Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

sábado, 16 de febrero de 2013

Voivod - "Target Earth" (Thrash/Progressive/Punk)

Voivod es una banda canadiense oriunda de Québec, Canadá. Su estilo musical ha cambiado varias veces desde sus origenes a principios de los 80's. Comenzó como una banda de Speed pero luego añadió Prog y velocidad sufiente como para catalogarsele también como Thrash. Lo cierto es que ha creado crear un estilo muy propio. Creo justo decir que, de todas las bandas de Thrash que surgieron a partir de los años ochenta, pocas fueron tan audaces y atrevidas como esta.


Este es un álbum muy interesante que sigue la inusual y poco santa unión del Prog/Thrash que los caracteriza, unida una fuerte influencia Punk y que, en su conjunto, muestra una atmósfera bien surrealista, a veces casi Space o Cosmic. Recordemos que sus primeros discos eran un poco básicos y hasta cacofónicos, pero la combinación de tambores, un bajo duro, guitarra destructora y gritos de su cantante fueron uno de los experimentos más interesantes de Thrash crudo que se haya intentado, seguramente si se hubieran quedado en sus primeros materiales hoy se catalogaría a Voivod como unos Sex Pistols extremos... aún así todavía hoy, treinta años después, se pueden escuchar fuerte elementos Punk en canciones como por ejemplo, Mechanical Mind o Kaleidos. La cantidad de sonidos e influencias rítmicas y sónicas que Voivod tiene y nuevamente presentan en "Target Earth", bien podrían permitirles vivir en su propio plano dimensional.

Este disco es duro, difícil y poco recomendable para los buscadores de sensaciones melódicas y épicas, pero a la vez, desprejuiciados del estilo y entendiendo las aguas en las que se va a nadar, en el mismo se consiguen letras fantásticas, gran producción, una fluidez fuera de serie, riffs espectaculares, una batería incesante -sello de la casa, en las manos de su único superviviente original y constante, Michel "Away" Langevin- (por favor, no me caigan encima ahora... yo se que Denis "Snake" Bélanger (voz) y Jean-Yves "Blacky" Thériault (bajista) estuvieron originalmente, pero ambos tuvieron largos hiatos), voces potentes y en general una de las mezclas de estilos más eclécticas y espectaculares que se puedan esperar.

Quiero volver al ambiente del disco, el cual creo que es su punto más fuerte. El ambiente es, desde mi punto de vista, esa sensación general que produce el trabajo, ese aura que te rodea al sentarte con calma a escucharlo; a veces puede ser opresiva, otras, fría o emocionante, así el Metal es capaz de transmitir multitud de sensaciones a través de su conjunto, de la experiencia total. Bien, teoremas aparte, este disco tiene mucho de algo que no percibía desde hace tiempo, quizás con grupos como Dol Ammad o Blut Aus Nord y es esa sensación Cyberpunk, algo así como una rabia, eléctrica, oscura, industrial y subrealista. Les pido, si están en la onda de tragos intensos, se sienten a percibirlo.

Como aspectos menos positivos está lo larga que resultan algunas canciones. Un estilo tan intenso me hizo que al final de varias piezas, de siete o más minutos, me sintiera agotado. Se lo puedo achacar a su influencia Prog, pero la verdad es que conociendo el mundo Thrash/Punk (cuyo estándar son los tres minutos), me parece que se exceden en la longitud de algunas.

"Target Earth" no renuncia a la composición compleja y los cambios de tiempo claustrofóbicos, se puede observar la deriva psicodélica y cierta obsesión con la disonancia, creo que es por lo tanto un trabajo muy bien hecho, digno del discurso Progresivo experimental, con fuertes rasgos de los años 80 y principios de los 90, con composiciones frescas que nunca pierden filo y que, como pocos, muestra algo que aprender.

Con una voz inconfundible, guitarras fuertes, riffs poderosos y retumbantes y un ataque de batería lleno de florituras progresistas e influencias Thrash, la música del disco es exigente, llamativa y con cierto nivel de extrañeza general. Puede que no sea lo mejor de la carrera de Voivod, pero está muy a la altura de su nombre, conservando la esencia de lo que la banda siempre ha demostrado: imaginación, novedad y buen gusto... quizás a excepción de la portada.
8.5/10

No hay comentarios.:

Publicar un comentario