Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

sábado, 31 de octubre de 2015

Grave - "Out Of Respect For The Dead" (Death)

Sucumbiendo nuevamente a las peticiones, pero ciertamente mereciéndose el comentario, hemos de hablar de Grave, unos veteranos del Death (veinticinco o más años) que se han mostrado constantes en los doce discos que han publicado, quizás con la excepción de "Hating Life" (1996) cuando sufrieron una crisis existencial por la casi disolución de la banda... de resto, Grave es Death puro, vieja escuela, crudo y duro, cero mariconadas.
 

"Out Of Respect For The Dead" suena fuerte... cuando uno ha ido a un concierto en un lugar grande, El Poliedro de Caracas, el parque Simón Bolívar en Bogotá, el Circo Volador en el D.F. o Las Ventas en Madrid... o como usted quiera ponerle nombre al sitio... bueno, suena así. Es uno de esos discos que tiene que ser un espectáculo en vivo. No es estentóreo en lo técnico, pero está bien hecho; no es criminal en la agresión, pero impacta con su emoción y no descubre nada en su temática, pero está ahí para mostrarse como un pavo real. Es un disco salido de lo mejor del conocimiento de una banda experimentada y completa. Un trabajo que no llegará a ser paradigma del género, pero quien quiera saber cómo se hace Death Metal, debe oírlo.

¿Estoy diciendo que es mediocre? No. Estoy diciendo que es 'característico'. El Death del bueno se hace así y aunque este disco no aporte elementos novedosos, si se quiere alcanzar el destino correcto en cuanto al estilo, se debe seguir este camino. Al que le plazca un poco de Metal pesado, que cuente con energía, guitarras intensas y riffs hipnóticos, que se pasee por aquí. Y si bien el disco es bastante más lento en su ritmo de lo que regularmente se esperaría, evade ser aburrido, ayudándose con los geniales solos de guitarra que se muestran en temas como The Ominous 'They', Out Of Respect For The Dead y Grotesque Glory.

Este es sin duda, uno de los discos que menos sorpresa puede ofrecer 2015. Es la materialización de la banda siendo ella misma. Su temática, sus riffs, su voz y la agresión que han mostrado en los últimos -no menos- de seis discos, están intactos... demasiado, aunque al final del día se agradezca el nivel y la fuerza, pero se eche de menos algún atrevimiento, una pizca de nuevas ideas. A los seguidores específicos de Grave este disco tiene que satisfacerlos profundamente. A mi me gustó y si alguien me preguntara cómo suena el estilo, posiblemente lo consideraría para mostrar en el álbum de familia.

Cuarenta y ocho minutos de Metal bien hecho, pero sin sorpresas, componen "Out Of Respect For The Dead", que para mi satisfacción suena integral y ajustado con tuercas de precisión, no aporta mucho al género, como no sea el placer de escuchar Death puro, pero anónimo. También es cierto que hacer algo así requiere mucha experiencia, pero la misma parece estar tomando preponderancia antes que el arrojo y motivación artística. Grave  nuevamente muestra que tiene todos los elementos que los amantes del Death desean y disfrutarán.

7.5/10. Excelente portada.

viernes, 30 de octubre de 2015

Stratovarious - "Eternal" (Power)

La banda finlandesa Stratovarious oficial y finalmente consiguió salir de la crisis creativa luego de tomar un segundo aire y retornar con el mejor disco de su carrera en 2013 con "Nemesis", ahora continúan la tendencia de mostrar composiciones interesantes, algunas con momentos brillantes, a través de la mezcla de buen songwriting y los elementos que han hecho de esta banda una de las favoritas de los seguidores del Euro Power: rapidez en el ritmo, guitarra brillante y teclados melodiosos.


"Eternal" sigue la línea conductora que su reciente resurgimiento mostró y aunque no sea un disco tan espectacular como el anterior, es divertido, con coros expresivos, melodías pegadizas, músicos que muestran su calidad, muchos efectos electrónicos, todo basado en melodías simples pero brillantes. Sabiendo mezclar emoción con momentos más lentos y cierta dosis de épica, este disco ha encontrado eco en sus seguidores, desaprovechándose quizás la oportunidad una mejor producción, puesto que el disco suena algo 'apelotonado', no demasiado orgánico.

"Eternal" es una buena demostración, aunque menor a su predecesor, quien me parece que va a resultar difícil de alcanzar, mayormente por la ausencia de dos o tres de esas canciones destructoras, de esas cuya melodía se clava en fondo de la mente y te la encuentras silbando en la fila del banco (o donde sea que silbes). También ahora hay un par de canciones que vuelven demasiado a las raíces de la banda a discos con veinte años y suenan con algo de moho, como Feeding The Fire; ese reciclaje puede limitar la experiencia.

Esta puede ser una de esas críticas controversiales porque se que hay mucha gente a la que "Eternal" le ha gustado y quisieran ver otro 10 y aunque no dudo que tiene sus momentos excelentes, para mi el talón de Aquiles está en el impacto, en la ausencia de mostrar la capacidad que el Power tiene de arrastrar a sus seguidores y obligarlos a saltar y repetir los ganchos, coros y riffs hasta el agotamiento. Aquí no sentí tanto eso. El disco es bueno y representativo de lo que Timo Kotipelto y compañía son capaces y han mostrado en estos últimos treinta años, pero nuevamente peca de cierta estandarización. El atrevimiento de "Nemesis" no está presente y eso se percibe. En todo caso, recomiendo pasearse por este nuevo trabajo y disfrutar especialmente de los temas Few Are Those -la mejor del disco- Shine In The Dark y el magnus opus de cierre The Lost Saga.

7.5/10

jueves, 29 de octubre de 2015

Enshine - "Singularity" (Melodic Death / Doom)

Enshine tenía un sólo disco, "Origin" de 2013, el cual fue excelente, un sólido 9 para mí. Muchas personas vimos un enorme potencial en el proyecto originalmente solitario de Jari Lindholm y nos sentamos a esperar el crítico segundo disco de la banda. Y lo catalogo como 'crítico' porque infortunadamente es muy común que luego del esfuerzo inicial, en el que se tienen muchas cosas que decir y se han madurado por mucho tiempo, el siguiente trabajo sea blando, dirigido a mantener la base de fanáticos creada, evitando riesgos a través de la repetición de las fórmulas.


Sin duda hay algo especial en el Melodic Death de trasfondo Doom que este dúo sueco-frances realiza, formado por el mencionado multifacético Jari y Sebastian Pierre (de growl profundo aunque poco dinámico) apoyados por tres músicos más en el resto de los instrumentos. Un sexto sentido metalero hizo presentir a la comunidad la importancia que su nuevo esfuerzo, llamado "Singularity", podía significar. Y no decepcionó, logrando conjurar los demonios de 'el segundo'.

El álbum comienza fuerte, las melodías cambian continuamente y se casan a la perfección con la voz. Algunos sonidos del disco parecen mágicos, salidos de lo más profundo de un alma tocada por experiencias duras y difíciles. En su recorrido hay percusión potente y rítmica, mientras que al mismo tiempo se perciben zonas atmosféricas que transportan a senderos lejanos. El centro del trabajo está dirigido al desarrollo de melodías melancólicas que persiguen abrumar al oidor a través de un gran songwriting, llevado en hombros por una guitarra omnipresente y de protagonismo indudable. Sin querer hacer odiosa la comparación, el sonido de esta banda podría equipararse al de Insomnium, pero con más tendencia hacia el Doom.

A lo largo del trabajo temas como Resurgence, In Our Mind, Astrarium Pt. 2, Echoes y casi cualquier otra que se decida escuchar, muestran un gran nivel, sentimiento de tristeza y melancolía, melodías misteriosas envueltas en una instrumentación relajada y precisa, la que sólo quien domina y sabe lo que está haciendo se permite. Los solos de guitarra que durante el disco se desarrollan, cualquiera de ellos, pero especialmente el de la canción In Our Mind y el instrumental Apex, son una completa delicia. Salen del sentimiento que la fusión del Doom y el Death permiten, mostrándose magistrales.

Algún exceso en lo etéreo de los sonidos puede hacer caer en el letargo, especialmente hacia la zona media del disco, pero el buen tino en la mezcla de temas hace retomar con facilidad la atención y devolver el sentimiento y atmósfera que distinguen el trabajo.

Si tuviera que hablar de una sola de las virtudes de "Singularity" sin duda me decantaría por su fuerte sentido atmosférico, esa mezcla de sonidos que sugieren un invierno gris y crudo en que el oyente se puede sumergir, para sólo sentir el sonido que habla de experiencias incorporales y viajes a lugares desconocidos. Y la melodía... riffs intensos, elegantes y crudos cunden por todas las esquinas. Enshine, repito, le gana la partida a las tentaciones facilistas y muestra que tiene que ser contada como una de las bandas en expansión más importantes de los últimos años.

Este disco resaltará no sólo en 2015 sino más allá; muestra mucho y todavía se percibe que el proyecto va a rendir más y mejores frutos... oscuros y agrios, como deben ser los que vienen del buen Metal.

8.5/10. Nominado como Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Otro año, nuevas recomendaciones de ustedes

Bueno, pues las ganas de sugerir trabajos parecen altas este año. Como ya pronto comienza Noviembre, expláyense aquí con los discos y bandas que creen que merecen un lugar en 2015.

Abran fuego

Alfonso

\m/

sábado, 24 de octubre de 2015

Avatarium - "The Girl With The Raven Mask" (Doom / Rock)

Maestros del Doomerock (palabra que se me acaba de ocurrir para definir a Avatarium) están de vuelta, luego de la insoportable espera a la que me han sometido (junto con los 13.391 seguidores que Facebook dice que tienen para el 23-10-15... donde los haya) para volver a oír la hemorragia pasional que el espectáculo en tacones llamado Jennie-Ann Smith es capaz de sugerir en el oído de los animales nocturnos que amamos a las mujeres y al Metal, en ese orden.


En un giro inesperado, pero no único, luego de haber quedado algo sólo tibiamente agradado con el  single que ha rodado como tarjeta de presentación de "The Girl With The Raven Mask", de igual nombre, me he conseguido a partir de esa canción otras ocho que bien han valido la pena desde su primer disco, "Avatarium", destruyera todas las predicciones de 2013, convirtiéndose en una de las mayores atracciones en las listas de ese año, sin duda uno de los discos de Doom con elementos Hard Rock más descomunales en mucho, mucho tiempo.

El Metal renace cuando gente como Avatarium, liderados por el poco menos que genial bajista Leif Edling, reconocido por haberle dado vida a la gran banda del Doom, Candlemass, se presta para realizar trabajos como este... Lo que luego de algún tiempo, después de haber pensado que podía ser flor de un día, ha mostrado que estaba -felizmente- equivocado. No he de morir sin percibir una muestra en vivo de calidad como la de estos suecos.

Es cierto que algunas canciones pueden sonar similares entre sí y que ese puede ser el punto más flaco del disco, sin embargo, en su conjunto el disco se aparece como un buen concepto... hay una guía, un cauce, hay intensidad, violencia contenida en una voz angelical y sensible, ritmo, riffs de calidad y extremo cuidado en la elaboración del trabajo, tanto en lo instrumental como en la producción, lo que hace de "The Girl With The Raven Mask" un digno sucesor de "Avatarium", aunque aquel haya sido más impactante, un poco más destructor, agotador por definirlo de alguna manera. Luego de casi dos años de espera temas como Pearls And Coffins, Hypnotized, Ghostlight, Run Killer Run -de enorme guitarra- y The Master Thief, se sirven solos para transmitir el sentimiento profundo y triste que el Doom persigue, junto con elementos instrumentales interesantísimos, como el Hammond y la guitarra líder que plaga el ambiente y ayuda a construir mejor la historia, en una clave diferente a la típica del género, con un sonido que se acerca a lo oído en los 70's en lo que al mencionado tipo de teclado refiere. La guitarra a su vez se muestra viva, con un sentido menos sujeto al Doom y más proclive a la luz que proyecta el Hard Rock.

Y esa voz... esa rabia y llanto contenido. Imposible dejar de dedicar unas líneas a una de las voces que tiene que ser una de las mejores sorpresas del Metal en tiempos recientes y la amalgama que une a una banda que tiene serias intenciones de dejar impronta en el mundo de la música. Sin violencia evidente, sin aridez ni crudeza, Avatarium transmite un mensaje de insaciable avidez por lo extremo, por dejar sentado su punto, incluso utilizando la psicología en reversa: a más dulce la voz, más intenso el mensaje.
 
Mortalmente obligatorio, Avatarium es la banda de Doom/Rock, con la oferta de una nueva  perspectiva. Fuerza, luces, sombras, amor y odio, aquí todo cupo y se desparrama por los bordes, logrando conjurar los demonios del segundo disco que tantas veces ha encumbrado o destruido a una banda.

8.5/10 Nominado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

viernes, 23 de octubre de 2015

Wolfheart - "Shadow World" (Melodic Death)

A los 46 años de edad ya soy inmune a la 'presión de grupo', pero no por ello he dejado de observar como varios consecuentes visitantes me han pedido comentar el nuevo trabajo de uno de los niños mimados del Metal, el polifacético Toumas Saukkonen y dado que efectivamente lo tenía dentro de los proyectos para subir, he decidido complacer peticiones ;-) y hablar de él antes de lo previsto.
 

En su eterna búsqueda del sonido perfecto presenta el segundo trabajo de su más reciente proyecto, Wolfheart, en el que ha abandonado la idea del multi instrumentismo por el que se había decantado en su experimento Before The Dawn, para bien -desde mi perspectiva-. Así muestra "Shadow World" un disco en clave Melodic Death de fuerte sentimiento muy a la Insomnium u Omnium Gatherum en el que hay canciones interesantes, bien ejecutadas, cadenciosas y atmosféricas.

Wolfheart es, desde mi visión, el más interesante de los grupos que este finlandés ha logrado acoplar y posiblemente el que mejor muestre la capacidad que se le endosa. Es claramente el de más substrato musical de sus últimas bandas, mostrando mucho gusto por la descarga instrumental, el deslizar omnipresente de la guitarra, el ritmo marcado y la voz cruda y dura, evitando totalmente el uso de voces limpias, lo que le da una interesante y atractiva calidad a "Shadow World".

Las canciones de abrir y cerrar el disco, Aeon Of Cold y Veri, son muy posiblemente las mejores del disco y resultan ampliamente recomendables, en ambas el uso de su melodía, con dejos Doom, me parecieron de gran factura y con riffs que llegan a ser por momentos emocionantes. Ciertamente el manejo de las herramientas musicales en general es pulido aunque el sonido resultado de la producción no es el mejor, poco rango dinámico quizás.

"Shadow World" tiene a su vez un detalle que no puede dejarse de pasar por alto; si bien en cierto que el trabajo está bien realizado de principio a fin, su capacidad para impactar es limitada. Es un disco que me parece haber oído otras veces. Adolece de 'acontecimiento', de esa capacidad que tienen los grandes discos de manejar al oyente a su antojo... ¿sabes? de esa emoción que un trabajo como "One For Sorrow" del mencionado Insomnium puede lograr, que puede describirse como 'hacer de uno un guiñapo'. Es un buen disco, con elementos tomados de lo mejor de la experiencia de su líder, en el que los elementos generales están ahí, pero le falto ese toque en el songwritting que lo llevara al 'otro nivel'.

Toumas Saukkonen se sigue mostrando como un exponente inconfundible del Melodeath y sigue prometiendo que en su constante búsqueda encontrará un día el disco perfecto de uno de los mejores estilos del Metal. No creo que le falte mucho para llegar a la meta.

7.5/10

martes, 20 de octubre de 2015

Gorod - "A Maze Of Recycled Creeds" (Technical Death)

Gorod es una de las mejores bandas de Death-con-algo, sin duda. Estos franceses, disco tras disco, se han encargado de restregarle en la cara al mundo del Metal, en especial a aquellos que se presumen sobresalientes en la ejecución instrumental, como es que se sacan las papas del fuego. El estilo que desarrollan mezcla de forma invisible el Jazz y el Death, sobre una fuerte base de Technical, el cual es francamente impresionante.
 
 
"A Maze Of Recycled Creeds", quinto disco de la banda, vuelve sobre los pasos andados y se esmera en una ejecución preciosista, muy compleja, de ritmos asincrónicos, gran bajo, difícil segunda guitarra a la vez que franca en los solos y un growl cambiante, a veces profundo y otras rápido y cortante. Todas esas características tradicionales -podría decirse- de un Technical Death estandarizado se ven realzadas por la contribución más importante que hacen estos músicos a su trabajo, como es la influencia tomada del Jazz, a través de lo que se percibe como una interesante improvisación (en el buen sentido de la palabra, por decir 'fluidez') en los riffs, cambios de texturas y melodías.

Este trabajo de Gorod, como sus anteriores, está reservado para los más conspicuos consumidores del Metal extremo, requiriendo una fuerte dosis de perspectiva y hasta sapiencia para comprender el mensaje. Al igual que en el Jazz, las notas y armonías que pululan por "A Maze Of Recicled Creeds" son lo que el título sugiere: una mezla de visiones o creencias musicales que algunos podrían pensar irreconciliables y sin embargo la banda es capaz de reunir bajo un mismo techo... disco...eso.

Comentando más allá de la calidad técnica que este disco tiene, que la tiene en abundancia, creo justo advertir que en lo estético, el songwritting de "A Maze Of Recicled Creeds" es fuerte, difícil por momentos y cuesta (y seguirá costando por cierto tiempo) entender; es el propio trabajo que está claramente elaborado con el compromiso ético de artistas comprometidos con ellos mismos, lo que en un español más llano quiere decir que hay que tomárselo con calma porque puede ser pesado de digerir. En lo particular se que voy a ser uno de esos que oirá el disco de cuando en cuando, especialmente cuando necesite renovar mi fe en los límites a los que el Metal es capaz de llegar.
 
Con la cara de buena gentazos que tienen los componentes de la banda sorprende (y no, porque ya lo han demostrado antes) el nivel que mantienen y sin que sea un disco extraordinariamente cautivador, se hace interesante, agresor, rapsódico y potente. Repito, Gorod es una de las bandas que mejor lo viene haciendo durante los últimos diez años y claramente se les puede augurar un disco del año en un futuro no muy lejano.

8/10
 

domingo, 18 de octubre de 2015

Stryper - "Fallen" (Heavy / Glam / White Metal)

La controversia misma que genera la religión puede servir de base para interesantes conversaciones, cuando el interlocutor es inteligente y de mente abierta, o -por el contrario- para agrias discusiones que pueden terminar hasta en tragedia. La verdad es que lo sobrenatural no deja indiferente a nadie... ahora bien, haber hecho 'leitmotiv' de una banda de Metal el elogio al cristianismo, cuando lo usual es exactamente lo contrario es no ya controversial, como dije, sino 'milagroso'.


Pero Stryper no comenzó con esto la semana pasada, este año se cumplen tres décadas del disco que los lanzó al éxito, el excelente "Soldiers Under Command" (1985) y un poco menos de su trabajo fundamental "To Hell With The Devil" (1986), epítome del Heavy Metal con perspectiva espiritual. A partir de esos dos discos Stryper ha recorrido una larga trayectoria de Glam/Heavy y Hard Rock, con dos hiatos de algunos pocos años. Su fidelidad como banda también es encomiable, manteniéndose juntos los miembros fundamentales, lo que les ha permitido presentar un total de once larga duración, incluyendo el que aquí comentaremos, llamado "Fallen", el cual ha sorprendido a extraños y propios, hasta el punto de poder pasar a ser el mejor trabajo de su carrera, o uno de los mejores.

Melodía, lírica inspiradora (que ya sabemos por donde va), riffs realmente bien logrados, mucho simbolismo, estribillos y coros a los que provoca unirse, el talento de una gran guitarra y la emocionante y capaz voz de Michael Sweet, todo a ritmo de un Heavy con elementos Glam -de buen gusto, vaya por Dios, nada a lo Ratt- hacen de "Fallen" una sorpresa más que agradable, diría que emocionante. Trato de recordar y aunque no me sienta seguidor específico de la banda, me parece que no había sonado tan bien, tan cohesionados y con tal nivel de songwriting en mucho tiempo, quizás nunca.

El disco ataca fuerte los sentidos, con la convicción y la inspiración de quien ha realizado un gran trabajo, evitando el reciclaje de sonidos y mostrando novedad, con un fuerte mensaje religioso si, pero no sólo eso, sino también humanista, anti sistema, contra los grandes medios de comunicación y las empresas multinacionales. Desarrollando sus doce canciones y cincuenta y dos minutos con carácter y emoción. Logrando con bastante éxito que su sonido no caiga en las zonas desabridas o indulgentes a las que el Glam tiende con tanta facilidad, por el contrario y entendiendo que esto no es Metal extremo, con mucho carácter.

Love You Like I Do, Fallen, Yahweh, Heaven y Big Screen Lies son temas muy bien logrados, con algunos momentos menores en All Over Again, King Of Kings y Let There Be Light pero nada sobre lo que se pueda colocar el dedo acusador. Incluso inicios de temas como After Forever, a la Def Leppard, se hacen atractivos y obligan a levantar la cabeza para ver si seguimos en el mismo disco. Cierran bien con The Calling.

Si Stryper quería con "Fallen" mantener la titularidad del llamado White Metal, lo han logrado. "Fallen" es un disco bien ejecutado, de momentos irresistibles, muy bien presentado instrumentalmente, que evita la típica sobreproducción que la temática sugiere (coros angelicales y épica exagerada, por ejemplo) y en el que la música hace rememorar lo mejor de sus trabajos, pero con innovación.

8/10. Gran portada
 

jueves, 15 de octubre de 2015

Deafheaven - "New Bermuda" (Blackgaze)

La capacidad para la inmersión en el sector oscuro del sonido Metal es una de las experiencias más impactantes que oír este tipo de música puede crear. Está reservada para apenas unos cuantos y selectos grupos con capacidad de envolver, destruir y volver a armar el espíritu de los seguidores y hacerlo -a la vez- con el buen gusto y la capacidad que para ello demuestra Deafheaven, lo que es motivo de agradecimiento. Ya con su primer disco "Sunbather" (2013) habían mostrado una calidad inusual, la cual vienen a ratificar con "New Bermuda".


El Blackgaze, definido como un Black Atmosférico, con cierto nivel del dulzura en sus melodías que tiene en esta banda, especialmente en su primer disco antes mencionado, fue una impactante novedad y ha devenido en el disco paradigma de un estilo de muchos seguidores, yo en lo particular siento que esta forma de transmitir el mensaje Black es interesante, de geniales matices y mucha intensidad; su ejecución está reservada -sin duda- a excelentes músicos, como lo son estos norteamericanos.

"New Bermuda" es un disco de alto nivel energético, más simple si se quiere que "Sunbather", pero sus temas mantienen su estructura que tanto ha cautivado, ese comienzo más lento que luego se incrementa hacia zonas áridas y poderosas, creadas con capas de sonidos que mezclan melodía suave, casi etérea con la fuerza de una batería rapidísima y voz atronante, capaz de envolverlo todo. Sus cambios de fuerte influencia Avant-Garde y Jazz altamente impactantes son un lujo en el mundo del Metal más frontal y merecen ser disfrutados con tiempo.

El trabajo es más corto que su anterior y diría que casi tan genial, pues evita bastante -aunque no totalmente- jugar sobre seguro con la fórmula que les dio éxito y se presta para una buena cantidad de experimentación; colocando uno al lado del otro diría que quizás "Sunbather" fue más impactante, posiblemente porque era el primero, pero "New Bermuda" mantiene sin duda un gran nivel y merecerá encontrarse también en la lista de referencias del género.

Los dos primeros temas del disco, Brought To The Water  y Luna -nominada a Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica-, son sencillamente geniales, un torbellino de emociones, luego Baby Blue me sonó interesante aunque menos sorprendente pues visita al Black puro más tradicionalmente que el resto de los temas, para cerrar con otro par de grandes ejecuciones que tienen que estar presentes a la hora de cualquier concierto de la banda como ejemplos prácticos de lo bien que saben mostrar esta fusión de sonidos intensos, áridos y melódico, ellas son Come Back y Gifts For The Earth, la primera magistral en su forma de ir incrementando la emoción y la segunda con novedad sonora, oscura, distinta, mezcla de sonidos contrapuestos, suaves y crudos, guitarra dulce y voz infernal, una pasada.

El segundo disco es crítico para una banda, generalmente viene luego de haber mostrado lo que durante mucho tiempo habían ido madurando y requiere que el grupo tenga realmente calidad y razones para mostrar. Deafheaven con "New Bermuda" se ha calzado los pantalones largos y se le puede augurar algunas de las más difíciles características en el arte: permanencia con calidad y sonido propio. Excelente por ellos.

8.5/10 Nominado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.
 

sábado, 10 de octubre de 2015

Bloodred Hourglass - "Where The Oceans Burn" (Melodic Death)

Me encantan las sorpresas, sobretodo en unos días en los que nada ha parecido cautivarme. Los finlandeses Bloodred Hourglass, una banda con diez años en escena pero un sólo disco, de cierto éxito al parecer -pero desconocido para mí- se me ha aparecido recientemente bastante más de lo usual en mi rotación y me ha ido impresionando cada vez un poco más. Con una base Melodic Death y ciertos dejos Metalcore, "Where The Oceans Burn" une también elementos Symphonic y Progressive y puede ser uno de los mejores descubrimientos del año.


Describir el disco no me ha resultado tarea fácil de hacer, su instrumentación es de primera, su songwritting muy bien logrado, su melodía tiende a zonas épicas del sonido, tiene fuerte sensación de agresión y es profundamente atmosférico. Este disco es uno de esos revitalizadores del Metal que de cuando en cuando hace falta, aunque a la vez tenga sus errores, como la voz.

El manejo vocal del trabajo es un poco equívoco, no hay total compromiso con el growl o con el scream y algunos brincos en el manejo de ella confunden un poco, a pesar de que el vocalista Jarkko Koukonen muestra capacidad y potencia, sin embargo el elemento Core no es tan de mi gusto. Ciertamente aquí estoy siendo exigente, pues no es que el disco sufra excesivamente con este elemento, hubiera preferido -si- el decantamiento por el scream, más que por el growl. De todas maneras el trabajo tiene mucha -mucha, repito- música con la que sorprender.

El uso de los elementos Sinfónicos es excelente, nunca excesivos y le dan a los temas un gran colorido, los cambios de ritmo en los que se fusionan los diferentes elementos tienen fuerte influencia Prog y están ejecutados como se espera de músicos de más que cierta experiencia; los coros y soporte vocal están también bien sólidos. Pero el elemento individualmente considerado que merece un comentario aparte es el uso de la guitarra, incluyendo geniales solos que Antti Nenonen hace lucir en casi todos los temas, con una característica muy Heavy en su ejecución e introduciendo un elemento novedoso en la estructura Melodeath, creando momentos sublimes y de alta calidad. Genial su contribución.

Teclados complejos, una batería super bien incorporada de sonido orgánico y una excelente conjunción de elementos me sugieren el trabajo de Bloodred Hourglass como uno de los mejores en un buen tiempo. No creo haber conseguido ningún tema realmente flojo, casi todos tienen fuerza, atmósfera y emoción, así que creo que "Where The Oceans Burn" es integralmente bueno, si quieren fijarse en algún tema específico, Oceans On Fire, The Greatest Time Of Change, Bastard´s Seed y Memento Mori son muy recomendables.

Quisiera escuchar más de de la banda, en su substrato Melodeath hay sorpresas y la calidad propia de alguien que tiene algo que decir; quizás con una visión vocal más frontal este disco podría haber sido, sino perfecto, casi.

8.5/10 Un gran trabajo, realmente fuerte.
 

martes, 6 de octubre de 2015

Children Of Bodom - "I Worship Chaos" (Melodic Death)

El quintento devenido en cuarteto por la intempestiva salida del guitarrista Roope Ratvala de Children Of Bodom retorna a sus andanzas con un sonido que quiere volver ser como el de los origenes gloriosos de estos filandeses y lo hace con mediano éxito. Yo en lo particular puede que no sea el más objetivo de los críticos de la banda ya que mis expectativas respecto sus trabajos son muy altas, lo han sido en sus dos trabajos anteriores, "Relentless, Reckless Forever" (2011) y "Halo Of Blood" y si bien han logrado aprobar los examenes, siempre he querido más. De esta banda hace falta más.

 
Nuevamente "I Worship Chaos" es un disco interesante y bien ejecutado por parte de CoB, sin embargo a estas alturas creo que es hora de que presenten un trabajo como aquellos primeros con los que sacudieron el Melodeath alguna vez. Un "Follow The Raper" (2000) es lo que estoy esperando y no termina de llegar. Hay agresividad de sobra en la voz del miembro fundador y ahora devenido en guitarrista Alexi Laiho, velocidad en la batería y suficiente melodía en los teclados como para hacer del trabajo una muestra de laboratorio del género, sin embargo y aún cuando hay canciones de razonable calidad, como Prayer For The Afflicted, Hold Your Tongue y All For Nothing (con inusual voz), el disco en general adolece de impacto y ese sentimiento de arrebato que supieron mostrar en sus comienzos, a pesar de que busca el estilo del sonido de esa época.

Me pareció interesante el hecho de que los mejores temas del disco fueran aquellos catalogables como lentos, en los mismos hay cierta mejora en el sentimiento, aunque el desarrollo general del trabajo sea confuso, a veces sucediendo mucho al mismo tiempo y dejando poco espacio para la diferenciación, pudiendo esto derivar del hecho de haberlo grabado fuera de un estudio, sino -entiendo- en un depósito, presumiblemente en la búsqueda de un sonido más crudo. Creo que no fue debidamente alcanzado el objetivo y que el disco es sólo un poco mejor que mediocre en su producción sin sonar necesariamente más intenso, quizás el mensaje del material habría sido mejor entregado usando otras herramientas... humilde opinión.
 
El disco es aceptable, si... riffs, ritmos y teclados llevan a batir la cabeza (no digo la melena porque ya no tengo) y Laiho no ha perdido facultades en su scream, sonando crudo, pero el songwritting del trabajo no es atractivo, suena genérico, 'ya estuve ahí, ya oí eso' es el sentimiento general del trabajo, aunque, en su normalidad, no puede negarse que hay momentos que mejoran, como el tema Suicide Bomber, quizás el mejor del trabajo, mucho más intenso que el resto, rítmica, melódica, agresiva y bastante atmosférica.

Quiero un mejor disco de CoB, lo anhelo y espero encontrármelo en el futuro cercano. De momento, "I Worship Chaos" los sigue manteniendo en una senda que los ubica en el atronante montón de bandas Melodeath que pululan en el ambiente y sólo contribuyen a darle argumentos a quienes sugieren que el género está estancado.
 
6.5/10

viernes, 2 de octubre de 2015

W.A.S.P. - "Golgotha" (Heavy / AOR)

¿Un disquito bueno por estos días, menos agresivo pero interesante? El décimo quinto trabajo de los históricos W.A.S.P. Suficientemente Heavy, con sentimiento y más emoción de lo que me podría haber esperado, algo así como un trabajo madurado, por supuesto tras seis años de espera. Puede que el disco suene más o menos todo a lo mismo, pero el tema central es bueno, con esa voz tan particular de Blackie Lawless, muy a lo Meatloaf en lo histriónica, potente y emocionante sin embargo. Claramente "Golgotha" mantiene el nivel de los últimos trabajos de la banda y merece atención.


Demasiado tiempo entre uno y otro disco lastimosamente hiere la fidelidad, pero la banda se presenta sonando bien, centrada en el trabajo vocal de su líder, referente y único superviviente luego de más de treinta años de fundación. El disco puede ser un poco sobreproducido en su temática, pero tiene una guitarra genial -de esas buenas de verdad-, bastantes y buenos riffs así como mucho sentimiento. Me parece que este es uno de esos discos que va a valer la pena repetir.

Aunque Lawless será siempre el novio de la madrina y el centro del disco, el valor fundamental del trabajo es el excelente, honesto, duradero y emocional trabajo que el guitarrista Doug Blair realiza. De ejecución limpia y totalmente enfocada, su demostración es una de las mejores del año y me luce -quizás, vaya usted a saber- la mejor demostración de su carrera... aunque hacía tiempo que no lo oía, pero la verdad es que la ejecución es magistral, sin errores y con mucha transmisión de emoción.

Luego el disco tiene canciones buenas y muy buenas -de verdad-, un poco sobreactuadas si... pero ese es el estilo. La canción de abrir, Scream, es genial, de ahí en adelante el disco no falla casi nada; si de riffs se tratara creo que el tiempo maduró lo que W.A.S.P. tenía que decir aunque puede haberse excedido un poco en la puesta en escena. Algo de demasiada épica para un Heavy con elementos AOR, pero bien montado el trabajo... advierto que el disco se hará meloso a la tercera o cuarta vez. Shotgun es otro tema divertido... casi ninguna de las canciones pueda ser catalogada como menor, pero algunas sugieren sonidos Country que atraerán menos a los más metaleros. 

Otro elemento interesante es que el disco muestra algunas canciones oscuras, como Fallen Under, Golgotha o Slaves Of The New World, las cuales reducen el ritmo y se hacen intensas. Aunque W.A.S.P. no ha sido una de esas bandas a la que he seguido de cerca me parece que en estas canciones se esmera en la emoción, tomando elementos de Guns N' Roses, incluso en la duración de los temas. Especial en Eyes Of My Maker la que puede ser la mejor del disco, muy fuerte.

Finalmente el trabajo es divertido, no desdice de la historia de la banda, la voz y carisma de Blackie parece intacta, aunque puede estar reservada para cierta audiencia más proclive a la teatralidad. En general es mucho más de lo que me esperaba y reverdece sonidos históricos de la banda, especialmente aquellos de inicios de los noventa, como "The Crimsom Idol" (1992) aunque los tiempos hayan cambiados y los leotardos y pelos batidos ya no sean lo más 'in'.

7.5/10 para un disco inesperado, más incluso la guitarra.