Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

jueves, 30 de noviembre de 2017

Beast In Black - "Berserker" (Heavy / Power)

En el maremágnum de noticias del dia a día de este gran mundo metálico había dejado totalmente de lado "Berserker" de Beast In Black. En primer lugar mi mente leía Battle Beast en la portada, influenciado supongo por el león y fuente de la letra que la decora y como mi relación con la banda ha decaído mucho, incluso después de verlos en vivo junto a Majesty en Madrid este año, pensé pasarlos de largo. Sin embargo revisando qué se me puede estar quedando en el tintero antes de que termine 2017, me di cuenta que esta banda está en los números de algunos y que no eran los finlandeses aquellos... aunque son finlandeses y su guitarrista es el mismo y suenan demasiado parecido para ser casualidad. Si, yo también estoy confundido.
 

Cuando hay una cita a 'diferencias creativas' en la despedida oficial, la verdad es que se está diciendo que a sus ojos ha ocurrido una de dos cosas, o la banda ya no es lo que era, o lo que es ya no es bueno... puede que incluso una mezcla de las dos cosas. También es público y notorio concluir, superadas las pasiones normales, que Battle Beast ha decaído, para mí incluso desde de su segundo disco y la salida de la brutal cantante Nitte Valo. Lo siguen intentando pero algo no está haciendo click. Ahora con el abandono de Anton Kabanen, principal compositor y -repito- anterior guitarrista, para formar Beast In Black, parece que comienza una nueva era, aunque no haya demostrado demasiada imaginación con el nombre de la banda.
 
La pregunta lógica entonces será ¿Es bueno Battle Beast 2.0, perdón... Beast In Black? Creo que se puede asegurar con bastante certeza que es aceptable. Obviando las similitudes evidentes en voz y estilo, el songwriting de la banda es algo mejor, a pesar de algunos sonidos Electro Novento-Pop que no terminan de convencerme, como en la insufrible canción Crazy, Mad, Insane, la cual el día que puedan tendrán que explicarme, pero el resto del trabajo está unos peldaños más arriba. El uso de los sintetizadores es abusivo en algunos temas y la batería quizás un poco básica, pero cuando los temas aciertan en su perspectiva Heavy, creo que el trabajo mejora.
 
Al menos las primeras cuatro o cinco canciones del disco se sienten fruto de una interesante inspiración, destacando Beast In Black, Blind And Frozen -single y principal atracción del trabajo- y Blood Of A Lion, luego de la mitad del disco en adelante hay más 'momentos' que canciones enteras que le hagan favor al género, sin embargo comparando lo que esta nueva banda trae como herencia, diría que tiene oportunidades de sobrevivir en el competido mundo del Metal melódico con oportunidad; cierra aceptablemente con End Of The World y la balada Ghost In The Rain.

El disco, en el fondo, no es tan bueno como quisiera que fuera y para mí no alcanza las cotas de perfección que algunos han querido ver, luciendo que su perspectiva está claramente enfocada en un público que espera sonidos más amables, de riffs fáciles y coros para acompañar. Seguro que una presentación en vivo vale la pena, pero no me veo revisando con frecuencia a "Berserker", pues adolece de sorpresa y se excede en su perspectiva melódica.

Buena voz la de Yannis Papadopoulos (ex Wardrum), velocidad, la diversión de masas esperable y una guitarra líder que como es lógico trata de toma protagonismo, pero con demasiados elementos que lo hacen excesivamente comercial en su visión melódica y poco novedoso.

6.5/10
 

martes, 28 de noviembre de 2017

Xanthochroid - "Of Erthe and Axen: Act II" (Symphonic Epic Black)

Puede que la pregunta que quede sin responder al final de este comentario sea 'por que es tan difícil conocerse a sí mismo'. "Of Erthe And Axen: Act I" es, como mínimo, un disco débil y soso, aún entendiendo que su perspectiva podría ser la de convertirse en un contrapeso del "Act II". Peca pues Xanthrochroid de abuso de sus propias fuerzas. Pudiendo hacer un disco como éste, completo e interesante, se decantan por excederse... supongo que al menos habrán ganado en experiencia.
 
 
Dos meses después del faux pas finalmente los noruegos Blacksinfoépicos han mostrado lo que todos estábamos esperando, un disco histriónico, cinematográfico, llenos de cambios, emoción, riff y calidad instrumental como ya les había conocido. Si la intención -y no hago más comentarios respecto al punto- era hacer un claroscuro, lo han logrado. Lo que si es cierto es que con este trabajo se exculpan y crean esos sonidos que van a perdurar, un poco menos tendientes hacia el Black que en "Blessed He With Boils" (2012) pero con gran calidad.

Incorporación de sonidos tomados del Jazz, mucha música con elementos de bandas sonoras, una buena mezcla de voces, scream agudo y limpias, que se alternan de cantos solos a coro, genial y compleja batería, una guitarra -tanto acústica como eléctrica- de la que salen hermosos riffs y especialmente un carácter bastante más propio, ya casi sin aquellos elementos tomados de Fleshgod Appocalyse que influenciaron su disco debut, convierten a "Of Erthe And Axen: Act II" en el verdadero sucesor y crítico segundo disco de Xanthrochroid, al menos a mis ojos.

El songwriting del disco es francamente bueno, la cantidad de variaciones y melodías que lo componen son de primer orden, hay temas, como Of Aching Empty Pain, Through Chains That Drag Us Downward -francamente buena y nominada a Canción del Año de ELOMC- y Toward Truth And Reconciliation que se quedan grabados en la memoria y siendo ese el fin último del arte -como es trascender-, creo que la banda se ha redimido, haciéndome y haciéndose el difícil favor del 'segundo aire'. Incluso la duración del trabajo, en sus cincuenta minutos clavados, es perfecta, pues se evita el empalagamiento propio del unos sonidos tan grandilocuentes como los que se sienten aquí.

Percibo nuevamente, como también ocurrió con "Act I", los detalles que hablan de crecimiento en el nivel de la banda, la excelente grabación y arreglos, a la vez de la incorporación de alguna voz femenina para contraste y el elevado nivel de teatralidad que en la que la emoción y el sentimiento se vierten en su justa medida, sin abusos ni poses caricaturescas.

Bien por Xanthrochroid, gracias por un buen disco y por devolverle al género la calidad que necesitaba. Para las demás bandas, además de las influencias del buen sonido, que quede la experiencia de que no siempre -casi nunca- 'tratar mucho' es 'tratar mejor'.

8/10
 

lunes, 27 de noviembre de 2017

Bell Witch - "Mirror Reaper" (Funeral Doom)

No es fácil comentar de un estilo como el Funeral Doom, su esencia es tan específica que a los seguidores no hay mucho que explicarles, a los menos gustosos casi nada los hará acercarse al género y a los novatos les puede llevar cierto tiempo. Sin embargo Bell Witch creo que merece unas palabras y es que "Mirror Reaper" se percibe como uno de esos extraños trabajos que, con todo y todo, atraen, incluso con la rareza añadida de ser básicamente un instrumental en su lado a, aunque aquí y allá se oiga una voz salida de ultratumba. Quizás desde el último trabajo de Evoken no me sentía tan honestamente intrigado por la recepción de un disco de este estilo, "Atra Morse" (2012) es fácilmente uno de esos momentos definitorios para este estilo y este también lo puede ser.


Por supuesto que los fundamentos del Funeral están presentes en "Mirror Reaper", el ritmo dolorosamente lento es la característica más evidente de las dos canciones que componen la hora veinticuatro minutos que dura la entrega. Pero hay mucho más allá de lo que a primera vista parece. Un sentimiento profundo, cargado de una rabia -en As Above- y tristeza -en So Below- que convierten el atmosférico disco en algo que va más allá del sopor que semejantes sonidos podrían causar.

Diría que cada canción refleja sus elementos de forma clara, con crudeza, calidad y emoción. El primer tema, As Above, es muy oscuro, brutal y cargado de sentimientos agrios; en su enorme duración no se siente aburrimiento, por el contrario, hipnotiza sin adormilar, gracias a los cambios algunos sutiles y otros frontales que se van sucediendo. Este es un gran tema. Pero siento que es en So Below donde "Mirror Reaper" destaca. Con su voz suave, totalmente contraria a lo escuchado y muy inusual en el género, incorpora sonidos hermosos e inspirados, con elementos tomados de la psicodelía setentosa, de gente como Pink Floyd. Este tema es fácilmente uno de los mejores que he oído en el estilo más lento existente en el Metal y lo dejo nominado como Canción del Año de ELOMC.

Si, es muy largo; si, es muy lento y si, es muy oscuro. Y es justamente todo eso lo que para algunos pueda convertir a "Mirror Reaper" en un trabajo del que alejarse, pero para mí (y creo que a unos cuantos metaleros amantes del litio y el dolor también) es exactamente esa extraordinaria capacidad de atraer la atención con un género tan específico, lo que me maravilla. El grado de dificultad que apareja sacar un disco que durante tanto tiempo, en el que un metrónomo tarda eras en hacer un recorrido y a la vez lograr mantener la atención, no puede sino maravillarme.

Este tercer disco del dúo americano Bell Witch, quienes ya en sus dos anteriores habían amenazado con grandes dosis de calidad será tomado en cuenta por los amantes del FDoom a la hora de sacar cuentas a final de año de lo que 2017 trajo.

8.5/10. Portada genial, queda también nominada en ese renglón.
 

jueves, 23 de noviembre de 2017

Amenra - "Mass VI" (Sludge)

La banda belga Amenra no puede dejar impasible a nadie. El Sludge es uno de esos géneros que no tiene términos medios, su característica fundamental -además de otras- es el scream roto, ese que te paralizaría el corazón si una madrugada alguien comenzara a ejecutarlo en la ventana de tu casa... posiblemente llamarías a la policía y ni te asomarías pensando que ya no tiene sentido, alguien que grita así debe haber sido traspasado con un machete... oxidado.
 

¿Pero acaso es todo impacto? Amenra demuestra que no, que la cantidad de melodía, riffs, emoción y ritmo que caben dentro del Sluge, lo convierte, como a casi cualquier cosa con herencia Doom, en algo que cuando está bien hecho, es una fuerza imparable. Así es la sexta celebración litúrgica que la banda presenta, llamada -cómo no- "Mass VI", quien sucede a otros cinco larga duración de igual perspectiva, dentro de los cuales el de mejor recuerdo acostumbra a ser mencionado su "Mass III" (2008).

"Mass VI" es un trabajo con un interesante toque atmosférico, cuya melodía y ritmo es hipnotizante, pero que tiene como punto focal la voz de Colin H. Van Eeckhout, quien discurre entre un tono dulce y el referido scream, permitiéndose transmitir todo tipo de emociones sombrías, apasionadas, oscuras, apocalípticas, espirituales y épicas. Este trabajo, parado desde lo vocal, puede ser el mejor del año, es sencillamente extraordinaria la capacidad de mezclar ese don con riffs hermosos, largos, melódicos y tristes que vuelven a repetirse. No por nada se dice en los sitios de comentarios frecuentes de la red que la banda destaca en sus presentaciones en vivo gracias a su derroche de sentimiento, con semejante material no lo pongo en duda.

Otro elemento para destacar de "Mass VI" es que, a pesar de ser un disco Sludge, el cual es un estilo que se precia de ser poco pulido en sus grabación, en este caso no es así, convirtiéndose por el contrario en un placer para los sentidos, absolutamente envolvente y lleno de detalles perceptibles, con una instrumentación precisa, especialmente en guitarra rítmica y bajo, que hacen resonar cualquier buen equipo.

El disco pareciera girar sobre un macro concepto sonoro en sus cuatro canciones principales, lo que habrá a quien le haga percibir poca diferencia entre temas, aunque gracias a la justa duración total, apenas por encima de los cuarenta minutos, hace que se oiga cómodamente; la segunda parte del disco, en todo caso, muestra más colores y variedad, aunque todo en general es más que disfrutable. Destaca en todo caso el tema A Solitary Reign el cual no puedo dejar de considerar una verdadera joya del género, cambiante, sufrido, interesante, hipnótico como dije, lo voy a dejar nominado como Canción del Año de ELOCM.

Por demás está decir que este es uno de los mejores discos Sludge en bastante tiempo y que aquellos metaleros que quieran descubrir las razones por las que el Metal es la banda sonora de la innovación y el histrionismo, encontrarán razones con "Mass VI" de Amenra.

9/10 Nominado como Disco del Año de ELOMC
 

lunes, 20 de noviembre de 2017

Summoning - "With Doom We Come" (Atmospheric Melodic Black)

Este dúo austríaco es una especie de banda de culto, de sonido muy especifico, fundamentalmente Black Atmosférico con elementos melódicos y tendencia al sonido grandilocuente, épico y cinematográfico. Para algunos es demasiado meloso, para otros su estilo de grabación es estridente y para los demás el tiempo entre trabajos lo hace difícil de seguir. Para mi son de lo mejor y más interesante que existe en el Metal, incluyendo su disco anterior, "Old Morning Dawn" (2013) posiblemente el mejor trabajo de este género existente. Léase bien, no dije uno de los mejores, dije 'el mejor'


Un poco más de cuatro años para presentar estos nuevos sonidos parece mucho ciertamente, pero mejora los siete que se tomaron previamente y sin embargo, si se cuenta la cantidad de discos que han publicado, ya alcanzan a ocho, sin sumar la cantidad de demos, splits y EP que han mostrado desde 1993, casi veinticinco años en estas lides, pues. En todo caso, para el que no sepa de que van, a lo que ha hecho Summoning se le considera como la música del 'Señor de los Anillos', pues su lírica esta totalmente enfocada en el trabajo de Tolkien.

Semejante hoja de vida no puede sino hacer suponer la anticipación que en lo particular tengo con "With Doom We Come" y lo cierto es que creo que Protector y Silenius (nombres de batalla de los integrantes de la banda) han logrado hacer nuevamente un trabajo a la altura de lo que de ellos se espera. Nuevamente un disco largo, intenso, emocionante, oscuro, lleno de detalles, con las características sonoras que los identifican como las voces salidas de lo más profundo de las cuevas de los orcos y el toque Folk que le da melodía a la dureza del tema.

"With Doom We Come" es cierto que no es tan impactante como el disco que lo precede, lo que no es una decepción, sencillamente recuerda que el rayo no cae en el mismo sitio dos veces, aún así el trabajo permite sumergirse en ese abrazo que aturde con sonidos diferentes a todo lo que existe en el Metal, con la excepción quizás de Caladan Brood, cuyo único disco (aunque dicen que si, que algo viene) conforma junto con "Old Morning Dawn" y otros pocos, una lista relativamente corta que se mantienen en mi rotación, no importa cuanto tiempo pase.

Carchroth, Herumor y With Doom I Come -ciertamente un tema cuya transmisión de dolor es espectacular- son las piezas mas interesantes y elocuentes de "With Doom We Come", en ellos se percibe esa visión musical de Summoning, la que pinta escenarios con sonidos y transporta a sitios diferentes gracias a su melodía. Como dicen de los músico clásicos, que si vivieran hoy serían metaleros, creo que si J.R.R. viviera hoy, algunas de las canciones de esta banda le servirían para el soundtrack de sus películas.

Una hora cinco minutos de un disco al que como crítica le diría que le pudo faltar algo de la emoción desbordada de su anterior, más estentoreidad en la musicalización y cierta similitud entre algunos temas, aun así me parece que sigue manteniendo a la banda en un sitio privilegiado del Atmosférico, aunque la distancia temporal entre trabajos le haga mella a la colectivización de su nombre.

7.5/10
 

martes, 14 de noviembre de 2017

Nazghor - "Infernal Aphorism" (Melodic Black)

A pesar de que está pasando algo desapercibido, no quiero dejar de comentar este trabajo de la banda sueca Nazghor, pues además de que está bastante bien realizado, tengo algún tiempo sin hablar de Meloblack, uno de esos estilos incomprendidos, pero que en mi caso particular me producen algunos de los mejores momentos metálicos. Conversemos pues de "Infernal Aphorism", sexto disco de las banda.
 

Prolíficos por demás, con un disco al año desde su debut (incluso dos en 2014), este trabajo tiene algunas de las lineas de bajo y riffs de guitarras mejor mostrados del año en el género. Sin miedo a mezclar un mensaje profundamente anticlerical, incluso satanista, con tonos melódicos -de a ratos muy melódicos- Nazghor, cuyo nombre es tomado del jefe de una orden de soldados demoníacos, incorporan también una fuerte sensación atmosférica en el disco, creando algunos temas francamente buenos, especialmente en la primera mitad del disco.

Malignant Posession, Rite Of Repugnant Fury, The Darkness Of Eternity y algunas canciones más me llamaron bastante la atención. De una forma no muy común Nazghor es capaz de crear temas que son sencillos, hilados por un riff muy definido, excelente en algunos casos, con esa voz mezcla squeal con growl, ni totalmente primera-ni segunda ola del Black, que me hipnotizó largos pasajes, incluso por momentos creo que me pareció de lo más agresor y emocionante en algún tiempo reciente.

Aunque este tipo de discos son específicos en lo que a su público respecta, sus elementos técnicos son de amplio espectro, la batería es de excelente demostración, las guitarras están bien llevadas y hablan de influencias claras, quizás la que más de la histórica agrupación Watain, que luego de revisar caí en cuenta de no sólo también es sueca, sino de la misma ciudad, por lo que más sentido aún me hizo. Pero a diferencia de aquella, estos músicos están mucho más inclinados a darle sustrato melódico a casi todos sus temas, quizás demasiado para algunos puristas del Black, pero a mi me pareció una contribución.

Puede que el disco no tenga tanto punch como para convertirlo en un trabajo de cabecera, pero la escasez reciente de sonidos en esta clave, unido a que realmente "Infernal Aphorism" tiene sus momentos de espectacularidad sonora, creo que lo convierte en algo recomendable, incluso repetible de cuando en cuando. Aun cuando un poco largo en su hora justa y no siendo de mi total gusto los elementos histriónico-satánicos que salpican aquí y allá, se deja colar.

Para cambiar de tanto Power, Prog y Death, sugiero darle su vuelta a lo nuevo de Nazghor, el tiene elementos instrumentales, vocales, musicales y de composición que destacan, en un año en el que no es mucho lo que se consigue de calidad con esta perspectiva metalera.

7.5/10
 

sábado, 11 de noviembre de 2017

Cannibal Corpse - "Red Before Black" (Brutal Death)

CC tuvo hasta la deferencia de darme una entrevista hace años y ha llegado el punto en el que no se si luego de este comentario voy a seguir haciéndole críticas a los -por lo menos- diez discos que le quedan por venir y es que para el que medio tenga una idea de la banda, es totalmente improbable que una de sus grabaciones vaya a decaer, pero tampoco vaya a elevarse demasiado. Cannibal Corpse es LA BANDA de Brutal Death, ese puesto está ocupado por ellos y sólo será el dia que Grindcorpse decida, cuando quedará vacante.
 
 

Quien ha seguido este humilde blog leyó mi comentario de Mötorhead y la verdad es que cuando lo releo me erizo, porque pareciera que estaba presintiendo algo (solo seis meses después Lemmy nos dejaba), con CC me pasa parecido, aunque estoy seguro que a estos coños les queda mucho por hacer todavía. No son originales, pero siempre serán revienta nucas, estentóreos y abrasivos (estoy tentando a terminar la frase con un 'como Dios manda', pero temo que alguien se ria :)

A Cannibal Corpse y sus discos le pasa como a la imaginaria espada Hatori Hanzo de la película de culto Kill Bill: no tiene como compararse con otras bandas, sólo se puede comparar con ella misma. Al que le guste, bien y al que no, jamás lo entenderá. Cualquier metalero que se precie así mismo de llamarse así tiene que ir a un concierto de esta gente, esa experiencia -para mí- se encuentra en uno de los primeros lugares de agresión sensorial que existe, es casi liberador sentir la pared sonora que cae encima de un fanático y en este disco todos estos dogmas se repiten, tal y como es de esperar.

Una vez que se terminan de oír los villancicos que componen "Red Before Black" se concluye que la banda está fuerte, sigue siendo una de las mejores exponentes del género y la originalidad del mismo es inexistente. Este disco no es, ni más, ni menos, otra buena presentación de CC, la cual no pretende ni por asomo demoler preconceptos o redescubrir la rueda. Suena y se aprecia -aquellos que entienden la liturgia- con toda la calidad usual, destructor, árido y poderoso. Sus riff son cortos, lacerantes y siguen invitando a romperle la cara al primer pendejo que se acerque demasiado. El ritmo, principal acervo de la banda, mantiene su presencia y si se le sigue (¿Qué otra cosa se podría hacer?) cumplirá con la promesa de lesionarte el cuello.

Algunos temas destacan, mínimamente quizás, el resto podría ser conseguido repetido en cualquiera de sus trece discos anteriores... sin que realmente eso importe mucho. Este disco, como fue "Torture" (2012) o "A Skeletal Domain" (2014) y todas las grabaciones de la banda, lo único que prometen es que nunca serán seleccionados como discos del año, sin embargo aseguran que su maestría en el estilo y la transmisión de emociones que manejan nunca te dejarán impávido y se merecerán un par de días -o más- al año de exclusividad en los oídos, cuando los sentimientos así lo requieran.

Al que le gusta CC sabe a lo que se enfrenta, no dejará de escuchar "Red Before Black" ni por lo que yo o cualquiera diga, a los que no ni se acercarán, por lo que cierro el comentario dirigiéndolo a los novatos: este tipo de discos hay que escucharlos detenidamente al menos una vez en la vida, con el alma abierta a las emociones brutales y la esperanza puesta en que los espíritus oscuros les brinden 
gusto por él. Les cambiará la vida.

No le voy a poner nota por todo lo señalado. Cada quien saque su conclusión y si les parece, por una vez sean ustedes los que lo califiquen en los comentarios, en vez de ser yo.
 

lunes, 6 de noviembre de 2017

Serenity - "Lionheart" (Symphonic Power)

Si un disco me he descubierto repitiendo en estos días de aviones y hoteles es "Lionheart" de los austríacos Serenity. Bastante han calado en el gusto general desde su debut hace quince años y creo que les ha llegado la hora de hacerse con uno de los principales lugares del Power o Symphonic Power al que se dedican. Ya en Wacken, a pesar de que no tocaron en uno de los escenarios principales, me llamó la atención la cantidad de gente que metieron en su presentación y todo lo que los corearon. Serenity se merece hace tiempo ser cartel principal.
 

"Lionheart" es todo lo que se puede esperar del género: melódico hasta el limite, emocionante hasta lo ridículo y bien ejecutado, cambiante, rápido y divertido. Unido a todo eso, el songwriting es de los que se recuerda, tiene esas dos o tres canciones que calan, mientras que el resto no desdice. A veces abusa un poco de lugares comunes del estilo y por momentos se sigue pareciendo demasiado a Sonata Arctica, especialmente la voz de Georg Neuhauser, aunque si fuera Tony Kakko tendría cuidado no me terminaran diciendo que sueno demasiado a Serenity ;-)

El disco está bien estructurado, esos interludios instrumentales me parecieron muy logrados y es de los que típicamente les abrirán y cerrarán conciertos. Algunos de los coros de la grabación se fijan con fuerza en la memoria y las canciones que yo denomino como 'menores' como son las que en este tipo de disco tienen el descarado objetivo de servir como acicate de emoción, fáciles y coreables, tipo Rising High o Eternal Victory -esta es muy buena-, se me hicieron de buen gusto. En general el elemento novedad no es el fuerte del disco, pero fuera de eso -es decir, aceptando que muchas bandas se están repitiendo- diría que "Lionheart" es uno de esos discos que se merece escuchar, especialmente si se es seguidor especifico del estilo... si es así, el disfrute está asegurado.

Puede que "Lionheart" sea un tanto demasiado largo y que hacia el final se haga un poco agotador por lo meloso que llega a ponerse, pero tampoco es insufrible, aunque el mejor tema del disco, nominado a Canción del Año está por ahí, llamado Empire. La colaboración de la desconocida del ambiente Katja Moslehner (canta en una banda de Folk Medieval llamada Faun) en el tema Heaven lo convierte en una hermosa balada, a la vez que también destaca la contribución de Federica Lanna (Sleeping Romance) en The Final Crusade.

En resumen, "Lionheart" de Serenity está a la altura de "War Of Ages" (2013), "Codex Atlanticus" (2016) y sigue mostrando su progreso desde el paux de faux de "Death And Legacy" (2011); tiene calidad, enfoque en los riffs, hooks divertidos y buena instrumentación sin abusar de los teclados, coros emocionantes y posee eso que llaman el repeat value, o sea, que te puede pasar como a mi y lo oigas a cada rato. Uno de los mejores trabajos de Power del año.

8.5/10
 

domingo, 5 de noviembre de 2017

CyHra - "Letters To Myself" (Modern)

Escuchaba yo CyHra y me decía a mi mismo cómo me habría gustado que Amaranthe y similares hicieran su Modern con esta perspectiva. Luego revisando la información disponible (o es que creen que cada crítica no lleva su rato) me sorprendí -y a la vez, no tanto- al enterarme que esta es una banda conformada por gente de la mencionada agrupación y de In Flames... comenzaban a caer en su lugar las piezas.

1

El Modern, el Alternative, junto con algunas de las distintas vertientes del Core y otros de los estilos novedosos del Metal han sido de lenta aceptación, por ser amable con el término, dentro de la base dura de fanáticos, percibiéndose a los seguidores de esas nuevas corrientes como gente de intereses diferentes, en palabras llanas, no es común que oidores del Progresivo, del Death o del Black se presten a estas cosas... sigo pensando que sobre esta realidad voy a escribir mi próximo ensayo, cuando me inspire.

El preámbulo viene a cuento porque está claro que sea cualquiera que sea la calificación de este disco, siempre habrá una reacción casi desproporcionada, que sí es mucho, que si es poco y que si estoy loco... sea un 2, sea un 9... lo tengo comprobado. No se crean, es por motivos como estos por los que me mantengo escribiendo, se hace divertido y hay cierta sensación de 'peligro' cuando me atrevo a retar a la pureza de los verdaderos metaleros, allá donde nos encontremos.

Y para aclarar: este es uno de los mejores discos de Modern que he escuchado recientemente, claro y raspa'o, aunque eso no quiera decir que es uno de los mejores trabajos del Metal... yo también sufro de un corazón endurecido por tanto Cannibal Corpse, por qué negarlo. Sin embargo, "Letters To Myself" tiene una indudable calidad en su songwriting, el más destacable de los elementos del disco, es decir, sus canciones son buenas, quizás este mismo trabajo, en clave Melodeath habría podido ser histórico.

Pero y hay que decirlo, ciertas cosas de las que este género adolece me lo siguen haciendo difícil de tragar. En primer lugar, no logro entender la justificación para que un cantante, de incluso buena voz como es Jake E Lundberg, use autotune, sencillamente mata la emoción natural que creo debe transmitir. Será que, como denuncio arriba, alguna carencia personal me impide apreciar la novedad, pero este elemento de ayuda es para mi poco menos que inaceptable.

El ritmo de "Letters To Myself" es interesante, algunos riffs de alta calidad, buenos coros, la instrumentación de primera, especialmente la guitarra de Jesper Strömblad y la producción bien hecha. Para un trabajo debut está claro que detrás tiene que haber bastante apoyo del sello, seguramente derivado de los nombres en la banda, a quien supongo que si alguno le endosa aquello de superbanda, no estaría demasiado equivocado.

Temas como Letters To Myself, Karma, Heartrage -muy recomendable- y Here To Save You son buenas; hay algunas que también decaen mucho, como Closure la cual adolece de casi cualquiera de los errores del género, pero lo más interesante al final es que creo que este disco puede ayudar a cruzar a algunos la distante brecha entre sectores del Metal. Le daría más, pero el autotune ese no me deja.

7/10. Excelente portada.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Ne Obliviscaris - "Urn" (Progressive Symphonic Death)

Siendo una de mis bandas favoritas y habiendo presenciado una de las iniciativas de crowfunding más intensas y exitosas de los últimos años, al menos en el Metal, no podía menos que estar emocionado ante "Urn" de los australianos Ne Obliviscaris, quienes ejecutan un Death Melodíco Progresivo con elementos Sinfónicos comparables con cualquiera de las mejores bandas del mundo, pudiendo ser sus "Portal Of I" (2012), pero especialmente el magnífico "Citadel" (2014) algunos de los mejores discos del género.
 
 

"Urn" es, en términos generales, un buen disco, por encima de lo que prácticamente cualquier bicho de uña sería capaz de crear, es cambiante, intenso y muy bien -excelentemente- instrumentado, pero no tiene el fantástico nivel de los anteriores trabajos de la banda. Pareciera que en este disco hay cierta intención de caminar sobreseguro, sin exponer demasiado, no entregando ese elemento 'extremo' que una vez me comentó, directamente de su boca, su cantante growl, el carismático Xen.

Reitero, estamos hablando aquí de gente a la que yo prácticamente les rindo culto y sin embargo se lo que siento cuando escucho "Urn". El disco tiene sus verdaderos buenos momentos cuando la banda hace lo que sabe hacer y es deshacerse en la ejecución de sus instrumentos y ello está presente a lo largo de todo el trabajo, habiéndome llamado la atención especialmente Libera (Part I) – Saturnine Sphere y Libera (Part II) – Ascent of Burning Moths, pero algo quedó en el camino.

Luego creo que se cometió un error que puede estar derivado de una excesiva toma de contacto con el liderazgo por parte de Tim Charles (malabarismo dialéctico para decir que se agarró el disco para él). Este violinista y voz limpia de la banda se excede en la exposición y de ser un elemento que le agregaba luminosidad a la compleja ejecución de la banda en sus presentaciones anteriores, ha venido en "Urn" a hacerse punto focal, facilitando la escucha y eso es -exactamente- lo que a mi me atraía de NeO, que era una banda difícil, extrema -como dice Xenoyr- a la que el tiempo le permitía meterse debajo de la piel. Este disco es mucho menos impactante por ese motivo, es algo vulgar.

Me siento un poco decepcionado de lo mostrado y aunque el trabajo, reitero, tiene calidad y sigue siendo una lluvia de maestría instrumental (por favor, las lineas del bajo son francamente extraordinario), ha decaído de cara a lo que fueron, quizás en búsqueda de hacer una muestra más al alcance de esa gran cantidad de fanáticos que contribuyeron con la banda, especialmente a través del sistema Patreon, logrando mucho apoyo.

En mi fuero interno deseo que Ne Obliviscaris oiga a la cantidad de gente -humildes fanáticos- que como yo creemos que siguen siendo geniales, pero que este disco no muestra las verdaderas características que en el pasado los hicieron predilectos del gusto de miles. Que vuelvan a su agresión, a darle protagonismo al songwriting en vez de a las personas, el conjunto en vez de la individualidad.

7.5/10 (Modificado de 7 originalmente. Pido disculpas por el error)