Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

jueves, 30 de abril de 2015

Heathen Foray - "Into Battle" (Melodic Death / Viking)

Heathen Foray es tan fiel a si mismo que se puede estar tentado a pensar que son miopes en su perspectiva y que eso podría limitar su potencial. Ciertamente este estilo, el Ultra Melodic Death / Viking corre el riesgo de ser empalagoso y cansar con cierta rapidez. Sin embargo la banda se la ha arreglado para presentar cuatro discos, incluyendo este trabajo, "Into Battle" y siempre salir bien librada. Yo en lo particular me siento a gusto con ellos, especialmente cuando mi ánimo dicta sonidos épicos, emocionantes... cuando quiero viajar a zonas de fantasía metaloguerreras :-)


Una de las promesas que me hice a mí mismo cuando comencé el blog y que se ve en la sección 'Acerca del autor y qué significan las calificaciones' es que iba a catalogar sólo de acuerdo a como me sonara el disco y si bien ciertamente este es un trabajo que los amantes de grandes exhibiciones instrumentales o complejos temas podrían considerar apresuradamente de 'básico', yo no puedo ocultar que me logré entusiasmar con él. Me pareció extremadamente divertido y me recordó mucho a lo que el año pasado realizó Crimson Shadows con su excelente trabajo "Kings Among Men"

Y lo que realmente me hizo que recordara el disco señalado fue tanto el Melodeath como sus elementos Power/Heavy que en "Into Battle" se oyen. Muchos pasajes y bastantes solos de guitarra tienen una fuerte influencia Heavy, claros, fuertes y muy orientados al riff, como en Knüppeltroll y Freundschaft. En general creo que se estaría juzgando apresuradamente el trabajo si -posiblemente marcado por la fuerte melodía- no se reconociera que la instrumentación es muy buena, aunque no complicada, pero si completa y definida. También la voz del líder y fundador de la banda Robert Schroll, tiene mucha fuerza y elementos interesantes que ofrecer, pudiendo incluso ser lo mejor del disco.

A los amantes de bandas como Falkenbach y Nothgard, este disco les parecerá una buena contribución. Me gusta que, sin tener grandes pretensiones, ni presentar nada espectacularmente destacable, el disco es homogeneo y asegura un buen rato de comienzo a fin. Tiene mérito no agotar el trabajo en uno o dos temas en los que se ponen todas las ideas y dejar el resto de relleno, como tanto ocurre, a pesar de que en la canción Unthinking se acercan demasiado hacia esa zona. En este disco, incluso cuando se baja el ritmo y se usan recursos manidos, como canciones intrumento-acusticas, tipo Freundschaft y Winterking, el resultado es muy bueno.

Temas como Silence, Wolfür Ich Streit, Tír Na nOg, la excelente Fight y la orquestal Wigrid, muy emocionante, harán del disco un placer culpable para los amantes de este género. A mi, en lo particular, me ha tenido bien entretenido estos últimos días.

8/10. Excelente portada.

martes, 28 de abril de 2015

Apocalyptica - "Shadowmaker" (Melodic / Symphonic Metal)

¿Esta no es la Apocalyptica de tu papá? La modificación del alcance que la banda de chelistas finlandeses le ha dado a su trabajo lo convierte en algo nuevo, diferente y si al caso vamos, mejor. Yo no era realmente un amante del estilo del grupo, pero me parecía interesante que alguien hiciera covers de temas famosos en un instrumento tan difícil y hermoso (que era por lo que los conocía), pero en el fondo me daba la sensación de ser un poco insustancial, algo así como Van Canto: está interesante hacer Metal a capella, pero siempre se quedan un poco cortos, a pesar de que tengan algunos temas llamativos.


Ahora Apocalytica decidió dar un salto cuántico. Utilizando como base su excelente nivel instrumental, han agregado de forma oficial la excelente voz del norteamericano Franky Perez, aunque no en todas las canciones y manteniendo el protagonismo de las cuerdas. El resultado, desde mi visión, es un crecimiento general de la banda, convirtiendo a "Shadowmaker" en su disco más interesante a la fecha.

Es cierto que en casi todos los discos anteriores algunas canciones podían contar con la colaboración de diferentes vocalistas, pero en esta oportunidad la sensación de banda consustanciada entre los cinco miembros, tres chelistas, su baterista desde 2005, Mikko Siren y la voz de Perez, les da una nueva dimensión. Ya no son un fenómeno aislado, un poco raro y elitesco. Ahora son un grupo cuyo mensaje es transmitido en un código más accesible... sin dejar de ser la Apocalyptica que ganó adeptos gracias a su virtuosismo.

El disco es musicalmente interesante, con canciones mejores y otras un poco genéricas, creo que con la intención de no espantar a su base decidieron grabar un par o tres temas fáciles, los cuales no me terminaron de convencer. Cold Blood, Sea Song (You Waded Out) y Slow Burn si bien muestran oficialmente la adquisición vocal, tienden hacia un sector un poco más Rock meloso y menos interesante para mí.

Pero cuando Apocalyptica se decide a hacer uso de sus virtudes con el arco el disco sube de nivel y transmite sentimiento, belleza, emoción y calidad. El despliegue de sonidos que los chelos producen es genial y en aquellos temas donde los incorporan a semejanza de lo que serían guitarras puede que haya incluso algunos momentos donde logren más impacto que lo que las mismas seis cuerdas serían capaces... a ese nivel.

Perez por su parte no es ningún recién llegado, aunque sus influencias son salidas más del Rock que del Metal y eso se muestra claramente. A él se le conoce sobre todo por haber prestado su calidad a los trabajos de Slash y por haber tocado la guitarra en Scars on Broadway, quien a su vez tiene la influencia del fundador de System of a Down, ambos grupos ubicados también en un sector mucho menos metálico, tendiente más bien hacia el Rock Alternativo.

"Shadowmaker" realmente destaca cuando el sonido de la banda se hace más oscuro, como en los temas Reign Of Fear, House of Chains y Dead Man´s Eyes (donde Perez le pone más de intensidad y demuestra de lo que es capaz), Till Death Do Us Part, la mejor del disco, una canción que cada vez que la oigo me eriza, y Riot Lights, la cual creo que también consagra uno de los mejores momentos de la banda, especialmente en el último par de minutos de gran atmósfera y sentimiento.

Parece mentira que Apocalyptica, a pesar de haber hecho algo de esto con anterioridad, pero de manera esporádica, al haber decidido cohesionarlo ha dado un paso adelante en lo cualitativo, quitándose el disfraz de rareza, para calzarse una calificación más alta, más cercana a la de banda del mundo real. Me contenta que este disco ofrezca más y creo que si la contribución de Perez es aceptada por su base de seguidores, en el próximo disco veremos un mayor atrevimiento que redundará en cosas todavía más positivas.

7.5/10

viernes, 24 de abril de 2015

Nightrage - "The Puritan" (Melodic Death / Metalcore)

Para mi "Insidious" (2011) de los griegos de Nightrage es uno de lo mejores discos de Melodeath, posiblemente a nivel incluso de haber servido para llenar el espacio que había dejado At The Gates durante tantos años. Si no lo han escuchado no dejen de buscarlo porque es sencillamente genial. La voz de Antony Hämäläinen y la guitarra de Olof Morck formaron una conjunción en ese disco que sólo pude y todavía puedo calificar como perfecta.


Por eso la esperada llegada, luego de cuatro años, de "The Puritan" que me ha obligado a tomármelo con calma. Nada de sobre estimaciones porque luego salen mal las cosas, lo que diría que -gracias a los humores oscuros- no pasó... pero.... Desafortunada palabra para aquellos a los que se tiene que comparar, "pero" es un término odioso... facilita demasiado las cosas. Nada más imagínense lo difícil que sería el idioma sin ella.

"The Puritan" trae un cambio incorporado, ni tan imperceptible, aunque nada de morisquetas exageradas, pero un cambio que no agradezco demasiado y es un giro hacia el Core. Yo se que a muchos les va a parecer una mejora en el sonido de la banda, pero a mi me cuesta tragar ese condimento. El disco es bueno, fuerte, interesante y la guitarra sigue siendo genial, pero la sensación del cambio, ciertamente sutil para el no conocedor, está ahí. Para mi no es lo que puedo definir como crecimiento, sino como cambio; cuidado, no es lo mismo.

Los elementos instrumentales del trabajo son muy buenos, aunque el songwriting no mantiene el sello inapelable de la banda que durante varios años ha sido una de las más importantes y consistentes del ambiente Melodeath, pero ese tono (¿'deje' diría un andaluz?) de la voz muestra una formación diferente y hay razones para preocuparse un poco. Se que habrá quien no me perdone hacer observaciones sobre la voz porque ciertamente la misma demuestra calidad, emoción y mucha fuerza, sobre todo esto, pero -en conciencia- debo hacerlo, porque también hay cambio.

Nightrage tuvo como vocalista de sus últimos tres discos, donde estallaron a la fama, a Antony Hämäläinen, un finlandés (¿hace falta aclarar eso') a quien abiertamente se compara con Anders Fridén de In Flames, Mikael Stanne de Dark Tranquillity, pero sobretodo y especialmente con Tomas Lindberg de At The Gates... repito, sólo oigan su disco anterior para que se deleiten. Ahora el nuevo cantante de la banda Ronnie Nyman trae su propio estilo, que tiene influencias de sonidos más hacia el Metalcore... que si al caso vamos no es sonido Gotemburgo y que a nosotros, sus seguidores, no nos mueve tanto.

Me huelo que la banda tiene que haber pasado una temporada difícil. Además de la salida de Hämäläinen, también los dejó el baterista Johan Nunez y el guitarrista Olof Mörck, aunque sobre este último no hay nada oficial, pero claramente no está acreditado en este disco y su proyecto principal es obviamente Amaranthe (aunque para eso mejor se hubiera quedado con Nightrage).

El disco está relativamente bien, no es impactante, pero es agresivo y potente, le faltan riffs diferenciadores y recordables. En resumidas cuentas, esta gran banda parece estar en horas algo bajas luego de haber tocado el cielo con las manos, pero siempre se pueden tener esperanzas de que Marios Iliopoulos volverá a sorprendernos con otro disco total. Temas como Desperate Vows y The Puritan valen mucho la pena y la instrumental Lone Lake, es excelente.

7/10

lunes, 20 de abril de 2015

De mí y el Metal en mi vida - ¿El metalero que llegó tarde?

En otra rara entrega que continúa un poco con mi humilde historia y el sentido que puede tener este blog en mi mente, me encontré hace unos meses conversando con un amigo, unos doce años menor que yo, amante también del Metal, pero -creo- que hacia un sector menos árido del que yo muestro a veces, cuando me da por el Black o el Death. Luego de estar hablando de 'lo básico' (qué te gusta, cuál es el primer disco que te impactó, el primer concierto, etc), me dijo... creo que en el fondo me recriminó, que yo me había hecho metalero ya viejo. Me pareció interesante su 'acusación' y a la vez me sentí intimidado. ¿Sería verdad eso?


Esa conversación me llevó a una conclusión interesante, es cierto que no es sino apenas hace unos trece o quince años que oigo casi exclusivamente Metal (y música Clásica, aunque eso sería sujeto de toda otra historia)... pero la confirmación de esa realidad me hizo preguntarme si efectivamente yo si no sería un metalero 'impuro'... un advenedizo... me sentí sucio... ¿habría yo osado pecar contra el Metal por no haber sido un headbanger inmaculado desde mi concepción? Tuve prácticamente que hacer una regresión metafísica para averiguar que tan grave había sido mi falta.

Ciertamente el primer recuerdo que mi memoria puede alcanzar relacionado con el Metal, no es propiamente con él, sino con su imagen. La primera vez que recuerdo haber sentido una emoción causada por la transgresión de los límites paterno-filiales fue cuando me dio por dibujar y copiar hasta el cansancio la portada (sin el acetato adentro, porque se había perdido y a los efectos no importaba porque en mi casa no había tocadiscos) del LP de Kiss, "Rock 'n Roll Over". Estamos hablando de la segunda mitad de los setenta ('76?). No se como llegó la carátula de ese disco a mi casa, pero creo que alguien en el colegio me lo tuvo que dar.

Kiss fue, entre finales de los setenta y muy inicios de los 80's la única banda que yo le pedía a mi papá que me comprara cassettes una vez que llegó esa tecnología a la casa... pero no podía escucharlos en volumen alto en la sala, debía suplicar para trasladar el pequeño equipo a mi cuarto donde podía escucharlos un poco más alto. Por supuesto "Alive II" era mi cassette de preferencia, aunque de "Dynasty" de 1979 todavía canto todas las letras.... ojo, en el '79 yo tenía 10 años.

Ocurre que en esa época me mudé a una nueva casa y conocí a un gran amigo, algo mayor que yo, artista plástico y amante de la música, dueño de un equipo de sonido y una cantidad de discos que yo sólo podría soñar en tener, pero al que le gustaba el 'otro' género... el Pop. No me paró por eso de ir a su casa todos los días, durante meses, incluso años (seguro que me hice fastidioso), para oir de todo lo que traía casi a diario y si bien estuve descarriado, influido por los artificios de Donna Summer y Grace Jones, también descubrí bandas como Blondie, Ramones, Sex Pistols y a Meat Loaf... puede ser que este último sea una de la influencias más intensas para el salto siguiente, pues sin duda "Bat Out of Hell", "Dead Ringer" y "Midnight at the Lost and Found", en 1983, se transforman en parte de la banda sonora que me va a impulsar a identificar a la música verdaderamente buena como aquella que es, sobre todo, sentimiento.

A partir de 1983 las cosas -como todos saben de los 80's- se hacen confusas. Están bandas monumentales como Rush, Queen, Pink Floyd, los discos de Zepellin, Marillion, Saga, Triumph, Ozzy, Rainbow, Maiden, Scorpions, Quiet Riot, que eran geniales... pero no se podían bailar en las fiestas y cuando tienes catorce o quince años, amigo, si no te interesa bailar en las fiestas (no por la danza, sino por la cercanía corporal del sexo opuesto)... estabas mal. No quedaba más remedio y tampoco voy a negar que no me gustó Alphaville, Cyndi Lauper, Madonna, Toto y Chicago... aunque siempre había espacio para un poquito de Ted Nugent y Billy Idol.

Aquí hay que hacer un paréntesis, hoy damos por sentado el acceso inmediato a la información, en aquella época no era así. Las disqueras venezolanas, desde la mitad de los 80's y por un decreto que llamaron el '1x1' (una canción extranjera por una venezolana) comenzaron a promocionar cantantes 'venezolanos' (más de la mitad no lo eran, al menos no de nacimiento), lo que logró que una gran cantidad de buenos artistas se dieran a conocer, pero mayormente baladistas Pop, muy poco o casi nada Metal, si acaso algo de Rock. Por eso, con las gloriosas excepciones que pudieran mencionarse, yo -que no tenía permiso de salir hasta tarde y conocer la movida caraqueña-, tenía que morir con sonidos sajones, de discos que escogía o porque me los recomendaban, o porque su portada lucia atractiva o porque me dejaba llevar por la suerte.

Sí la señora de la tienda llamada La Séptima Nota, en Caracas, decía (ojo, esa señora era comegato [metalera, en jerga venezolana]): 'hay un disquito nuevo que se llama "master of popy" de Metayica (Metallica)... o algo bien diferente de una gente que se llama Crietor (Kreator)' tu lo comprabas y a veces la suerte te acompañaba, otras no y yo no tenía mucho dinero para comprar discos (no tenía nada, todo me daba mamá)... por eso entre algunos nos intercambiamos LPs, los grabamos en cinta y a veces, hasta los devolvíamos.

El Black y el Thrash ciertamente no eran nada fácil de conseguir, pero ya para el año '87, yo estudiaba en la universidad y trabajaba medio tiempo y tenía los dos elementos fundamentales para explorar: un poquito de dinero y más contactos... por ahí escuché las primeras cintas de Bathory, "Blood Fire Death", Mercyful Fate "The Beginning" o Sepultura "Bestial Devastation"... era interesante, otra cosa, definitivamente y volvía... y volvía. También debo mencionar al locutor Alfredo Escalante, quien contra corriente, en el canal menos visto de la limitada televisión de aquella época, se esmeró por traer lo que nadie conocía, videos de Rock y Metal en su ya inmortal programa, 'La Música que sacudió al Mundo', el cual era de obligatoria audiencia para quienes estábamos ávidos de recibir información.

Así fui mezclando lo que me gustaba, lo que me atraía (no necesariamente es lo mismo que lo primero), lo que estaba de moda, lo que había que oír... o te ibas a otro lado y lo que ponía la radio. Ciertamente no me gusta decir que hoy las cosas son más fáciles, porque casi siempre todo ha requerido esfuerzo, pero, ¡que carajo!... hoy es más fácil conseguir música.

¿Me clasifica el eclecticismo de los hechos narrados como un metalero novato? Supongo que dependerá de cada quien establecer eso, si acaso llegara a tener una mínima importancia. Yo me siento bien con como han salido las cosas... podría ser peor y todavía estar escuchando a KC & the Sunshine Band, Christopher Cross y a Captain & Tennille y quizás no sería tan malo, aunque me habría perdido de hacer este blog, que es una de las cosas que más satisfacción me produce.

\m/

Alfonso 

sábado, 18 de abril de 2015

The Gentle Storm - "The Diary" (Melodic / Symphonic)

Ayeron, Ambeon, Bodine, Guilt Machine Star One, como el resto de las bandas donde deja su impronta, son realmente una persona que se rodea magistralmente. Por supuesto que estoy hablando de Arjen Anthony Lucassen. Este holandés es uno de esos músicos que tiene el 'toque de midas', sea que haga un trabajo metalero-operático-conceptual o una pieza despojada de ambiciones épicas, un disco íntimo, melódico, dulce, de fundamentos Folk (nórdicos y orientales) y un interesante toque de experimentación hacia el Jazz. O, que como en este caso, pueda hacer ambos, en el grupo que ha dado por llamar ahora The Gentle Storm. "The Diary" es un disco gemelo contrapuesto, que gravita en torno al hermoso uso que de su voz es capaz su coterránea Anneke van Giersbergen, mejor conocida por ser la vocalista de los gótico/progresivos The Gathering.


Cuando se conocen los antecedentes del trabajo al que se está por oír se puede producir el temor natural de la posibilidad de que algo haya salido mal o de que se peque por exceso... o carencia. La genialidad deja poco lugar a la sorpresa -para quien la sabe reconocer- y "The Diary" es conceptualmente genial, simplemente porque se entrega como un trabajo para todos los gustos. Por una lado en su faceta más interesante, suave y acústica de su versión 'Gentle' y más fuerte, Sinfónico y Progresivo, en su versión 'Storm'... ¿se puede se más genial? 

Sinceramente aunque el disco sea de menos brillo que otras cosas oídas a este gran músico, porque se haga algo monótono o el tema sobre el que gira no sea tan extraordinariamente interesante como pudo ser "The Theory of Everything" (2013), la sola demostración de compromiso con el arte y entrega al público que Lucassen demuestra es admirable, posiblemente de lo mejor en el mundo del Metal. Este músico ama complacer a sus seguidores y lo muestra.

"The Diary" en sus dos versiones es hermoso, melodioso y en algunos momentos sobrecogedor. El mismo es una sencilla historia de amor ubicada en el siglo XVII que se desarrolla poco a poco. Sin embargo no todas las canciones son realmente impresionantes, encontrándose posiblemente las mejores al inicio, especialmente en los temas Endless Sea, Heart Of Amsterdam y The Greatest Love, decayendo en la medida que alcanza el medio del disco en adelante, con temas más genéricos, diría que menos inspirados que los primeros y que desafortunadamente hacen que el disco se vuelva largo.

Si me preguntaran a mi, cosa poco probable, diría que "The Diary" tiene dos o tres excelentes ideas que podían haber formado parte de una gran canción de varias partes, dentro de un trabajo más amplio, ya que -a veces pasa- se llega al hueso musical antes de lo pensado. En cualquier caso, no se piense que "The Diary", sea el sabor que se escoja, va a dejar indiferente a nadie, aunque en su versión 'Gentle' sea mi preferido, sobretodo por lo minimalista de la presentación, pero en esta oportunidad me encantó menos el todo. Mención aparte la proyección de Anneke, quien se luce con una voz intensa.

7.5/10

miércoles, 15 de abril de 2015

Sulphur Aeon - "Gateway To The Antisphere" (Death)

"Gateway To The Antisphere" es un disco frontal y despiadado. No cree en términos medios y su enfoque es destructor, árido y brutal. A los amantes del Death les recomiendo fuertes dosis de este disco y a los metaleros más suaves, permitirse descubrir a través de este trabajo de los alemanes de Sulphur Aeon cual es el sentido del universo 'Muerto'. Ya la banda había mostrado en su disco debut "Swallowed by the Ocean's Tide" (2013) que se perfilaba con gran potencial, ahora no queda duda. Esto es clase aparte.


El disco es un constante ataque sensorial pero lo que realmente se destaca es el ambiente que la banda ha logrado conjurar. A lo largo del álbum, la música está envuelta en una nube de misterio, sin embargo, la producción cruda y atmosférica dan como resultado un sonido grandioso, intenso y demoníaco. Los tres miembros de la banda, T. (cuerdas), M. (cueros) y D. (growls) destilan intensidad y mensaje. Su perspectiva melódica es salvaje, aunque nunca desordenada, el ritmo endemoniado y la lírica, aterradora... los cementerios deberían prohibir a la banda, no sea que se levanten los ocupantes.

Con "Swallowed by the Ocean's Tide" de Sulphur Aeon se me facilita la explicación a esa pregunta que tantos no iniciados hacen, ¿qué te atrae de esto? La respuesta, luego de tener la suerte de percibir este tipo de trabajos es mucho más sencilla: la emoción... ¡Ah!, ¿qué el sentimiento no es el que transmite un paseo en un parque de cerezos en flor, observar 'El Nacimiento de la Venus' de Botticelli u oír la 'Novena' de Beethoven...? claro que no. Pero bandas como estas logran el mismo objetivo, dejar huella, transmitir toda la sensación de la que su alma es capaz... claro... sensaciones oscura, opresivas, inclementes, duras.... hágalo usted a ver si le sale. Aquí hay genialidad. 

Once canciones, con la duración precisa para evitar el agotamiento ante un concepto tan intenso, hacen de este disco una excelente demostración de ejecución del Death, en el que a diferencia de muchos grupos similares, el sonido de la guitarra está claramente definido y cada riff se percibe diferente y acabado. Cualquiera de las canciones es una agresión auditiva, pero especialmente el tema He is The Gate debería pasar a formar parte del imaginario popular del Death, su fuerza, atmósfera y desarrollo no son normales y hablan claramente de un nivel superior en capacidad musical, nominada -por supuesto- a Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica. Apenas me priva darles la máxima puntuación cierto sonido a vieja escuela de su técnica de grabación, pues de haber ampliado su rango dinámico de sólo 6 dB les habría dado una sensación más orgánica.

Disco difícil para los neófitos (y para cualquiera), interesante, emocionante, crudo, pesado, intenso y potente. Su ejecución es impecable, su songwriting destructor y por encima de todas las cosas, su mensaje es ineludible: fuerza, rabia, agresión y destrucción.... excelente para canalizar esos espíritus oscuros que todos tenemos por dentro. Sulphur Aeon debe ser considerada como una de las pocas bandas que realmente está dejando impronta en el Death, incluso con las influencias que muestran de bandas como Gorguts, Behemoth e Immolation.

9.5/10 Animalada de disco. Quinto nominado a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica. También la portada está nominada como contendiente en la elección de 2015.

viernes, 10 de abril de 2015

Thurisaz - "The Pulse Of Mourning" (Melodic Death / Atmospheric / Doom)

El comentario más usual que recibo de los lectores está relacionado con la calificación que le coloco a los discos comentados, que si mucho, mucho... que si poco, poco. Con casi quinientas entradas he ido aprendiendo (pero todavía me queda) a no tomarme ni a pecho las críticas, ni tampoco a despreciarlas de entrada, en general me divierten más de lo que cree la gente, muchas me enseñan y finalmente, nunca dejo de leerlas. La perolata viene a cuento porque 'la justificación' es el elemento que más quiere ver la gente, cosa que respecto a la música, como con cualquier otra manifestación artística, está relacionada con la subjetividad, lo que es contradictorio en sí mismo. Más allá de ciertos elementos estéticos básicos necesarios para que todo estemos de acuerdo de que lo que se está escuchando es música, a veces es hasta difícil hallar ni siquiera un mínimo común denominador.


Con "The Pulse Of Mourning" de los belgas de Thurisaz me ha ocurrido que 'la justificación' puede ser fácil de observar para algunos, como para otros mi perspectiva no será compartida. Esto no habría que mencionarlo porque es lo mismo con todos los discos, pero quise traerlo a colación porque el disco lo merece. Se que a casi cualquier metalero le va a gustar, a unos un poco, a otros mucho y a unos cuantos, como a mi, pues... sigan leyendo.

Aún cuando el disco peca de cierto exceso de melodía, es interesante, emocionante, intenso, fuerte y atrayente. Lo cierto es que, a pesar de mi rutina semanal de oír unos seis u ocho discos nuevos, "The Pulse Of Mourning" me ha llamado de vuelta varias veces, para que lo vuelva a percibir, a disfrutar. Con este disco, de base Melodic Death (mi género de preferencia como saben algunos) y elementos Doom, Atmospheric y algunos destellos Prog, me siento frente a un gran trabajo. Uno de esos discos a los que le aplica un dicho que no se si sólo se dice en Venezuela pero es fácil de entender: 'no moja, pero empapa', algo así como que, sin ser necesariamente el paradigma del género, ni venir a reinventarlo, lo cultiva con preciosismo y calidad.

Este, el quinto disco de Thurisaz, que siempre ha quedado muy bien parado con sus anteriores trabajos, está claramente influenciado por nombres importantes. Entre líneas se puede oír a Omnium Gatherum, Nightrage, Insomnium y Be'lakor, pero no efectuando una copia vulgar de semejantes monstruos del Melodeath, sino incorporando su propia visión, con sentimiento y buen gusto. Este disco trae consigo algunos de los riffs más recordables e interesantes que he oído en el género en lo que va de año y siento que podría estar frente uno de los trabajos que va a ser considerado por otros, mucho más conocedores que yo (o sea, todos lo demás) para liderar las listas de final de 2015.

El elemento instrumental más notorio con el que contribuye la banda son los teclados que tan bien ejecuta Kobe Cannière, y aunque la voz principal de Peter Theuwen no es necesariamente la más potente que he escuchado, tiene calidad y mucho sentimiento. Los largos riffs y solos de guitarra de Mattias Theuwen son de primer orden y la batería es precisa y emocionante. Pero la sumatoria de todos estos elementos no sería nada de no contar con el principal elemento que distingue a la banda, como es su songwritting. Patterns Of Life, Ray Of Light, la genial One Final Step, nominada a Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica, cuya guitarra me recuerda al mismísimo Mark Knopfler de Dire Straits e incluso los temas suaves en piano y violín, Tangram y Stargaze, son excelentes contribuciones al Metal.

Todo el disco llama la atención y si el uso de la voz limpia hubiera estado algo más limitada, como en en In All Remembrance, la cual a mi parecer le resta la agresión que el tema merece, este podría haber sido un disco perfecto. En cualquier caso, minucias aparte, "The Pulse Of Mourning" debe ser uno de esos trabajos que de una u otra manera, hará voltear la mirada a quien se estime amante del Metal en 2015.

9/10. Discazo, seriamente.

martes, 7 de abril de 2015

Majesty - "Generation Steel" (True)

Quiero ser cuidadoso con este comentario, ya que lo que menos deseo es que se piense que tengo algo en contra de Majesty o del True. No lo tengo. Por el contrario, cuando me parece que han realizado un buen trabajo no he dudado en reconocerlo, como ocurrió con su segundo disco "Thunder Rider" (2013), seleccionado para la contienda de Disco del Año de 2013, así como su primer trabajo "Own The Crown" (2011), buen disco.... pero algo se presentía mal, algo se había torcido por el camino con "Banners High".


Ahora con "Generation Steel" los protegidos de Manowar han logrado presentar uno de los peores discos en mucho tiempo, un trabajo que le va a hacer daño al True Metal y del que creo sólo se puede extraer la urgente necesidad de renovar el género, sea una nueva banda aparezca, o Manowar se vuelva a inspirar.

"Generation Steel" es de muy bajo nivel, no ya porque fuera cliché o empalagoso, que no importaría ya que el género es así... eso al menos sería algo. El trabajo es repetitivo, insulso, falto de gracia y de emoción. Incluso cuando logran dar con un riff sobre el que existe alguna posibilidad de desarrollar una canción, abusan del mismo hasta las nauseas, como con Hawks Will Fly, Knights Of The Empire, pero especialmente en Generation Steel.

Instrumentalmente el trabajo es apenas básico, la batería lenta y mínima, los instrumentos de cuerda no quieren destacar y la la voz de Tarek 'Metal Son' Maghary, lamento informar que ha fallecido cristianamente. Lo que hubo, se fue. No tiene ni fuerza, ni impacto, ni emoción. Es funcionalmente inoperante y para cantar Metal, especialmente este, no sirve. Hubo momentos en los que me pregunté si podría haber estado enfermo durante la grabación... de haberlo estado escuchando en vivo habría temido por un desmayo. ¿Cómo nadie ha hablado con ese señor para decirle que no lo estaba haciendo ni siquiera aceptablemente?

El abuso de los lugares comunes es descarado e insufrible y los recursos musicales, como elevar el tono del mismo y repetido riff para darle algo de emoción al tema, no surtió efecto y los coros, pues cada uno por su lado, especialmente el de los niños en Children Of The Dark... ah! los coritos... aqui me tengo que frenar para aconsejar: ¡señores, eso no se hace! Sólo diré que son insufribles y desafinados, mal ubicados y sin sentido. Un desatino monumental.

Además, bueno... digamos que todo sería pasable si al menos el songwritting tuviera algún mérito. Pero es que hay canciones, comenzando con la nombrada Children Of The Dark (que puede ser una de las peores canciones en mucho tiempo) que son francamente mediocres, cuando no descarnadamente malas. "Generation Steel" es una de las pruebas patentes de que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno. Es una mala copia de Manowar, pero sin gusto, sin emoción, sin cambios. Abusa de todos sus propios elementos, se hace larguísimo (a la quinta canción parece que hubiera pasado una hora), es flojo, escaso, a veces a nivel de lo irritante, le falta volumen, fuerza, velocidad y aunque fuera un poquito, aquello de la grandeza del True.

Es una lástima que lo que esta banda pudo haber realizado una vez se haya convertido en esto, un remedo de grupo, con un trabajo impresentable y totalmente fuera de foco.

2.5/10


viernes, 3 de abril de 2015

The Agonist - "Eye Of Providence" (Melodic Death / Metalcore)

Cuando hay tanto revuelo en torno a los integrantes de una banda, que no a su música, mi sentido araña-metalero se enciende... hay que mantenerse atento. Con The Agonist, para el que había seguido la noticia, había habido cierto drama. Su cantante original e ícono, Alissa White-Gluz salió para Arch Enemy, pero se quedó como productora de la banda (¿!?) y entró la griega Vicky Psarakis, que tiene un growl que, ciertamente, en caso de encontrarlo de sorpresa en medio de la madrugada, podría ocasionar un accidente cardiovascular... pero como que todo se enfocaba demasiado en eso y todavía había que mostrar si había o no sustancia.


Para mi The Agonist ha sido una de esas bandas interesantes, que nunca se habría de convertir en una de mis favoritas, pero cada disco, especialmente desde "Lullabies for the Dormant Mind" (2009), debía ser escuchado. Ahora con "Eye Of Providence" repiten la fórmula que los hace preferidos de cierto sector del Metal, al que le gusta el Melodeath agresivo con toques Modern, que fundamentalmente se reducen a coros/voces melódicas, con cierto uso (a veces abuso) del manido 'breakdown' tan usual en el Metalcore.

El disco es razonablemente bueno, pero para el nicho específico de seguidores. No aporta nada nuevo, ni un mínimo, lo que habría sido excusado por la entrada de la nueva cantante. No. Lo que The Agonist hace lo hace porque le gusta y lo hacen bien, pero no se van a arriesgar ni en lo más mínimo a mostrar avances o crecimientos. Podría asegurar, ahora que la banda tiene cuatro discos, que cualquiera que uno escoja para descubrir que hace esta gente será igual que el anterior o el posterior... que no está mal, pero tampoco aporta ninguna novedad. Digamos que si llega a ser el caso de que se es amante de The Agonist, este disco brindará la satisfacción de saber que su trabajo sigue, tan intenso como siempre, girando eternamente sobre su mismo eje.

Con excepción de The Perfect Embodiment, que me pareció una canción bastante buena, todas los demás temas giran en torno a 'la formula' y complacerán a los amantes de la banda. En lo particular no creo que haya grandes riffs, ni muestras de un songwriting excepcional, pero no deja por ello de sonar bien. Su instrumentación es -siempre lo ha sido- agresiva, fuerte y totalmente volcada a golpear con fuerza al receptor. No soy particularmente amante del constante cambio de voz que muestra Psarakis, aunque le admiro la capacidad de hacerlo. No debe quedar duda que no sólo tiene buena voz, sino un par de pulmones que le ayudan a mostrarse bastante bien. El problema es quizás que la influencia del Core y cierto dejo Modern no es de mi particular gusto... absolutamente injusto que mi comentario se deje influir por mi propio gusto y no sea más objetivo en lo que a ejecución se trata, pero no es la idea de este blog ser un paradigma de justicia, más bien la idea es contar de lo que me gusta y lo que no tanto, desde una visión más visceral... para lo primero mejor buscar a los críticos de verdad.

¿Pero acaso estoy diciendo que "Eye Of Providence" es malo? No, ni mucho menos. Pero es ciertamente plástico, estático y formulista. Un concierto de The Agonist debe ser una pasada, porque su forma de hacer Metal incorpora mucha intensidad, pero no son memorables, ni trascendentes. Tampoco es que todo el mundo debería -ni siquiera puede- serlo. Pero me habría gustado que aprovecharán la oportunidad del cambio para ir un poco más allá. Pero son lo que son y este es su tope artístico, cada disco es producto de una sola e inamovible inspiración, a algunos les gusta mucho, a otros nos gusta... pero un poco menos.

6.5/10