Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

martes, 4 de diciembre de 2012

Destruction - "Spiritual Genocide" (Thrash)

Hasta cierto punto ya luce como una tendencia en el Thrash: todas las 'leyendas' que han envejecido siguen siendo funcionales por estos días, y aunque puede que algunas se hicieran, o no, muy grandes en sus días de inicio, hoy por hoy se cae fácil en etiquetarlos como 'lo más grande desde la penicilina', porque representan el 'true metal'.

Destruction es una banda que realmente necesita colgar los guantes. Su último disco "Spiritual Genocide" es sólo más de lo mismo... y bastante malo. Kreator pudo, por el contrario, escribir canciones acerca de otras cosas y crecer hasta convertirse en una banda más melódica y madura, que hizo nuevos fans en los últimos año. Estos otros no, estos 'chiquillos' son como escuchar a una banda de Thrash retro que todavía no está lista para salir del garaje, o que no han superado la fase de nostalgia de la resurrección del género, para quienes escribir un álbum real es difícil... lo malo es que, para quienes ya están casi en los 60 años de edad, eso no queda bien. Incluso grupos como Exodus son más serios en sus letras, con temáticas reales.

En lo que a mi respecta, siento que he escuchado uno de los álbums más mediocres del año y eso, cuando se dice de una banda de treinta años de edad, sólo puede significar la despedida de los ruedos; ya no es posible -a menos que ocurra un cataclismo- esperar que vuelvan a su nivel o siquiera se acerquen a sus contemporáneos del Thrash que este mismo año, lograron éxitos tales como los que presentaron Overkill, Testament o el nombrado Kreator. Quedaron irremediablemente por detrás, no proponiendo nada bueno ni siquiera en los títulos de sus canciones, los cuales parecen salidos del libro 'Metal Cliché 101'.

Y puede que esté siendo duro, pero hay que recordar que estos alemanes fueron considerados como uno de los "tres reyes" de la escena Thrash teutónica, junto con Kreator y Sodoma, acreditándoseles a menudo haber sido los pioneros del Death al incorporar elementos que posteriormente definirían ese género. Habiendo por demás demostrado una resilencia impresionante, pues durante la mayor parte de la década de los 90's no firmaron con ninguna discográfica importante, viéndose obligados a auto-producir sus álbumes, hasta que firmaron un contrato con Nuclear Blast en la década de 2000.

Y en el fondo siento que no estoy siendo tan duro, porque si a las pruebas nos remitimos, la calidad del material presentado, compuesto de once pistas de cuatro minutos,  tienen apenas algo digno de recordar, con malas letras, falta de melodía y riffs cansados y aburridos. La verdad es que que prefiero volver a escuchar algún trabajo de ellos de finales de los 90's. Lamentablemente no pude encontrar ni un sólo momento digno de mención en todo el recorrido del disco que valga la pena volver a escuchar. Todas las canciones son lo mismo y nada a la vez.

Cualquier persona que espere algo fresco e innovador puede seguir adelante y omitir este álbum, eso no está ocurriendo aquí. Cualquiera que espere algunos elementos modernos y un montón de secciones de metal groove puede hacer lo mismo. Aunque la mayoría de las canciones tienen unos breves momentos en los que cambia el tempo un poco, de modo que no se ponga demasiado repetitivo, ellas no son muy complejas y lo pero es que, en general, suenan bastante igual las unas con otras.

En el aspecto positivo, "Spiritual Genocide" es en bastantes sentidos un declaración de lo que Destruction nos dijo por allá por la década de 1980. El disco se beneficia de un presupuesto importante que hace que la producción sea muy buena, percibiéndose suficiente atención técnica como para saciar a cualquiera cuyo objeto sea comparar el uso eficiente de los instrumentos, al tiempo que los mismos son bastante agresivos.

Este definitivamente no se equipara ni por poco con su excelente período, llamado Neo-Destruction, que terminó en 1998 con su disco progresivo/groove/funk "The Least Successful Human Cannonball". Al final, no puedo sino decir que no me gusto lo que oí, las letras son cursis y el disco en general se siente como una mala copia de una herencia del pasado. Si lo pasas por alto no te estarías equivocando.

3.5/10




6 comentarios:

  1. Me parece que la critica ha sido un tanto severa, pero si es muy cierto que este álbum no es para nada un buen trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Despues de DEVOLUTION y Day of reckoning me esperaba que levantasen cabeza, veo que no, vaya chásco :/.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo ke te pasate con la critica tronk¡¡
      Lo ke pasa es ke el Thrash ya está caduco en general,
      estos grupos, cuando graban, lo ke hacen es recordarnos
      los Gloriosos tiempos del Thrash Metal¡¡
      RicKjard

      Eliminar
  3. En lo personal, es muy buen disco, pero no el mejor

    ResponderEliminar
  4. LARGA VIDA AL THRASH
    AUN LOS VIEJOS SIGUEN DANDO DE QUE HABLAR
    ESPEREMOS QUE TANTO COMO DESCTRUCTION,OVERKILL,TESTAMENT Y KREATOR SIGAN A FUTURO Y REALICEN GRANDES TRABAJOS ... HAY QUE ESPERAR LO MEJOR Y NO LO PEOR

    ResponderEliminar
  5. de acuerdo pero aun tienen mucha energia.

    ResponderEliminar