados y bien ejecutados del año, pasaría horas (he pasado horas) ensimismado en el sonido envolvente y poderoso que son capaces de hacer... en mi vehículo tengo uno de esos equipos de sonido, amplificadores (2), cornetas (10) y bajo de los que llaman hi-fi, lujos que la edad madura me permite y les aseguro que la sensación de totalidad sonora de  "Phanerozoic I: Paleozoic" es superior.

Pero como todos los discos, no es sólo un factor el que determina el resultado final, ni incluso -a veces- todos los elementos técnicos (voz, coros, instrumentos y grabación) los que lo hacen, aunque sean importantes. En este caso he tenido los mismos sentimientos encontrados con The Ocean como en el pasado me ocurrió. Nuevamente el tema de la voz de su cantante Loïc Rossetti se me ha hecho cuesta arriba, no sólo porque el elemento Core no es de mi particular agrado, es que tampoco le he podido entrar, luego de tantas escuchas, a su visión limpia de canto. Desde este momento aclaro que mi comentario no está catalogando como malo su estilo o forma de hacerlo, creo que tiene grandes facultades, pero -claro y raspado- a mi no me gusta como canta, su timbre lo encuentro irritante. A quien le guste como este músico lo hace estoy convencido de que el disco le debe parecer una pasada, a mi es un tema de si o no y como este es un lugar para expresar mi opinión y no está destinado (en principio, sin malas intenciones, coño!) ha hacer análisis de altos vuelos, sino a decir lo que un pobre oidor de Metal como yo piensa, pues no hay manera de que termine de gustarme su canto.

Aunque quiero ir un poco más allá. Dejemos de lado lo de la voz, digamos que estoy equivocado y zanjemos ahí el asunto, lo acepto. En las vueltas que le he dado a "Phanerozoic I: Paleozoic" he conseguido que su songwriting no está tan inspirado como pudo mostrarse en su anterior grabación, hay menos de eso que me atrapó en forma de cambios extraordinarios y riffs destructores. No dudo que este disco tiene sus momentos, incluso hay un par de temas, como los dos de cerrar, The Carboniferous Rainforest Collapse y Permian: The Great Dying que son una pasada de imaginación y cambios, muy buenos, pero el inicio del disco, las primeras cinco canciones no me impactaron casi nada.

Siento que puedo estar a punto de ser injusto con The Ocean, se que "Phanerozoic I: Paleozoic" ha calado fuerte en algunos sectores y tiene sus razones para ello, pero en primer lugar no quiero rehuir mi 'obligación' de comentar algo tan marcado como esto y en segundo, si con ellos me puedo dar el lujo de estar equivocado, conmigo mismo no. Lo dejo a discreción de cada uno y le pongo una nota que podemos discutir todo lo que quieran... vieron porque necesitaba hacer esto con tanta urgencia?

7/10

martes, 6 de noviembre de 2018

Sirenia - "Arcane Astral Aeons" (Symphonic)

Algún tiempo tenía que no me tentaba comentar algo proveniente del mal llamado Female Fronted Metal (aunque hay quien le dice Gothic) mejor denominado Melodic Symphonic y más me gusta hacerlo sobre Sirenia, de quienes tuve muy buenas sensaciones en "Perils Of The Deep Blue" (2013) para caer en la mediocridad de "The Seventh Life Path" (2015), razón por la cual no quise comentar el disco debut de su nueva cantante, Emmanuelle Zoldan, "Dim Days Of Dolor" (2016) aunque en retrospectiva debí hacerlo.


Está banda noruega es francamente irregular, en sus diecisiete años de formada han tenido sus momentos de gran relieve, cuando más con su debut "At Sixes And Sevens" (2002) y cuando menos varias veces. Es cierto que me gusta esa perspectiva filosófica general de ellos (muy usual del estilo) de hablar de amores y tragedias etéreas, pero así como Sirenia, sus primos hermanos de Tristania, Mortemia, Xandria, Leaves' Eyes y un largísimo etcétera, no terminan -ni creo que lo hagan- de alcanzar el nivel de la más relevante banda del estilo, obviamente Nightwish, quienes cuentan con ese par de monstruos del Metal como Holopainen y Hietala; al Cesar, pues, lo que le corresponde.

Sin embargo Sirenia comparativamente ha mejorado un poco y "Arcane Astral Aeons" me ha parecido un disco con más sustancia y cierta calidad, con algunos riffs bastante bien ubicados, un mínimo exceso en el uso de los teclados, coros hermosos y algún nivel del agresión disperso que no está nada mal. Por supuesto que sería difícil que nadando en estas aguas la banda se desprendiera de algunos de los tradicionales clichés sonoros del género, como las voces que parecen buscar el espíritu del ser amado, la odiosa sobreproducción y la perspectiva melódica excesiva más o menos general del trabajo. Pero, en justicia debo decir, este disco tiene un nivel aceptable, al menos supera mis expectativas.

Temas como In Styx Embrace, Desire, Asphyxia -bastante frontal- y Love Like Cyanide (el necesario single, aunque con buen gusto) me parecieron de aceptable calidad, aunque en el resto del disco hay temas de franco relleno y otros que si, pueden hacer sentir a gusto a los seguidores más acérrimos del estilo. Sin querer sonar patriarcal ni mucho menos aún misógino, aunque sin importarme mucho la opinión de nadie, este tipo de Metal tiende a tener su nicho de seguidores más importante entre las chicas, a quienes creo ('CREO' dije) que el sonido menos árido del estilo les es más fácil de asimilar. Ahora si: pueden abrirse las puertas del infierno feminista :)

Me alegra haber encontrado que con "Arcane Astral Aeons" la banda se reivindica un poco, al menos ante mis ojos y me siento tentado a ver que puede traer el porvenir para ellos. En todo caso estoy convencido de que pronto me los cruzaré en algún concierto, tan activa como es Sirenia en el tema de las presentaciones en vivo, en ese momento les contaré que tal el impacto de primera mano, de momento, supera el aprobado.

6.5/10

jueves, 1 de noviembre de 2018

Haken - "Vector" (Progressive)

Si hay alguien que quiere que cada disco de Haken sea perfecto, soy yo. Esta banda junto con Threshold son los verdaderos nuevos dueños y señores del Progressive. Claro que siempre tendremos a Dream Theater, seguro que si, pero las bandas mencionadas inicialmente se han dado a la tarea de hacer de este estilo algo espectacular a la vez de asequible, "The Mountain" (2013) me agarró y no me soltó sino pasados meses y "Affinity" (2016) es abiertamente uno de mis discos favoritos, top 10 posiblemente... de todos los tiempos.


"Vector" tiene que, como se pueden imaginar, convertirse en un suceso para mi. Tanto que incluso me he negado conscientemente a escuchar los singles que lo precedieron o a ver los vídeos que los acompañaban, mi intención era -es- darme un baño total y no parcial de sonido con Haken, abrazar esta nueva entrega y no dejarla ir, rodearme de ella, convencido como estoy que una banda así no me va a decepcionar, que no lo ha hecho, pero hay 'peros', este no es un disco como los anteriores, aquí hay un giro, un cambio, no se si llamarlo un crecimiento, pero su nueva grabación es diferente a lo que habían mostrado hasta ahora.

En primer lugar, lo más obvio, este es un disco más oscuro, menos melódico, más agresivo y de elementos más experimentales, algunas cosas más etéreas; definitivamente abandona la frontalidad de "Affinity" y se centra en el Prog puro, el de los cambios, el de -justamtente- las progresiones, aceleraciones y frenos. Nuevamente la banda ha tenido el cuidado y la delicadeza de tocar Progresivo humano, de ese que satisface el apetito por la calidad ejecutante-instrumental pero se entiende, no del que necesita saber de trigonometría musical para disfrutar, Prog del que está al alcance del amante del buen Metal.

"Vector" tiene canciones que destacan, como Puzzle BoxNil By Mouth y la mejor del trabajo, la más ellos, Veil. No crean que van a conseguir nada malo tampoco, en general todo el trabajo es audible y tiene potencial para satisfacer las ansias progresivas de los más exigentes oidores, pero y me imagino que si todavía leen hasta aquí se estaban esperando este segundo 'pero', no es un disco de la extraordinaria calidad de sus dos anteriores. Lo cierto es que esta nueva entrega de Haken, en mi humilde entender adolece de dos defectos, para mi claramente identificados.

El primer defecto es obvio y no voy a esconder mi decepción porque pienso que a este nivel esto no puede pasar, la grabación de "Vector" es paupérrima, el exceso de volumen daña la entrega a nivel de producción, una verdadera pifia, con algunos momentos, especialmente en el apartado de la batería, que prácticamente suena a disco de garaje, esto es algo que no entiendo y debo suponer que es realizado a propósito, motivado por algún sentido de impacto que mi ignorancia no me permite discernir y no crean que estoy hablando sobre la base del trabajo oído a través de una vulgar descarga, no, lo compré y opino desde el sonido flac; mal sonido en fin.

El segundo elemento es más de fondo y siento que ninguno de los siete temas del disco, el cual es un poco corto para mi gusto, me llegó de la manera que lo ha hecho la banda en el pasado. Es cierto que la visión más potente y dura de los temas no da lugar a melodías suaves, pero tampoco conseguí en los minutos del disco el toque de verdadera emoción y total impacto que me consta que Haken sabe hacer. Es un buen disco, pero no es un excepcional disco como sus predecesores, me siento aceptablemente satisfecho con el trabajo, pero en mi visión se queda corto. Como a veces pasa, creo que el futuro puede brindar nueva percepción sobre "Vector" por lo que le daré su respectivo repaso eventual, pero de momento está claro en mi que no es lo mejor de los ingleses.

7/10