Heavy Symphonic Death Black Power Folk Progressive Viking Epic Melodeath Speed Avant-Garde Thrash Gothic Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

Visitas

martes, 9 de junio de 2015

Gorgoroth - "Instinctus Bestialis" (Black)

Gorgoroth corre el riesgo de ser más famoso por razones no musicales que por ellas. Tal situación obliga a acercarse a cada disco haciendo un ejercicio de desdoblamiento astral, por un lado la emoción y por el otro la razón. Y sin embargo siempre ha sido una banda que lo ha logrado hacer bien. Cuando uno se desprejuicia de las memorias de etapas como las de Ghaal y King ov Hell y se enfoca meramente en su Black, puede todavía encontrarse con sorpresas.

 
Dejando claro que este Black es uno de los que más me gusta, el que está algo después del llamado vieja escuela, sin llegar a ser 'la segunda ola', a pesar de que no comparto en ningún caso y ni un poco su visión demoníaca-de-verdad-verdad y siempre me he deslindado del mensaje, casi cualquiera de sus discos me ha parecido una clara demostración de capacidad chocarrera y profana, excepto quizás su último "Under The Sign Of Hell 2011" el cual no fue sino una revisión sin mayor sentido ni calidad de su homónimo de 1997.
 
Ahora "Instinctus Bestialis" luce como una vuelta al sonido de otro de sus discos recientes, específicamente "Quantos Possunt ad Satanitatem Trahunt" (2009) pero con la voz de Pest, la cual suena muy parecida a la de Adam Michał Darski, mejor conocido como Nergal, cantante y heroe de la guitarra de una de las mejores bandas de Black, por su capacidad instrumental avanzada, Behemoth (todo claro, según el humilde entender de este servidor).

Toda esta descripción esotérica que acabo de hacer se puede traducir en términos más llanos como que el disco tiene calidad, es agresor, instrumentalmente bastante bien ubicado y de canciones interesantes, no demasiado áridas, sino por el contrario con cierto nivel de melodía y riffs que lo hacen algo más asequible a los no iniciados, sin embargo lo suficientemente rudas como para satisfacer los ánimos perversos de los que nos gusta el género. Creo que temas como Come Night, Radix Malorum -la mejor del disco, no por nada es la primera (así es su estilo)- y Ad Omnipotens Aeterne Diabolus, junto con algunas otras, se valen de todos los recursos que bajo la manga trae el referente fundamental de la banda, el superviviente Infernus.
 
Sonidos cortantes, envolventes y cuyo fin último es aturdir al público, se ejecutan con bastante calidad y si bien ya nunca será posible volver a la emoción indescriptible que "Pentagram" (1994), "Antichrist" (1996) y Under The Sign Of Hell" (1997) produjeron sobre los que inadvertidamente fuimos arrastrados por el Black, este disco muestra madera. Digo que no será posible volver a esos primero discos porque el elemento sorpresa ya nunca estará tan presente, porque mucho del misticismo oscuro que rodeaba a esta banda y a sus contemporáneos/coetáneos, como Borknagar, Desekrator o Gaahlskagg, entre otros, ya no se puede reproducir... los fanáticos no somos los mismos y ha habido algo de domesticación, no digamos de entendimiento que el Satanismo en el Black en su gran mayoría tiene más por objeto impactar que realmente rendirle culto al Ángel Caído... aunque siempre hay algunos personajes a los que no me acercaría... por pura precaución, digo.

Muy buen disco, mantiene el nivel de la banda y cumple con los fanáticos. Ciertamente puede adolecer de sorpresa, pero no de calidad. Recomendable.

8/10
 

1 comentario:

  1. Te recomiendo que le eches un vistazo a "Cold Inferno", de Disarmonia Mundi.

    Un saludo!

    ResponderEliminar