Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

lunes, 30 de junio de 2014

Equilibrium - "Erdentempel" (Symphonic Folk / Epic)

¡Lástima, lástima! Un disco que pudo haber sido perfecto no lo es por un par de canciones de relleno... pero de todas maneras, que buena manera de volver, pues luego de cuatro largos años de espera después de "Rekreatur" (2010), la banda alemana Folk / Power/ Symphonic Equilibrium ha llenado hasta el borde con "Erdentempel" mis ansias de épica, de sonidos de banda sonora de película mezclado con Metal, pero se repite mi letanía: trece canciones o más para un disco son muchas, se incrementa exponencialmente el riesgo de rellenar sin quererlo.


Me siento obligado a decir que me he resistido a la tentación de colocarle un 10 a este disco porque quiero ser honesto conmigo mismo: dos canciones Wirtshaus Gaudi y Stein Meinen Ahnen me lo impiden porque no me gustaron, son excesivamente raras, la primera es una Polka, que no me llega y la segunda está -a mi parecer- medianamente lograda, muy 'over the top', sobre producida en su sintetizador, pero el resto, la casi otra hora que el disco dedica a las once canciones restantes que lo componen son emocionantes, inspiradoras, llenas de coros, grandeza y mucho sonido, del muy melódico es cierto, hasta lo empalagoso, pero la cantidad de épica vertida en en las mismas lo justifica y lo merece. Este disco parece imbuido de influencias tomadas de los coterraneos de la banda, Kambrium, especialmente de su primer disco "The Shadowpath" (2012), aunque con muchos elementos más propios del Folk.

Estoy seguro que serán criticados por igual por lo que a la vez son sus dos grandes virtudes: el componente Symphonic ultra melódico y el altísimo nivel épico; quizás "Erdentempel" alejará a los más inclinados al Folk con base Black pura. Aún así y luego de manifestar las dos excepciones señaladas, debo rendirme a la otra gran evidencia, esto fue realizado con gusto, un sentido muy particular del heroísmo musical, y un fuerte deseo de transmitir grandeza, plenitud musical, sonidos envolventes, guitarras inspiradoras, melodías trascendentes, enormes y sobrecogedoras. Mi emoción ante este disco seguramente será percibida por muchos otros sazonados metaleros, pero que jamás se atreverían a manifestar su parecer ante semejante despliegue melódico... los podría hacer lucir..., no se, la palabra 'débiles' me viene a la mente. El Metal -recuerden- no es sólo música, es posiblemente y por encima de todo, actitud y hay a quien por eso le cuesta mostrarse sin lo que yo llamo 'el disfraz' (algún día hablaremos de 'el disfraz').

A pesar de que evito casi totalmente escuchar Metal en otro idioma que no sea el inglés (varias veces he explicado que no es por chauvinismo sino por su naturalidad para este arte), un nuevo trabajo de Equilibrium no era algo que me iba a perder, por lo que me sorprendió encontrarme que tiene dos canciones en inglés, Heavy Chill y The Unknown Episode, buenas, por cierto. 

Resalta en el disco, como es la firma de la casa, el fuerte trabajo de sintetizadores del referente de la banda, René Berthiaume, los cuales junto con unas buenas guitarras y una emocionante batería que no se priva de recurrir a larguísimos blastbeats, redondean un trabajo que junto a la voz del recién llegado Robert "Robse" Dahn, producen un circulo de alta energía vikinga.

Canciones destacan por todos lados: la emocionante Waldschrein merece ser nominada a Canción del Año. Potentes temas como Karawane tienen un coro que recuerda los mejores momentos de Turisas. Uns'rer Floten Klang es fuerte y épica, con toques Folk a lo Alestorm, Freilug es tremendamente inspiradora, con un sonido envolvente y monumental, en el mejor estilo de Hollywood a la hora de pintar una escena heroica y me obliga a nominarla también como Canción del Año y así casi cualquier tema tienen la potencialidad de agotar emocionalmente al oidor, incluyendo a Wellengang, Apokalypse y las dos instrumentales. Mención de originalidad a los elementos Reggae de la guitarra en Heavy Chill, aunque Apokalypse también puede estar sobreproducida, pero menos.

Este es, de lejos, el mejor disco de Equilibrium, un gusto que quizás no será tal para los duros del Metal (aunque alguno no se atreva a confesarlo) pero que se encargará de mostrar la manera de hacer sonidos grandilocuentes a quienes quieran ser receptores de emoción y alegría bombástica. La tormenta casi perfecta entre el Metal y la épica.

9/10 Décimo séptimo nominado a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

Resumen de mitad de año de El Lado Oscuro - Metal Crítica

Nuevamente estamos en el cénit del año y como ha sido los últimos tres, hago un resumen de lo que he considerado lo mejor hasta este momento, lamentando -como siempre- no haber tenido tiempo de escribir más (y mejor), en una lista que, sin duda alguna, también merece tener más integrantes.

En todo caso, hasta ahora tengo dieciséis serios contendientes a Disco del Año, ellos son, en simple orden de fecha de publicación del comentario, los siguientes:


Seis discos Black, cinco Death, cuatro Power y uno Prog... 

Seguro estoy que esta cosecha tiene bastante que ofrecer y que han quedado muchas bandas por fuera, mayormente porque no he podido conseguir el tiempo para comentarlas, por eso, siéntanse en plena libertad de completarla como bien gusten.

A final del año, cuando escoja a los que a mi humilde entender sean los mejores, incorporaré una nueva sección a la elección y será un ajuste cualitativo de algunos discos del año anterior, a los que el tiempo haya ayudado, tanto a decantar mejor, como a perder brillo, ya que lo cierto es que el factor temporal no puede ser considerado al momento de realizar una crítica sobre un disco recién salido, por razones obvias y autoexplicativas.

Saludos,

Alfonso

\m/

viernes, 27 de junio de 2014

Mastodon - "Once More 'Round The Sun" (Sludge / Progressive)

Mastodon es una de esas pocas bandas de Metal que tiene connotación fuera de su ambiente natural, no es raro nombrarlos y que algunas personas no cercanas a este estilo de hacer música volteen la cabeza e incluso digan con nombre propio que algún disco de ellos les gusta, posiblemente nombrando a "Leviathan" (2004). No les falta razón, su trabajo ha sido, desde que vieron luz en 2000, una notable contribución al Progressive, el Sludge y el Stoner.


Con "Once More 'Round The Sun" presentan su sexto disco, un trabajo de alta factura instrumental y vocal, sin llegar a las cotas más altas del Prog, como haciéndolo accesible para todo el rango de seguidores, sin llegar a sonar 'orientados a la radio' y sin que ello quiera decir que no suenan más fuerte que lo que el Rock Progresivo sonaría; es algo difícil de describir, pero podría ayudarme a hacerlo decir que se permiten un sonido más pulcro, muchos menos crudo que el de sus inicios en "Remission" (2002), forma de hacer Metal que ya no usan... han cambiado, para mejor seguramente, según la perspectiva de muchos.

Yo disfruté el disco, es directo, contundente, suficientemente intrincado como para recordar el nivel de este cuarteto, pero más orientado hacia el riff que hacia un desarrollo complejo de los sonidos, con muchos elementos Sludge en todo su recorrido, sin caer nunca en una falta de melodía que lo haga abrasivo... lo más justo sería decir que el estilo de Mastodon debería llamarse, desde ahora y oficialmente: 'Mastodon'... pues suenan sólo a ellos mismos, y eso en todos sus discos, por lo que lo justo ya sería bautizar esa fusión tan característica de sonidos que realizan con su propio nombre, esa es -desde mi perspectiva- su mayor virtud y contribución al Metal.

En cualquier caso, como en ocasiones anteriores, no todas las canciones me atraparon, Feast Your Eyes, Chimes At The Midnight o Asleep In The Deep,  no me terminaron de convencer, aunque otras, como Tread Lightly, The Motherload, Ember City o High Road, me parecieron de excelente nivel. Con algunas excepciones el disco se merece bastante más que una oída y seguramente a los gustosos de la banda les parecerá que "Once More 'Round The Sun" merece un lugar especial, posiblemente no a la altura de lo mejor que ya a estos norteamericanos se les ha oído, pero no muy lejos. Sin embargo y debo confesar y aceptar mi falta de sensibilidad ante su trabajo, Mastodon, si bien siempre me ha dado buenos momentos, nunca me ha movido el suelo musical, como si lo ha hecho con otra gente (que si sabe de esto).

En cualquier caso, objetivamente tratado es justo reconocer que este disco tiene, como dije, grandes riff, ubicados en el sector menos complejo del Prog, sin dejar por ello de pintar interesantes paisajes sonoros gracias a sus elementos crudos del Sludge, a la vez de que Troy Sanders sigue destacando con su gran habilidad vocal, tanto con las voces limpias como con aquellas fuertes, aunque no todos los coros me terminaron de enganchar. Mención especial al trabajo de guitarra de Bill Kelliher, quien sigue siendo el de mayor contribución al sonido característico de Mastodon.

Pienso que con esta banda debo estar pisando suelo sagrado y recibiré las acostumbradas críticas por no considerarlos mejor en mi humilde apreciación y lo cierto es que ya en el pasado ha ocurrido, por lo que debe ser un asunto de comunicación entre ellos y yo... pero siempre estaré abierto a que un día todo cambie y se encumbren en lo más alto de mi predilección.

7/10. Buena portada.

jueves, 26 de junio de 2014

Allegaeon - "Elements Of The Infinite" (Melodic Technical Death)

¡Ajá, alto todo el mundo, esto es un asalto en descampado! El disco que todavía tenía que ofrecer 2014 de uno de los estilos más complejos -o quizás el más-, el Technical Death, ha llegado, de la mano de los norteamericanos Allegaeon, luego de un par de años del disco que puso a la banda en el radar del Metal mundial, "Formshifter" (2012), llegan con "Elements Of The Infinite", el cual se percibe desde su mismo inicio como un gran trabajo.


Este disco es, si se me requiriera definirlo, una excelente forma de amalgamar el Tech Death con cierto nivel melódico. Sin embargo el centro del mismo es indudablemente el trabajo instrumental de sus miembros, a quienes, sí se les ve de cerca en las fotos, no infunden mucho miedo (tiene más bien cara de buenos muchachos)... hasta que prenden los equipos. Ahí se acaba cualquier atisbo de dulzura. Una ejecución de guitarras y batería que raya en la precisión de un reloj atómico se despliega a lo largo de cincuenta y ocho minutos, con todos los mejores elementos posibles: agresión, furia, momentos de fuerte emocionalidad y desesperada cadencia, que unidos con una voz de buen nivel, aunque no la preferida en mi gusto personal, le da a "Elements Of The Infinite" un lugar destacado en el género.

El tipo de Metal que ejecuta en este trabajo Allegaeon, que conjuga su fuerza con elementos melódicos, que no melosos, me ha recordado el sonido que otras buenas bandas han presentado en el pasado, pudiendo su sonido estar influenciado por grupos como sus coterráneos Arsis o los canadienses Quo Vadis y aunque no he conseguido ninguna información directamente de ellos al respecto, creo que la influencia se puede percibir. En todo caso debe recordarse que este Metal tiende hacia los sectores más extremos del espectro y puede estar reservado para oidores un poco más curtidos; a mi, en lo particular, oirlos me arropa, me hace sentir rodeado de sonido por todos lados, creando una de las sensaciones más buscadas, pero puedo entender a quien le parezcan demasiados rápidos, demasiado crudos o demasiado estentóreos, porque lo son, el asunto está en saberlo apreciar... sin creerme (ni ser) nada especial, "Elements Of The Infinite" es un gran álbum, pero requiere experiencia.

Diez canciones, con algunos de los nombres más extravagantes que se pueden permitir, completan casi una hora de excelente música, destacando 1.618, Gravimetric Time Dilation, Tyrants Of The Terrestrial ExodusThrough Ages Of Ice - Otzi's Curse y quizás por encima de todas su 'magnus opus', de casi trece minutos, la canción de cierre, Genocide For Praise - Vals For The Vitruvian Man. En todo el disco hay regados, con enorme buen gusto y sentido metálico de la música, arpegios, momentos emocionalmente intensos, fuerza explosiva y cierto sentido de la épica, aunque todo servido sobre el plato de la brutalidad y crudeza del mejor Death, ejecutado como sólo unos pocos músicos se atreven en lo que a instrumentalización se refiere.

Cuando se habla de contribución también quiero mencionar que este discazo merece un lugar en el templo de los mejores trabajos del año y sin duda abre las puertas a la banda para ser referencia en el Technical Death americano, pues ejecutan con menos histrionismo que bandas similares en Europa, podría decirse que más crudos que aquellas, a pesar del nivel melódico.

9/10. Décimo sexto nominado a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica. Descomunal portada, por cierto, también nominada para competir en ese renglón.

lunes, 23 de junio de 2014

Hoth - "Oathbreaker" (Melodic Black)

Aunque no ocurrió hace mucho tiempo, ni tampoco en una lejana galaxia, lo cierto es que sólo a veces cuando alguna banda aparece y hace algo, no necesariamente estruendoso, puede que a penas un ligero cambio de formas, eso sea suficiente para destacarse. En el caso del dúo norteamericano oriundo de Seattle, formado por Eric Peters y David Dees, llamado Hoth, se ha dado la feliz conjunción astral, a veces tan difícil de percibir en un universo plagado de bandas que van y vienen. Esta situación, posiblemente en un trabajo sólo de estudio y bastante friki en lo conceptual, como dirían en España, presenta su segundo disco, llamado "Oathbreaker".


Hoth es una banda de Melodic Black/Death, de alto componente instrumental y suficiente atmósfera, que con su segundo disco -sin embargo el primero que llega a mis manos- añade un gran elemento al género: un inusual y excelente concepto que viene unido a un interesante uso de las guitarras acústicas y el piano, que dejando que a veces suenen solos, ayudan a redondear un trabajo cuyo centro está en la musicalidad y un gran songwritting, pero que no deja de lado bastante crudeza e intensidad vocal -siendo este, sin embargo, el menos logrado de sus elementos-. "Oathbreaker" aunque es algo exagerado en sus elementos melódicos, tienen un fuerte sentido del mensaje, el cual compite con cualquiera de los mejores representantes del ambiente.

El concepto de Hoth se desarrolla en torno a la iconografía y mitología de la serie 'Star Wars'. Si se fijan bien el mismísimo logo de la banda -cuyo nombre está tomado del planeta helado del inicio de 'El Imperio Contrataca'- está elaborado sobre las formas de un 'Tie Fighter' (las naves del Imperio para más señas). Todo esto va unido a que las letras de las canciones están indudablemente imbuidas de la influencia de La Fuerza... las del Lado Oscuro por supuesto y cuentan la historia de un personaje que desde su nacimiento se ve dirigido por situaciones que parecen llevarlo hacia una zona oscura y poderosa (nooooo me digan que no suponen quien podría ser el protagonista porque nooooo me lo creo). Por supuesto y aunque ello, en si mismo, no sería necesariamente la fórmula para un buen disco, en este caso si lo es, muy bueno... 'estos no son los músicos que están buscando'... XD

A Blighetd Hope, Serptentine Whisperes, Acolyte Of The Tenebrous Night, The Unholy Conception y así todas las canciones del disco tiene algo que ofrecer, sea su crudeza o su instrumentalidad, la cual se reparte entre el uso de sonidos acústicos y otros de fuerte distorsión, sin embargo todos orientados hacia zonas muy melodiosas, pero con fuerza, crudeza, cierta emoción en las voces y algunos toques de guitarras rampantes bastante bien logrados. Este dúo, de instrumentos ejecutados con buen nivel de eficiencia durante canciones generalmente largas, que promedian los seis minutos, pero pueden llegar a los nueve, como en su excelente tema de cierre, Despair,  me parece que pueden estar presentando el mejor disco concepto del año. No queda duda, en cualquier caso, que su compromiso con el mensaje es encomiable.

Termino sugiriendo "Oathbreaker" a todos aquellos a los que les guste el Black con elementos de impacto histriónico y en la zona media de la crudeza, ya que sus elementos melódicos lo buscan hacer más asequible para el publico menos dado los tragos amargos. Muy bien hecho, sin canciones de relleno y de grabación inusualmente agradable, gracias a un Rango Dinámico que casi llega a 10dB, me parece el candidato natural a ser considerado el Álbum Conceptual de 2014.

8.5/10 Intenso es El Metal con ellos... (tenía que decirlo, sorry)

miércoles, 18 de junio de 2014

Septicflesh - "Titan" (Symphonic Death)

En lo particular, para mi, cada disco de los griegos de Septicflesh es un acontecimiento. "The Great Mass" (2011) es uno de mis discos favoritos, y en general todo lo que han hecho me ha parecido memorable de alguna u otra manera. Ahora con "Titan" despiertan nuevamente, luego de tres años, la emoción de saber que hay quien haga buen Metal, no cualquier cosa, buen sonido, elaborado, intrincado, complejo, estentóreo, para los verdaderos amantes de la dureza.


Los solos nombres que dan a sus trabajos ya erizan los cabellos de la nuca y como "Titan" sugiere, desde el comienzo del mismo hay un alto nivel de épica. En él encontrarán -les aseguro- escalas orquestales, casi cinematográficas, siempre poderosas, riff de mucho e intenso Death y la melodía mínima y justa para evitar el exceso de acidez. Una batería destructora, guitarras que cubren todo con su manto, coros sinfónicos, a veces puros, otras veces salidos de lo más profundo del averno, una voz cuya transmisión de sensaciones sólo se permiten cantantes como Spiros "Seth" Antoniou y pasajes de calma que preparan para una nueva avanzada brutal... definitivamente logran nuevamente, con esta entrega, un poderoso afrodisíaco metálico.

Aunque todo el disco es de gran calidad, lo mejor del mismo se encuentra de la mitad en adelante. Canciones como Prometheus, la mejor del disco y nominada a Canción del Año, hacen que junto con Titan, Confessions Of A Serial Killer, Ground Zero y The First Immortal, el tiempo se olvide y sólo quede el sonido, la intensidad y la crudeza del Metal puro, el que no puede ser explicado, te gusta porque lo llevas en la sangre o no lo entiendes. Bueno... voy a poner un ejemplo: al que no se le ponga la piel de gallina cuando en Titan 'Seth' grita el título de la canción, ni siquiera debería seguir leyendo esto.

Nuevamente Septicflesh hace algo que los distingue especialmente como banda y es el amalgamiento de su sonido Sinfónico. No es, como creo que hacen algunas otras bandas, que luego de componer su canción revisan a ver como encajan ahí algunos sonidos orquestales, no: crean su arte en torno a una gran escena, con el sonido violines, tubas y chelos como protagonistas junto con guitarras, bajo, growls y screams. 

Creo que queda comparar este trabajo con "The Great Mass", uno de los grandes discos del Metal en los últimos cinco años y si bien "Titan" debe todavía superar la dura prueba que impone el paso del tiempo y la gran cantidad de buenos músicos que esta magnífica manifestación que es el Metal supone casi a diario, tengo la sensación que el mismo -al menos- lo alcanza y puede que lo supere; seguro será uno de los fuertes contendientes en las listas de muchos para trabajo del año 2014. En mi caso no dudo que tendré que tenerlo en seria consideración.

Es justo alabar a la Orquesta Filarmónica de Praga, con coro y todo, que se consustancia con este trabajo de manera excepcional, donde no hay nada que crea que pueda tildarse de exagerado o sobreproducido, a pesar del vulgar despliegue de posibilidades que "Titan" sugiere en la producción y apoyo disquero. Una combinación de épica, songwritting inspirado, cuidado de los detalles al extremo y mucho Metal oscuro, hacen tender este disco hacia la perfección.

10/10. Décimo quinto nominado a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica

lunes, 16 de junio de 2014

Mayhem - "Esoteric Warfare" (Black)

Es difícil estar más consustanciado al Black que Mayhem... esta gente, de verdad y sin mariconadas, forma parte de lo más crudo, intenso y oscuro de los ambientes metaleros extremos. Para sólo tener una idea, no me equivoco al afirmar que la escena Noruega y mundial del Black es lo que es, hoy por hoy, gracias a ellos y unos pocos más, en buena parte por su música, pero también por su eterna controversialidad. No voy a echar otra vez el cuento de como Per 'Dead', su cantante original se suicidó y su guitarrista 'Euronymous' fue asesinado por otro músico extremo, etc.


Por supuesto que los temas que esta gente desarrolla, cuando pueden ser entendidos, estan un nivel por arriba de lo que los grupos autoproclamados satánicos se atreven a hacer (para luego ir a pedirle autógrafos a Alice Cooper, como el mismo cuenta). Ahora, ¿esta perorata quiere decir que los discos de Mayhem son todos buenos? Pues no, Mayhem es una banda irregular por naturaleza. Tanto pueden presentar un trabajo que mueve el suelo del género como presentan otro que malamente es audible; con "Esoteric Warfare", a riesgo de contradecir a muchos verdaderos conocedores, presentan un trabajo mejor que el anterior, pero en la zona media de mis gustos.

Tras siete años de hacer esperar a sus seguidores y luego de un regular -tendiendo a menos que eso- disco, y ciertamente alejado de su sonido tradicional, como fue "Ordo Ad Chao" (2007), muy lejos de su opera prima, el ícono y sempiterno disco bandera del Black más intenso, "De Mysteriis Dom Sathanas", se traen "Esoteric Warfare", con el que yo diría que hay cierta intención de volver a sus raíces y a su sonido crudo, duro, descarnado y brutal, pero se queda en buenas (¿malas?) intenciones. Enfundado en los elementos más violentos y brutales de Mayhem, el disco no deja de ser bastante cliché, como forzado en su intento de transmitir el mensaje oscuro que los caracteriza.

Violento y brutal, rememorando los inicios de la banda, hay demasiados elementos que parecen poses de fotografía, como esas narraciones, gritos 'a la' Exorcista en medio de las canciones y sonidos de tortura medieval. Lo cierto es que no se las arregla para mostrar mucho nuevo y no siempre logran mantener mi atención, pero supongo que lo hicieron así cuidando no traicionar el espíritu de la banda. Creo que contribuye a esta sensación los ruidos de fondo de la grabación, para mi forzados y realizados a propósito, como para darle ese aire de 'sonido garaje' tan propio de sus inicios y de las demás bandas del género, pero que a estas altura creo que no se justifican.

Fuera de esa percepción es indudable que este disco es una mejora respecto a su anterior y estoy seguro que a los amantes específicos de la banda los va a poner tan contentos como para planear algún incendio, así sea de iglesias de lego, el mismo tiene todos los elementos que ellos y nosotros (a mí, al menos), lo oidores más casuales y menos dados a la violencia, queremos: riffs sacados de alguna paila del averno, el ataque de batería con sonido más específico que se pueda recordar en el Black (o una de ellas) que crea Hellhammer, el magistral manejo del bajo que realiza Necrobutcher y la crudeza de la voz que sólo gente como Attila Csihar es capaz. El trabajo de guitarra lider del recién llegado Teloch está bien pero me gustó más el aporte de la guitarra rítmica que hace el también recientemente incorporado, Charles Hedger.

No es un disco que mueve los cimientos del Black, ni aporta nada específico, lo malo es que tratándose de Mayhem se espera mucho. En todo caso, es un repaso inevitable para los gustosos y seguidores y oída con carácter general para los más dados al Black por él mismo, sin tener la necesidad de tomarle fotos a compañeros con la cabeza abierta como una patilla por una escopeta.

7/10


jueves, 12 de junio de 2014

Falconer - "Black Moon Rising" (Folk / Power)

Los suecos de Falconer siempre han sido una banda que todo el mundo sabe quienes son, están alineados en prácticamente cualquier festival europeo de Metal, a todos les gustan sus discos, son citados como referencia para el Folk/Power y... nunca han tenido un verdadero éxito. Le preguntas a cualquiera como se llama la mejor canción de ellos y poca gente sabe que decir, es impresionante. Ese fenómeno debe tener su raíz en algún sitio y aunque no creo ser yo quien sepa la respuesta, especulo que se trata de una mezcla de trabajos irregulares, ciertos elementos atrayentes y continuidad en la escena, quién sabe.


Yo diría que todos sus siete discos anteriores sumados son un 7/10, con excepción de "Grime vs. Grandeur" (2005) que fue un retroceso cuando casi hacen desaparecer el sonido que los caracteriza; menos mal que enderezaron el camino. ¿Puede ahora ser la oportunidad de Falconer de demostrar su verdadera valía? Yo creo que si, aunque no se debe esperar un salto mortal. "Black Moon Rising", además de tener uno de esos títulos que los discos de Metal de verdad se merecen, contiene una buena selección de canciones que atraerán la atención de los amantes del Power/Folk melódico, rápido y bien ejecutado. Aunque el disco es muy poco original y en todas, excepto un par de canciones, los cánones que usan son hartamente conocidos, pero el rato que brindan es bueno y de seguro yo iría a verlos tocar en vivo.

No quede duda, Halls And Chambers y Black Moon Rising son las mejores canciones del disco, sobre todo la primera, un tema que -sencillo en su ejecución- se mete debajo de la piel y obliga a volver a él, la verdad me encantó y lo voy a nominar como contendiente a Canción del Año, por su riff, su coro y su guitarra y el segundo, es intenso, sentido y emocionante, pero con un aura oscura en algún sitio que me atrajo mucho. Bien por ese par de canciones. Las otras nueve canciones son dominadas por la referencia más indiscutible que tiene Falconer, como es la especial e histriónica voz de Mathias Blad (si, el que se fue y volvió), quien siempre demuestra su indudable formación académica, aunque le falte el toque de locura ese que -digo yo, sin ánimos de dármela de nada- lo terminaría de encumbrar.

El otro elemento que atrae en el trabajo es la limpieza y exactitud con la que Jimmy Hedlund ejecuta su guitarra, siempre precisa, siempre presente. Batería y bajo se amalgaman bien y los teclados son utilizados con limitación, evitando su presencia evidente, lo que en este caso les da cierta sensación más fuerte, más metalera. Aún así la melodía resalta en cada canción, incluso en temas como Wasteland, que busca ser  intenso, sin embargo se queda en lo que usualmente he escuchado de ellos.

"Black Moon Rising" había levantado cierta expectativa, pues su líder y principal referente Stefan Weinerhall, compositor y fundador del grupo, había declarado que 'tras años de estar sumido en la oscuridad, su inspiración había vuelto finalmente'. Lo cierto es que comparado con "Armod" de 2011, que en su momento me mereció un 8, pero que no ha envejecido bien y hoy sería un 6.5, estimo que ciertamente algo mejoró en los apartados producción y ejecución, sobre todo en esto último, no tanto así en el songwritting, que tiene cosas buenas pero con las dos excepciones mencionadas, nada especial, manteniéndose casi nulo el crecimiento en la originalidad de la entrega.

No pongo en duda que otras canciones como At Jester's Ball, Age Of Runes y There's A Crow On The Barrow también atraerán la atención de los amantes del género, con sus sonidos vikingos, ciertamente épicos, un poco empalagosos y cuyo 'replay value' está por demostrar, pero para una buena noche de amigos y cervezas, el disco se presta. Sin embargo, no esperen conseguir aquí demostraciones novedosas o aportes especiales al Folk, ni mucho menos al Power, enfrenten el disco como un buen trabajo, con sus momentos culminantes como la excepción hecha con Halls And Chambers, que pudiera convertirse en el nuevo tema bandera de la banda, esa canción vale el disco.

Para mi "Black Moon Rising" puede convertirse en el mejor disco de Falconer, sin que ello quiera decir que su trabajo ha alcanzado cotas demasiado altas, sin embargo es muy disfrutable.

7.5/10


lunes, 9 de junio de 2014

Ausencia inspiradora

Por razones de trabajo estaré en Londres un par de semanas, quizás no tenga tanto tiempo para escribir, por lo que a los dos o tres a los que les preocuparía mi silencio durante ese tiempo, les digo: ¡no temáis, he de volver! :-)

Aprovecharé para ver si se me pega algo de inspiración del New-New-WOBHM y sin duda pasaré a comprarme un nuevo anillo metalero en The Great Frog Store, en Carnaby Street.

Abur!

Alfonso

\m/

viernes, 6 de junio de 2014

Elvenking - "The Pagan Manifesto" (Power / Folk)

"The Pagan Manifesto" de Elvenking es 'el-mejor-o-al-menos-uno-de-los-mejores-discos-Power-hecho-por-una-banda-Folk-pero-que-no-es-todo-lo-Folk-que-de-la-banda-se-esperaba'... así de jodidamente larga es su definición, lo que por un momento me puso a pensar cómo calificar este trabajo. ¿Desde una perspectiva purista o dejando de ponerle las odiosas etiquetas que encasillan el arte metalero?... la respuesta me pareció obvia.


Este es, de lejos, el disco que más vueltas ha dado este año en mi equipo y que he demorado en comentar por motivos también obvios, ya que la primera impresión que tuve fue como la de aquella señora del comercial de Burger King que pregunta "¡¿Where's the beef?!" ... yo me había imaginado que sería un trabajo que seguiría la suerte de "Era" (2012) que se dirigía más hacia el Folk que al Power. Aquel disco me pareció un trabajo razonable, pero no me enamoró y no podía terminar de entender hasta que "The Pagan Manifesto" me vino a dar la respuesta, faltaba esta pieza en el contexto del trabajo de Elvenking para sopesarlos: Para mi, en aquel trabajo no lograron comprometerse con el sonido, no es el caso aquí. Dejan el experimento anterior y vuelven a sus raíces y si bien todavía se perciben en esta entrega el bosque nórdico, la fogata, los elfos escondidos, la hidromiel y los trolles, el elemento Folk ha dado paso a la preponderancia del Power, para ser este el verdadero guía del trabajo, sin pena al que dirán... y señores, el resultado no ha podido ser mejor.

Luego de la canción de abrir The Manifesto, así como Towards The Shore, la cuales son expresamente las más Folk del disco y están allí con el objeto de que no se vaya a decir que no es una banda de ese estilo, baja la intensidad del elemento celta (sin llegar a desaparecer) y comienza el verdadero espectáculo Power. Canciones van y vienen que hacen de este, el octavo álbum de estudio de los italianos de Elvenking, su mejor presentación hasta la fecha, logrando lo que considero debe ser una de las visitas obligadas para los amantes de la melodía y la épica, a través de un disco que estimula la emoción y el sentimiento, con poderosas guitarras, bajo atronador, batería milimétrica, coros completos y si... sus flautas susurrando los toques Folk que recuerdan quienes son.

El trabajo general gana enteros respecto su entrega anterior porque, desde mi visión, hay más compromiso con el Power, permitiéndose un songwritting más completo, sin los límites de sonidos clichés pastoriles que a veces sugiere el Folk. Percibo -y pregunto a los que amablemente me leen- si podré estar equivocado cuando creo percibir que muchas canciones tienen su inicio y final elaborados en torno a los cánones noruegos del Folk, pero cuando verdaderamente entran a su desarrollo, es la emoción es alemana la que domina, a lo Edguy (la buena cosecha, por supuesto) o Gamma Ray, cuando no incluso, como en la excelente King Of The Elves, Witches Gather, Elvenlegions, The Druid Ritual Of Oak, Grandier's Funeral Pyre y Pagan Revolution, a pesar del nombre de cada una de ellas, su sonido es franca e integralmente Power (la primera un poco menos).

Es más, el uso del sintetizador, durante largos pasajes y en varias canciones, deja de sonar Folk por completo, para ser utilizado como verdadero elemento moderno, no imitando sonidos de instrumentos más tradicionales y ni hablar de los excelentes solos de guitarra que inundan y pintan de color metálico este disco, los mismos son un verdadero gusto Power.

... ahora, vayamos a la respuesta del primer párrafo, la que a mi me pareció obvia, pero estoy seguro que muchos verán como el abandono de un estilo: "The Pagan Manifesto" (nombre un poco contradictorio frente al disco, aunque puede que hay sido así para despistar) es, para mi, un avance significativo de Elvenking y a pesar de que haya a quien le hubiera gustado un sonido más tradicionalmente estilístico, siento que aquí podemos estar presenciando un salto cuantico respecto a como hacer Folk... incluso con canciones que vuelven a la base del sonido celta, como en la excelente Moonbeam Stone Circle, la fuerza Power de su guitarra la convierten en una de las preferidas de cualquiera que se precie de saber disfrutar de cosas buenas.

En resumen, en una hora cuatro minutos y doce canciones, Elvenking ha decidido reunirse nuevamente con el sonido Power dejando menos lugar para a elementos Folk y en mi gusto han encontrado la fórmula con la que despertar emociones, realizando un trabajo entregado y completo. Un par de canciones menos atractivas de la mitad hacia adelante del disco, por demasiado Pop (no Twilight Of Magic, la balada es buena), no desdicen del gusto general, tanto así que The Solitaire sinceramente me sorprendió y emocionó y la nomino como contendiente a Canción del Año.

9/10. Habría sido un diez de no haber tenido un par de canciones de relleno. Obligatoria oída para los amantes de la melodía y la emoción y décimo cuarto nominado a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

martes, 3 de junio de 2014

Vader - "Tibi Et Igni" (Death / Thrash)

Cuidado con quemarse con este disco, mira que Vader ya lo advierte con su título: 'Tu y el Fuego' (en latín)... y lo cierto es que "Tibi Et Igni" es un trabajo intenso. Esta banda, que comenzó allá por inicios de los ochenta, tocando Heavy y Speed, pasaron luego por el Thrash puro y evolucionaron (si, dije 'evolucionaron') al Death, presenta lo que según mis cuentas es su décimo disco, el cual está ubicado en su espacio de confort musical, delimitado por la más pura vieja escuela.


Con los polacos de Vader pasa como con otros grupos que se identifican tanto y tan bien con la música que saben hacer, que se abstienen, inconscientemente o no, de ejecutar saltos mortales o piruetas improvisadas, ellos, como dice la Biblia, luego de hacer un trabajo lo ven y ven que es bueno. Pero el hecho de que "Tibi Et Igni" no vaya a convertirse en un punto de inflexión en su dilatada carrera no quiere decir que sea común, aburrido o mediocre, al contrario, los demonios se han soltado nuevamente con este disco y después de su mega éxito de 2011, "Welcome To The Morbid Reich", posiblemente su disco más impresionante de los últimos años, vuelven con un trabajo duro y estridente, basado en una excelente técnica, casi a nivel del Technical Death, de alto componente musical y donde hay pocas notas de más, centrándose en riffs envolventes y rabia desbocada.

"Tibi Et Igni " continúa con la tendencia iniciada en "Impresions Of Blood" (2006) de sonidos grandiosos, blasbeats de libre uso y perspectiva musical basada en el Thrash. Algunas canciones son simplemente impresionantes, siendo las que llamaron mi atención las impresionantes Abandon All Hope y The Eye Of The Abyss, pero sobresaliendo Triump And Death, la que a mi parecer se destaca muy por encima del resto y merece ser considerada, por su fuerza e intensidad, a pesar de su sencillez, como una de las mejores canciones del año, para lo cual queda nominada en este humilde blog.

Aunque algunos temas me llegaron algo menos, como Hexenkessel o The End, por excesivamente melódicos o repetitivos y que no entendí muy bien en el contexto de lo que acostumbra la banda; en todo caso, me parece justo decir que la solidez del disco, como trabajo integralmente considerado, es indudable. Este debería ser uno de los diez discos del Black del año, en el que sus pinceladas melódicas no desdicen del conjunto y la fuerza que tiene impresa es fenomenal.

"Tibi Et Igni" mezcla los ingredientes usuales que sabe combinar Vader y Piotr "Peter" Wiwczarek, su único referente original y voz sempiterna ha sabido, junto con el resto de excelentes músicos que conforman la banda de manera fija desde 2009, presentar otro trabajo completo, con los elementos que los ha hecho famosos, gracias a su alto nivel de agresión, agotadora calidad sonora y técnicas instrumentales descaradamente buenas, tanto en guitarra -espectacular- como en batería -individualmente considerada una joya de ejecución- y una energía impresionante, sobretodo para gente que ya ronda la cincuentena. 

Un disco como este merece y debe ser oído, es impresionante como satisface a los más exigentes conocedores del Metal grueso así como a los deseosos de pura emoción brutal. Los bonus tracks están bien, especialmente Nekropolis.

8/10

Nota: Aunque incluso use el termino 'Technical Death' en el comentario, no me di cuenta del error y originalmente catalogué el disco como Black, cuando lo cierto es que es Death, como bien me han recordado los amables comentarios... pero tenía el otro estilo en la cabeza al terminarlo de escribir, que es cuando coloco el título, así que corrijo, ¡hasta yo me equivoco! jaja ;-)