Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

jueves, 5 de julio de 2012

Ihsahn - "Eremita" (Modern Black/Progressive)

Ihsahn de Noruega es conocido como uno de los libre-pensadores musicales de la escena del metal. A mediados de los 90's, no sólo cofundaba la escena del Black noruego, sino que llevaba la música Dark, amarga, fría y misantrópica, a reinos cada vez más progresistas y de vanguardia. En 2001 presentó el notable trabajo "Prometheus - The Discipline Of Fire And Demise" y desde 2006 está viajando en solitario con "The Adversary" en 2006, "angL" en 2008 y "After" en 2010, tres álbumes en los que efectivamente brilla el Black, aunque acogiendo una visión más progresiva y vanguardista.
 

Con esta descripción también se podría resumir su nuevo álbum, "Eremita" (traducido: Ermitaño) que de forma excelente reproduce su propia versión del Modern Black Prog, con la marca inconfundible en las voces harsh hábilmente ejecutadas con chirriantes y espectaculares gritos, reemplazada por momentos por seductoras y a veces quejumbrosas voces limpias, a menudo muy melódicas.

Ihsahn llega aquí apoyado en Devin Townsend (Introspection) y Einar Solberg (Arrival), que junto Vegards (Peccatum) salpican de color el disco. Luego viene la música, donde grandes cambios de ritmo están a la orden y la mayoría de las pistas discurren de manera bastante complicada, pero sutilmente atractivas, caracterizándose por un constante intercambio entre la dureza Black y pasajes más suaves.

Elementos imperdibles, como el saxofón de Munkeby Jørgen, el más importante componente introducido en este disco, contradicen frontal, pero magistralmente, los elementos Black y de mal humor y desesperación, que de forma excelente lo llenan. Aquí el abanico es -a menudo- disonante y las pistas se rocían de extraña manera con el toque libre del jazz, como si de un verdadero 'jam' se tratara, casi una mezcla de banda sonora de horror, Black y Prog. No se equivoquen, no es precisamente fácil de escuchar, pero inmediatamente se nota que hay algo inusual, con el encanto que deja querer oír una y otra vez cómo fue lo que ocurrió y descubrir de qué se trataba lo que acababa de percibirse.

Canciones como Instropection, Catharsis y The Grave, así como la mejor del disco, Recollection, entre otras, hacen parecer que después de cuatro álbumes en solitario, Ihsahn no puede hacer nada mal. Hasta hay quien dice en la web que este hombre tiene el toque de Midas en lo que que Metal se refiere. Lo cierto es que hay belleza en su sonido e ideas y sí puedes decir que eres capaz de escuchar estas diez canciones y aceptar los conceptos que en él se desarrollan, debes ser de los que reconoce los esfuerzos más extremos del metal, sin tener que tocar necesariamente subgéneros como el Brutal.

Luego de haber escuchado sus trabajos anteriores creo no equivocarme al decir que "Eremita" es más pesado, más valiente y más refinado, con diferencias fundamentales para oír y celebrar. Algo duro y seguramente intragable para los recién iniciados o buscadores de ratos fáciles, este disco merece atención por parte de los conocedores del Modern Black y por las personas de mente abierta a las sensaciones intensas.

8.5/10
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario