El Lado Oscuro Metal Critica

Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Gothic Folk Melodic Neoclassic Stoner Technical NWOBHM Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Psychodelic Brutal Post Art Atmospheric Extreme Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews en español de Metal desde España y Venezuela... pero sólo a veces

lunes, 8 de junio de 2020

Caligula's Horse - "Rise Radiant" (Progressive)

Habiendo pedido consejo a los lectores, me di cuenta que efectivamente había dejado por fuera un disco importante de hacer reseña -obviamente, como me señalaron- ya que es de esos trabajos diferentes del año, no por nada este tipo de Progresivo se enmarca dentro del Art, que a su vez viene a ser algo así como una manera preciosista de hacer música, de mucho detalle instrumental, lírico, estético... incluso en la portada se hace obvio que no es cosa de terminar en un par de horas y ya, no señor. Me refiero a lo nuevo de Caligula's Horse, australianos que presentan su cuarto larga duración, llamado "Rise Radiant" y que por primera vez comento aquí, aunque su disco anterior "In Contact" (2017) lo estuvo a punto de ser pero no me acuerdo por qué no llegó a darse. 


Lo cierto es que lo que hace esta banda podría sumarizarse como lo que resultaría en caso de que Dream Theater preñara a Yes, por ahí van los tiros. Claramente ese vástago tendría visos modernos, por eso la banda tiende a incorporar a sus sonidos elementos Alternative, especialmente en lo que respecta a la voz de su líder Jim Grey... y ahora me acuerdo porque no comenté el disco anterior. Resulta que a mi, en lo particular, no me atrae tanto ese tipo de vocalización tan suave. Grey (a pesar de que creo que tiene mucho más gañote) se exime de imprimir potencia a su ejecución y suena suave, muy suave, demasiado para mi gusto, a veces hasta caer en lo somnolente.

Pero fuera de eso, que es una percepción es estrictamente personal y que por supuesto no puede sino estar reñida con la objetividad -sueño húmedo de los que nunca dan su opinión- , "Rise Radiant" me ha parecido un disco interesante, de momentos buenos, especialmente cuando la banda desarrolla su capacidad técnica y se dejan llevar por la inventiva sonora, muy a lo que haría un buen conjunto de Jazz; los mejores minutos de las ocho canciones del disco se consiguen ahí.

Lastimosamente el trabajo no es impactante, a pesar de que está hecho con cuidado, buen gusto y mucha musicalidad, le faltó punch, un par de temas que se hicieran más presentes. No deja por ello de gustar que incorporaran cosas como The Tempest o Slow Violence, así como la de cierre The Ascent. Vale la pena conseguir la versión con el cover de Peter Gabriel, Don't Give Up, el cual les queda bastante logrado, especialmente por la voz femenina de quien colabora con la canción.

Hace falta un buen trabajo de Progresivo en el ambiente, puede que tenga ansias de que llegue, en tanto eso pasa Caligula's Horse logra un razonable efecto con este disco. "Rise Radiant" deja bien parada a la banda en uno de los estilos más difíciles y exigentes por parte del público. Cualquier presentación en vivo de estos bardos debe ser una delicia, aunque por esta vez me quedo esperando más de ellos, estoy seguro que se está preparando el camino para un trabajo total, mientras tanto, nos conformamos.

7/10

NOTA ACLARATORIA: Como bien me hace notar un comentarista anónimo, si había hablado de esta banda antes con "In Contact" (2017), totalmente mi error al no haberlos conseguido cuando hago la usual búsqueda, pero a la vez puedo sacar varias conclusiones: Releyéndome (con perdón por la primera persona) verifico que mi gusto no ha cambiado, la voz líder no es de mi gusto y en segundo lugar, aunque esto ha pasado antes (incluso he llegado a escribir dos veces de un mismo disco sin caer en cuenta) lo cierto es que para que eso pase, creo que lo puedo achacar a que la banda en cuestión debe haber causado poca impresión en mi recuerdo. No modifica mi criterio sobre "Rise Radiant" este 'lapsus brutis' y agradezco haberme hecho caer en cuenta del gazapo.

jueves, 4 de junio de 2020

Alestorm - "Curse Of The Crystal Coconut" (Power / Folk / Pirate)

Revisar un trabajo de Alestorm apareja algunas limitaciones, quizás la más evidente es que tiene pocas bandas contra las que comparar el resultado. Fuera de Gloryhammer, Nanowar Of Steel, Korpiklaani y unas tres o cuatro más, la similitud en el sentido histriónico divertido de la agrupación se agota, sin embargo ese nicho lo rellenan ellos solos a plenitud, para prueba, a cualquiera que se le pregunte quién cree que hace el mejor Metal Pirata, los nombrará en primer lugar con casi toda seguridad.
 

Su séptimo disco, "Curse Of The Crystal Coconut" me generó una buena primera impresión, con algunas de las letras más divertidas jamás escuchadas por mí y algunos riffs francamente pegajosos, así como una calidad instrumental que habla de como la banda se toma en serio su trabajo, si bien no tanto a sí mismos (aunque la voz de Bowes no llegue a todo lo que cree que puede), cosa que también les da frescura, igualmente me pareció que hicieron bien en arriesgar un tanto con el tema Tortuga, saliéndose de los cánones, ese tema es quizás el más interesante del trabajo, sin que necesariamente sea el mejor.

Pero un disco no son solo riffs gustosos y "Curse Of The Crystal Coconut" también tiene sus momentos menores, quizás tres o cuatro canciones de relleno y un tanto de abuso en los temas que -desde lejos- se ve que Alestorm va a utilizar para aderezar sus ya conocidos y épicamente divertidos conciertos, eventos a los cuales todo metalero debe ir al menos una vez en la vida, como la visita a La Meca de los musulmanes, ya que la experiencia es una de las más geniales a la que se puedan prestar. Disfruten pues con esa perspectiva amable y tonta de temas como Shit Boat (No Fans), Pirate Metal Drinking Crew o Henry Martin... Cercanas pero nada como Fucked With An Anchor de "No Grave But The Sea" (2017), disco que pienso es superior a éste, manteniéndose "Back Through Time" (2011) como su trabajo de cabecera.

Se le debe reconocer a Alestorm que también tiene en esta grabación canciones que son realmente buenas, tres para ser exactos, las cuales deberían tener alguna etiqueta de advertencia para adelantar que luego de escuchadas va a ser difícil sacárselas de la cabeza... días tarareándolas, eso se avisa. Me refiero a Call Of The Waves, Zombies Ate My Pirate Ship -las dos nominadas como Canción del Año- y Wooden Leg Part 2 (The Woodening) -pieza que cierra el círculo dibujado en "Sunset Of The Golden Age" (2014)-, reitero, busquen las letras si les hace falta, algunas son hilarantes.

"Curse Of The Crystal Coconut" es un buen disco, podría haber tenido mejor calificación de no haberlo rellenado con demasiados temas intrascendentes, por suerte no hay nada irremediable y seguramente para los amantes del Folk y el Power ultra melódico aquí habrá bastante que disfrutar. La producción, como no era menos de esperar de Alestorm, una de las bandas bandera de Napalm Records, es de primera línea y están muy respaldados visualmente con una cantidad de vídeos divertidos que se consiguen en la red, incluso la cantidad de easter eggs que hay en la portada y canciones (referencias a Donkey Kong, los 8-bits de los 80s, películas de esa época, el sonido sintetizado en MIDI o Roland, etc) lo hace un trabajo interesante de revisar, aunque sea sólo por la rarísima versión del disco realizada en "Part 2", llamada también "16th Century Version"

7.5/10

sábado, 30 de mayo de 2020

Odraza - "Rzeczom" (Black / Avant-Garde)

Convenir conmigo mismo en la calidad de un disco y colocarle la odiosa puntuación que cierra los comentarios es posiblemente lo que más me ha costado en los casi diez años de ELOMC, nunca es fácil, vienen las comparaciones con otros trabajos, otros géneros, siempre me queda la sensación de que pudo haber sido más, o menos; pude haber sido injusto o exagerado y además ese guarismo que va a quedar fijo puede -de hecho, lo hace- modificarse en mi mente con el paso del tiempo, además de que es una muletilla que me consta que a veces impide que la gente lea la opinión, muchos entran, van al pie y dicen: 'un X/10, mal.., bien...', yo lo hago -a veces-.  


De hecho he pensado seriamente dejar de puntuar los discos, escribir la opinión y que cada quien saque su cuenta según las ideas expresadas, quizás lo haga y me cueste lectores, quizás el efecto sea al contrario, no se. En todo caso, nuevamente me encuentro en la disyuntiva de qué hacer con esta entrada. ¿Cómo califico un disco así? ¿El año que viene seguiré pensando igual? "Rzeczom" del dúo polaco Odraza es de esas oportunidades en las que vale la pena hacerse replanteamientos.

En primer lugar diré que esta muestra no es de Metal amable, se trata de Black, con elementos Avant-Garde pero porque más bien tiende al Jazz con algunas cosas Progresivas, sumamente estilizado dentro de lo que del género oscuro se consigue hoy por hoy; por sobre todo eso, "Rzeczom" es un disco muy cuidado en sus detalles, totalmente alejado de la perspectiva 'sonido de garaje' que recientemente ha tomado un tanto por asalto el estilo. Estilísticamente es complejo de definir, como estarán viendo, ya que también es muy cambiante, no se mantiene en una misma línea discursiva, tiende a salirse de las guias que definen al Black, como un niño que se niega a escribir dentro de los márgenes, tanto que temas como ...twoją rzecz też pueden llegar a parecer hasta chocantes, ciertamente poco usuales.

Sin embargo el efecto que en conjunto crean las canciones de este disco de diez canciones y cincuenta y tres minutos es impactante, en mi gusto ha sido un asalto sensorial absoluto, incluyendo aquellos temas en los que se siente la divagación ensimismada de la banda, donde se busca más el efecto hipnótico del ritmo lento, como en Długa 24 -quizás la menos agraciada de la entrega- y Najkrótsza z wieczności, aunque es sin duda en las caóticas como Schadenfreude, Świt opowiadaczy y Bempo, donde sobresalen, pero  también cuando hacen cosas ultra elaboradas, como el tema Młot na małe miasta. "Rzeczom" sabe hacerse esperar y reserva su cierre con una de esas canciones que se siente que llegan para quedarse, como es Ja nie stąd, un rarísimo tema instrumental, excelente y nominado como contendiente a Canción del Año.

Odraza habla en sus letras de sentimientos oscuros como la depresión, la vanidad, el nihilismo y esas cosas, aunque no entienda polaco está claro que lo transmiten bien ya que su habilidad en el uso de los instrumentos les permite enviar el mensaje sin más necesidad que el de la música, pero lo importante es que "Rzeczom" tiene todos los componentes necesarios para encantar a los metaleros, especialmente a los más curtidos, por su innovación, rareza y calidad y -además- es de los pocos discos que me hacen sentir seguro de la calificación que tiene... o quizás pudo haber sido otra -no se-.

9/10 Nominado como contendiente a Disco del Año de ELOMC y su portada también.

lunes, 25 de mayo de 2020

...And Oceans - "Cosmic World Mother" (Melodic Symphonic Black)

Un tanto complejo en su estilo me ha resultado "Cosmic World Mother" de ...And Oceans, este es un disco que para definirlo haría falta una carretilla de adjetivos. Si nos quedáramos con los dos primeros temas, claramente sería un disco Black Atmosférico, en lo que se continúa el viaje vienen las influencias Death, o las canciones puramente Black, luego entran temas con fuerte sonido de teclados que le ganan bastante de Electronic, pasando la mitad del trabajo se encuentra tanta melodía como para endilgarles el Melodic y hacia el final los cambios, pausas, instrumentales y elaboración le sirven para sugerir el término Sinfónico o casi... y a veces un poco de todo eso junto.


Y lo interesante es que "Cosmic World Mother" no parece desordenado, al contrario, es un disco que se disfruta fácilmente de un solo tirón, con algunas canciones que obligan a revisar su nombre, como para tenerlas en cuenta a la hora de volver a él, tipo Cosmic World Mother, Helminthiasis y The Flickering Lights, esto, la fuerte sensación de agresión, la calidad instrumental y que es finalmente un disco que no tiene ningún tema que pudiera considerarse menor, han causado una buena sensación en mi gusto. 

Ciertamente la banda tenía dieciocho años sin mostrar nuevo material (un par de splits y un EP el año pasado) por lo que en mi radar no se encontraba, pero una rápida revisión muestra como estos querubines tienen bastante más que un poco de experiencia, remontándose al año 1998 su primer disco y también una imagen bastante oscura, más bien un tanto experimental, con un estilo que trataba de esconder las verdaderas personalidades detrás se seudónimos y una puesta en escena un tanto alocada (vestidos y pinturas), quizás no tan raro para ser finlandeses, pero ciertamente jugando con el público.

Asumiendo que el disco es fundamentalmente Melodic Black diría que tiene bastantes influencias, quizás las más evidentes son las tomadas de gente como Samael, The Kovenant y de sus coterraneos Shade Empire, incluso algo de Dimmu Borgir. En general en "Cosmic World Mother" se perciben buenos y sólidos riffs, un uso adecuado de los teclados para asimilar orquestas, técnica depurada en el uso de los instrumentos, posiblemente el mejor en la batería y gran calidad vocal. Reitero, ...And Oceans no es ni mucho menos el debut de unos novatos, por el contrario y ya sabiendo usar las armas de rigor me han brindado buenos e incluso, muy buenos momentos.

Hay en la red comentarios más profundos de gente que conoce bastante a la banda, con explicaciones que bordean el análisis histórico así que, si les interesa ahondar en ellos pueden hacerlo, pero siento que no hace demasiada falta saber de su pasado si el presente -y quien sabe si el futuro- de ...And Oceans luce tan brillante como con esta grabación.

8/10

miércoles, 20 de mayo de 2020

Paradise Lost - "Obsidian" (Gothic / Doom / Death)

Como casi ninguna otra banda, Paradise Lost ha representado el cambio musical durante años y a la vez, lo que significa ser una agrupación de culto. Sus seguidores han aceptado mudanzas que pasan por el Death, Doom, Gothic, Dark y vaya a saber que más. Cada fase ha servido para poner a prueba a sus acérrimos fanáticos y por increible que parezca en un mundo como el Metal, donde la novedad es más peligrosa que la ruleta rusa, siempre han contado con el respaldo del público. Incluso aquella etapa peligrosamente débil de perspectiva Alternative que representó "Host" (1999) y "Believe In Nothing" (2001) se logró superar y reencontró a toda su base unida para entregas memorables, tipo "In Requiem" (2007) y "Faith Divides Us - Death Unite Us" (2009), así que ¿por qué no tenerle fe a esta nueva entrega? Aún a pesar de que "The Plague Within" (2015) no me terminó de sorprender y su disco posterior no me llamó la atención, es hora de volver a Paradise Lost.


"Obsidian" hace entender las razones de la fidelidad a la agrupación, aún a pesar de que uno u otro trabajo no terminen de cuajar, estos ingleses tienen la facultad de crear -de cuando en cuando- muestras de calidad y en este caso la alquimia ha producido oro. Según mis cuentas éste puede ser el mejor trabajo de la banda en diez años y eso no es poco cuando se tienen treinta de experiencia. En esta oportunidad logran entregar un disco potente, intenso y bien logrado, melancólico pero sin sensiblerías, de esos que en un festival de Doom va a atraer a toda la gradería.

El disco tiene un poco de todo en una sana mezcla, voces claras y guitarra acústica, guitarras eléctricas y growls, solos de guitarra absolutamente épicos y muy bienvenidos en una época donde parece que eso ya no hace falta, fuerte uso del bajo, un poco de Doom, un tanto de Death, instrumentos inusuales como el laud, un toque de encanto Goth e incluso coros femeninos. No se crean que con semejante descripción "Obsidian" es una colcha de retazos, por el contrario se siente cohesionado y muy bien elaborado, sin contar que la producción, especialmente la grabación, es de primer orden y todo se escucha orgánico y diferenciado.
 
Hay temas de todo orden, más intensos, más lentos, oscuros y sombríos y hasta con un toque Rock. Canciones tales como Darker Thoughts, Fall From Grace, Ending Day y The Devil Embraced -un cancionón que hay que dejar nominado como contendiente a Canción del Año- y Serenity son de primer orden. Podría incluso decir que para "Obsidian" Paradise Lost ha montado una especie de homenaje a sí mismos, una recopilación de lo mejor de sus últimos años, quizás aquello que algunas bandas de mucho bagaje llaman 'un disco para los fanáticos' algo con los que todos los seguidores se van a a sentir a gusto, con mucho songwriting y un tanto menos de experimentación.

No todo el trabajo es total, hay alguna canción que abusa de repetición o no tiene el mismo nivel, como Forsaken o Ghost y a veces conseguí un tanto de exceso en sonidos de teclados que le quitaron algo de totalidad agresora, pero en general es un disco sólido y que reivindica a Paradise Lost, si acaso eso fuera necesario, con una carrera envidiable, cambiante y meritoria, a pesar de aquellos momentos flojos que el riesgo y el largo tiempo supone, pero de la que nadie podrá desdecir.

8.5/10

martes, 12 de mayo de 2020

Cirith Ungol - "Forever Black" (Heavy)

Éste, si hubiera que definirlo, lo llamaría el disco 'de la injusticia'. Injusticia para con bandas novatas, injusticia para con bandas veteranas. Porque Cirith Ungol es ambas y ninguna, ya que nadie me va a venir a joder diciéndome que alguien que tiene veinte años sin estar juntos son una banda de larga trayectoria y a la vez nadie tampoco me puede argumentar que no les destila por todos lados la sapiencia de gente que domina el arte... quizás entonces en la definición haya que incluir también 'y del conocimiento'.
 

Bueno... menos esoterismo. Estos californianos son una de esas agrupaciones viejas que lo hicieron bien pero por quién sabe que motivos (a veces la vida se atraviesa) se separaron y dejaron de existir y solo fue ahora que volvieron a encontrar el tiempo, la inspiración, las ganas, la crisis de los sesenta (los nuevos cincuenta); sugiera usted el motivo, para volver a tocar y grabar. A veces también eso pasa, esas tormentas perfectas, esos lugares a los que el espacio-tiempo lo llevan a uno. "Forever Black" es una prueba de que el Heavy es una fuerza vital, de que el Metal se hace desde adentro.

Para que no tengan que buscarlo, les diré que Cirith Ungol tiene seis discos previos, de los cuales solo recuerdo -vagamente- "King Of The Dead" (1984) y eso porque la portada es inolvidable. Fuera de eso no podría decir que sé más de ellos. Sin embargo ahora, sin pedir permiso ni perdón, se largan con este trabajo y les voy a decir, es de primera calidad. "Forever Black" es una forma de hacer Heavy que tiene un carácter especial, en el polo opuesto de lo que se podría encontrar en Maiden o Judas, su forma de ver el estilo es oscura y poco amable, intensa y emotiva. Realmente vale la pena dejar que este sonido lo envuelva a uno.

Hay quien ubica el sonido de Cirith Ungol en el medio del camino entre el Heavy y el Doom, no estoy totalmente seguro que eso sea así ya que el ritmo del disco no lo sugiere, sin embargo -quizás- si se tratara de justificarlo por la ominosidad del sonido que realizan, podría estar de acuerdo. Este trabajo no baja la guardia en lo que a galope de batería refiere, sin embargo dista mucho de ser el luminoso estilo, alegre y divertido que el Heavy más usual ofrece, esto es una especie de crisis emocional a dos guitarras, bajo, batería y voz chillona.

La novedad en "Forever Black" es que siendo prácticamente una banda desconocida para nuevas generaciones, muestran el toque experimentado de quien ha hecho esto durante años, saben mostrar buenas canciones, como The Frost Monstreme, Stormbringer, Fractus Promissum y Forever Black, con todos esos elementos interesantes e intensos que construyen y hacen emocionante una buena canción, a la vez que le agregan el elemento pesado y oscuro que he comentado, evitando caer en todo momento en facilismos melódicos. Reitero, es poco usual conseguir este tipo de Heavy y la novedad del sonido de la banda la hace interesante, a despecho de que el disco no redondea ninguna canción absoluta, pero si todas parejas en torno al buen gusto.

8/10. Portada nominada como lo mejor del año

viernes, 8 de mayo de 2020

Ulcerate - "Stare Into The Death And Be Still" (Death / Technical Death)

Mi decisión de hacer disco del año en el Death a "Shrines Of Paralysis" (2016) fue una de las más cuestionadas en su momento, Ulcerate no ya sólo desde ese disco sino desde mucho antes, yo lo ubicaría incluso desde "Everything Is Fire" (2009), se ha desarrollado como la banda de este estilo más innovadora, con más arte -si, así lo percibo-. Pero su aceptación me parecía que era poca con respecto a lo que su calidad sugería, por eso me ha divertido que haya quien los descubra ahora ya que tienen mucho tiempo con nosotros, ese elemento me ha parecido uno de los puntos a explorar en este comentario.


Desde que vi el onírico abismo en la portada "Stare Into The Death And Be Still", sexto álbum de estos músicos de Nueva Zelanda, presentí que podría contar con las mejores definiciones sonoras de Ulcerate, esas que marcan los límites del mundo atonal reconocible y establecen profundos niveles de inmersión atmosférica muy poco usuales en un género bastante más frontal que los que usualmente se dedican para cultivar el Death o Technical Death. Lo que puedo asegurar es que luego de repasarlo cada vez -y varias veces porque nuevamente no estamos ante un disco fácil-, llego siempre al mismo convencimiento: esta es una de las mejores bandas de este estilo.

Es impresionante descubrir la sorprendente organicidad con la que cada nueva obra del grupo combina las mejores prácticas del género y al mismo tiempo sigue siendo ella misma. Ulcerate hace con "Stare Into The Death And Be Still" un gran trabajo, envolvente y de momentos sublimes, claramente delineado con la utilización de todas las habilidades acumuladas durante casi dos décadas de formación, sin ser abusivo en la exhibición instrumental. Hay incluso algunos detalles en este disco que no se consiguen con facilidad, como por ejemplo la claridad de la voz, la cual en medio de su growl, es fuertemente transmisora, incluso elegante me atrevo a decir. Volviendo al inicio de la crítica, son obvias las razones por las cuales Ulcerate tiene que se deglutido con cuidado.

El disco es quizás un tanto demasiado equilibrado y algo ensimismado en su belleza sonora y eso quizás le quita algo de brutalidad Death, pero estoy siendo todo lo exigente que esta banda se merece, no creo que todavía este año halla oído algo así. Esta grabación es rítmica como las cadenas de condenados  que caminan hacia su muerte, hermosamente disonante en su justa medida y muy oscura en su ejecución, temas tales como Exhale The Ash, Visceral Ends -nominada como Canción del Año de ELOMC-, Dissolved Orders y Drawn Into The Next Void, se percibe una fuerte sensación de totalidad Death que no siempre se tiene la suerte de conseguir.

Me ha costado comparar "Stare Into The Death And Be Still" con el anterior trabajo de Ulcerate, a ratos creo que todavía aquel puede que supere a este por poco, luego repaso alguna canción específica de este y creo que no, que está por encima. Eso son solo buenas noticias para los amantes del sonido crudo... que tampoco lo es tanto con un banda como esta que pule tanto sus entregas, bueno, ustedes me entienden. En todo caso este es uno de los discos obligados en 2020.

9/10 Nominado como contendiente a Disco del Año de ELOMC


lunes, 4 de mayo de 2020

Aether Realm - "Redneck Vikings From Hell" (Melodic Death / Folk)

¡Aaah! La transición, el cambio, por naturaleza humana la única constante (a menos que te llames AC/DC) y lo más difícil de aceptar. Una vez que hemos encontrado una zona de confort, cualquiera sea, nos oponemos -individual y colectivamente- a modificar nuestra forma de vivir. Para ejemplo el botón de la pandemia: vamos a tener que modificar nuestro relacionamiento nos guste o no, al menos hasta que haya una solución viable, o tendremos que aceptar, por la buenas o las malas, que las consecuencias son inevitables.


Me remito a las pruebas de este sector, la música... ni tan siquiera, el Metal. Basta que una banda se atreva hacer algo diferente para que aún gustando la muestra, siempre haya rechazo. "Tarot" (2017) es uno de los mejores discos no del Melodeath, del Metal, lo vi en varias listas de lo mejor de la década y nunca dudé que tenía méritos para ello, aunque yo no lo haya colocado en la mía, un lugar le podría encontrar. Obviamente ese precedente no es poca cosa para el siguiente trabajo de Aether Realm, cualquier paso en falso es fatal...

"Redneck Vikings From Hell" es un disco totalmente lógico en el desarrollo de la vida de la banda, aunque el título bordee lo ridículo. Hay que recordar que la banda es de Carolina del Norte en los Estados Unidos, lugar donde 'crían' a los rednecks (palurdos/campesinos americanos, típicamente WASP [white, anglosaxons, protestants]) y ellos son una banda de Death Melódico con herencia Folk. ¿Qué más se podía esperar sino que volvieran a sus raíces? Por eso un disco que prueba nuevamente con los sonidos de su debut "One Chosen By The Gods" (2013) y la verdad es que tampoco es para tanta alharaca en las redes, apenas incluyen una -quizás dos- canciones abiertamente Folk.

Este es el punto, el disco ha sido atacado por una visión un tanto pastoril de sus sonidos, a la usanza de bandas más bien noreuropeas. Sin embargo al entrar en el disco se hace obvio que no se trata de eso, hay bastante más que Folk y nuevamente se percibe de esa magia Melodeath que tantas alabanzas le trajo a su anterior grabación. ¿Que "Redneck Vikings From Hell" no es tan bueno como "Tarot"? Si, es obvio, no creo que eso sea descubrir nada, pero creo que el esfuerzo es meritorio, que no se están produciendo diferencias creativas que van a terminar con la disolución de la banda, como he llegado a leer, sino que se están descubriendo a si mismos, lo que me hace pensar que este es un disco definitorio, que hará que Aether Realm termine de definir su sonido.

En tanto, puedo afirmar que "Redneck Vikings From Hell" tiene bastante que ofrecer al amante del género, es un disco variado, con una fuerte sensación de Melodeath tradicional, un tanto excesivo en su melodía, como acostumbra a ser el sello de la banda, con varias canciones que valen la pena y otras que no llaman tanto la atención, una instrumentación potente, bien ejecutada y excelentes coros, arreglos y riffs, nada totalmente espectacular, pero sin duda es un disco que no los va a dejar mal. No tiene un tema como The Fool, de su anterior trabajo, pero Goodbye, Cycle y Guardian -la mejor del disco- son canciones que valen la pena.

Abracen la novedad, acepten el cambio, especialmente en el arte y verán como sus horizontes se expanden, comienzan -continúan- su crecimiento, en el Metal hay tanto que disfrutar aunque la mudanza sea complicada.

7.5/10

jueves, 30 de abril de 2020

Oranssi Pazuzu - "Mestarin Kynsi" (Black Psychedelic Avant-Garde)

¿Qué voy a decir, qué esto es para todo el mundo? No es ni siquiera recomendable para metaleros de medio tiempo, o se está involucrado con la parte más gruesa del Metal o el efecto puede ser contraproducente, sin embargo, el que entregue su sucio espíritu a las malas artes de Oranssi Pazuzu puede que -casi sin advertirlo y de pronto- se encuentre en un lugar luminoso, de sonidos sorprendentes. ¿Se acuerdan de cuando me quejo de falta de innovación?... aquí quería llegar.


La larga espera luego de "Värähtelijä" (2016) es ahora comprensible cuando se percibe el impacto de "Mestarin Kynsi". Desarrollar sonidos así toma tiempo, aunque habrá quien sugiera que soltando una lata por una escalera también se lograría lo mismo, ¡no! quien le haya seguido la pista a estos finlandeses y haya degustado un poco de Psicodélico y Black Avant-Garde, sabrá de lo que va esto. Pero -y dejando de hablar en lenguas- permítame aterrizar: este es uno de esos discos que permite definir qué se quiere decir cuando se habla de elementos hipnóticos, surrealistas, misteriosos, densos y extremadamente caóticos.

Existe gente que hace cosas similares a Oranssi Pazuzu, se me vienen a la mente nombres de algunos de los pocos que logran un nivel similar, como Blut Aus Nord o A Forest Of Stars, pero realmente creo que a esta gente puede señalársele como la más extrema dentro del género, por su intensidad, por sus sonidos, pero por sobre todo por su descaro. Es de esas pocas bandas que está dispuesta a transgredir los límites de la creación, obviando cualquier frontera comercial, para dejar sonar lo más intenso de su arte... esa es la clave, siempre lo ha sido, desde las pinturas de Altamira hasta... pues Oranssi Pazuzu.

Seis temas en cincuenta minutos, lúgubres y repetitivos, en los que la experimentación está muy por encima del Black, mayormente inclinados hacia la creación Prog enmarcada en el viaje psicodélico hacen de "Mestarin Kynsi" una joya. Los riff son elaboradísimos, la melodía extraña y el arrullo total, creo que este podría ser un disco cuya presentación en vivo sería un éxito, muy al contrario de lo que el estilo tiende a ser. Cualquier tema es impresionante e impresionista y aunque no será un trabajo de revisar todos los fines de semana, por sus características propias, siento que puede servir de marcador para los cultores del género.

Aunque este me parece el disco más importante en la carrera de la banda, es de muchas oídas para terminarlo de apreciar, puede ser que nunca cale en el gusto pues es totalmente inventivo, descarado en su aporte al género, potente, arrullador y bien elaborado. Me inclino a pensar que superado el susto inicial debe quedar en los números de lo mejor del 2020, que dado el paso que llevamos, puede ser lo que nos merezcamos -un buen susto-.

9/10 Nomimando como claro contendiente a disco del año.

domingo, 26 de abril de 2020

My Missing Half - "Ceaseless Decay" (Melodic Death)

Revisando las entradas recientes me he fijado que he estado hablando de agrupaciones bastante conocidas y en estos años he observado que abrirle espacio a gente nueva o con menos exposición mediática resulta generalmente en una buena inversión de tiempo y -parece mentira- una de las más agradecidas por la gente, es común recibir mensajes ponderando positivamente haber dado a conocer a tal o cual banda, de esas que no aparecen casi nunca en las portadas de las revistas especializadas.


En ese paseo de descubrimiento de cosas nuevas me he conseguido con una gente de la que prácticamente no tengo ninguna información, llamada  My Missing Half, quienes ejecutan un Death Melódico de raíces que se sienten tomadas de bandas como At The Gates, pero que le agregan un toque más de armonías que las usuales, posiblemente tendiendo hacia el Extreme Power. Es decir, justo lo que yo necesito para sobrellevar este encierro (claro está, cuando los vapores cerveceros no están ayudando a mejor pasar).

La ficha técnica del disco que lleva por título "Ceaseless Decay", habla de que tiene una duración de poco menos de treinta y ocho minutos, diez canciones y un Rango Dinámico de 7 dB y tienen un disco anterior de 2014, que nada que consigo, todo esto a primera vista sugiere poco, quizás que este segundo trabajo es un poco corto y que la grabación no tiene nada de especial desde el punto de vista de producción. Sin embargo se me ha antojado una de las mejores entregas de estos días y por eso quiero someterlo a consideración como un descubrimiento que vale la pena.

"Ceaseless Decay" no es un disco que va a sorprender con un sonido nunca visto, ya que como dije, se le perciben influencias de gente del medio, además de la banda mencionada arriba también recuerdan a The Black Dahlia Murder, Dark Tranquility y similares, sin embargo a My Missing Half le distinguen dos cosas específicas, la primera es su fuerte sentido melódico, no le tienen ningún miedo a sonar amables (en el medio del caos del Death, entendámonos) y a la vez su potencia y agresión es segunda de nadie, ciertamente son capaces de sacar el animal de adentro. Esta mezcla es explosiva y hacen de este disco un viaje de sensaciones bien interesante.

Si se le pone atención al trabajo, que ciertamente tiene que mejorar la masterización, la ejecución de canciones como Double-Counted, Six Feet Away, Make It Quick y Before Waves And Rocks Catch Me, son de calidad, intensas y emocionantes, llegando a tener algunos de esos momentos por los que el metalero vive y muere, segundos de sonidos totales y envolventes, de los que le hablan de cerca a uno. No en todo el tiempo, pero cuando logran hacer su alquimia, tienen su toque dorado.

Cierro este comentario recomendando "Ceaseless Decay" de My Missing Half, me abría gustado tener más información de la banda, pero pareciera que ellos mismos son los que se manejan su PR y no han contestado un par de mensajes que les envié, pero si algo llega en los próximos días, lo subo.

8.5/10