Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

lunes, 25 de noviembre de 2013

Sepultura - "The Mediator Between Head And Hands Must Be The Heart" (Thrash)

Sepultura presenta "The Mediator Between Head And Hands Must Be The Heart", su disco número trece, un álbum de diez temas que muestra una caída de calidad, al menos respecto de lo que que venían mostrando con "A-Lex" (2009) y "Kairos" (2011). Si bien vuelven con su sonido característico, denso y envolvente, con su lado Stoner, caen en tentación de atajos estilistas, especialmente en cuanto a la velocidad, además de que el disco es ambiguo.


Percibo que en "TMBHAHMBTH" algunas canciones ocultan la voz de Derrik Green detrás de la música, lo que es una falta grave, pues este es uno de los grandes atractivos del grupo, además de que se hecha de menos durante largos períodos el protagonismo de la inteligente guitarra del actual referente del grupo, Andreas Kisser, quien siempre ha hecho un gran trabajo, mediante la complementación del primitivismo y agresividad musical -típicamente- ejecutado por Sepultura y sus elementos Hardcore y Groove metal .

Tengo que decir que la identidad musical de la persona seleccionada como productor, el multigalardonado Ross Robinson, quien ya había trabajado con ellos en "Roots" (1996) y ha ayudado a gente como Korn, Slipknot, Limp Bizkit y The Cure, se marca en el producto final, pero no por ello el trabajo resalta, creo que a Sepultura no le quedaba este tipo de grabación; yo, que no se de música, sólo puedo decir que pareciera que se excedieron con el 'sonido garaje', como si hubieran renunciado un poco a darle su toque personal a la creatividad que los distingue, a cambio de algo del gran nombre de Robinson, resultando en un sonido impersonal y a veces, hasta monótono.

Sólo para hacer memoria ayudo a los más jóvenes al recordar que cuando Max Cavalera formaba parte de la banda -a quien siempre hay que nombrar cuando se hable de Sepultura, guste o no- alcanzaron un éxito increíble, especialmente con "Arise" (1991), cuando la banda logró el sonido 'perfectamente imperfecto', llevando el estilo 'sucio' a niveles de culto y colocando a Sepultura como una de las bandas principales de las escena Thrash; luego de la salida de Cavalera las cosas pudieron enderezarse ya que Kisser comenzó complicar la estructura del material musical y se interesó por los temas conceptuales de obras literarias, de hecho, el nivel de dificultad de la banda llegó a alcanzar alturas que los alejaron un poco del mainstream. Baste decir que "TMBHAHMBTH" está inspirado en una frase de la película Metropolis de 1927.

Las nueve canciones y el cover que componen este disco me parecen una continuación lógica de "Kairos", pero no mejores que las de aquel, porque ya no se percibe la mezcla fuerte de Thrash y riffs de Death y no se amasa la gruesa capa de guitarra y efectos electrónicos. Igualmente faltan las largas introducciones que dan paso al desarrollo de los temas. Posiblemente y en descargo de Sepultura diré que creo que con "The Mediator Between Head And Hands Must Be The Heart" no pretenden sonar a banda joven, tocando simplemente música extrema. Este disco puede ser descrito como siniestro y oscuro, pero no tan brutal, ni rápido, tiene definitivamente una energía diferente... aunque creo que esta descripción no dirá mucho a quien no haya seguido de cerca a Sepultura.

El nuevo disco de estos brasileños será objeto de algunas críticas, el amor de los incondicionales y estará por debajo de las expectativas de muchos. Sus canciones son algo ordinarias, con respecto a lo que les he escuchado antes y en algunos casos, poco interesantes. Aunque tengo la sensación de que todo esto pudo haber sido hecho deliberadamente, las emociones con la que los brasileños me habían sorprendido en el pasado, no están aquí.

6/10


miércoles, 20 de noviembre de 2013

Rhapsody Of Fire - "Dark Wings of Steel" (Symphonic)

A Rhapsody se le bajó la llama del Fire cuando se fue Luca Turilli, es una lástima y creo que con este disco el cambio de rumbo es oficial. Sí bien es cierto que "Dark Wings Of Steel" todavía es Sinfónico y todavía tiene cierto poder y algo de épica, la guitarra descomunal y rotunda de Luca y la emoción que lograba transmitir, junto a ciertos elementos orquestales únicos que tampoco están, quedaron para el recuerdo. 


Sabiendo que las críticas de estos discos siempre son arriesgadas porque son buscadas en la red fundamentalmente por los fanáticos incondicionales de las bandas y cuando se consiguen que su opinion es contradicha por otros, montan en cólera... asumiremos el riesgo, pues. 

ROF con "Dark Wings of Steel" ya no tiene el estilo rápido y orquestal hollywoodense general de sus trabajos predecesores, pero muestra una disposición a cambiar e innovar, buscando otros horizontes, ya no tan rimbombantes. Sin embargo, el ritmo lento o medio, predominante en el álbum, me pareció demasiado alejado, no ya tan siquiera de lo que acostumbraban a hacer, sino -por momentos- del Metal en general. Hay algunas canciones que definitivamente se salvan y hacen del disco un rato llevadero, como Rising From Tragic Flames, Dark Wings Of Steel y Silver Lake Of Tears donde dan esa velocidad y fuerza del Power Épico que solían presentar, destacando como la mejor del álbum My Sacrifice, el resto, si bien acostumbran a tener el aderezo de unos buenos coros, no me sorprendieron y en algunos casos ni siquiera me gustaron.

Es cierto que "Dark Wings of Steel" es un disco mucho más oscuro que sus predecesores y tal vez es por eso que decidieron no apostar tanto la velocidad, como por la marcha de medio tiempo; la falta de velocidad, sin embargo, no sería un gran problema si se compensara con algo realmente interesante, como se espera de un grupo del calibre de Rhapsody Of Fire, pero hay una carencia evidente de espíritu, de emocionalidad e impacto que no pueden menos que dejarme anhelante, un poco insatisfecho.

Si se acepta que se va a escuchar un tipo diferente de música al que la banda nos tenía acostumbrados y se asimila el golpe que implicó la salida de Luca Turilli, diré que ROF ha hecho un trabajo decente, resultando Fabio Lione nuevamente la voz perfecta para este grupo, pero no esperen muchas competencias de velocidad entre la guitarra y el teclado, o porciones grandes de épica, bombástica y orquestación, las cuales se han dejado bastante de lado, además de que hay canciones francamente débiles como Tears Of Pain, Fly To Crystal Skies, A Tale Of Magic y Custode Fi Pace.

Quisiera comentar mi parecer respecto a la ejecución de quien sustituye a Turilli en "Dark Wings of Steel", décimo álbum de estudio de los italianos de Rhapsody of Fire, Roberto De Micheli y diré que creo que hizo un buen trabajo, sin fallos evidentes y con una ejecución limpia y rápida cuando se le requirió, pero lo cierto es que me parece que no es en este disco en el que se le exigió, ni tuvo la oportunidad de mostrar, la más excelsa de las ejecuciones y sería difícil -y posiblemente injusto- hacer las odiosas, pero necesarias comparaciones, por lo que quedará esperar al próximo trabajo, una vez que ROF haya asimilado la salida de Luca, para verificar el verdadero calibre de De Micheli.

En resumen diré que creo que con este disco hubo un retroceso en la discografía de Rhapsody Of Fire, aunque contiene algunas canciones decentes y muy buenos coros. Estimo que Luca Turilli se llevo a su álbum "Ascending To Infinity" (2012) los elementos alegres y el pedacito de música que le falta a este y que convirtió a varios de los discos anteriores de la banda, especialmente de sus primeros años, en trabajos interesantes, intensos y diversos. Muy buena portada, eso si.

Por cierto, este es mi comentario 300 en el blog.

6.5/10


jueves, 14 de noviembre de 2013

Inquisition - "Obscure Verses For The Multiverse" (Black)

En 1988 el vocalista, guitarrista y bajista Dagon creó esta banda en Cali, Colombia, aunque en aquel momento se llamaba Guillotina y tocaba registros Thrash; desafortunadamente no existe ninguna grabación del trabajo de esa época. En 1996, Dagon dejó Colombia y se mudó a los Estados Unidos para continuar con su búsqueda musical y cambió el nombre de su proyecto a Inquisition, derivando su género hacia el Black puro, momento en el que conoció al baterista Incubus, unión que dio lugar a una formación que se ha mantenido estable durante más de quince años, regalándole al mundo Black uno de los actos más intensos que existe.


El marcado estilo de Inquisition, el cual se repite en este disco, está basado en riffs lentos, profundos y oscuros, combinados con cambios de ritmo bruscos para entrar a las secciones más rápidas de las canciones, en torno a blastbeats y riffs de alta velocidad, a veces agregando solos melódicos. Su sonido consiste en la combinación de la vieja escuela Thrash con la fuerte influencia oscura y caótica del Black, implicando sobre todo el uso del tremolo en tonos menores de guitarra, creando así la marca de fábrica que los distingue y ha hecho famosos, en el muy limitado sentido que para este tipo de música, eso puede llegar a ser. Ese sonido -indiscutiblemente- es conocido en las zonas oscuras del Metal como el 'sonido Inquisition': cuando alguien te hable del 'sonido Inquisition', te está hablando del uso indiscriminado del trémolo ('temblososo' en italiano), esa vibración constante de la guitarra.

"Obscure Verses for the Multiverse" es el sexto disco de Inquisition y ahora, más que nunca, reafirma mi certeza de su dominación sobre los rincones más oscuros del planeta metálico, infundiendo miedo y respeto por igual a sus seguidores. Su inspiración en la cosmología, astrobiología, Lucifer, Satanás, el paganismo, las culturas antiguas y prehistóricas se muestran otra vez aquí, con canciones como Force Of The Floating Tomb, Spiritual Plasma Evocation y Joined By Dark Matter Repelled By Dark Energy , extendiendo y amplificando su trabajo con las diez gemas que se unen a su discografía con este disco. 

Durante el tiempo que a la banda le ha llevado establecerse entre los principales exponentes del Black ha impulsado la ​​mezcla de su música evocadora con riffs oscuros y repetitivos, cuyo propósito es llevar al oyente a un viaje sideral, en una especie de trance, dictado por la voz monótona e hipnótica de Dagon, el otro sello distintivo y esencial del sonido de la banda. En "OVFTM" los cambios de atmósfera repentinos son una característica distintiva, lo cual a menudo resulta en feroces explosiones de ritmos, para regresar de inmediato a sonidos apenas sugerentes.

En "OVFTM" noto mayor influencia del baterista Incubus en el resultado final, su obsesiva capacidad con el instrumento es inequívocamente evidente y va directamente al sistema nervioso de las canciones, con la ayuda de los riffs de guitarra e interludios que nos pone en contacto con la voz rasposa de Dagon. En general, todos los sonidos lúgrubes del disco respiran en el cuello de oidor y me sirvieron para imaginarme viajes a sitios tenebrosos, ilusiones siniestras, materia oscura y energía 'non santa', a veces, al límite de mi resistencia.

Una vez más, Inquisition demuestra porque son grandes pensadores y maestros del Black, con sus propios conceptos e ideologías y porque destacan tanto en el sector más underground del Metal, logrando reunir en un sólo disco música de alto nivel. Es difícil, como dije, conseguir algo más Black que esto, lleno de cambios de perspectiva y movimientos bruscos. No es para el débil de corazón ni de sentimientos, pero si se es capaz de entender a "Obscure Verses for the Multiverse", como yo creo haberlo hecho, pienso que brindará enormes satisfacciones.

9/10 Trigésimo segundo seleccionado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.


miércoles, 13 de noviembre de 2013

Falkenbach - "Asa" (Black/Folk)

El alemán criado en Islandia, Vratyas Vakyas, es Falkenbach y es uno de los personajes más misteriosos de la escena del Metal extremo europeo. Tiene publicados desde 1996 seis álbumes con este, realizados en la mejor tradición del Viking y siempre ha recibido elogiosas críticas por parte del publico. Este multi-instrumentista habla de cuentos épicos, paganismo y mitología nórdica y cada vez que tiene algo que decir, el Black/Folk vuelven la cabeza, tanto así que es uno de los pocos artistas a los que Napalm Records no le exige regularidad en su trabajo, pudiendo pasar hasta cinco años si saberse nada de él, además de que por lo que he investigado, creo que nunca ha tocado en vivo.


A pesar de que el Black/Folk no recibe tanta atención de la comunidad metalera como otros estilos, he visto una corriente muy fuerte liderada por bandas como Primordial, Moonsorrow y Finntroll, que junto con Falkenbach han devuelto el género a sus raíces. Falkenbach en lo particular, con "Asa", se encuentra en un gran momento, puede que incluso a la altura de su trabajo más importante, "...Magni Blandinn Ok Megintiri..." (1998), en el que una buena cantidad de Black se une a grandes melodías vikingas que dan una sensación antigua, distinta de la que se produce con la instrumentación tradicional, agregándose a ello excelentes, solemnes y escalofriantes voces.

Sin embargo la piedra angular de este álbum se encuentra en la composición de canciones. Seguro que las melodías son grandes, las voces excelentes y la instrumentación es de primera clase, pero es la forma en que Falkenbach pone todo eso junto lo que lo hace un gran trabajo. Hay una sutil, pero notable influencia progresiva en el songwritting y este disco tiene una sorprendente cantidad de variaciones, gracias a una buena combinación de diferentes ritmos que se escuchan, por eso me parece que el álbum fluye bien desde su primera canción. La calidad de este "Asa" es comparable a cualquiera de las buenas bandas del Metal, no sólo en el Folk, sino en todo el estilo. 

Como he mencionado, la música de "Asa" se divide en dos categorías distintas, Folk y Black. La mayor parte del álbum es una versión de Folk, pero hay algunos temas donde las cosas toman un giro en el territorio del Metal oscuro más extremo. El grupo, que como dije en realidad sólo consiste en el miembro constante en Vratyas Vakyas, aunque con él colaboran en el estudio otros cuatro músicos, proporcionan elementos del lado real del cada uno de sus dos estilos, como dos discos en uno, unidos hasta cierto punto por el lazo de una experiencia atmosférica generada por voces limpias, guitarra melódica y un montón de acústica. Los riffs de guitarra y los growls son los elementos tomados del Black que producen el contraste.

Canciones, cantadas en su mayoría en islandes, como Bluot Fuër Bluot, Minj Laezt Wourd y la de abrir, Vaer Stjernar Vaerdan, me gustaron mucho por su melodía Folk y la atmósfera que muestran, igualmente hay canciones donde no todo es purismo y el headbang sencillo se impone como en Stikke Wound. Al igual que en sus discos anteriores hay un gran trabajo instrumental desarrollado, aunque como única verdadera crítica diría que me gustaría un poco más de equilibrio entre piezas, más ilación entre ellas, pero más allá de eso, en general no hay nada que me impida disfrutar de "Asa".

Por demás interesante que el disco contenga cuatro bonustracks, los cuales sonaron bien y aunque me parecieron que eran muchos, contribuyen al ambiente general del trabajo. En cualquier caso, los conocedores de Falkenbach volverán a ser agradablemente sorprendidos por "Asa" y en general, para todos los amantes del Black/Folk, será una oportunidad de volver a oír algo que vale la a pena. 

8.5/10. Muy recomendable.


martes, 12 de noviembre de 2013

Leaves' Eyes - "Symphonies Of The Night" (Symphonic)

Leaves' Eyes es una banda de metal sinfónico noruego-alemana, encabezada por la cantante Liv Kristine, ex vocalista de Theatre of Tragedy. Con "Symphonies Of The Night" la banda ha publicado ya cinco álbumes de estudio en diez años de formación. La mayoría de sus canciones son escritas por ella, utilizando como inspiración la mitología nórdica y la época de los vikingos. El grupo utiliza la fórmula comprobada de mezclar el sonido de la voz dulce y lírica de Liv con los growls que realiza su esposo, el también guitarrista, Alexander Krull.


Este parece un año prometedor para esta banda Sinfónica con fuertes influencias Folk, su sonido es agradable y la voz de Liv es el punto culminante del sonido, sin embargo el disco está cubierto de principio a fin por múltiples instrumentos que no se limitan a tomar el rol de acompañamiento, sino que más bien se confunden con las voces, para hacer un balance realmente bueno. En "Symphonies Of The Night" las guitarras son pesadas, pero muy audibles y equilibradas con hermosos elementos orquestales, los riffs son buenos y la emoción brota por todas las esquinas.

El disco tiene muchas partes épicas, pero no centra su línea desde esa perspectiva, tiene lo que podría definirse como grandeza contenida, sin embargo, donde las partes sinfónicas se desarrollan, la fuerza suena con calidad. Está claro que con este disco Leaves' Eyes encuentra la manera de llegar casi al final de lo necesario para plantar la bandera en el terreno del Sinfónico, empujando los límites que ellos mismos se habían establecido en trabajos anteriores. Estoy seguro que a los amantes del género y los seguidores del grupo por igual estarán deleitados con el espléndido sonido de "Symphonies Of The Night", cuya producción es de primer orden.

Una faceta destacada del trabajo es la interacción entre los guitarristas, ya sea trabajando la armonía o haciendo contraste, sus instrumentos son vibrantes. Igualmente recomiendo disfrutar el sonido de los teclados, el cual es completo, desarrollado y emocionante, sin caer en protagonismos excesivos pero manteniendo el lugar crucial necesario para hacer un buen sonido sinfónico, con ello el componente 'metalico' del trabajo nunca sucumbe a su orquestación de lujo. Sin embargo el punto bajo disco es, desde mi punto de vista, el growl de Krull, que si bien funciona, no está a la altura del resto del conjunto, lo que me apena, ya que dada la relación entre cantantes no espero que eso cambie en el futuro, a menos que la banda oyera el clamor popular que desde hace años los persigue y le dieran espacio a un séptimo integrante que se encargara de ese apartado, cosa que no creo que ocurra y que finalmente mantendrá a LE en esa segunda línea de grupos Femaled Fronted, eternamente por detrás de Nightwish, Xandria, Within Temptation y Epica.

En todo caso, temas como Galswintha, Symphony Of The NightHymn To The Lone Sands y especialmente Saint Cecelia, la mejor del disco y una de las mejores canciones del año, son de excelente factura. Liv es definitivamente el centro de la historia y como cantante, para mi, está en los primeros lugares del estilo, junto a Tarja Turunen, Manuela Kraller (Xandria) y Floor Jansen (Nightwish). Su impresionante nivel ha recorrido un largo camino desde sus primeros años en la escena y yo diría que con este disco consagra lo oido en "Meredead" (2011), ubicándola entre los 'pesos pesados'.

En resumidas cuentas, este álbum resulta para mí un gusto recomendable y auguro un futuro extraordinario para la banda, incluso si nunca superan el lastre que supone Krull.

8/10


jueves, 7 de noviembre de 2013

Týr - "Valkyrja" (Viking)

El grupo Týr tiene -siempre ha tenido- elementos que me han gustado mucho, ingenuidad en su música, el cuidadoso uso del patrimonio Black, cierta intensidad Power, una guitarra muy bien desarrollada, muy progresiva y una sensación de que este Viking que hacen tiende hacia algo nuevo, a un giro Modern, pero con profunda convicción en sus raíces  pues cantan bastante en su lengua materna, lo que en otras bandas representativas del estilo prefieren no realizar. Ciertamente esta agrupación cree en lo que hace.


El álbum "Valkyrja" es menos intenso que su anterior, "The Lay Of Thrym" (2011), pero tiene más lírica y la oscuridad en el estado de ánimo es superior. La premisa básica del disco discurre en el campo de batalla donde la lucha a terminado y suenan solemnes himnos, cambiando el discurso y la alta velocidad por armonías menores. Týr ha alcanzado con este un nivel muy alto de habilidad musical y Terji Skibenæs se consagra como un excelente guitarrista, que suena perfectamente en su lugar y del que se puede esperar más en el futuro. Probablemente "Valkyrja", quien según la mitología nórdica es quien lleva las almas de los caídos al Valhalla, eleve también al grupo frente a los oidores del Viking, en una situación nueva, la de escoger incluirlos dentro de sus favoritos.

La banda, original de las Islas Faroes (de donde por cierto es uno de mis grupos favoritos, Solstafir), de vuelta con su séptimo álbum, están listos para recibir el pleno respeto de la sección del Metal que adora la mitología nórdica, con algo más que interesante y digno de mención. Sonido bueno e intenso, es lo que encontré en "Valkyrja", progresivo, con una sección rítmica y una guitarra prestada de lo mejor de el género, para obtener un resultado superior.

Týr regala con este disco once temas (y dos interesantes bonus tracks) impregnados de Viking por los cuatro costados, con los toques justo de melodía que evitan zonas estereotipadas, incluso en canciones más suaves como la que ejecuta el dúo entre Heri Joensen y la invitada especial, Liv Kristine (Leaves' Eyes) en la canción The Lay Of Our Love. Aunque algún tema, como Another Fallen Brother, amenaza un poco el alto nivel del disco, por su cambio forzado de ritmo, definitivamente los coros, la musicalidad, el songwritting y la ejecución instrumental se notan esmerados y del resto de las canciones se puede decir que colaboran para un trabajo homogéneo, compacto y bien construido, siendo las que más me gustaron el himno Grindavsan y Lady Of The Slain.

Dejando algo de lado los arreglos que mostraron en disco anteriores, con una grabación limpia y una ejecución instrumental de primera calidad, estimo a "Valkyrja" un álbum lleno casi hasta el borde de las características que me gustan del género, un poco por encima de de "Deceiver Of The Gods" de Amon Amarth y un buen antídoto para olvidar el desastre de "Turisas2013" de Turisas, este disco deja una sensación de potencia, riffs interesantes y un paso adelante, con el que siento que Týr ha colocado el juego a su favor.


8.5/10. Otra buena portada.



martes, 5 de noviembre de 2013

Ayreon - "The Theory Of Everything" (Progressive)

En realidad, después de cinco años de silencio, para mi no era de esperar que Arjen Lucassen regresara con un nuevo álbum de Ayreon. La historia hacía suponer que ello no ocurriría dado a que está enfocado a su otro proyecto Star One, además de haber presentado en el último año su trabajo solitario "Lost In The New Real". Pero ahora que está aquí con "The Theory Of Everything" Ayreon reaparece de manera impresionante. 


En primer lugar y seguido de lejos por cualquier otra banda, este es 'el álbum concepto' del año, aunque significativamente diferente a sus discos anteriores, pues en lugar de una gran historia de ciencia ficción con viajes en el tiempo y toda la parafernalia que acostumbraba a presentar Lucassen, esta es una pequeña, pero no menos impresionante y deprimente historia de un niño prodigio sin amor que compite con su padre -un genio-, por el descubrimiento de la fórmula del Mundo. Por otro lado, el álbum se diferencia de los discos anteriores en que el número de músicos invitados se mantiene dentro de límites razonables, sólo siete a pesar de ser un álbum doble, entre los que destacan Cristina Scabbia (Lacuna Coil) y Marco Hietala (Nightwish bajista).

La historia se desarrolla como un musical Rock/Metal Prog y se divide en cuatro secciones, Singularity, Symmetry, Entangelement y Unification, siendo estas últimas dos en las las que realmente explota el genio creativo de Ayreon. A pesar de la compleja estructura, el disco esta compuesto de un buenas melodías, una tras otra, voces brillantes, que en algunos casos se desarrollan en ingeniosos dúos que marcan la historia, junto su elemento fundamental, la excelencia instrumental, que incluye a músicos invitados como Keith Emerson y Jordan Rudess quienes ejecutan el piano y el violonchelo y la flauta .

"The Theory Of Everyting" es una pieza monumental de música Prog, una montaña rusa emocional con todas las facetas insinuantes del género, con elementos teatrales que me recordaron mucho "The Metal Opera I" de Avantasia y que ojalá un día pueda ser llevada a la presentación en vivo. Sin embargo, eché un poco de menos la ausencia de una canción definitoria que pudiera ser interpretada como la suma del desarrollo de los casi cien minutos que dura, aún así este es un trabajo que inspirará a mucha gente y que debe ser oído por todos aquellos que aprecien el Prog.

Como dije, luego del incomparable "01011001" (2008), este genio holandés ha dejado pasar los últimos cinco años para diseñar un nuevo capítulo de su más famosa plataforma, el cual, a mi parecer, es el más ambicioso de todos y que tiene una de las más extrañas decisiones de Arjen: no cantar en él, dejando el trabajo, además de los nombrados Scabbia y Marco Hietala, a Sara Squadrani (Ancient Bastards), Tommy Karevik (Kamelot )

En lugar de cantar, Arjen quiso exagerar en el lado musical con la estructuración de cuarenta y dos canciones, creando una composición en constante cambio. La existencia de las cuatro suites convierten el trabajo en un organismo palpitante en el que cada instrumento y cada voz es una parte indistinguible del todo, para mi es un mosaico en tonos claroscuros y sonidos cambiantes. Estas múltiples facetas hacen que el sonido de Ayreon se enriquezca con toques personales, para un resultado final que es un inmenso caleidoscopio de sonidos que van desde el Folk hasta la Electrónica. 

No deben confundirse los comentarios que he realizado: el sonido de Ayeron se mantiene accesible y su gusto por la melodía es del más alto nivel. Me dio particular gusto escuchar algunos momentos con detenimiento, como The Rival's Dilemma, Quantum Chaos, Collision y Magnetism. Si hay alguna recomendación que se me permita hacer es que todo el trabajo sea oído de una sola vez, para ello, busquen el tiempo necesario que evite que los interrumpan, así disfrutarán más "The Theory Of Everything".

Gran disco, algo inferior a "The Human Equation" y "01011001", pero no por ello dejo de reconocer a "The Theory Of Everything" como una tarea bien desarrollada, la cual es un placer para cualquier melómano, el cual confirma el talento del hombre que está detrás de él y lo confirma como un nombre propio en la escena del Progresivo actual.

8.5/10. Otra gran portada.


viernes, 1 de noviembre de 2013

Toxic Holocaust - Chemistry of Consciousness (Thrash)

Un personaje que tiene que haber vivido congelado los últimos treinta años es el fundador, líder y referente de la banda americana Toxic Holocaust, Joel Grind, hasta su imagen parece haberse quedado en aquella época y sin duda, su música también, pero no desde un punto de vista negativo, por el contrario, sus trabajos parecen salidos de lo mejor que bandas como Slayer, Kreator o Anthrax han hecho en el Thrash.


Sin ningún temor a las 'retrocríticas' Grind y su banda trae ahora "Chemistry Of Consciousness" un disco Thrash, con fuertes influencias Black, especialmente en las voces, con la excelente, brutal, agresiva y rapidísima forma de desarrollar el estilo, especialmente durante los años ochenta, que para quien haya disfrutado de esas grabaciones, encontrará -como a mi me pasó- similitudes más que evidentes a discos como "Hell Awaits" de Slayer y "Among The Living" de Anthrax.

Cada álbum Toxic Holocaust viene con su propio tipo de química, la cual mezcla un poco de Thrash, Speed, Black y Punk y con todos esos elementos, ligeramente elevados o disminuidos entre disco y disco, produce un nueva versión de -más o menos- el mismo disco, porque y esa es fundamentalmente la crítica a Grind, su catálogo completo se puede deducir con sólo oír uno de sus trabajos.

Sin embargo, gusta su fórmula y aunque no los he visto actuando nunca en vivo y la verdad es que se presentan muy-muy poco, estimo que este debe ser un acto bien emocionante y seguramente intenso. Aparte de algunos retoques aquí y allá y la incorporación de letras que hablan de lo satánico, temas apocalípticos y ocultismo, el estilo mantiene su habitual compostura. Las canciones de este disco se fundamentan en blast beats que retumban a través de un fondo elaborado con un buen bajo, mientras que al frente está el crujiente sonido de guitarra distorsionada que ha llegado a ser la firma de Joel Grind. En lo que se refiere a los riffs, los principales son destructores, con una buena variedad y descomunales en su velocidad del rayo. El growl de su líder está siempre presente, bien logrado, sin necesariamente ser la mejor voz del género, pero si bastante emotivas y dura. Este power trio ayuda a mantener fácilmente el ritmo de la cabeza del oidor con sus riffs de guitarra y velocidad, dándole al contenido global un fuerte sentido de unidad y energía pesada.

Hasta cierto punto es una lástima que Toxic Holocaust no haya logrado con "CoC"el asalto brutal a los tímpanos que lograron con "Hell On Hearth" (2005), el cual puede ser uno de los mejores discos del retro género, pero es que -¡claro!- tocar el cielo con las manos no siempre es posible, de todas maneras, aprovechando esta nueva incursión, recomiendo ir a repasar aquel trabajo. Aunque esta banda limita mucho su presencia a la producción de estudio y Grind mantiene gran parte de su trabajo musical dedicado a proyectos alternativos, creo que su discografía es vital para los amantes del Thrash.

Aunque quien me sigue sabe que no soy especialmente inclinado hacia el género y hay bastante gente que detesta todo el movimiento 'retro-thrash', me parece que este disco tiene algo que decir, a pesar de su limitado crecimiento en la propuesta. Puede que la tendencia de volver a los días de gloria del Thrash pase de moda, pero "Chemistry Of Consciousness" no es un clavo en el ataúd, sino por el contrario, una sobredosis de adrenalina para despertar del letargo.

8/10