Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

martes, 31 de mayo de 2016

Schammasch - "Triangle" (Black / Atmospheric / Avant-Garde)

De vez en cuando hacer un comentario de un trabajo es más complicado que lo usual, por varias razones. Puede que el disco no sea bueno, que sea difícil de entender, que no me interese o que -sencillamente- yo no esté a la altura del mismo. Con "Triangle" de Schammasch, cuarteto suizo con dos discos previos, me ha pasado este fenómeno. Se me ha puesto más enredado que de costumbre darle la vuelta a la liturgia de este trabajo, profundamente imbuido en el lado ocultista y oscuro del Black. Creo que lo mejor es tratar de irlo desmenuzando desde lo obvio, es decir, desde lo estético y luego hablar de su impacto emocional.


Para quien no haya oído muestras del llamado Black de segunda ola, esa liderada por Darktrhone, Enslaved e Immortal, entre otros, los cuales se denominaban así mismos como el 'Inner Circle' y que había recogido lo realizado un lustro antes por Clectic Frost, Venom y Merciful Fate, estoy convencido que con este disco triple (especialmente los dos primeros) se pueden dar un baño de sabiduría en esas artes, aunque puede ser un trago demasiado amargo para algunos. Sin embargo, sea que se haya pisado esos áridos territorios o se tenga la mente abierta para todo tipo de sensaciones, "Triangle" será una experiencia intensa, en el más puro de los sentimientos, del más incomprendido -pero quizás más importante- de los géneros del Metal. Me atrevería a decir que si de actualizar el manual práctico del Black se tratara, este disco podría considerarse para ello gracias a las influencias de las que se precia.

Pero lo interesante (y a la vez complicado... y arriesgado) es que "Triangle" a pesar de ser Black en estado puro, no se contenta con mostrar esa sola faceta y en la medida en la que se avanza en el mismo se descubren cosas interesantes, como un elemento Atmospheric y toques Avant-Garde que hablan de exploración y búsqueda de sonidos nuevos. Los miembros de la banda han debido haber sostenido una intermitente conversación -de algunos años de duración- en la que pasaron de realizar un muy mediocre primer disco, llamado "Sic Lvceat Lux" (2010), a elevar considerablemente el nivel con "Contradiction" (2014), para llegar ahora a "Triangle", en el que hay varias cosas que indican que decidieron dejar a la casualidad su suerte e instrumentaron una muestra llena de detalles, mensajes y sugerencias.

Desde la duración, que en total para cada disco es de treinta y minutos con treinta segundo (33:30... clara referencia al 666), hasta la consistencia en la acritud y dureza del sonido e intemperancia de la voz, han logrado -con facilidad- el objetivo de perturbar a los oyentes. Y con esto ya les voy diciendo mi primera conclusión subjetiva: "Triangle" es uno de los discos más difíciles de escuchar y entrarles, no este año, durante mucho más. Si no tienen el tiempo, pero especialmente la paciencia, para aceptar esta trilogía, no se culpen. Estimo que hace falta no sólo suficiente conocimiento del Black, sino un estado de ánimo preparado para este trance.

El trabajo es seriamente ambicioso, percibo en él un compromiso de los músicos bastante más definido que lo usual, lo que los lleva a centrarse en hacer su música sin necesariamente esperar la reacción del público. Riffs repetitivos y crudos, batería que puede pasar de la velocidad endemoniada de quien escapa, al caminar lento del encadenado, una guitarra que no quiere ser Technical y sin embargo es muy precisa, muchos pasajes y temas solamente instrumentales, llenos de imágenes de dolor y sufrimiento. Una gran rabia en el mensaje, definitivamente. "Triangle" tiene todo lo que una banda de Black desea transmitir, pero que no necesariamente les granjeará muchos fanáticos en el gran público, sino solamente aquellos capaces de tragar con ellos este grueso bocado.

El primer disco de la trilogía es claramente el mejor, el más Black. El segundo, sólo utilizando la base del género, se decanta por ser más Post y Atmosférico -interesante- y el último, el que menos me atrajo, tiene demasiados elementos Ambient y Avant-Garde, los que por momentos me lo pusieron difícil de comprender. Pero en conjunto podría decirse que es un trabajo diferente, claramente interesante, especialmente para aquellos metaleros curtidos en las lides de lo extremo. "Triangle" de Schammasch no alcanza cotas más altas de la genialidad por adolecer de algunos temas más definitivamente marcadores y ponerse un poco pretencioso en su tercer tramo, aunque las canciones In Dialogue With Death, Concensus y Awakening From The Dream Of Life, son excelentes.

7.5/10
 

viernes, 27 de mayo de 2016

Death Angel - "The Evil Divide" (Thrash)

Ok, vamos a quitarnos las caretas. Vamos a imaginarnos que el próximo disco de Metallica (?) es "The Evil Divide" de Death Angel: posiblemente dentro de sus consecuencias habría que cerrar el espacio aéreo del mundo por setenta y dos horas, los bebés serían dejados llorar solos y el Papa tendría una crisis de fe... coño y eso sólo porque un disco se apega a los cánones del Thrash y está bastante bien hecho... pero fundamentalmente porque lo presenta uno de los nombres más mediáticos que existe. 


Sigo diciendo que algo no está bien en el Metal... no medimos con la misma vara, mea culpa también. Pero reconozcamos que si no todo es imagen y fama, hay calidad y esta debe ser reconocida. Una referencia que se me puede venir a la mente de gente que haya vivido tanto de evitar enfrentarse consigo mismos es At The Gates y sin embargo fueron capaces, luego de quince años, de volver a romper paradigmas.

El anterior exabrupto viene al caso porque Death Angel ha realizado un disco que está pasando, por momentos, desapercibido. Craso error. "The Evil Divide" es un trabajo enfocado, con toques geniales, pero sin maniobras estrambóticas y muy -muy- 'costa oeste'. Tiene una calidad que yo, sinceramente, no me esperaba y vale aclarar para algún novato lector que puede pasar por aquí de forma desapercibida que es notorio que no soy seguidor específico del género.

La agresión, la velocidad, el registro animal del bajo y el rasgado criminal de la guitarra están de vuelta, junto con la voz agria, aguda y honesta de Mark Osegueda, uno de los dos referentes de la banda junto con la guitarra líder Rob Cavestany, quienes en el quinteto ensamblado han logrado una excelente demostración, dura y frontal, con calidad e incluso con sorpresas sonoras como la que contiene la mejor canción del disco como es Father Of Lies, la cual por poco y abre el camino para un Prog-Thrash... que ya sería el acabose, nominada como Canción del Año.

Pero ¿acaso "The Evil Divide" es perfecto? No, es un excelente disco, pero le faltan aquello de lo que muchos de esos discos muy bien hechos adolece, una guia central y par de temas definitorios que se graben en la memoria. El disco no es -posiblemente está demás decirlo- un dechado de virtudes en lo que a innovación se refiere, sin embargo en su enfoque finales de los ochenta/inicio de los noventa, no deja nada que desear. Tiene todo lo que hace falta para convertirlo en un favorito de los amantes del género y la banda sonora de los más conspicuos mosh pits que se puedan producir (en el Poliedro de Caracas no éramos tan sajones en los términos y simplemente le llamábamos 'la olla').

Luego de tres años de su última muestra, cumpliendo casi treinta años en escena y siendo este su octavo larga duración (recordar que tuvieron un hiato entre 1990 y 2004), creo que Death Angel se esmera con "The Evil Divide" y posiblemente vienen a satisfacer cierto apetito que la escena Thrash había manifestado en los últimos meses. Tienen canciones como Breakaway capaces de romper el cuello más duro y Lost que muestra todavía esa herencia Heavy que antaño también los destacó, pero diría que casi cualquiera de las diez canciones que en poco más de cuarenta y cinco minutos (duración perfecta) engalanan la entrega, no hay desperdicio, pero lástima un tema central con el que deslumbrar a los amigos a la hora de recomendarlo.

8/10. Portada también nominada

martes, 24 de mayo de 2016

Whispered - "Metsutan - Songs Of The Void" (Melodic Death / Folk)

El Ninja-Metal de Whispered es muy suyo, la verdad es que estos finlandeses tienen entre sus manos uno de los actos más innovadores del género, además de que han tenido la delicadeza de evitar las poses caricaturescas, evadiendo el fácil ridículo con el que la mezcla entre el Death Melódico, Folk Oriental y orígenes nor-europeos podrían haber caído. No se lo que la banda pueda significar para verdaderos japoneses, pero dudo que se sientan ofendidos ante una muestra honesta de calidad como esta y sin duda, en lo que a sonido respecta, su contribución y clase es obvia.
 

Luego del crítico segundo disco, "Shogunate Macabre" (2014), Whispered aclaró que eran gente con mucho que aportar y ahora, como era el deseo de los seguidores, con "Metsutan - Songs Of The Void" terminan de establecerse. Para mi la misión ha sido cumplida con un disco muy melódico, rápido e histriónico en lo que a su elementos orientales se refiere, de coros emocionantes y fuertes, elementos sinfónicos bien ejecutados -sin necesidad de excederse- y mucha emoción... es un disco que lo tiene todo, a pesar de ciertos cambios de ritmo un poco bruscos, riffs algo difusos (al menos no todos son de fácil recordación) y cierto exceso en los elementos cinematográficos, además de no ser necesariamente un disco fácil; esto último, para algunos y por el contrario a lo que pueda parecer, será un plus, pues le agregará enteros al gusto por volverlo a oír.

La utilización de instrumentación tradicional japonesa junto con las armas musicales de costumbre en el Metal me han parecido uno de los elementos mejor logrados el disco, la duración del mismo es casi perfecta, aunque Bloodred Shores Of Enoshima se me haya echo un par de minutos larga. Sus componentes de impacto, incluyendo narración, sonidos japoneses, efectos de gritos, katanas en lucha y demás características no abusan del recurso y me lucen fruto de un pulido trabajo de arreglos y conceptualización; igualmente, la grabación sobrepasa los estándares actuales, llegando a mostrar un Rango Dinámico de 9 dB, lo que le da a "Metsutan - Songs Of The Void" una buena sensación, natural y orgánica, a su sonido.

Me parece que los seguidores de Whispered que esperaban ansiosamente "M-SOTV" les debe haber parecido una de las mejores muestras del año, a mi me ha satisfecho gratamente y me ha parecido una de similar calidad a la de su anterior trabajo, aunque no le haya conseguido a la banda ese tema definitorio que me ayude a recordarlos mejor. Sin embargo canciones como Strike!, Exile Of The Floating World, Victory Grounds Nothing -terriblemente épica- y Tsukiakari, de lejos la más completa de la muestra, no dejarán impávido a nadie.

La experiencia que ofrece Whispered con su tercer larga duración es más que interesante, muy bien grabada, de manufactura musical inteligente y emocionate, con una ejecución instrumental de primera, la que unida al las voces, especialmente el criminal growl de Jouni Valjakka, transporta con facilidad a un lugar lejano, pero de sonido conocido, fuerte, agresivo y melódico a la vez.

8/10
 

lunes, 23 de mayo de 2016

Suidakra - "Realms Of Odoric" (Melodic Death / Folk)

Tres años luego de su aceptable o algo más "Eternal Defiance" (2013) vuelve el Melodeath con elementos Folk (¿no es más o menos lo mismo?) de Suidakra con "Realms Of Odoric", un disco seguro, de una velocidad razonable y momentos mejores que otros. No es -creo que después de casi veinte años de carrera, no podría ser- un disco mediocre, pero esperaba que -igual- luego de casi veinte años de carrera sería posible un mejor disco, por el contrario, quizás la banda venga en descenso.
 

Su anterior trabajo me pareció interesante y este, cuando en los temas se acercan a la zona épica de los sonidos cinematográficos, también muestra la mejor cara de la banda. Haber colaborado con la voz femenina de Tina Stabel (la hija perdida de Doro, según suena) en canciones como Undaunted, Braving The End -la mejor del disco y no es precisamente metalera- y Dark Revelations me pareció un acierto, sin embargo la voz limpia del líder de la banda, Arkadius Antonik, francamente no me gustó, sencillamente me pareció sobreactuada, incluso incómoda a veces, su growl todavía mantiene buena forma, eso si.

"Realms Of Odoric" sigue siendo el típico trabajo conceptual, mitológico y de fantasía de la banda, lo que les queda bien y han logrado grabar en el imaginario metalero como su sello de fábrica. Los riffs de algunos temas están en el promedio de mi gusto, especialmente interesante lo que suena en Lion Of Darcania, grandilocuente, con unos coros, teclado y batería que le inyectan emoción. Lastimosamente la grabación es incluso un poco peor de lo que se espera hoy por hoy... mínimamente orgánica, lo que hace el sonido no destaque demasiado.

El disco discurre de forma distraída, son sólo algunos los momentos impactantes -reitero que sus elementos al estilo de banda sonora son bastante buenos- pero se encuentra alejado de aquellos trabajos que hicieron de Suidakra una banda de referencia en el Death Melódico y que posiblemente influenciaron a muchos. Trabajos como "The Arcanum" (2000) y "Emprise To Avalon" (2002) fueron lo mejor de la banda y aunque han logrado mantener su estilo tengo la percepción de que los mejores tiempos ya fueron vistos. Deseo estar equivocado.

"Realms Of Odoric" tiene un poquito de todo lo que la banda ha mostrado en el pasado, pero es como un equipo de sonido de aquellos que vendían en los ochenta, que uno llamaba -en Venezuela- multicomponentes... no destacaban realmente en nada, no sonaban fuerte, no sonaban especialmente bien y no eran muy bonitos... este disco es así, se puede oír y por momentos divertirá, pero no logrará fijarse en el recuerdo de manera especial. Aunque hay canciones que gustan, le faltó un toque importante de emoción, pienso que quizás estos mismos temas tocados por Equilibrium (a los cuales me recordaron) habrían sido más impactantes.

6.5/10
 

viernes, 20 de mayo de 2016

Grand Magus - "Sword Songs" (Heavy / True / Doom)

Grand Magus no es una banda desconocida para mi, aunque realmente sólo fue con su último disco "Triumph And Power" (2014) que lograron llamar mi atención. En cualquier caso me ha parecido interesante hacer un nuevo comentario sobre ellos porque al oír su octava entrega (!) "Sword Songs" me he encontrado nuevamente, pero de forma más refinada, con la mezcla de estilos verdaderamente inusual que los distingue. Me refiero al Heavy, el True y al Doom.
 
 
Esta gente me recuerda como todavía sería normal que los dos primeros géneros se unieran, pero el ritmo del Doom parece incompatible con ello. ¿Como es posible reconciliar esto? Pues la fórmula de Grand Magus parece que sigue dando resultado. Trataré de poner algo en palabras que realmente sólo se puede terminar de entender oyendo el trabajo. Y es que la idea parece resumirse en bajarle la velocidad al Heavy y subírsela al Doom... el riesgo de tener un niño bobo es grande, claro. "Sword Songs" sin embargo logra un interesante resultado.

Ciertamente un disco que se llame como este y tenga un bicho alado llevando una espada en la boca en su portada no esconde su perspectiva. De entrada el True, que tiende a ser excesivamente empalagoso y algo ridículo y además, ya tiene dueño (comienza por M, termina en R y en el medio tiene a Joe DeMaio), luego el Heavy está generalmente inclinado a repetir lo que dos o tres bandas hacen desde hace treinta años (no necesito nombrarlas, supongo), pero el Doom es toda una novedad en este tipo de hechura, se me viene a la mente la gente de Argus cuando uno esos tres géneros en un mismo párrafo, por cierto, esos americanos tienen un trabajo más que recomendable.

Pero volviendo a "Sword Songs", las oídas del disco recomiendo hacerlas con tiempo, con calma, de primeras no siempre es fácil distinguir la fusión de estilos, en sus primeros y últimos temas es más notorio que hacia el centro del disco, pero siempre está ahí, ese dejo un poco doloroso en la voz de JB Christoffersson y sin duda esa sensación de estar escuchando un LP de 33 rpm a 30... yo se que este ejemplo está limitado para aquellos con más de treinta y tantos años de edad, pero espero que motive a los menores a indagar que quise decir.

En cualquier caso, en lo que a su Metal respecta, el disco es mixto, tiene canciones bastante buenas, incluso mejor de lo que me esperaba y otras que son mayormente relleno. Tengo la impresión de que un EP con lo mejor de "Sword Songs" habría sido mejor recibido, teniendo en cuenta que la mayoría de los comentarios en la red son positivos. Pero así vino y así lo comentamos. Freja's Choice y Varangian son dos excelentes temas, realmente llamativos, luego Every Day There's A Batlle To Fight puede ser la mejor, que junto con Frost And Fire redondean una buena entrega.

Una mención final quisiera hacer a la perspectiva True de Grand Magus. Creo que su visión sigue siendo de bastante calidad y limita los escalofríos que produce la pena ajena propia del género al mínimo; algunos coros son épicos y la emoción contenida de la gruesa voz líder -nuevamente me fijo en ella- transmiten bastante bien el mensaje. Tengo la sensación de que una presentación en vivo de estos suecos sería de agradecer; si alguien se los cruza, por favor comentar. Cierro pensando que el disco tiene potencial para crecer a lo largo del tiempo, pudiendo incrementar su valor.

7.5/10

miércoles, 18 de mayo de 2016

Winterhorde - "Maestro" (Melodic Progressive Black)

Confesaré que la cantidad de años que hacía que Winterhorde no presentaba un disco (unos seis) y el hecho de que las bandas del Medio Oriente, en este caso israelí, tengan una marcada tendencia al Folk de la zona -el cual es, o un gran acierto o un gran error, poco en medio-, me había causado algo de pereza para sentarme a escucharlo. Pero al revisar el material reciente a disposición, la portada de "Maestro" me pareció tan enigmática que decidí darle una oportunidad. Nuevamente he comprobado que el Metal tiene mucho espacio para sorprender.
 

"Maestro" es un disco de Black Melódico con elementos Sinfónicos y Progresivos el cual mezcla estilos e instrumentación como los buenos, desarrollando a lo largo de su ejecución una gran cantidad de elementos. Desde un growl medianamente crudo del Black, más cercano al scream del Death, pasando por voces y coros limpios, tanto en solitario como en agrupación. Luego se mezclan teclados, una batería interesante y una guitarra líder especialmente buena, pero evitando convertirse en punto focal. Intensidad Black, dulzura sinfónica, mucha -pero mucha- emoción y sentimiento y un complejo, sin embargo permeable, songwriting.

Con claras influencias tomadas de Dimmu Borgir en su concepción Black y de gente como Sceptiflesh en lo instrumental, "Maestro" tiende a ser impresionista, como lo sería un mago haciendo su gran truco final. Me pareció interesante confirmar a la enésima oportunidad de escucharlo que siempre me volvía hacia la fuente del sonido, cuando lo normal es que los discos que coloco vayan sonando en el fondo... como distraídamente. En este caso no fue así. La indudable calidad de la banda, la cual se percibe cohesionada al milímetro, sugiere mucha sensibilidad y calidad... y justo en el momento en el que los elementos Sinfónicos y Progresivos más suaves hacen peligrar la ejecución hacia el letargo, la intensidad Black aparece para resucitar el interés.

Entiendo que los músicos de Winterhorde son mayormente nuevos en la agrupación, por lo que posiblemente "Maestro" sea un segundo aire en la vida de la banda. Su sonido puede no ser el más original del Metal, pero su elaboración es de primer orden y dentro de los temas que lo componen hay algunos que son verdaderas joyas, tales como Antipath, Chronic Death, Cold y Dancing Flames. Cualquiera de estos temas reverbera en mi gusto y estoy seguro que en el de muchos también podría ser así, tanto que Maestro queda nominada como Canción del Año.

El disco merece mucha atención, a pesar de que por algunos momentos, como en The Heart Of Coryphee, la mezcla entre claros y oscuros puede hacerse demasiado dramática o ecléctica, así como los elementos cinematográficos de A Dying Swan sean quizás demasiado melosos. Lo cierto es que ya sea sólo para ilustrarse en la cantidad de música que un fondo Black puede mostrar, "Maestro" tiene que estar dentro de los recorridos obligatorios de este año.

8.5/10. Portada nominada.

lunes, 16 de mayo de 2016

In Mourning - "Afterglow" (Melodic Death / Progressive / Doom)

"Afterglow" de In Mourning es un disco preciosista. Como el término sugiere, la hechura del trabajo se esmera por presentar un trabajo enfocado, muy bien ejecutado, impecablemente grabado y producido y claramente pulido en todos sus aspectos técnicos. Al igual que con "The Weight Of The Oceans" (2012) la puesta en escena es, según mi entender, a lo que debe tender una banda de Metal que seriamente quiere dejar huella. ¿Pero qué hay más allá de la estética?
 

El espíritu de "Afterglow" es sin duda el elemento más interesante del trabajo. Este disco muestra un crecimiento en el que la banda, manteniendo su perspectiva Death Melódica, agrega elementos Doom que producen un efecto hipnótico muy interesante, sin contar con que la concepción lírica está muy por delante de lo que bandas similares crean, ya que luego de haber dejado al Sol estrellándose en el mar al final de "TWOTO", la historia continúa con su renacimiento del fondo, entre la destrucción y la belleza... me perdonan, pero las imágenes que las letras de los temas sugieren son extraordinarias.

In Mourning ha mostrado en este disco un trabajo que es complejo pero accesible, bastan dos o tres oídas para aceptar con los brazos abiertos a "Afterglow". Los riffs, hooks y melodías son intensas, transmisoras de una fuerte emoción la cual toma un desarrollo sorprendente en casi todos los temas, comenzando como un susurro para ir creciendo en fuerza y emoción. Su manera de presentar su música mantiene elementos que fácilmente pueden sentirse influenciados por Opeth e Insomnium, pero a los que agregan su propia tesitura y calidad.

Una diferencia entre este y su anterior trabajo es la reducción de elementos Prog, los cuales, aún cuando todavía se mantienen, especialmente en el tema The Lighthouse Keeper, ya no son tan obvios. Los cuatro años que les ha tomado ensamblar esta nueva entrega parecieran haber rendido frutos; en los primeros temas del trabajo hay una explosión de sensaciones que en lo particular me han impactado gratamente. The Grinning Mist es un tema excelente, Ashen Crown creo podría ser la mejor canción del disco, sumamente atmosférica y Below Rise To The Above, hipnótica al punto de ser mi preferida.

La mezcla de voces growls y limpias está realizada muy bien, alternando sutileza y agresión entre temas. La emoción triste de los elementos Doom que se permiten es de primer orden. Hay tantas cosas en "Afterglow" que por momentos podría perderse de vista que el centro del disco es su sonido Melodeath, pero ello no ocurre pues cada vez que los suecos quieren impactar, lo usan, con gran batería y bajo, pero por sobre todo con una guitarra intensa, genialmente ejecutada.

Aún cuando por algún momento el disco se pierde en algo de somnolencia y hacia el final los temas no son tan impactantes como los primeros, como dije en 2012, In Mourning me ha vuelto a dar un abrazo inmovilizante de buen Metal. Sumamente recomendable.

8.5/10
 

miércoles, 11 de mayo de 2016

Vektor - "Terminal Redux" (Thrash / Technical Death)

Y hablando de trabajos que destacan, no hay manera de evadir el comentario que se merecen los norteamericanos de Vektor. Esta banda, que une dos estilos presumiblemente incompatibles entre sí, como son el Thrash y el Technical, sobre un trasfondo lírico que encierra la ciencia ficción y el espacio, muestran su tercer larga... larguísima... duración, llamado "Terminal Redux" y que seguramente vendrá a ocupar alguno de los lugares reservados para los mejores exponentes del Metal en 2016.
 

Debo confesar que "Terminal Redux" no estaba en mi radar de alerta temprana y quizás por ello la sorpresa puede haber sido mayor. En una hora y trece minutos, diez temas en los que se mezclan una de los más interesantes matrimonios de sonidos orgánicos, concepto épico-espacial, la crudeza y el impacto que sólo el Thrash es capaz y una ejecución instrumental de calibre grueso, entregan una muestra frontal de calidad.

Pero el disco va más allá de la típica ejecución del género. Olvídense de encontrarse con lo usual, -digamos un show a lo Big Four- "Terminal Redux" evita los lugares comunes. En primer lugar, como señalé arriba, el elemento técnico de la instrumentación está fuera de lo común y aunque no llega a cotas de una banda Techdeath a lo Obscura, si supera ampliamente lo que de un grupo Thrash se espera. Siento que este es uno de eso de los puntos más fuertes de "Terminal Redux", el enfoque de los músicos, especialmente del guitarrista Erik Nelson quien no deja de moverse por sobre su arma musical, así como también la milimétrica batida que le da a los cueros Black Anderson.

La grabación del disco es otro de los elementos que contribuye a que la experiencia sea integral. No sólo está bien quemado sino que su rango dinámico se permite un par o tres más decibeles que los que usualmente hacen demasiado 'compacto' el sonido, por así decirlo. Siento que esos 7 dB de Rango Dinámico son los mínimos necesarios para que "Terminal Redux" suene duro y suene bien, a la vez.

Los temas que escogió Vektor para incorporar al disco son absorbentes, destructores, cambiantes y emocionantes. La voz con la que DiSanto estremece cada uno de ellos, a pesar de ser el más puro scream Thrash, no se limita a escandalizar. Creo que su contribución hace del disco un objeto hipnótico, una mezcla de sensaciones que van desde la rabia y descontento que el Thrash sugiere, pasando por el poder que dimanan las emociones fuertes, llegando al impacto adormecedor de los momentos de calma que los temas Recharging The Void y Collapse traen. Claramente esta última canción la mejor del disco y por tanto nominada como Canción del Año.

Casi cualquier canción, los ayudará a transportarse a esas zonas del Metal en donde hay de todo y en abundancia y los elementos que pudieran percibirse tomados de bandas como Voivod, Aftermath o Coroner, han sido amplificados y pulidos, incorporando interesantes zonas Prog. En lo particular habría preferido un disco un poco más corto, o quizás algunos temas de menos duración que en la primera mitad del disco hubieran dado algo más de diferenciación entre canciones, algunas de las cuales parecen la segunda parte del anterior, mayormente porque son las más Thrash del disco, lo cual es bueno en el contexto, pero puede llegar a agotar. Finalmente, que en los últimos tres segundos de la última canción no hubieran incluido un coro de niños. Aún así y a pesar de sus elementos menores, "Terminal Redux" hará eco.
 
8.5/10
 

sábado, 7 de mayo de 2016

The Foreshadowing - "Seven Heads Ten Horns" (Doom / Gothic)

Considero esta crítica un deber ciudadano en pro de la salubridad de los metaleros, quienes podrían enfermarse -y seguro perder el tiempo- con eventos como los de The Foreshadowing y su insufrible último disco. Este es uno  de esos trabajos que pasan a la historia por todas las razones equivocadas y que se les recuerda de cuando en cuando a fin de meterle el miedo en el cuerpo a los más jóvenes... 'cuidado cuando hagas un disco no te vaya a salir como "Seven Heads Ten Horns"...
 

Bromas aparte, estos italianos de perspectiva Doom / Gothic parecieran haber decidido destruir algún legado que venían construyendo desde su "Days Of Nothing" (2007) y sin mayor explicación realizar uno de los peores discos del año y de muchos años. Un trabajo en el que es difícil encontrar lo peor puesto en práctica. Tras las tres obligatorias y sufridas oídas que como mínimo me obligo a hacer de cualquier trabajo a comentar, me es difícil definir que me sonó peor, si la estrepitosamente mala composición de los temas, la terrible grabación y ejecución de la batería, la insufrible voz de Marco Benevento o lo cursi y sobreproducido del conjunto.

En el aspecto instrumental lo único que por momentos salva al disco de convertirse en una bazofia absoluta es algún solo de guitarra de Alessandro Pace, quien parece que fue el único miembro que pudo dormir algunas horas antes de entrar al estudio. Lo demás desde este punto de vista es pueril, desconectado y frio. La voz líder está peligrosamente cercana a ser una de las peores muestras que he oído en años, no ya porque no cantara bien -que no lo hizo-, ni porque fuera débil y caricaturesca -que lo fue-, sino porque fue tan aburrida que si se hubiera quedado callado de repente, nadie lo hubiera notado. Una absoluta falta de alma.

Las canciones son pésimas, los primeros minutos del disco sugieren algo, pareciera que traen cierto material con el que hacer un disco aceptable, pero cuando se alcanza el tercer tema se siente como que algo parece estar saliendo mal. Cuando se llega a New Babylon, cuando Benvento ya pareciera que se va a ahogar, se comprueba que lo que está pasando está más allá de reparación posible y con 17 el desastre ha sido consumado. Voy más allá, si por un milagro el disco hubiera contenido la mejor canción del Metal en los últimos diez años, la calificación general no superaría un mediocre. Si el Metal es emoción y sentimiento, estos señores lo mataron. Espero que en nombre del género no se repita esto, si no querían grabar, que no insulten el Doom.

Capítulo aparte merece también la batería. Sea por culpa de como fue grabada o porque sólo había dinero para esos platillos con sonido a tapas ollas de cocina y cuya única contribución es destrozar la paciencia del oyente, la muestra es tan mala que parece un chiste. Sería graciosa sino fuera por lo terrible... "Seven Heads Ten Horns" en general, está muy mal ejecutado y grabado.

Y para cerrar, la sobreproducción. Esa melcocha de sonidos estentóreos es como si a un pintor se le hubiera caído toda la paleta sobre el lienzo y para no perder la tela los hubiera mezclado con una escoba. Criminal, inentendible y sinceramente estrambótico. Coros de niños, teclados a demasiado volumen y destiempo, voces espaciales, falta de riffs definidos, hooks insufriblemente largos, coros desalmados, cambios de ritmo pseudo Prog, la peor batería en mucho tiempo y un supuesto concepto lírico que compara a Europa con Babel hacen de esto... pues un algo indefinible entre honestamente malo y apenas soportable.

2.5/10
 

miércoles, 4 de mayo de 2016

Mistur - "In Memoriam" (Melodic Black / Viking)

En medio de una mini crisis de fe metalera, donde siento que hay días y hasta semanas donde cuesta conseguir trabajos de verdadera calidad y cuando los consigo la diferencia entre ellos y el resto es tan abismal que sólo me termino convenciendo de que algo huele mal en Gotemburgo, he encontrado paz (por usar el término, aunque no sea así) en un disco inesperado, de una banda cuasi desconocida, formada en Noruega en 2003 y cuyo único trabajo antes de este que comentaremos, data de 2009. Me refiero a Mistur, una creación, o quizás más bien, heredera del trabajo que su guitarrista líder realizó en otra banda ya desaparecida, pero genial en su momento, llamada Windir.


En clave Melodic Black para desarrollar un excelente Viking/Folk, presentan "In Memoriam" un disco que desde que comienza destaca su fuerte sentido atmosférico y melódico. Un songwriting extraordinariamente bueno -e inesperado- me ha tenido embelesado durante bastantes días en los que he dedicado atención al trabajo. De riff y hooks excelentes, suficiente crudeza para facilitar la transmisión de emociones y mucha energía oscura.
 
Los seis larguísimos temas del trabajo, de entre más de siete y hasta más de once minutos, son, en el marco de ese Black que sólo la gente de largos y crudos inviernos logra hacer, un arrullo de sonidos intensos. Algún día quisiera explicar con palabras como trabajos como estos, a pesar de su sonido estentóreo y criminal, son capaces de generar en mi una sensación casi física de arropo, que casi me permite sentir como el sonido me calma, emociona y alimenta. "In Memoriam" es mucha, mucha música.

Sin embargo no se crean que el disco es letárgico o quizás dominado por un ritmo Doom, por el contrario, tienen velocidad, fuerza e intensidad. Lo que pasa es que su muestra es compleja, sin ser difícil o Tech y el uso de los instrumentos usuales del Metal (cuerdas y cueros) unidos a la adecuada ubicación de los teclados, hace brillar el sonido ominoso y envolvente. Esto unido a una gran demostración vocal, tanto en el growl como en el scream y las voces limpias, convierten la muestra de Mistur en un disco obligatorio durante el año.

Los primeros cuatro temas del trabajo son de gran factura, siempre comprometidos con su mensaje de lírica relacionada con la mitología nórdica, aunque quizás Matriach's Lament no me terminó de convencer como el resto, pero sin embargo es en los últimos dos temas, The Sight y Tears Of Remembrance donde la banda realmente se luce y muestra de lo que es capaz. La primera con sus cuerdas suaves al inicio abre paso a un viaje épico de sonidos vikingos, matizados con cambios de carácter Prog y toques Heavy, imágenes nórdicas y gran solo de guitarra. La de cerrar, a su vez, en una estructura similar se abre paso con los teclados para luego galopar con gran velocidad, traqueteo de batería y la mejor transmisión de emociones del disco.

Esta vuelta a los ruedos del Metal de Mistur debe ser percibida por los amantes del Metal como una oportunidad para reconocer que, dentro de la generalidad, hay sorpresas y gran calidad.

9/10 Nominado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.