Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

viernes, 28 de septiembre de 2018

Anaal Nathrakh - "A New Kind Of Horror" (Black / Grindcore)

El caos tiene un nombre y en el Metal se llama Anaal Nathrakh. En lo que a mi respecta es la mejor banda de Black / Grindcore que he oído y aunque hay unas cuantas agrupaciones más que son capaces de entregar este nivel de agresión, sólo -o casi sólo- AN logra conjugarlo con esa capa subterránea de melodía que crea uno de los efectos más impresionistas del arte, cualquiera que este sea. "Vanitas" (2012) es uno de los mejores discos que existen -siempre partiendo de que se entiende de qué se trata esto-, igualmente han hecho gala de calidad "The Whole Of The Law" (2016) y "Desideratum" (2014).


Cuando es hora de hablar de Anaal Nathrakh parto del principio del impacto, luego dejo que decante en mí y comienzo a analizar el sonido, la paleta de emociones y finalmente, cinco o seis escuchas luego, llego al mensaje. Con su nuevo trabajo "A New Kind Of Horror" se nota exactamente eso, una nueva perspectiva de la banda. Yo me atrevería a decir que Irrumator  y V.I.T.R.I.O.L. han querido con este disco probar nuevas cosas, quitar un poco aquí y agregar otro tanto allá.

El asunto con "ANKOH" es que es menos elaborado, mucho menos. En cuanto sus trabajos anteriores estaban llenos de una cantidad inimaginable de detalles, de música, de niveles y capas de sonidos, éste es un disco que en comparación es bastante plano, no tiene el nivel de sus anteriores grabaciones -y eso lo he discutido con otras personas del ambiente (siempre mucho más conocedores que yo, of course)-. Incluso hay uno que otro tema que podría señalar quizás como fruto de un apuro, si me pusieran a jurar diría que había que terminar de llenar cierta cuota de minutos y le encajaron Mother Of Satan, el tema más flojo que le he escuchado al dúo en todas sus grabaciones.

Tampoco me atrevo a señalar "A New Kind Of Horror" como un disco malo, no lo es. Anaal Nathrakh está lejos de crear trabajos debiluchos. Cuando están es su su terreno, quien quiera horrorizarse de lo lindo un buen rato no tiene sino que poner cualquiera, incluso este disco, para recibir la correspondiente dosis de espanto infernal que ellos saben procurar, sin embargo están claras en mi memoria y de hecho son algunos de los repasos que de cuando en cuando hago, temas de "Vanitas" o cualquiera de los otros trabajos en el que además de lo histriónico del estilo, se mezcla una espectacular cantidad de calidad sonora, de coros escondidos detrás de los gritos de tortura y de melodía soterrada bajo la grabación a volumen histérico, pero por esta oportunidad diría que se quedaron cortos.

¿Quiere decir esto que los ingleses han sido desbancados? No... como diría un futbolista, un partido regular lo tiene cualquiera. Por supuesto que para hacer un comentario así y calificarlos me voy a lo que ya han realizado por ellos y obviamente sufren la comparación con su propia calidad e historia, sin embargo, como acostumbro a decir, casi cualquier banda del planeta que se presentara con una primera grabación como "ANKOH" impactaría al público más curtido del Metal, por desgracia para ellos mismos, no es el caso, sus propios estándares lo señalan y estoy seguro que cuando en unos años Anaal Nathrakh hable de su legado, recordarán posiblemente a "A New Kind Of Horror" como su disco más flojo.

6.5/10

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Dragonlord - "Dominion" (Symphonic Black / Thrash / Heavy)

Tantos años después que casi ya no cuentan sus primeros dos discos reaparece la otra banda de Eric Peterson, medianamente conocido en el medio por su agrupación de querubines llamada Testament, o a quien algunos llaman (llamamos) el quinto componente del Big Four del Thrash. La forma que toma esta agrupación paralela es muy interesante, de corpse paint y demás, uniendo estilos de manera diferente, entre los que se pueden contar el Symphonic Black, el Thrash y el Heavy. Dragonlord pues no dejará indiferente a nadie, ya que además de los elementos de drama narrados, es una excelente banda y este, "Dominion", un excelente, aunque quizás demasiado ecléctico y elaborado disco.


Cabría esperar que una persona como Eric Peterson, quien con más de treinta años en el Metal y que ha pasado por bandas como Legacy  y Anthrax antes de llegar a Testament, decidiera acaparar la atención de cualquier otro proyecto que emprendiera haciendo protagonista a su guitarra, además de su voz. Ese es el primer elemento de sorpresa que "Dominion" muestra, lo que podía en mi mente convertirse en una exhibición onanistica Thrash con ribetes cuasi Neo Clasicos (por aquello del abuso de las seis cuerdas), no lo es, al contrario es un disco en el que cada elemento instrumental y vocal tiene un lugar reservado y si de darle protagonismo a algo se tratara, me atrevería a decir que los teclados son más preponderantes en esta grabación que quizás cualquier otra cosa, por poco, pero siempre se hacen presentes.

Un disco como este, que se tomó trece años luego de su anterior, podía haber sido más largo que los cuarenta y cuatro minutos y ocho temas que tiene y sin embargo aquí la experiencia de Peterson también se hace notar, reservando para esta grabación lo que posiblemente debe ser lo mejor de su cosecha. Todos los temas de "Dominion" tienen calidad, potencia o ambos elementos; ciertamente no todos son excelentes y en algunos se percibe esa intención de experimentación que el músico debe tener de alguna manera limitada en Testament, dadas las características de esa banda, sin embargo no menos de la mitad de las canciones son de alta calidad, producto de esa mezcla de estilos de la que hable en el primer párrafo.

El Symphonic Black de temas como Northlanders es destructor, los elementos Heavy que mayormente le agregan la guitarra me parecieron catalizadores, así como el toque melódico necesario junto con unos teclados que en mi parecer pueden estar dentro de lo mejor que el instrumento ha traído este año, fruto del trabajo de Lyle Livingston (Enthroned, Testament, Psypheria), las voces que se mueven sin problemas entres el growl grueso y la voz limpia transmiten sensaciones y coherencia. En general creo que esta banda que es apenas un segundo frente para Peterson me parece que haría palidecer de pena a muchos cuyas principales agrupaciones no le llegarían ni a los talones.

Canciones que me atrajeron además además Love Of The Damned, que con la colaboración de la voz femenina de Leah McHenry (Leah) es muy interesante y especialmente Ominous Premonition, la cual es un ataque de eso justamente... ominosidad, sonidos espectaculares del Symph mezclados con un Thrash destructor, a ella la voy a dejar nominada como contendiente a Canción del Año de ELOMC.

En resumen este alter ego de uno de los guitarristas más experimentados y capaces del Metal es más el fruto de una gran dedicación que de los ratos libres que podría haber tenido con Testament. Contra "Dominion" puede obrar en su contra un exceso de producción y la posibilidad de que demasiados sonidos se hayan querido dejar plasmados en poco espacio, pero no dejo de admirarle su calidad e intensidad, este sin duda es el disco que me hubiera gustado que Dimmu Borgir hubiera realizado.

8/10

sábado, 22 de septiembre de 2018

Æolian - "Silent Witness" (Melodic Death / Modern Melodic Death)

Yo estoy, literalmente, escuchando música todo el tiempo. El Metal es el noventa por ciento de mi preferencia (70/20 - nuevo/repaso) y el diez restante me muevo en el eclecticismo, desde la Clásica, pasando por la Salsa, llegando a oír cualquier cosa en el medio, excepto los sonidos esos que no me atrevo ni a nombrar (comienzan por 'r' y terminan en 'ton', entre otros); en el transcurso de un mes puedo escuchar -facilmente- doscientas cincuenta horas. Igualmente trato de irme moviendo por zonas geográficas, en esta oportunidad llegué a un sitio inesperado, Mallorca... pensar que he visitado tanto a las Canarias y de las Baleares ni idea.


Pero mi estrategia rinde frutos y en esta oportunidad me he conseguido a Æolian, con su disco debut "Silent Witness" en clave Melodic Death, con toques de Modern y lo cierto es que me ha causado ese efecto desesperadamente buscado, ansias que todos los días nacen al colocar nuevo Metal, la sensación de totalidad, de extraordinaria cantidad de música rodeándolo todo, de atropello. En el fondo el sentido de encontrarme tan sumergido en la música mientras estoy en el trabajo o haciendo ejercicio -o no haciendo nada- es este, conseguir gente que me diga algo y que me llene.

"Silent Witness" no es ni de cerca el tradicional disco debut de una banda, por el contrario, cuando este tipo de sonidos acontecen es porque los miembros de la banda o tiene mucha experiencia, o son gente que se perfila para hacer historia. En él los riffs, los hooks, los cambios y el 'factor x' ese que captura la atención están presentes. Reitero, una de las cosas que más me sorprenden del trabajo es que tiene una madurez inesperada. Temas como The End Of Ice, Chimera, Return Of The Wolf King, Going To Extinction y Witness, estas últimas dos nominadas como canciones del año de ELOMC, son un ataque sensorial.

Y yendo más allá, satisface oír como este disco está lleno de impacto técnico, como la capacidad instrumental de la banda es más que obvia, estando el arma secreta de Æolian en la voz de Daniel Pérez, quien se mueve entre un screamo Modern Melodic y un growl de Death puro que captura e hipnotiza. Además es justo hacer mención a la calidad de las guitarras, las cuales tienen un dejo Heavy que le dan gran vitalidad al sonido, haciendo que en todo momento la tensión se mantenga; siempre hay un nuevo giro, un movimiento interesante.

Temo enormemente que una gran banda como esta pueda sufrir del 'síndrome del segundo disco'. Obviamente "Silent Witness" irá hacia arriba en el ambiente y las expectativas harán que Æolian se quiera apurar en mostrar pronto más material, mientras que para este disco se han tomado todo el tiempo que quisieron... ojalá que la madurez que muestran en su sonido también los guíe en sus futuras entregas y no se presten a carreras, el mundo metalero premia a las bandas que disco tras disco destruyen la escena, Æolian tiene la oportunidad, pero tendrá que demostrarlo. De momento este es el disco de Melodic Death que había estado esperando en 2018 y aunque un par de sus doce temas y cincuenta y cinco minutos no son totales, especialmente Wardens Of The Sea que se mueve demasiado para mi gusto en aguas Core, el disco es extraordinario en su conjunto.

No quiero cerrar sin dejar de mencionar adjetivos que ayuden a entender como siento este trabajo: Épico, potente, envolvente, atmosférico y emocionante son los primeros cinco que se me vienen a la mente. Seguramente quien se preste a oír "Silent Witness" le conseguirá más, yo de momento le doy gracias a los humores oscuros del Metal quienes me dan tiempo para dedicarle a esta manifestación humana a la que Æolian sin duda hace honores.

9/10. Nominado como disco del año de ELOMC y hermosa portada.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Hell's Guardian - "As Above So Below" (Extreme Power)

Una de esas tendencias relativamente nuevas es el Extreme Power, una especie de Death Melódico pero pasado por agua. El estilo incorpora growls, pero no tiene pena en cambiar por vocales límpias y su nivel de agresión musical es menor, metiendo mucha melodía a las canciones, riffs fáciles y ritmos no tan frenéticos, también el sonido de los teclados se hace presente en tales discos. Algunos trabajos son interesantes, Kalmah y Euphoreon pueden ser dos de los mejores exponentes y este año mostraron excelentes discos... no así los italianos de Hell's Guardian, que con "As Above So Below" presentan una de esas grabaciones contradictorias y menores.


Y le digo contradictoria a "As Above So Below" porque tiene momentos que atraen la mirada, los músicos parecen tener un nivel aceptable y algún riff es interesante, pero en general es un trabajo de nula innovación, una producción sonora francamente débil y un songwriting melcochoso, de poco impacto y algo soso. Siento que la intención es buena, pero el disco se acaba sin crear verdadero impacto. Hell's Guardian es de esas bandas que parece creer que con clichés y repeticiones de sonidos y lugares comunes puede lograr algo, lamento pensar lo contrario, este disco no contribuye ni un segundo con el Metal, sencillamente es olvidable.

Un par de temas si salvan el disco, especialmente 90 Days y I Rise Up, canción esta última que hace contraste con una de las peores canciones que he escuchado en algún tiempo, como es My Guide My Hunger, sobreproducida y fastidiosa. Además, luego de iniciar el disco con el obvio intro de sonidos épicos y celestiales (del que podríamos comenzar a pensar en ilegalizar), podría agregar como meritoria la segunda canción Crystal Door, la que creo produce algunas esperanzas de que el trabajo puede ofrecer algo... craso error, nunca dejen un disco en el segundo tema, a partir de ahí pueden pasar muchas cosas. En "As Above So Below" no es que pase mucho, no pasa casi nada más.

Este es el segundo disco de Hell's Guardian, el mismo supongo que tendrá su público y que entre ellos debe ser un motivo de orgullo, pero en lo que a mi concierne siento que le faltó mucho. Mención aparte quiero hacer de la producción la cual es abiertamente mediocre, el disco está grabado como un mazacote, no tiene sentido del dinamismo del sonido y todo suena como si se hubiera grabado al mismo volumen, con mínima diferencia entre coros, voces e instrumentos. Con las herramientas digitales que existen hoy por hoy, al alcance de casi cualquiera, siento que es imperdonable que los trabajos tengan esta perspectiva sonora. Muy poco pulido y de mínima producción.

Supongo que hay gente que le puede haber visto madera a Hell's Guardian pues han compartido tarima con nombres propios como Sabaton, Children Of Bodom y Amorphis y espero que ese potencial estalle con fuerza y los lleve todo lo alto que se puedan merecer, pero en esta oportunidad con "As Above So Below" quedan lejos de demostrar lo que podrían estarse guardando bajo la manga.

5.5/10

martes, 18 de septiembre de 2018

Deicide - "Overtures Of Blasphemy" (Death)

Tenía lo que se dice 'un tiempo' sin ser amablemente acurrucado por los cantos de un buen Death, de ese que tiende hacia el Brutal pero llena el sentimiento. Para superar la abstinencia el destino ha deparado la nueva llegada de "Overtures Of Blasphemy" de los americanos Deicide, veteranos de casi treinta años en el ambiente y once discos previos, incluyendo el seminal y básico "Legion" (1992) uno de los discos más devastadores y potentes que se pueden encontrar en la historia de los sonidos mortuorios.


Este disco me ha gustado, aún cuando los exigentes paladares del público general no lo considera tan impactante como los del comienzo de la banda. Siento que el mismo contiene una de las fórmulas secretas del buen Death y ésta es (vayan tomando nota los alquimistas y recién llegados) que la perspectiva del trabajo no es brutal por el gusto, sino que -junto con la necesaria agresión y fuerza- también tiene mucha música, de esa que se esconde por debajo de los sonidos duros. Es más, me atrevo a decir a riesgo de sonar como un loco para los no iniciados en estas artes malvadas, este puede ser uno de los discos más melodicamente trabajados del Death este año. 

Hagan el siguiente ejercicio para que observen cuál es mi punto: escuchen "Overtures Of Blasphemy" tratando de separar sus componente, haciendo caso a cada uno de los instrumentos individualmente considerados, incluso la descomunal garganta de  Glen Benton y comenzarán a observar como, por ejemplo y de forma más evidente, el bajo se deshace en sonidos, en riffs y calidad, igualmente la guitarra. Este disimulo de la sensibilidad musical de la banda, enmascarada en la espectacularidad sonora del Death, es de esas cosas que creo que me compran a la hora de decidir.

No en todo el disco se produce ese espectacular fenómeno y es cierto que hay algo de estancamiento en la originalidad, pero ciertas canciones sobresalen sin duda. Especialmente el tema  Crucified Soul Of Salvation, la cual es una de esas canciones que ayudan a definir un disco, en este caso de manera genial, quedando nominada como competidora a Canción del Año de ELOMC. Luego, en sus menos de treinta y ocho minutos, siento que Deicide logra montar unos cuantos recuerdos imborrables para el tímpano con Consumed By Hatred, Crawled From The Shadows y Compliments Of Christ, entre ellos.

La lírica y temática de la banda sigue intacta, siendo una de esas que jamás se ha desviado de su intención anticlerical agresiva, cuando no abiertamente satánica, a nivel de lo que es más común escuchar en sectores Black. Sin embargo cuidan no mezclar estilos y destrozan al público con la aridez vitriolica a la que durante tanto tiempo nos han mantenidos habituados. 

Podrán reírse, pero este sería un disco fácil de trasladar a la música Clásica. Su cantidad de tonalidades, sonidos y emoción se lo permitirían, sólo habría que desojar el ropaje ácido y debajo siento que quedan sonidos de gran calidad. Deicide y su "Overtures Of Blasphemy" va a contar en la lista de final de año de algunos cuanto.

8.5/10

viernes, 14 de septiembre de 2018

Satan - "Cruel Magic" (NWOBHM / Heavy)

Me agarra cenando la convicción de que tengo que escribir acerca de Satan, pero me jode largar la historia cuando la verdad es que, uno: quien tiene más de cuarenta sabe quienes son; dos: quien es seguidor del NWOBHM, sabe quienes son; tres: quien sigue este blog y más o menos el ambiente metalero, sabe quienes son  y por último, quien metió en Google 'Satan' y cayó aquí, posiblemente ya ha dejado el lugar luego de ver que no trata -al menos no directamente- del Ángel Caído, razón por la cual no voy a extenderme en que la banda tiene casi cuarenta años de fundada, pero apenas cinco discos con éste y su anterior "Atom By Atom" (2015) me pareció un discazo... y sus anteriores también. Caso de más información dirigirse a la Enciclopedia.


Esta banda es lo que en Ley Metalera puede llamarse de culto. Su estilo de hacer Heavy es muy particular, pues si se fijan bien no tratan de ser ni melosos, ni fáciles. Siento que es su visión y que se joda el resto. Esto es una espada de dos filos, el resultado puede ser arrollador, como para mi resultó la grabación anterior o quizás no tanto. Hay que tener el cuero grueso -metaleramente hablando- para apreciar el trabajo de estos ingleses. Diría que con esta grabación la banda vuelve a mostrarse honesta, haciendo eso que los ha traído hasta aquí, pero por esta vez no me sentí tan impactado. 

Satan sigue siendo una banda espectacular, la inédita voz de  Brian Ross es inconfundible y pocos habrán quienes se atrevan a decir que no se esmera en transmitir la mayor cantidad de emociones, así también el resto de la banda, quinteto a lo Iron Maiden con dos guitarras, que sabe como usar armas de guerra, pero y a pesar de tres o cuatro canciones excepcionales, "Cruel Magic" queda un poco por debajo de lo mostrado recientemente.

Siento una especie de culpa -juro que es 'la primera vez'- por no compartir los nueves y dieces que pululan en la red con respecto a la banda, creo que estoy pasando un período en el que mi Heavy / Power / Symphonic debe ser digerible más fácilmente y mi Death /Black /Grindcorehijoelagranputa, debe ser más... bueno, hijo 'e puta. Juro que acercándome a los cincuenta (next year, boys!) me estoy radicalizando. 

"Cruel Magic" en mi visión es un buen disco, más que por encima del promedio, pero no me impacta, no siento que me lleve a ese lugar que los corredores llamamos (si, también corro) 'la zona'. Aunque le reconozco toques de genialidad, especialmente en sus últimos tres temas, Who Among Us, Ghosts Of Monongah y Mortality, junto con su single -la excelente- The Doomsday Clock. Las primeras canciones no me cautivaron, me parece que si de volver al disco se tratara no sería primordialmente por ellas. Mis respetos igualmente a estos inmortales del estilo, que quede claro como siempre.

Ayudenme aquí, revuélqueseme que el lodo de la infamia si mi calificación es injusta y he debido avenirme a la opinión excelsa y generalizada, pero no podría dormir tranquilo sino dijera honestamente lo que siento (mentira, luego de ochocientas plus críticas ni me inmutaría, pero el dramatismo es muy metalero). 

7.5/10 

martes, 11 de septiembre de 2018

Korpiklaani - "Kulkija" (Folk)

Hay un gusto específico por el Folk nor europeo, hay gente a la que nos gusta y otra a la que le parece cómico, demasiada melodía y Polka en su hechura. Aunque eso a veces ocurre, en otras oportunidades se logran trabajos muy meritorios, incluso superiores, tipo lo que en algún tiempo hizo Turisas o más recientemente Elvenking, diría que en mi gusto particular está el sonido que incorpora algo de Black. No es el caso de este disco de los icónicos finlandeses Korpiklaani, cuyo más reciente trabajo llamado "Kulkija" es de resultado bastante mixto, algunas canciones buenas, pero demasiado sonido que repite fórmulas y se hace poco original.


Este décimo trabajo de la banda y que marca el quince aniversario de su formación es cuando menos inferior a su "Noita" (2015), en él efectivamente hubo, en mi paracer, algo menos de inspiración. Algunas canciones si valen la pena, especialmente las que tienen cierto nivel de agresión mayor, como Neito, Juomamaa o Kallon Malja o en las que la melodía, sin necesidad de ritmos extraños, se hace protagonista tal como la instrumental Pellervoinen y Riemu, de resto no logré hacer click con el trabajo, lelgando algún tema a parecerme malo, como donde los niños se hacen coro... (hasta cuando coritos de niños en el Metal, demostrado que no funciona).

Queda por supuesto a salvo la posibilidad de que éste disco, así como la discografía entera de Korpiklaani sea adorada por sus conciudadanos porque tenga una letra excelsa, tocando el corazón de los finlandeses, cosa que es una posibilidad cierta pero mi reconocida capacidad para entender el idioma, más allá de aprender a gritar 'perkele!' en Wacken, no va más allá. El Folk se presta mucho para tocar la fibra nacionalista y este no tiene porque se un caso diferente, por lo que hago la salvedad.

La banda sigue sonando como la recuerdo, de interesante perspectiva multi-instrumentista -especialmente agradable en su violín y equipos autóctonos- pero no hay tampoco nada que me haya llamado la atención sobremanera; bien grabado también se le puede agregar, como su producción y arreglos, tal como cabe esperar de una gente con años, sello y reconocimiento en el ambiente. Lo que creo que es un error de perspectiva es la constante idea de que más es mejor y no lo es; un disco, especialmente uno tan melódico y no conceptual, con catorce canciones y más de setenta minutos de duración es abiertamente una equivocación. Las bandas (a mi humilde entender) deberían reservar para sus distanciadas grabaciones las ocho o nueve mejores canciones y tocar en vivo una o dos novedades, lo demás es agotar al oidor y causar el efecto contrario al perseguido pues queda muy poco en el recuerdo.

"Kulkija" es un disco mediocre desde mi parecer, uno de los más flojos de Korpiklaani, quien parece estar de horas un poco bajas y no acierta en grande desde "Voice Of Wilderness" (2005) lo que ya son muchos años. Por supuesto también es una opción que su Folk no esté destinado a quienes vivimos por debajo de la línea del paralelo de las nieves semi-eternas, pero así me llegó y  así lo comento.

5.5/10, aunque bonita portada.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Sear Bliss - "Letters From The Edge" (Black / Progressive)

Sear Bliss es una banda que parece, pero no es. Su estilo se ha fundamentado en el Black, diría incluso que el de primera ola y sin embargo no se quedan detenidos en esos sonidos, por el contrario hacen una de las cosas a las que menos acostumbrados están los metaleros afines al género y es incorporar novedad. Sin necesidad de saltos mortales ni onomatopéyicos, estos húngaros agregan mucho más que detalles a la base sonora, sumando Progresivo, elementos de música Clásica (en su uso de instrumentos de vientos de metal), Atmosférico y hasta algún guiño al Power.


Lo interesante del asunto es que nunca llegan realmente a desviarse del camino principal... diría yo que si un policía del Black los estuviera siguiendo por la autopista del género, tendría dudas de si detenerlos o no por tanto cruzarse entre canales... (je, je, este debe ser el simil más raro que se me ha ocurrido escribiendo ELOMC, pero me entienden). "Letters From The Edge" puede ser honestamente el trabajo más innovador del género este año, ya en "Eternal Recurrence" (2012) les noté la complejidad, me parece que con esta nueva grabación siguen con paso en firme en esa dirección.

Los cincuenta minutos del disco se hacen un poco largos especialmente porque los primeros dos o tres temas son los que más tienden a sonar comunes, usuales... no mal, sencillamente es un poco antes de la mitad del trabajo y en adelante que comienza a resaltar, especialmente temas como Abandoned Peaks, por lo ominoso, luego Heaven, excelente, quizás incluso con una tendencia Black 'n Roll, The Main Devide y Leaving Forever Land bien Prog, algo vanguardista esta última, así como la de cerrar y mejor canción del trabajo, notable en su hechura menos agresora, Shroud.

A este disco se le puede criticar que le falta uniformidad, es cierto, algunas canciones no tienen el nivel de otras, pero ¿quién no sufre de lo mismo? En la sumatoria final y especialmente por su atrevimiento a enfrentarse a las inamovibles bases del Black, cuyos seguidores incondicionales están muy poco dispuestos a aceptar alteraciones de los fundamentos, creo que Sear Bliss logra realizar una buena demostración. También el rango dinámico (7 dB) de la grabación y producción general tiende a ser diferente a lo usual, entregando un sonido de calidad.

Con veinticinco años de existencia de la banda, y siendo "Letters From The Edge" el octavo trabajo que presentan, no me parece que se les pueda acusar de 'loquitos', muy por el contrario su compromiso sonoro con la novedad es obvio y su intención de entregar más de lo esperado usualmente, loable. Este es un disco interesante para calibrar qué puede venir de cara al futuro del Black, aunque diste de ser perfecto.

7.5/10

martes, 4 de septiembre de 2018

Omnium Gatherum - "The Burning Cold" (Melodic Death)

Esta banda es de mis favoritas, todo el que pasa por aquí lo sabe. También por eso me tomo más tiempo en comentarla y puede que sea más rígido con ella, espero mucho de Omnium Gatherum, sus discos "New World Shadows" (2011) y "Beyond" (2013) son fundamentales en el Melodic Death, incluso el segundo lo designé Disco del Año 2013. Así que algo nuevo como "The Burning Cold" no puede sino ser un evento para ELOMC, cero sorpresas aquí.


Omnium Gatherum me decepcionó un poco cuando tuve la reciente oportunidad de presenciarlos en vivo, creo que ese día el sonido no estuvo bien calibrado y el local tampoco les sentó muy bien, además su cantante Jukka Pelkonen parece tener alguna actitud de divo que no me cuadra con el género, pero es igual, tampoco me atormenta nada de esto. Lo importante es como suena este nuevo trabajo y créanme que los finlandeses siguen sonando muy bien, ahora incluso con  tendencia a incorporar elementos nuevos en su música, lo que creo que les agrega valor.

"The Burning Cold" sigue la senda más melódica mostrada en "Grey Heavens" (2016) y diría que me da la razón cuando pensaba que aquel disco serviría de puente hacia otros sonidos. Me refiero a la incorporación de una importante cantidad de estilo Progresivo, el cual todavía en este disco no es centro de la experiencia, pero claramente está formándose en el gusto de Omnium Gatherum. Como predije en el anterior trabajo haré con éste y me parece que no me equivocaré cuando digo que veo en el futuro de la banda una transición más abierta hacia los cambios de tempo y complejidad instrumental del Prog.

Nuevamente coros, guitarra y songwriting hacen el día en este disco, Refining Fire es -por ejemplo- un tema que incorpora eso y las progresiones comentadas, excelente. También como es marca de fábrica con Omnium Gatherum los riffs de cada canción son esmerados y distintivos, algunos francamente buenos y emocionantes, no llegan a los niveles de la canciones icónicas de sus discos de 2011 y 2013, pero en todo el trabajo hay algo que disfrutar. Temas para señalar es cualquiera, pero Rest In Your Hearth, Gods Go First, Over The Battlefield y Cold, -quizás la mejor del disco y la más cercana a sus sonidos originales, nominada a Canción del Año de ELOMC- y así todas ellas. 

Me entretiene enormemente Omnium Gatherum y aunque hecho algo de menos algunas cosas, sigue siendo una banda de buen Metal; puede que en "The Burning Cold" hayan abandonado un poco de esa Atmósfera específica que había en sus temas y en consecuencia tenga un poco menos de esa melancolía tan intensa del pasado, pero cuando en el 'Cielo Metalero' haya que sacar cuentas de quien contribuyó más y dio lo mejor de sí, este sexteto va a decir presente. Como cabe también esperar, la producción y masterización es superior y cada instrumento y voz se percibe orgánica, fuerte y diferente entre sí.

8/10