Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

martes, 1 de octubre de 2013

Gris - "À l'Âme Enflammée, l'Äme Constellée" (Depressive / Atmospheric Black)

Este ambicioso disco doble de Icare (voz, piano, violin y bateria) y Neptune (guitarra, bajo y cello), canadienses québecois que se unieron en 2006 para formar la banda de Depressive Atmospheric Black, Gris, tiene a mucha gente -incluyéndome- gratamente impresionado. Todo y a pesar que "À l'Âme Enflammée, l'Äme Constellée" requiere tiempo para ser apreciado en sus majestuosos e impredecibles elementos acústicos, percusiones suaves, grupos orquestales, paisajes sonoros, rabia oscura y atmósferas misteriosas.


Este es un disco paradójico, ya que Gris, aún habiendo dejado atrás su personalidad mucho más Black clásica, se lanza a una nueva era en la que desarrolla aspectos novedosos, nunca oídos, que elevan, si se puede, su nivel, con un disco cuyo denominador común es la rabia y una atmósfera oscura, del tipo más suave y elaborado que es posible en el Black. Con fuerte inspiración Folk y elementos Darkwave. Sus muchos momentos lentos y melódicos, en los que sólo los growls rompen la calma, hacen que este material tenga un sonido masivo, excelentemente bien escrito y con grandes variaciones a lo largo de sus más de dos horas de duración.

A pesar de la bíblica duración del trabajo, este disco contiene un remolino de emociones tan bien desarrolladas que su escucha no cansa, al contrario, se siente como el discurrir de un libro que no se puede dejar porque a cada página se espera una nueva sorpresa... y no decepciona, porque allí están los sobresaltos. "À l'Âme Enflammée, l'Äme Constellée" es un disco sólido, que se une a la serie de trabajos que han convertido a 2013 en uno de los años, posiblemente 'el año' del Atmospheric y que junto a álbumes como "Old Mornings Dawn" de Summoning, "Pelagial" de Oceans, "Das Tor" de Paysage d'Hiver y "Echoes Of Battle" de Caladan Brood, me reafirman -nuevamente-, por que el Metal es una de las manifestaciones culturales más importantes de nuestro tiempo y por que, cuando se pueden apreciar trabajos como este, los metaleros nos convertimos en una casta única, que sabe apreciar uno de los grandes placeres de la vida, como es la música bien hecha, distinguiéndonos de aquellos que mayoritariamente la desprecian por no tener los elementos culturales o emocionales para entenderla.

Si bien es cierto que han sido seis los años de espera a los que nos sometió Gris, en la zona más underground del Metal -como es esta-, tanto tiempo es más o menos un estandard. Pero luego de ese largo tiempo y su aclamado disco antecesor "Il était une forêt..." (2007), Gris se nota que no estuvo distraido, ya que los sonidos que componen su nuevo disco brillan en todos los apartados que son posibles: composición, efectos, grabación, producción, voces, coros e instrumentalización son de primer orden. Muchas bandas podrían tomar nota de cual es el balance en el Metal entre la calidad y la cantidad, incluso y más aún en este caso, donde Gris si está respaldada por una disquera, la canadiense Sepulchral Productions. Por su puesto, no todo el mundo está dispuesto a hacer sacrificios de seis años por la pura conceptualización al máximo de su trabajo, pero estas excepciones hacen falta y se agradecen.

Gris muestra sus talentos con un fuerte uso de riffs e interludios acústicos mezclados con Black y en su musicalidad, por momentos inigualable, como en la mejor canción del disco, Seizième Prière, florece un sonido brillante, lleno de imágenes impresionistas, especialmente para una banda en la que sólo participan dos personas. Disonancias melódicas, uso extensivos de instrumentos acústicos y de voces que resuenan en la distancia, con mucha influencia Dark Folk, crean un ambiente de suspenso que de pronto estalla en explosiones de emoción, con ecos de pérdida y renuncia.

10/10. No tengo más que decir que este es uno de los mejores trabajos del año y un icono en el género. Trigésimo Primer seleccionado a contendiente como Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario