Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

domingo, 27 de noviembre de 2016

Sister - "Stand Up, Forward, March!" (Sleaze / Extreme Glam / Punk)

No son ni Sleaze, ni Glam, ni Punk, ni Heavy... pero son un poco de todo eso, con perspectiva extrema. La grabación del disco deja bastante que desear, su instrumentación es a lo sumo básica y su imagen es estrambótica, una mezcla entre Belphegor y Cradle Of Filth. Además es fácil confundirlos con aquella banda homónima de -hoy sexagenarios- Blackie Lawless y Nilkki Sixx que luego derivó en W.A.S.P. y Mötley Crüe... sin embargo "Stand Up, Forward, March!" de los suecos Sister me obliga a hablar de géneros que bajo circunstancias ordinarias ni se me ocurriría. Pudiendo ser un momento de debilidad para algunos lectores de este -supuesto- comentador, para mi este es un excelente trabajo.
 

¿Cómo llego a interesarme por Sister? ¿Qué puede llamar la atención de estos clones de Bon Jovi en esteroides con disfraz kabuki? Su intensidad es realmente sorprendente y su songwriting sencillo está apuntado directamente al corazón de la diversión a través de la música. Al menos los primeros cinco temas del disco son un carrusel de riffs y emoción metalera, Destination Dust, Carved In Stone -la mejor del disco y nominada a Canción del Año de ELOMC-, Lost In Line y Trail Of Destruction pueden haber sido una de las alineaciones astrales melódicas más divertidas del año. Con ese ritmo sencillo, de riffs directos y coros cómodos, ideales para oidores despreocupados, acompañados de amigos, recostados en la barra durante el concierto mientras saborean la décima cerveza... sólo pinten la imagen en sus mentes y agreguen esta banda sonora... yo no sólo lo imagino, lo haré el 13 de diciembre, en París... y les comentaré si es cierto lo que dicen de que en vivo son mejores aún.

Como es de suponer también el disco decae en algunos sectores, Sister es una banda que 'es lo que es' y cuando no aciertan en el nivel de inspiración de sus canciones, sólo con su capacidad de ejecución no logran alcanzar el nivel esperado. Salvando todas las distancias del caso, Sister me recuerda bastante a The Ramones... no solo porque es cierto que tienen algunos elementos Punk, sino mayormente porque aquellos neoyorquinos demostraron que no hace falta ser John Petrucci y Mike Portnoy (Dream Theater) para hacer buena música. Con tener algo honesto que decir, desde el fondo del sentimiento y saber articularlo con las herramientas de que dispones, puede que haya quien escuche.

Luego de los temas flojos del centro del disco el nivel vuelve a subir con Liberation Song, de una letra sorprendente para lo esperable y excelente riff, también atraen Dead Man's Dirt, Endangered Species y Piece Of Shame la cuales ayudan a cerrar un disco redondo, una de las más interesantes sorpresas del año, que con sus debilidades obvias demuestra que en el Rock y el Metal cabemos todos, público y músicos, con sus diferentes capacidades y visiones. Si hay honestidad en el mensaje, se percibirá y agradecerá.

Descubro esta banda ahora, no conozco sus dos discos anteriores, pero me parece que, con la cantidad de bandas que, a cuenta de una mayor capacidad instrumental, o dinero para producir un disco, o fama... (no hace falta nombrar a nadie para formar algunas ideas, ¿verdad?) Sister y "Stand Up, Forward, March!" se merecen bastante más que una oportunidad. Me falta la bandana al cuello y la botas Reebok, manchadas con sangre XD

8.5/10
 

jueves, 24 de noviembre de 2016

Words Of Farewell - "A Quiet Word" (Melodic Death)

Una de las esperas más ansiosas de los últimos meses ha sido "A Quiet World" de Words Of Farewell, ya que luego de su impresionante "The Black Wild Yonder" (2014) y de lo que han venido haciendo desde su aparición en la escena en 2012, se presentía que podían redondear uno de los mejores años en la historia para el Melodic Death, junto con todos los otros nombres con los que se les ha comparado, Be'Lakor, Omnium Gatherum, Insomnium, Dark Tranquility y los novatos Countless Skies... pero quizás trataron mucho.
 

Algunas canciones de este disco son resaltantes, sólo unas pocas, Oversoul, Gallows Frame y Momentary Life, las que más, el resto discurre entre temas flojos, algunas normales y otras sencillamente limitadas en su impacto o clichés, tardando en algunos casos en llegar al fondo del concepto, cuando no a veces, dejándome como novia de pueblo... preguntándome "where's the beef?". Cuando la muestra es buena, lo hace bastante bien, por momentos hay riffs, atmósfera y ritmos convincentes, aunque casi nunca verdaderamente de aquellos momentos y elementos destructores y complejos con los que hace un par de años movieron realmente el suelo del género, tanto como para considerarlos seriamente como lo mejor de ese año.

Sigue mostrando la banda una fuerte calidad en la estructura de las canciones, con una batería que se enseñorea como lo mejor del trabajo instrumental, pero con menos inspiración en el songwriting, sin mostrar esa calidad musical impactante. El tema Limited Cycle me parece uno de los mejores ejemplos para ilustrar el concepto: tiene un buen tempo, pero no cautiva... se mantiene obsesivamente pegado a la guía de la batería, con demasiados momentos etéreos, sin lograr taladrar en el recuerdo. Además el uso de los teclados (y algunas voces) ha tendido, como lo hizo este año Dark Tranquility, a zonas más Modern, pero con menos calidad, más plástico en su sonido que los suecos. Si por el contrario algo me pareció nuevo e interesante es cierto enfoque Prog en algunos momentos, cosa que creo acrecentó el valor del disco.

Echo de menos particularmente al escuchar este nuevo trabajo aquella cantidad de sonido que envolvía, "A Quiet World" es más frontal, pero menos desarrollado. Su guitarra líder -que tanta calidad tiene- se utiliza de forma interesante, presente, pero como es característica de Words Of Farewell, dejando nuevamente el absoluto protagonismo a la voz de Otto, quien se muestra en forma, sin embargo en este disco se manifiesta nuevamente el fenómeno artístico en el que la suma de las partes no resulta necesariamente en la cantidad que se agrega.... y es que el 'anima' es lo que le da viva a esta manifestación. En este trabajo no siempre eso se logra... en muchos trabajos no se logra, por eso no todo el mundo obtiene la máxima puntuación en el querer del público.

Ciertamente "A Quiet World" no es un disco malo, pero esta banda alemana se colocó muy alto el listón la última vez que apareció. Las canciones del disco tienen todos los elementos técnicos necesarios para considerarse un trabajo de Melodeath bien desarrollado, pero les faltó impacto, ese toque especial en su melodía que antes los hizo memorables. En todo caso, es un disco aceptable y se puede sugerir darle la oportunidad, quizás para quien los oiga por primera vez sean más interesantes que lo que en esta oportunidad hicieron por mi.

7/10

martes, 22 de noviembre de 2016

Diabulus In Musica - "Dirge For The Archons" (Symphonic / Gothic)

Primero lo bueno: "Dirge For The Archons" muestra todavía esas cosas que han distinguido a Diabulus In Musica. Su sonido es nuevamente grandilocuente, hermoseado, la capacidad vocal de Zuberoa se mantiene intacta y la banda, si se puede, suena más acoplada; todos estos años le han permitido crecer -ciertamente- como unidad musical, creo que se están mostrando como un músico metalero de primera línea y que se precie de saber cómo atraer miradas.
 

Lo no tan bueno es que, a pesar de que tienen sonidos interesantes, algunos incluso hermosos, en esta oportunidad han apuntado su songwriting hacia sectores más genéricos del Gothic / Symphonic. Aunque, -repito- hay temas interesantes, como Invisible o Crimson Gale, para esta entrega y a diferencia de "Argia" (2014), pero especialmente "The Wanderer" (2012) su mejor trabajo hasta la fecha, han impactado menos en el ambiente.

Diabulus In Musica se ha sabido ganar un espacio entre los más conspicuos representantes del género, no se puede nombrar a las cinco o seis 'femaled fronted bands' que conforman a los sospechosos habituales sin que ellos estén en esa limitada lista y quizás eso mismo les ha afectado. Me parece recordar que eran más rápidos, un poco más oscuros, menos cortados con la tijera de Epica o de Nightwhish. En "Dirge The Archons" hay una tendencia, ni tan disimulada, a sonar más comerciales, -entiéndaseme- quizás es querer llegar más a un público más amplio, lo que ha causado, desde mi humilde entender, que esa capacidad de sorpresa con la que tomaron por asalto al Metal hace seis años se haya diluido un poco en "DftA".

No creo tampoco que sea todavía cosa de rasgar vestiduras. Esta entrega muestra elementos de lo bueno que tiene la banda pamplonica que Gorka Elso dirige y le ha permitido ganarse el reconocimiento universal: tiene dulzura, cierto nivel de complejidad reflejado en una calidad instrumental indudable y una buena entrega sentimental. Me queda a deber -si- más novedad, de esa que pinta colores más vivos y que hace menos referencia a determinadas escuelas de sonido, además de que les faltó su Folk que tan bien mostraron en el pasado. Sin duda también echo de menos más intensidad en sus riffs y algo de ese atrevimiento con el 'lado oscuro' del Symphonic.

Como cualquier banda, Diabulus In Musica, ha evolucionado -quizás experimentado- con "Dirge For The Archons", creando un disco 'correcto' pero que no pasará a la historia como el más novedoso, ni impactante. Me permito desear que en su próxima entrega (que debe haber) haya una vuelta a las raíces que le dieron fama universal: más agresión, atrevimiento en el enfoque, menos lugares comunes y más fuerza. Digamos que esta entrega es el disco del 'un poco menos'.

7/10
 

viernes, 18 de noviembre de 2016

Dark Tranquility - "Atoma" (Melodic Death / Modern Melodic Death)

Si "Atoma" tiene derecho a un premio este año el primero será 'el disco más difícil de escuchar'. Dark Tranquility ha creado una pieza maestra (otra más, quiero decir) esforzándose por realizar una grabación, en clave Melodic Death, con renovadas y excelentes influencias Modern, el cual me ha tomado no menos de un mes para llegar a entender. Y el trabajo ha sido soberbio: oscuro, de riffs profundos, atmosférico, con coros sobrecogedores y sobretodo, inteligente.


"Construct" (2013) fue un excelente trabajo, de similares características a este, pero con una construcción minimalista, de menos (sonidos) es más (música), ahora, por el contrario, vuelven a realizar un trabajo grandilocuente, especialmente enfocado en la calidad instrumental del las guitarras (tanto líder como segunda) y el excelente, realmente destacado, uso de los teclados y sampleo de Martin Brändström, quien le da ese toque Modern tan bien logrado y que, por una vez, sortea el sonido plástico en el que tan fácilmente caen bandas que tienden hacia ese sector.

El único elemento que no termino de comprarle a este trabajo es la voz limpia de Stanne, el cual me pareció que sonaba menos impactante, un poco Gothic para mi gusto, por supuesto. Fuera de ese detalle y que el disco se hace largo con catorce canciones (realmente dos son bonus, pero las las últimas tres o cuatro agarran agotado al oidor), el resto del trabajo es -al menos- del mismo nivel que su predecesor y contribuye a seguir incrementando la fama de esta banda, la cual, para cualquiera de nosotros los seguidores fororos del género nacido en Gotemburgo, es una de las mejores, junto con At The Gates, los viejos In Flames (no la infamia actual) o Arch Enemy.

"Atoma" tiene alguna de las mejores canciones del año, dos al menos, la primera Atoma y la segunda Faithless By Default. Los riffs de estos temas me tienen taladrado el cerebro... por eso la cantidad de tiempo para digerir el disco: cuando se suma esta calidad artística con la intensa identidad de genios, el producto final -generalmente- requiere su espacio temporal de entendimiento, de comprender la perspectiva. Está claro que este disco, con todo y lo melódico que es, no es bocado fácil, y requiere un espíritu curtido en el Metal. Mi respeto pues a los gustosos de Dark Tranquility, están en la élite.

Muchos temas adicionales valen el rato, además de los nombrados (por supuesto seleccionados como contendientes a Canción del Año de ELOMC). Por ejemplo, Forward Momentum, The Pitiless o Our Proof Of Life son temazos que junto con otros cinco o seis hacen de este un disco para atesorar. Dan -sin duda- al trabajo un lugar preferente este año su ritmo poderoso, una atmósfera cargada y bien lograda, de esa que arropa en sentimientos de colores grises y texturas gruesas y que junto con un excelente songwriting con apenas detalles de tendencia genérica, se rinden al oidor que persevera, aunque como dije, un par de temas del final del trabajo, Merciless Fates y Caves And Embers quizás, privan a "Atoma" de ser un trabajo casi perfecto.

Me merece comentar y alabar para cerrar la regularidad de Dark Tranquility, quien mantiene todavía  a todos sus integrantes juntos desde hace veinticinco años, excepto al bajista, lo que debería ser un ejemplo de constancia a reconocer y que nuevamente se refleja en su enorme calidad.

8.5/10

martes, 15 de noviembre de 2016

Metallica - "Hardwire... To Self-Destruct" (Hard Rock / Thrash)

La gente cambia, todos nos vamos haciendo diferentes a través del tiempo. Sea la experiencia, nuevos escenarios, nuevos retos, pérdidas y ganancias vitales, nadie puede decir que es igual a como era hace cinco, quince o treinta años (a menos que seas AC/DC, of course). Sería injusto pedirle a Metallica que fuera la misma entidad que se creó en 1981... joder hace casi treinta y cinco años de eso. Desafortunadamente eso no lo entiende mucha gente para la que el romanticismo (esa idealización del otro que se forma en su mente) es la única medida para determinar quién y cómo son los demás, aunque para ellos no aplique.
 

También es cierto que en el fondo Metallica ha hecho poco o nada para deslastrarse de su pasado Thrash y quiere seguir viviendo de glorias pasadas, cuando ellos mismo saben que ya eso no es realista. Rabia y agresión como la de "Ride The Lighting" (1984) se tiene con veintipocos años, luego muta hacia otros sectores del querer. Finalmente el tema es espinoso. Yo les acepto incluso que lo hagan por plata, pues tienen derecho a ganar mucho por su trabajo, lo que no se si me hace sentir cómodo es la pose... Ni Ulrich, ni Hetfield o Hammett son lo que eran. Tampoco Metallica.

"Hardwire... To Self-Destruct" es un disco más cercano a lo realizado por Mötorhead que a la propia discografía de la banda y eso debería ser un halago si finalmente fuera parecido a algo 'bueno' del legado de Lemmy Kilmister, sin embargo en el disco sólo lo es por ratos contados con los dedos de una mano y casi sobra algún dedo.

Mucho más Hard Rock que cualquier otra cosa inunda el nuevo trabajo; aunque por supuesto todavía subsiste algo de Thrash, es limitado, sea en canciones enteras o partes del temas. En lo particular no creo que "H...TSD" sea un mal disco, por el contrario, tiene momentos buenos, pero le falta punch. Yo sabía, me lo decía mi sanforizado corazón metalero (y el detallito de que desde el disco negro de 1991 no pegan una canción total) que este esfuerzo, luego de ocho años de "Death Magnetic" (2008),  iba a ser el testamento del Metallica conocido. No podía ser de otra manera.

El primero de los dos discos de "Hardwire... To Self-Destruct" es donde mejor todavía se pueden encontrar aquellas muestras de influencia del pasado, pero desde ahí se intuye que, fuera de Hardwire y Atlas, Rise! lo demás tiende hacia otros sectores del Metal / Rock. En él hay aceptable desarrollo de temas novedosos, especialmente Halo On Fire, una buena canción, de perspectiva Hard Rock en la que el riff y en general instrumentación, hacen el disco. El resto es genérico, normal... y el detalle posiblemente está ahí: 'normal' no es un término que los nuevos y viejos fans de Metallica gustan de utilizar para definir a la banda.

El segundo disco comienza con Confusion, tema cuyo único sentido -para mí- es utilizar los recursos sonoros típicos del Thrash, pero le falta fuerza, aunque la batería de Lars sigue sonando bien. Nota al margen: la contribución de Ulrich con los cueros es lo mejor instrumentalmente del disco y lo peor la voz de James, la cual suena demasiado aguda y falta de fuerza, para mi esto último es una de las más importantes decepciones. Los demás temas tienen algunos momentos interesantes, pero poco impacto general, repetitivos en su duración exagerada y probablemente olvidables en corto plazo. Se salvan quizás Here Comes Revenge y Spit Out The Bone.

Trato de no calificar "Hardwire... To Self-Destruct" mirándolo con los ojos en la nuca, creo que como cualquiera, tienen derecho a evolucionar, lo valoro en el contexto general de su música, de los riffs, los hooks, los coros y la intensidad que ofrecieron y creo que el trabajo está entre regular y aceptable. Hoy hay muchas bandas que imprimen más sentimiento, emoción y energía a su música. No sugiero a quien esté tras el verdadero Thrash que lo busque aquí, gente como los innovadores Vecktor o incluso veteranos de sonidos tradicionales como Testament lo logran mejor.

A riesgo de equivocarme y deseando casi que sea así, con este disco Metallica escribe el epitafio de su participación en el Big Four, pues hoy son otros y no se si les será fácil a los seguidores aceptarlos en esta nueva piel.

6.5/10. Portada infame, por cierto.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Freedom Call - "Master Of Light" (Power / Happy)

Bueno, aparte de que esta tiene que ser la peor portada del año y de que para los sazonados metaleros el nivel de felicidad puede hacerse nauseabundo... digo, fuera de esos dos detalles, no se a quién no le pueda gustar esto. Es Freedom Call en estado de gracia. Están en inmejorable nivel instrumental y de buen songwriting, al nivel de casi todos sus ocho discos anteriores y con la melcocha que se derrama por todos lados presente. Cansona como puede llegar a ser esta perspectiva ultra melódica, épica y medio ridícula, hoy por hoy no hay quien lo haga mejor en este segmento, ni Gamma Ray, Helloween o Stratovarius


Yo no soy el mejor crítico de esta banda (de ninguna -en efecto- pero puestos a realizar la tarea...). Mi predilección por sus discos es conocida, he alabado algunos de sus trabajos anteriores, como "Beyond" (2014), "Land Of The Crimson Dawn" (2012) y el rarísimo comentario de un disco en vivo, su "Live In Hellvetia" (2011) y es que con ellos no hay mensajes ocultos ni subterfugios, el objeto es transmitir emoción, felicidad, épica casi infantil y mucho de eso es disimulado por otros grupos, con poses y carantoñas, cuando al final hacen cosas similares pero no quieren ser reconocidos como lo que son: Happy metaleros :-D

"Master Of Light" es el más frontal y evidente de los discos de Freedom Call. El objeto es mantener la adrenalina fluyendo durante todo su recorrido y como eso es claro, le cobra peaje a los elementos más artísticos, en forma de desarrollo bastante básico: coros emocionantes, riffs poco o nada complicados y letras sencillas, fantásticas e inspiradoras. Aún así creo que se hizo un esfuerzo encomiable en mantener, como dije al inicio, una interesante puesta en escena instrumental, especialmente en el uso de la guitarra de Lars Rettkowitz, así como en la excelente muestra vocal del líder de la banda, Chris Bay, quien guarda todavía una voz con la que podría partir copas.

Ciertamente "Master Of Light" es un disco de a ratos. Difícilmente podría pasarme horas analizándolo a profundidad, porque -la verdad es- ese no es su sentido. Poner, disfrutar y descansar, es su ciclo. Unas horas seguidas con este nivel de melodía podría hacer aborrecerlo, es demasiada 'felicidad' para quienes también exploramos otros sectores más duros del Metal... quizás por eso mismo, para los menos masticaclavos de allá afuera, este puede ser un disco de cabecera. "MoL" merece la pena ser oído, con algo de mesura si, pero con gusto. 

Las canciones tienen de todo lo esperable, e incluso algunas cosas sorpresa, como su mini homenaje a Metallica con su acorde de Master Of Puppets en Master Of Lights. Me gustaron más las canciones de desarrollo que esas llamadas usualmente 'himnos' (ya sabes, Metal Is For Everyone o A World Beyond, por ejemplo, aunque Rock The Nation es muy buena, muy ellos). Especialmente me atrajeron la mencionada homónima al disco, Cradle Of Angel y Ghost Ballet (un poco más oscura... poquito na' más) y cierra bien con High Up, otro himno.

En resumidas cuentas, otro buen disco de una de las bandas más identificables del Power, que, en su perspectiva amable, siguen siendo muy buenos y a la hora de estar dispuestos a disfrutarlos, el rato será excelente.

8/10

viernes, 11 de noviembre de 2016

Vader - "The Empire" (Death / Thrash)

Según el libro más importante del Black, "Black Metal: Evolution Of The Cult", una pieza de literatura que debería ser leía por todos los amantes y seguidores del Metal (e incluso por sólo cultura musical general), Vader es una banda que se alejó deliberadamente de una de las lineas más controversiales del Metal y que le dieron (todavía lo hace) peor fama, la llamada NSBM o National Socialism Black Metal... el Metal asociado con el nazismo y la supremacía racial al que algunos grupos hicieron apología, especialmente en su natal Polonia. Por esta razón hay un sector ultra que considera a Vader como una especie de traidores allá en su ciudad natal, Olsztyn, donde -dicen- subsiste una base de radicales.


Semejantes afirmaciones hacen todavía más fascinante comentar sobre esta banda, un fósil viviente del Metal, con más de treinta años de carrera y que nuevamente vuelven a la carga con su "The Empire", disco que sucede a su disco de covers "Future of the Past II: Hell in the East" (2015) y a su excelente "Tibi Et Igni" (2014). Esta nueva entrega, para mi, es una muestra de que la banda no sólo sigue fuerte sino con ideas. Puede que sea el mismo Vader de toda la vida, pero eso sólo puede significar buenas noticias: riffs destructores, agresión a borbotones e incluso renovados atrevimientos haciendo el disco claramente menos accesible (cómodo, por llamarlo de alguna manera) que "Tibi". Nuevamente estamos en presencia de una clase de cómo hacer Death / Thrash, de esa que sirvió de inspiración a la gente de la Costa Oeste.

"The Empire" es una oda a los cánones del género. Canciones cortas, frontales, intensas y que si las pinchan derraman testosterona. Una calidad instrumental cuidada, pero sin excesos técnicos y en el centro la fuerza vocal del único superviviente de la agrupación original, Piotr Pawel Wiwczarek, pero que no voltearía si no lo llamas simplemente Peter.

El disco contiene mucho de lo que a mi me cautiva, gracias a la casi única conformación instrumental con dos bajos, lo que hace que esa sensación de que el mundo se viene encima esté presente, siempre y cuando se escuche en un sistema de calidad (como el woofer de dieciseis pulgadas y cuatro mil vatios en amp de mi vehículo;). Luego la banda deja claro que los blastbeats y el doble pedal no han muerto para ellos y en general, guitarra incluida, el espacio se sabe llenar con buen y espectacular sonido. El songwriting, sin ser extraordinario, tiene ese fuerte sentido animal del que no se puede escapar y que no pierde el tiempo para llegar al punto.
 
No hay (no podría haber tampoco) temas débiles por lo que recomiendo cualquiera de ellos, aunque el más destacado me parece Prayer To The God Of War. "The Empire" debe traer de vuelta a la memoria colectiva a Vader y seguramente acabará incluido en algunas listas de fin de año, a la hora de escoger quién es quién en 2016.

8/10

martes, 8 de noviembre de 2016

Saor - "Guardians" (Atmospheric Black / Folk)

¿Qué idea desarrollar sobre "Guardians" de Saor que ya para este momento no se haya formado en la cabeza del mundo metalero? ¿Qué no es sorpresa? ¿Qué cada disco entrega lo esperado? Pues supongo que ya casi todo debe estar dicho, aunque no por eso voy a dejar de comentar qué tanto me gusto el trabajo de Andy Marshall y compañeros de estudio... claramente uno de los más esperados del año.
 
 

Voy a sacarme algo del pecho, a riesgo de ir contracorriente, pues me consta que esta crítica es esperada. "Aura" (2014) fue un mejor disco. Ahora, luego de que la ira metalera me alcance, léase que no he dicho que "Guardians" es un mal disco, al contrario, es de gran factura, sin embargo la facilidad con la que me transporté a zonas bien lejanas del subconsciente, pintadas en colores fríos y solitarios, fue sublime en el anterior disco. En este se encuentra todo eso, pero lo hace con menos fijación en la memoria, menos impacto, algo menos de épica y un poco demasiado pulido para mi gusto.

He disfrutado "Guardians" como lo que es, una muestra de cómo la música y el espíritu celta se mezcla con la fuerza del Black más oscuro y produce un bicho de uña que llaman Atmosférico, en este caso de melodías hermosas y ritmos marcados, más fáciles de entender -en el sentido de elaboración- que el trabajo anterior. Aunque si hay un cambio para mejor en "Guardians" en comparación con las muestras anteriores y es la vocalización. En esta oportunidad la misma ha dejado de 'esconderse' -por así decirlo- en la música, para pasar a tener un lugar más preponderante, siendo un acierto porque tiene suficiente calidad como para brillar de forma independiente.

En "Guardians" las imágenes nuevamente se agolpan al oírlo. Es impresionista en el sentido de transmisión de lugares y colores, no tanto en la de emociones y eso se da porque quizás no termina de tener un tema absolutamente cautivante, aunque los dos del final, pero especialmente Heart está muy cerca de lograr el objetivo, sin duda esa y Tears Of A Nation, en las que hay un cambio no tan sutil de perspectiva, más Folk que Black y algo más sueltas en la instrumentación, son las que me causaron la mejor impresión.

Nuevamente teclados, batería, bajo y guitarra del disco son de primer orden, pero destacan especialmente los sonidos producidos por las herramientas musicales traídas de los Highlands, pues crean con facilidad ese sentimiento melancólico y de contacto con una naturaleza que tan bien distingue la calidad de Saor. El álbum fluye bien, se nota realizado con cuidado de los detalles, aún cuando me atrajo más la cierta rudeza y épica de "Aura", presiento que este trabajo no hará sino incrementar la sólida posición de la banda en el Metal.

8/10
 

lunes, 7 de noviembre de 2016

Ulcerate - "Shrines Of Paralysis" (Technical Death)

A veces creo que el Technical Death es uno de los géneros más incomprendidos, pero no por el público, sino por los mismísimos músicos que se dedican a él, pues es demasiado común que se enfoquen en la entrega instrumental improbablemente intrincada, dejando de lado el elemento musical... así como una meretriz: pura técnica y nada de amor, todo por ganarse el dinero (la alabanza, en el caso de los metaleros) lo antes posible.
 

Los neozelandeses de Ulcerate tuvieron claro desde su primer disco, consciente o inconscientemente, que la substancia debía formar parte también de sus entregas. Nadie podrá negar que este trío (que suena como a sexteto por la cantidad de ruido que son capaces de crear) son unos animales de la instrumentación, especialmente Jamie Sain Merat, quien realiza una de las más impresionantes ejecuciones de batería, disco tras disco. No quiero que piensen que desmerito al resto de la banda, voz, bajo y guitarra son geniales, pero el nivel de los cueros es francamente extraordinario.

Con "Shrines Of Paralysis" se produce nuevamente el efecto mencionado, pero -si ello es posible- la banda sigue mejorando. "Vermis" en 2013 fue un verdadero asalto a los sentidos y sigue siendo para mi un trabajo obligatorio para entender el género, pero en esta entrega, especialmente a partir del cuarto tema, homónimo al título, hay un salto cualitativo específico. Ya no solo hay cuidado en el elementos musical, más allá del técnico. Hay otras cosas: fuerte nivel atmosférico, elementos Doom, cierta cantidad de conceptos melódicos y sorpresas en el planteamiento general muy interesantes.
 
En vez de hace un disco Techdeath como los que ya han mostrado y que con seguridad les habría garantizado la aprobación general, han decidido arriesgarse explorando elementos nuevos, menos frontales, aunque todavía llenos de agresión y abrasión. Diría que "Shrines Of Paralysis" hace lo que se espera de una gran banda pero no se conforma sólo con ello, corre el riesgo de ser mejor, de experimentar con sentimientos y emociones oscuras.
 
Una paleta de colores grises, marrones y negros, transformados en música, hacen de este trabajo un viaje por zonas musicales reconocibles, pero mejoradas. En lo particular sigo pensado que esta banda no es para todo el mundo, ni siquiera para los metaleros que se consideran así mismos curtidos en el Death más intenso, ya que Ulcerate incorpora (y aumenta en este disco) un nivel de songwriting muy elevado, de ese que espera que el oidor 'entienda' el concepto. Se me viene a la cabeza un símil que me privaría de usar con casi cualquiera, pero creo que Ulcerate tiende a convertirse en el Pink Floyd del Technical Death y sin duda ya nadie puede dudar que está a nivel de gente como Death, Gorod o Gorguts.

Además de Shrines To Paralysis -nominada a Canción del Año-, Bow To Spite, Chasm Of Fire, Extinguished Light y End Of Hope son geniales. Un poco menos los primeros tres temas del trabajo, lo cuales pintan más genéricos pero todavía destructores. Este disco debe terminar en los primeros lugares de las listas del año, su sonido, innovación, calidad instrumental, emoción, songwriting y coherencia general así lo sugiere. Este es el mejor disco de Ulcerate a esta fecha, sin duda.

9/10. Nominado a Disco del Año de ELOMC
 

jueves, 3 de noviembre de 2016

Hammerfall - "Built To Last" (Power)

Hammerfall es una banda que gustó mucho -y a muchos-, una que tiene algunos de los himnos más importantes del Power, tanto como para atreverme a decir que el movimiento en Europa de este género no sería lo que es hoy sin su contribución; ello le ha granjeado una fuerte base de seguidores, especialmente de sus primeros discos, de finales de los noventa a inicios de los dos mil, pero que a partir de cierto momento, el cual yo ubico en el 2005 con "Chapter V: Unbent, Unbowed, Unbroken", la magia ha sido, por decir lo menos, equívoca, tocando fondo con "Infected" (2011) pero logrando recuperarse algo para "(r)Evolution" (2014).
 
 
"Built To Last" trata de volver a las raíces de la banda, con algunas deficiencias. No es un disco todo lo veloz y emocionante que de él se esperaría y es cliché en su sonido. Esto último puede ser incluso un punto positivo para sus más acérrimos defensores, pero yo no logré encontrar en él esos hooks, riffs y coros que pueden erizar la piel, aún a cuenta de cierta ridiculez épica en el sonido. Lejos para mi están los temas que le dieron nombre propio a Hammerfall.

"Built To Last" es un disco fundamentado en lo que la banda realizó y que le dio resultado, pero no en el mejor de los sentidos, es solo formulista. Aquí nuevamente se confirma que en música, en Metal y en el arte en general, dos más dos no siempre son cuatro. Puedes, como en este caso, incorporar martillos en alto, referencias a vampiros y princesas y no lograr reverdecer la emoción y sensaciones de los buenos y viejos tiempos.

No creo que el disco sea malo, es solamente olvidable, común y con demasiadas referencias al guión ya leído, lo que lo convierte en un trabajo aceptable, con algunos momentos destacables, pero nada que realmente lo haga sobresalir, como se esperaría de un grupo con las raíces de Hammerfall. No voy a decir que me siento decepcionado, ya que mis expectativas respecto a ellos en los últimos diez años no son muchas, sin embargo me parece que cada día se acercan más a ser una banda del montón, que no lo eran.

Luego está lo de la velocidad. Esto puede ser o no una percepción compartida por otros, pero en el fondo no entiendo un disco de Euro Power con estas lagunas de emoción y estruendo, de ese que, aunque sea a trompicones como la gente de Manowar o, mucho mejor, Avantasia, son capaces de hacer. Este disco pareciera -no pretendo herir a nadie- grabado unas revoluciones más lentas de lo normal (para quienes conocimos el acetato es claro el símil). Incluso en baladas como Twilight Princess, canción naturalmente lenta, por ser como dije una balada, se nota un sopor que hace poco atractivo el resultado.

Algunas canciones son excepción de lo señalado, como Stormbreaker y The Star Of Home (la mejor del disco, por largo), pero en general tampoco hallé ningún Hearts on Fire, Bloodhound o Natural High canciones que todavía invitan a saltar de emoción. Lo cierto es que luego de la remontada de su trabajo anterior, "Built To Last" es un trabajo del montón y hasta cierto punto temo que su objetivo (demostrar que Hammerfall es indestructible) pueda convertirse en palabras de epitafio.... ojalá que no y hayan muchas balas todavía en ese cinto.

En resumen, el disco tiene algunas remembranzas de lo buenos que fueron, pero pálidas, pues sólo es aquí y allá donde se percibe. Hay debilidad notoria en el songwriting general, pero aceptable instrumentación. No creo que "Built To Last" pase a engrosar el inconsciente colectivo del Power.

6/10
 

martes, 1 de noviembre de 2016

Hail Spirit Noir - "Mayhem In Blue" (Black / Psychedelic)

Este trío griego que conforma Hail Spirit Noir hace un Black muy específico, no muchas bandas incluyen elementos psicodélicos y progresivos, quizás Oranssi Pazuzu y A Forrest Of Stars pudieran ser grupos con una aproximación similar, pero lo que ellos muestran está muy definido y es ciertamente exótico. Ya en 2014 el disco "Oi Magoi" me pareció uno de esos trabajos que debía pasar a la historia y hoy que he estado repasándolo para compararlo con la nueva entrega, "Mayhem In Blue", creo que me confirma la espectacularidad y calidad que son capaces de enseñar.
 

"Mayhem In Blue" es un disco Black, no hay duda de eso (con una posible excepción), a pesar de todos los elementos experimentales que le incorpora la banda, el fondo tradicional, casi primera ola del sonido negro está presente, cosa que me pareció interesante pues el resultado de la mezcla de esa visión con la cantidad de novedad que su sonido inusual del que son capaces, es sencillamente hipnotizante.

La excepción de lo señalado viene dada por el tema Lost In Satan's Charm (aunque no podría ser más clásico el título). Este tema es ciertamente extraño, además de muy experimental, tiende más bien hacia un sector musical más ubicado hacia un Gótico Extremo (o algo así), ciertamente el tema sobresale y habla quizás de alguna intención de Hail Spirit Noir de comprobar como reaccionará su base de seguidores ante esta prueba. Me parece muy bien logrado.

Luego, desde mi perspectiva, "Mayhem In Blue" es un trabajo bastante, por no decir mucho, más sencillo de digerir que su anterior, incluso que su álbum debut "Pneuma" (2012), diría que aun y cuando subsiste el elemento Pshychedelic, contiene mucha más melodía que los anteriores. Aunque no creo que pueda, ni mucho menos, calificarse como un disco fácil ni para 'masas', es mas accesible. En todo caso, este tipo de bandas están definitivamente destinadas a un sector muy selecto del Metal, ubicado dentro de los sectores oscuros del mundillo, pero es que -por ejemplo- el uso de teclados y guitarras en temas como The Cannibal Tribe Came From The Sea, se prestan con más rapidez para calar en el gusto. Dependerá del oidor si estas características convierte al disco en una entrega mejor o peor, en lo particular me gusta en cierto nivel innovador que ello representa.

Hay también en "Mayhem In Blue" un elemento interesante a destacar y es el fuerte sentido Atmosférico, que por supuesto deriva del estilo Black tradicional, pero que unido -nuevamente- con el uso de los teclados, le incorpora sensación letárgica. Un poco en contra del disco está también el hecho de que entre los temas, aunque muy bien instrumentados, como era de esperarse, no hay -o yo no percibo- uno definitorio o que me haya impactado, como quizás si lo hizo la canción Demon For A Day de su anterior muestra.

Buen trabajo de Hail Spirit Noir, quienes demuestran que calidad no les falta, ni mucho menos novedad e ideas.

7.5/10