Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

sábado, 31 de enero de 2015

Keep Of Kalessin - "Epistemology" (Epic Melodic Death)

A mi humilde parecer, estos noruegos son estructuralmente inconsistentes y eso es lo que les ha limitado alcanzar el estrellato al que parecen destinados pero no terminan de llegar. En "Epistemology" nuevamente repiten la fórmula Epic Melodic Death hacia la que han evolucionado desde su formación en 1993 y muestran un par de canciones descomunales, especialmente una de la que hablaremos, aunque el resto se percibe de menor nivel, incluso alguna que puede ser catalogada de relleno.


Keep Of Kalessin es una banda de esas que uno desea que hagan un gran trabajo y estallen como lo mejor del año... calidad tienen para ello, pero siempre parecen quedarse cortos en el intento. Comenzando porque cinco años entre discos es demasiado tiempo (a menos que te llames At The Gates) y eso hace que los seguidores se diluyan en la atronante cantidad de buenos, muy buenos y excelentes ejecutantes que el género tiene.

"Epistemology" es un disco que mantiene la buena base instrumental de la banda, pero cuyo sonido general es demasiado encajonado, haciéndole daño al producto final. Sin embargo, cuando se hace abstracción de la mediocre grabación, se puede sentir ese sentido de la épica tan característico del grupo liderado por Obsidian Claw. Una guitarra excelsa, una batería total y rápida y unos teclados, aunque algo exagerados, bien realizados, se unen a una gran voz que deriva entre el scream y el sonido limpio poco definible y unos excelentes coros, lo mejor del trabajo.

El disco requiere, más bien, exige, varios repasos. No es sencillo, a pesar que, del sentido épico del Melodeath que ejecutan, se esperaría cierta comodidad para el oidor común, sin embargo ello no es así. Mucha velocidad y cierta agresión casi Technical lo llevan a un rincón menos cómodo, no por ello, menos interesante. Aún así algunas canciones se aglutinan demasiado... será por la grabación o por el concepto, no siempre me logré conectar con ellas. The Grand Design e Introspection son interesantes, pero algo exageradas. Dark Divinity y Universal Core apenas promedio, así como alguna otra, quizás Necropolis divagante... no siempre terminan de llegar a puerto.

Pero a riesgo casi de convertir el disco en un 'one hit wonder' presentan The Spiritual Relief... aquí el reloj se detuvo. Este tema estentóreo, escandaloso, de casi diez minutos, tiene uno de los riffs y coros más espectaculares que me ha regalado el Metal en algún tiempo. Es esa canción que en la medida que vas percibiendo en tu mente se forma como lo esperas y aún así te sorprende... no es fácil explicar la sensación que una canción ideal produce, cada quien tiene su propia imagen. A mi me deja emocionalmente agotado, pero ansioso... deseoso de volver a percibirla en todos sus cambios y melodías. Léase bien, dije 'percibir' no oír, el concepto es mucho mayor. Queda sin duda seleccionada como primera contendiente a Canción del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

Otro tema también destacable es Epistemology, igualmente épico y emocionante. Entre este y el seleccionado creo que el trabajo resaltará, aunque en la sumatoria final no sea todo lo que -como dije al inicio- se desea que llegue a ser.

En todo caso, frente a la seria decepción que significó su disco anterior, "Reptilian" (2010), este disco es una evidente mejora. Más interesante, frontal y rítmico, con mejores ideas y mucho más vivaz. Sugiero pasearse por él y disfrutar especialmente las canciones sugeridas. Lastima la grabación escandalosa.

7.5/10. Buena portada.

jueves, 29 de enero de 2015

Divine Disorder - "Garden Of Dystopia" (Progressive Technical Symphonic Death)

No puede haber un sitio más inimaginable para conseguir una buena ejecución de Technical Death que Kuwait... lo siento, pero para volverme a sorprender tendrán que venir de una cueva en Afganistán... En mi usual recorrido de los últimos días me he encontrado repitiendo el sonido sólido, complejo, interesante, bien estructurado y con interesantes toques Progresivos, Sinfónicos y apenas suficientemente melódicos que Divine Disorder presenta en "Garden Of Dystopia".


Cuatro músicos cuyos nombres y fotografías claramente los identifican como lugareños de ese lejano país: Azurayl vocalista líder, Adel Alqattan y Ali Ebrahim en las guitarras, Darkvain en bajo y orquestación y Mortis - en los teclados (no acreditan baterista), presentaron este disco a finales de 2014, el cual no llegué a oír y por tal motivo voy incluir en 2015, ya que lo considero una de esas ejecuciones integrales que cualquier banda desea hacer algún día, sea cual fuera el estilo.

De entrada el buen gusto y eficiencia en el manejo instrumental es más que destacable, como debe ser una banda de Death, luego su songwriting es variado, con evidentes influencias de sonidos de grupos conocidos en el género, como Fleshgod Apocalypse, en lo que Tech-Death respecta o Symphony X, en lo que Symphonic trata. Muy interesante me resultó la forma de iniciar los temas, siempre con potencia y en búsqueda de la sorpresa, lo que unido a un buen desarrollo y la agresiva voz de Azurayl, me mueve a pensar que estos chiquillos no se van a quedar como desconocidos metaleros del desierto kuwaití, sino que pronto alinearán en sitios bien distantes a su casa.

Puede ciertamente que algunos temas, en su persecución del objetivo Progressive, deriven un poco de más, haciéndose menos intensos, pero no por ello creo que haya mucho desperdicio o relleno, si acaso en temas como The Gambit o The Puppeteer. Puede, de la misma manera, conseguirse en "Garden Of Dystopia" joyas como Enciphered III, Children Of Menace, Animus y The Arcanist, que muestran calidad, mucha agresión y una interesante manera de incorporar sonidos sinfónicos sin tener que caer en clichés que generalmente lucen forzados dentro de los temas. Aquí incluso algunos sonidos étnicos permiten algún nivel de originalidad, el cual es de agradecer.

Siendo este el primer trabajo de Divine Disorder, auto producido por demás, en el cual han mostrado tanto potencial, creo que se les debe hacer seguimiento. Es que incluso las letras de sus temas, alguna de las cuales logré conseguir, me parece que tienen sustancia y sentido... cuando alguien te dice, como en Pandora's Codex '...By opening the gates to the ancients/and the divine foundations of the universe/Let there be… Disorder...' se sabe que el disco va a ser emocionante :-)

Ojalá sigamos teniendo noticias de Divine Disorder en el futuro, siempre será de agradecer que haya quien haga algo bien.

8/10

martes, 27 de enero de 2015

Venom - "From The Very Depths" (Black / Thrash)

Venom es la prueba patente de uno de los principales postulados del marketing 'es preferible ser el primero que ser el mejor' Para los que hemos seguido la historia del Black, esta banda es icónica, inspiradora y genial, pero primitiva. Tan pronto ocurrió que su inspiración se esparció, técnicamente fueron superados y durante unos cuantos discos, opacados. Pero el tiempo, como a cualquiera, les ha permitido crecer y la línea de eficiencia se ha cruzado con la de la propuesta, alcanzando nuevamente un nivel de clase.


Si alguno desea profundizar en lo que esta banda o algunas contemporáneas a ella significan, recomiendo leer el libro 'Black Metal: Evolution of the Cult' de Dayal Patterson, claramente el mejor trabajo en torno a este estilo. 

Como han de suponer con esa manera de iniciar un comentario, Venom no es la mejor banda de Black, ya en sus inicios su limitada capacidad instrumental era reconocida incluso por ellos mismos, velocidad, blastbeats, screams, mucha agresión y una lírica enfermiza conquistaron a un mundo que no había experimentado algo similar, tanto es así que es reconocido universalmente el título de su segundo álbum como la definición de lo que este estilo es: "Black Metal" (1982)... pero el tiempo pasó y vinieron nuevas bandas, mucho más proficientes o sencillamente mejores. Aún así Venom es faro de luz negra e inspiración de miles de bandas de Thrash, Black y cualquier cosa extrema.

Ahora bien, Venom ha sabido aprovechar el tiempo. Girando en torno al legado que su vocalista y bajista Cronos -único miembro original- carga sobre sus hombros y con la ayuda de músicos mucho más formados que los honorables Clive 'Jesus Christ' Archer, Tony Bray 'Abaddon' y otros, su nivel se ha mantenido... sin embargo al menos sus últimos tres discos "Metal Black" (2006) "Hell" (2008) y "Fallen Angels" (2011) no han sido muy bien recibidos, especialmente el segundo, punto más bajo en la carrera de la banda. 

Cabe preguntarse entonces qué puede tener que mostrar un grupo que tiene su nombre inscrito en la inmortalidad metalera tras catorce discos de estudio pero se mostraba en franca decadencia.... yo creo que siempre hay lugar a la sorpresa, pero para que la misma sea grata uno debe estar abierto a aceptarla. Con "From The Very Depths" Venom muestra un buen nivel, mejor que el de sus anteriores trabajos y percibo un interesante Black, con muchísimo Thrash, que reverdece sonidos agresivos, intensidad y bastante emoción. La voz de Cronos ya no es tan potente o profunda como era, es cierto, pero la experiencia que tiene se hace valer y sustituye la exhibición de fuerza con intensidad, la guitarra de Rage es de buen calibre y hasta algún sólo se percibe de gran factura, como en Long Haired Punks. La bateria de Dante hace su trabajo bien, con cambios de ritmo interesantes y sin abuso de los blastbeats como único recurso. La temática de la banda no ha cambiado y sus elementos anticlericales o francamente satánicos siguen ahí, para mayor gloria de sus creencias y felicidad de sus seguidores.

El disco suena grande, envolvente, bien elaborado y mejor grabado (un inusual Rango Dinámico de 8 dB lo confirma), los instrumentos calan duro y el songwritting, si bien sigue siendo de una sola vía y bastante predecible, es divertido y duro, especialmente con canciones como Evil Law, Crucified, o Grinding Teeth; en concierto esta banda es un abuso sensorial y emocional y con "FTVD" estoy convencido atraerán nuevamente a muchos amantes de lo extremo y la agresión.

Me atrevo a pensar que Venom creyó nuevamente en sí mismo y con este disco se propone demostrar que podrían haber estado golpeados, pero no acabados. Disco para entender lo que fueron, pues no se alejan de su zona de confort, pero siendo ese lugar aquel donde le enseñaron al mundo metalero lo interesante que puede ser la crudeza libre.

7.5/10. Buena portada.

Nota: Como se está formando un interesantes debate acerca de si Venom es Black, quisiera transcribir un fragmento del libro citado arriba (la traducción es libre):

"Mientras que las semillas del Black Metal fueron sembradas durantes los setentas, no sería hasta los ochenta que la primera ola del Black Metal tomaría realmente forma, aunque es importante recordar que la frase 'primera ola de Black Metal' e incluso el término 'black metal' ha sido aplicado solamente de forma retrospectiva. Esencialmente la 'primera ola' fue una pequeña colección de bandas que llevaron el Metal hacia territorios más duros, tanto en imagen como sonido, y por ello son alabados por los fanáticos de todas las formas de metal extremo, incluyendo Thrash y Death. Sin embargo, mientras es un error considerar a todas aquellas bandas parte exclusiva del género Black, el trabajo de estos pioneros indudablemente sentaron las bases para la fundación del culto, y ninguna más que los originadores del término 'black metal': Venom." (pags.155 y 156)

Si bien ahora suenan más Thrash que cualquier otras cosa, su inspiración, su lírica, sus raíces y su herencia siempre me obligarán a definirlos como parte del Black... pero cada quien puede escoger el género en el que quiera ubicarlos.


miércoles, 21 de enero de 2015

Blind Guardian - "Beyond The Red Mirror" (Power / Progressive)

Por más que he escuchado con oído crítico "Beyond The Red Mirror", el décimo disco de estudio de Blind Guardian, en la búsqueda de elementos que den muestras de pérdida de forma, honestamente y luego de varios repasos, intercalados con sonidos totalmente diferentes, lo que encuentro son detalles apenas menores. Creo que los bardos alemanes han realizado un trabajo de grandes y excelentes proporciones, regalando nuevamente lo que de ellos se espera. BG ha vuelto en fantástica forma, ciertamente algo sobreproducidos, pero revestidos nuevamente de la magia sonora que los coloca entre las cinco mejores bandas del Power/Prog.


Luego de cinco años de insufrible espera se nota que Kürsch, Olbrich, Siepen y Ehmke han tenido el tiempo para hacer su tarea, escribiendo piezas épicas, emocionantes y melódicas pero no indulgentes, en el marco de un trabajo conceptual que viene a ser el segundo capítulo de la historia narrada hace veinte años en "Imaginations From The Other Side" (1995), donde ahora el mundo ha sufrido los terrible embates del tiempo, quedando sólo conectado a través del Espejo Rojo, el cual debe ser ubicado con urgencia y a todo costo.

Desde cualquier perspectiva para mi siempre han sido las voces y los coros lo más atrayente de Blind Guardian... a veces no se como hacer para sacarme de la cabeza ciertos pasajes en los que la emoción hace ebullición a través de esa característica tan única de la banda. Desde el mismo 'vamos' con la canción The Ninth Wave percibo la genialidad de unos músicos que la ventura unió, para mi esta es posiblemente la mejor canción del disco. BG con "BTRM" ha logrado nuevamente una alineación astral que no pasará desapercibida por nadie. Incluso hasta los haters típicos (como si los estuviera viendo) tendrán que rendirse a una realidad indudable, este puede ser el mejor trabajo de la banda desde "Night Fall In Middle-Earth" (1998) o al menos al nivel de su anterior, "At The Edge Of Time" (2010)

Hay sin embargo algunos detalles que si quisiera hacer notar. El segundo elemento que más me ha atraído siempre de esta banda es su uso de la guitarra líder, la cual 'canta' en el más estricto sentido de la palabra y va, junto con la voz, describiendo los momentos épicos u oscuros, terribles o luminosos, que su trabajo desarrolla y en este disco, si bien esa característica se mantiene, cede espacio a la orquesta y los coros -de Boston, Praga y Budapest- que los acompaña en el disco. Ciertamente el sonido ha crecido con "Beyond The Red Mirror" pero pudo haberse incurrido en el defecto de la sobreproducción en algunos momentos y dejado de lado el toque metalero que le da esa fuerza única.

La canción Twilight Of The Gods, ubicada en el estratégico segundo lugar, es particularmente interesante en su emoción, fuerza y lírica y partir de ahí el desfile de temas alcanza algunos momentos cautivadores. Prophecies es de las más metaleras, At The Edge Of Times es un tema de velocidad media que se presta para la descarada exhibición de destrezas vocales de Kürsch, pero adolece de la característica de solapamiento de la guitarra que mencioné. Ashes retoma lo mejor de la historia y capacidades de la banda, en tonos emocionantes y un coro para recordar y cierto nivel de agresión incluso, con espacio para una gran muestra de lo que Olbrich es capaz con las seis cuerdas.

The Holy Grail excelente tema, de la más pura extracción de la historia del grupo, que sirve de puente para los elementos más orquestales del disco, como son sus últimas cuatro canciones, donde creo que Blind Guardian acomete lo que se espera de ellos, grandiosidad, complejidad, melodía, sonidos para grabar en la memoria y mucha emoción. The Throne, Sacred Mind, la hermosa -mucho- y lírica, Miracle Mind y el 'grand finale' Grand Parade, un verdadero estallido de colores y sensaciones.

Una grabación espectacular, agraciada por la gran cantidad de recursos de la que una banda como Blind Guardian se puede preciar, convierten este disco de sesenta y cinco minutos, en uno de esos trabajos que justifican la existencia de los equipos de sonido costosos y cierra el círculo al primer gran trabajo del año, seguro participante en las listas de preferidos de finales de 2015.

8.5/10. Gran exhibición, excelente retorno.

martes, 20 de enero de 2015

Quickie 7 - Satan's Host - Battle Beast - False In Truth - Symforia

7

Satan's Host - "Pre-Dating God Part 1 & 2" (Blackened Heavy / Thrash) Los norteamericanos autodenominados ejecutantes de un 'blackended heavy' presentan un trabajo doble que tiene sus momentos, pero no termina ser impactante. Las voces no son buenas, pero la instrumentalización es mejor. El concepto es interesante pero agota un poco en el sonido, que se hace cliché, más que todo por poco definido, pues se brinca de Thrash al Heavy a la balada Rock...(?) a una mezcla con sonidos Black, pareciendo que nunca hay verdadero compromiso. Repito, ambos discos tienen momentos, con un songwritting decente, especialmente cuando la guitarra toma protagonismo, en otros momentos puede tornarse hasta confuso y la voz líder/coros dejan mucho que desear. Para una banda que esta formada desde hace 30 años, pero que reconozco no haber oído nunca (o no recordar), no son excesivamente sorprendentes.
6/10


Battle Beast - "Unholy Savior" (Heavy / Power): que una banda a la que me había interesado comentar sus dos primeros discos vaya a caer en el segmento 'Quicky' debe despertar una señal de alarma... aunque yo se que no son tantos los que me leen, no formo opinión y menos todavía voy a ser una guía para los dioses del Metal. En cualquier caso no me place informar que la percepción original que mi sentido-araña-metalero me había alertado con su segundo disco "Battle Beast" se ha confirmado y los tiempos excelsos del debut de "Steel", con su cantante primigenia, Valo, han pasado a mejor vida. Puro cliché y lugares comunes, cuando no incluso cierta mediocridad. Apenas sobre el mínimo indispensable para hacerlos pasables. Incluso la guitarra líder decayó notoriamente, sin contar con su songwritting y el inocultable acercamiento al Pop o peor, a la comercialización de su sonido. Touch In The Night es la primera nominada del año, como Peor Canción de 2015.
5/10



False In Truth - "Back To War" (Thrash / Melodic Death): De donde uno menos lo espera puede salir una buena sorpresa y de Turquia no es precisamente de un sitio de donde me podría esperar algo como esto, un buen rato que esta banda me ha hecho pasar. Con un estilo que no se si es Deathened Thrash o Thrashened Melodic Death (nosotros los metaleros podemos llegar a niveles absurdos de ubicación musical), una fuerte voz y unas cuantos temas bastante bien logrados, diría yo que con mucha emoción, rabia y sensaciones, False In Truth pinta muy bien lo que hace y me mueve a sugerirlos para vivir algo de intensidad, especialmente por sus elementos Thrash. Algo menor en sus sonidos de influencia Heavy que a veces utilizan y cierto primitivismo en el songwritting, pero intrumentalmente bien puestos, esta banda de sólo dos componentes y veinte años de formados presentan un buen disco, seguramente de la predilección de los seguidores específicos del género.
7.5/10



Symforia - "Nocturnal Symphonies Of The Unholy" (Symphonic Black / Gothic): Estos griegos tienen lo que podría llamarse una buena idea, implementada de forma limitada. El disco en general no me gustó pero les reconozco cierto nivel de novedad al incorporar en los sonidos Black de trasfondo sinfónico a una voz femenina. Lo cierto es que ni la música, ni la instrumentación, ni la voz de la chica son buenas, tendiendo hacia lo mediocre. Está interesante para enterarse de lo que algunas bandas hacen a nivel de experimentación, pero el producto final no es ni adecuado.
4.5/10

domingo, 18 de enero de 2015

Serious Black - "As Daylight Breaks" (Power / AOR)

Aún cuando este es un blog en el que se comenta de Metal la verdad es que en el fondo es un sitio para mi catarsis personal, lo que puede parecerle a la mayoría como lo mismo, pero -aseguro- no lo es... igualmente pienso que habrá a quien le guste lo que aquí se hace y a quien le moleste, incluso lo insulte... en esa onda muchas veces me pregunto qué piensan las bandas, si es que alguna vez han tenido la desdicha de pasar por aquí. ¿Que pensarán dioses del Metal provenientes de bandas tan egregias como los componentes de Serious Black, que vienen de Blind Guardian, Helloween, Masterplan, Vision Of Atlantis, Edenbridge o Dreamscape, de las percepciones que una cucaracha como yo puede tener? Métanselo por el culo antes de hacermelo saber... bueno o malo, yo soy yo y los pocos que me siguen... aunque Serious Black sea un buen rato... jajaja! susto!... ¿Dónde dejé el litio?


Por una vez una 'superbanda' ha logrado exorcizar en algo los demonios que perjudican esas uniones de mentes maestras y han logrado un disco decente, sin llegar -nuevamente- a sumar lo que sus partes representan, pero por rara ventura Serious Black es momentáneamente emocionante y suficientemente memorable en algunos temas como para agradecer esta entrega, SB me permite momentos -no se crean que es todo el disco- de satisfacción.

Buena voz, el mejor elemento del conjunto, seguido de teclados interesantes y una guitarra que nadie podrá negarle gran nivel, todo lo que se presta para realizar un disco que cuando se deslastra de ciertos clichés puede ser aceptable, incluso en el tema más claramente comercial, como es 'la balada' que en este caso se llama As Daylight Breaks, que puede estar, como dice una conocida comentarista deportiva venezolana, por encima del promedio.

La primera mitad del trabajo es superior a la segunda, que adolece de relleno, tipo canciones mediocres como Listen To The Storm, pero cuando los temas conjugan los elementos necesarios, llegan a ser espectaculares, puede verificarse con High And Low y Selling My Fate, que en varias ocasiones me parecieron haber sido inspirados por sonidos AOR de Journey y/o Axxis, con ese toque Power que sólo ejecutantes con esta experiencia pueden realizar.

"As Daylight Breaks" no es una experiencia mágica, pero mejora intentos que otras superbandas (cough! Unisonic cough!) han realizado, presentando algo que tiene cierto corazón, buen gusto y un nivel medio de riesgo, claramente superior a lo que sinónimos musicales han pretendido, generalmente en la descarada búsqueda de la venta algunas miles de copias, sin más mérito que los nombres de los componentes. Especialmente interesante me pareció el sonido étnico de la canción Akhenaton, la cual puede ser identificada como lo mejor del trabajo y donde la banda muestra algo más de piel.

Lastimosamente el disco cede con las repeticiones y posiblemente se convierta con el tiempo en sólo un buen recuerdo, por lo que sugiero tragar rápido y extraer lo bueno antes de saturarse de sonidos amelcochados o pueriles... realmente no perdono facilmente temas como My Mystic Mind... quinceañero a lo sumo o Trail Of Murder y Listen To The Storm, intrascendentes.

Aceptable trabajo del sexteto que se conformó en Serious Black, pero requerirá más pasión en el futuro.

7/10. Buena portada.




sábado, 17 de enero de 2015

Orden Ogan - "Ravenhead" (Power)

Una de esas cosas que me agrada del Metal es que cualquiera puede hacerlo... se tendrán grandes o pocas habilidades, pero eso no limita la capacidad de hacerlo -incluso- bien. Los alemanes, poco conocidos para mí, Orden Ogan, son la prueba patente. Sin mayores exhibiciones instrumentales, mucho menos vocales, me han impresionado de la mejor manera.


La descarada influencia de sonidos tomados de Blind Guardian, ejecutadas en "Ravenhead" -con muchas menos pretensiones- es emocionante, épica, rápida y divertida en términos generales. Este es uno de esos discos que se puede percibir que aguantará bien en el tiempo, a pesar de que individualmente considerados sus músicos no muestran destrezas intrincadas, especialmente su voz líder, Sebastian "Seeb" Levermann.

Esta parece la más pura banda de la cuadra. La que le cae bien a todos, la que en su conjunto es memorable e inspirada, pero que todos intuyen que no van a ser nunca el paradigma del género. Es más, me atrevo a decir que cuando sea grande y sea músico, me gustaría ser como ellos. Me gustaría ser capaz de transmitir emociones como Orden Ogan lo hace... aunque ninguno de sus componentes destacan especialmente por su calidad instrumental y 'Seeb' tenga una voz tan limitada, la cual -a sabiendas de eso- se esconde tras los coros, reverberación e instrumentos.

Si la música de esta banda fuera ejecutada por aquellos que son su evidente inspiración, como los mencionados 'bardos alemanes' o quizás Ensiferum, sería un golpe mortal al Power. Con ellos es una excelente demostración, pero de un nivel algo menor. Repito, honestamente y sin ánimo de insultar a nadie, son una banda de menos calibre en la ejecución y evidentes limitaciones de su líder vocal. De todas maneras, son impresionantemente emocionantes y cautivadores. 

Por cierto, una breve investigación me revela que no son ningunos novatos en el ambiente y tienen casi veinte años de haberse formado y -con este- cinco discos en su haber, por lo que seguro que tienen su buena base de fanáticos y claramente se ve el por qué. Temas como Ravenhead, F.E.V.E.R, The Lake, Here At The End Of The World y también aquellos con influencia Folk, raíz de la que entiendo han crecido, son excelentes demostraciones de un songwriting de primer órden... diría que se produce con Orden Ogan el efecto 'Jose Luis Perales' jajajajaja!!!!, el caso de un excelente compositor que no es tan buen ejecutante.

Alguna canción de relleno como A Reason To Give y el exceso de idolatría a Blind Guardian en Deaf Among The Blind (nombre que evidentemente denota de donde vienen) no desmerita lo mucho que me ha gustado el trabajo, a pesar de que la grabación y masterización adolece de cierta calidad y su Rango Dinámico es apenas de 5 dB, el sonido es agradable. Igualmente mencionable es haber cerrado el disco con Too Soon canción que es un toque de buen gusto, un tema épico, donde 'Seeb' mejora un tanto la demostración.

El más puro Power Metal para los amantes de la melodía y la emoción, sin necesidad de grandes demostraciones en la ejecución, poco o nada de novedad, pero si muy buen gusto.

7.5/10. No me gustó la portada para nada.

viernes, 16 de enero de 2015

Mechina - "Acheron" (Industrial / Progressive / Space / Melodic Death)

Nuevo año, nuevo disco de Mechina y nueva sorpresa. "Acheron" es un agradable regalo de comienzo de año, con algunos baches, pero que quedan rellenados por una generalidad de buen gusto y excelente trabajo que recompensa a los oyentes. Ya el año pasado con con "Xenon", también en enero, cuando tuve la oportunidad conocerlos (incluso los confundí con otra banda) me pareció que tenían bastante substancia. Ahora han venido a confirmármelo.


Su estilo está claramente definido, si bien se nutre de varios elementos también diferenciables, como el Melodeath o el Progressive, creo que hay que ubicarlos en el Industrial y el Space... y para quienes me han leído saben que especialmente el primero no es uno de mis géneros de elección. Sin embargo, Mechina es tanta, tanta música al mismo tiempo que, si el caso es que cada enero van a presentar un nuevo disco, cada enero habrá que reservarles un espacio.

Su sonido en "Acheron" es nuevamente emocionante, muy melódico, aunque un poco indulgente en algunos sectores, incluso diría que hay canciones o momentos de canciones que buscan ser audibles para los no metaleros, lo que desde la perspectiva purista de nosotros, los imbéciles puristas amantes del Metal... bueno, pues... completen la frase ustedes mismos. Podría haber sido un disco que tendiera a lo más alto y debe reconocerse como una escucha obligada para quien se precie de vivir en este micro mundo musical, pero se pierde por momentos en sus divagaciones y cierto facilismo.

Otra vez me gustan sus elementos Space, tipo conceptual, otra vez la voz femenina (nunca claramente acreditada) se usa magistralmente como un instrumento más, su batería es demoledora y sus guitarras y sintetizadores, excelentes. El disco es largo, un poco demasiado, pero retumba, su grabación es claramente fruto de un conocedor de la materia y las adiciones de efectos e instrumentos diversos, están bien ubicados. El growl de David Holch, utilizado de forma limitada y también tendiendo más a ser intrumento que mensaje, es crudo e interesante.

Es una lástima y no puedo dejar de repetirlo, que Mechina se permita un tanto de divagación que excede lo Prog, para caer en la letargia o hasta en la indulgencia, lo que termina por hacerme perder la pista de disco durante algunos minutos. Cuando esos segmentos de temas como Vanquisher o Lethean Waves terminan antes de retomar el carácter intenso del disco, se cae en cuenta que podían haberse evitado esos minutos y que en caso de decidirse algún día a ser menos etéreos, podrían conquistar la tierra que están pisando.

Temas como On The Wings Of Nefeli son realmente buenos y a la vez ejemplifican lo que digo en el párrafo anterior. No hace falta ser un gran conocedor para reconocer la calidad de este cuarteto (son más, pero no los acreditan -¿ya lo dije?-). Sus recursos musicales se perciben de forma natural, algo así como que el disco fluye fácilmente... no se si les habrá pasado, pero cuando un disco es bueno los temas nuevos que uno va escuchando se forman facilmente en mi cabeza, no hay nada que me haga poner cara de duda... fluyen, repito y "Acheron" fluye durante largos segmentos de forma natural, incluso con cierto nivel de sorpresa. Ode To The Forgotten Few me atrajo menos por sus elementos Nu... esa forma hacer música no me impacta tanto como el resto del disco y para mí le quitó al conjunto general del trabajo.

"Acheron" casi alcanza lo que ya he oído de la banda y aunque no sea un disco perfecto, se nota que la banda tiende a mantenerse antes que lo decaer. No me sorprendería que pronto (¿en enero de 2016?) Mechina cree algo en lo que confluya todo lo que sin duda muestran.

7.5/10

miércoles, 14 de enero de 2015

Marduk - "Frontschwein" (Black)

Los comentarios que hago en este blog son generalmente y casi en su totalidad de discos nuevos, utilizando como técnica la de 'la primera impresión', de esa manera estandarizo un poco la fórmula a través de la cual trato de darles la malhadada clasificación final. Dos o tres repasos y basta, que salga lo que siento en ese momento.... no ha sido el caso de "Frontschwein" de Marduk, la banda que se formó con el objetivo de ser la más diabólica del mundo y que puede que lo haya logrado.


Esta icónica banda sueca de Black, con este, su décimo tercer disco de estudio, me ha puesto a repetir mucho su trabajo, porque de verdad quería que me gustara. Traté, a fuerza de oírlo muchas veces, de descubrirle algún secreto, de conseguirle algo que me retrotrajera a aquellos momentos de su grabación primigenia y que les ganó la atención de propios y extraños -sobre todo extraños- el EP "Fuck Me Jesus" de 1991. Desafortunadamente o quizás justamente lo contrario, Marduk sigue siendo Marduk, pero sólo eso.

Si el objeto es escuchar Black en estado puro, con letras sucias y tonalidades satánicas, este es el tipo de expresiones que hay que seguir. Ellos, junto con nombres como Mayhem, Celtic Frost o Bathory representan la primera ola del Black, aquellos a los que hay que reconocerles haber movido el piso del Metal, los que convirtieron al género en una expresión verdadera de librepensamiento. A muchos les parece sencillamente diabólico o satanista; esa visión miope impide observar que el Black es, por sobre todo, libertad. La comprobación musical de la libertad de expresión y pensamiento y a veces, hasta suena bien, crudo, emocionante, árido, intenso.

Desafortunadamente el tiempo ha pasado para Marduk y se quedaron en lo mismo lo que en sí no es necesariamente malo. Lo que realmente les resta es que, aunque suenan a una copia de ellos, no suenan tan interesantes como pudieron hacerlo en el pasado. Ciertamente creo que Marduk ha venido en decadencia desde hace algunos discos, pudiendo encontrarse aquí y allá algún tema superior, pero con "Frontschwein" la falta de ideas es más evidente.

No se me malinterprete, si este disco fuera su segundo o tercer trabajo, allá en 1995 por ejemplo, posiblemente tomarían al mundo por sorpresa y se convertiría en algo llamativo de inmediato, pero la verdad es que he visto pasar veinte o más años de esta manifestación y el crecimiento de ellos es casi nulo. Es Black, primera ola, mejor grabado y técnicamente superior y eso está bien, pero no es más nada. De hecho, el songwritting adolece del impacto que me merece un mejor Metal negro. Es mayormente en este sentido donde creo que el disco decae; pocas canciones, especialmente Nebelwerfer503 y Thousand-Fold Death y Frontschweine me llamaron la atención... interesante que las dos primeras son las que menos Black suenan, tendiendo hacia el Doom y la tercera al Black Melódico.

Demasiados temas también hacen empalagoso un trabajo tan intenso sensorialmente. Este tipo de discos saturan a los cuarenta o cuarenta y cinco minutos, lo que sería menos perceptible si la fórmula de ataque con los blastbeats tuviera alguna variación o los temas alguna sorpresa, pero no. Es todo fundamentalmente girar sobre el mismo punto, aunque la voz de Daniel 'Mortuus' Rosén sigue siendo sin ninguna duda lo más llamativo de la ejecución; increíble que haya todavía quien diga que nunca calzó los zapatos de 'Legion', yo creo que es al menos igual o incluso mejor en ocasiones.

La temática del trabajo, como siempre, también se mantiene en torno al satanismo, anticlericalismo y segunda guerra mundial, donde tienen su nicho. En lo particular nunca me ha atraido demasiado el concepto, pero lo oigo y lo tomo con bastante risa y -en general- no me ofende particularmente, aunque me consta que hay un segmento importante de la población metalera (no digamos de la profana en estas artes) a la que le espanta. Yo creo en el derecho de los músico y de todos, de decir lo que le dé la gana, así como de los oyentes, a su vez, de mandar a la mierda lo que no les guste.

"Frontschwein" no es un gran disco, tampoco es un mal disco, pero no aporta absolutamente nada al género. Se puede tomar como una página más del Black, razonablemente bien ejecutada.

6.5/10

lunes, 12 de enero de 2015

Sylosis - "Dormant Heart" (Hardcore / Thrash / Melodic Death)

Para romper mi tendencia de evitar en la máxima extensión posible todo aquello que suene Core, sea Hardcore, Metalcore o similares, me he encontrado gratamente sorprendido por el cuarto larga duración de los ingleses de Sylosis, a quienes su disco "Dormant Heart" los ha colocado en buena posición, posiblemente gracias a su experimentación con otros sonidos, menos propios del -repito- Core.


Si bien es cierto que esos elementos menos favorables en mi gusto están ahí, especialmente en el scream, hay una gran influencia de elementos que hacen el trabajo atrayente y pulido. Elementos Thrash, Death Melodico y Progresivos que se entremezclan en un forma agresiva, ciertamente algo oscura, con una ejecución instrumental que evita los abusos estilísticos y los manidos 'breakdowns' del género (esa forma de detener el sonido para luego volver a la canción con voces melódicas).

El ritmo del disco es interesantemente intenso, si bien no urgente, por el contrario bien marcado, algo más rápido que el Doom sin llegar al Thrash, con alguna excepción; ciertamente es hipnotizante, lo que unido a los elementos Technical o casi Prog de la ejecución de la guitarra y el bajo, conjugan buenos momentos. En el fondo creo que habría sido un mejor trabajo si Sylosis hubiera terminado de alejarse de los elementos Metalcore que mantiene, como en el tema Overtrhown y pasajes de otras canciones y se hubiera 'casado' un poco más con el excelente nivel duro que manejan, a lo Trivium o The Haunted.

Varios temas me gustaron, entre ellos Leech, la mejor del disco, así como Indoctrinated, QuiescentHarm y Mercy que muestran su lado más Thrash y Melodeath, aunque en general se puede decir que cada canción tiene su riff diferenciador, algunos incluso recordables, sin que haya nada totalmente espectacular, a pesar de que -sin duda- la ejecución de guitarra de Alex Bailey destaca a la hora de los solos, siendo este es el mejor elemento desde cualquier perspectiva de todo el trabajo y al que más recomiendo hacerle seguimiento.

La voz de Josh Middleton, miembro fundador de la banda es, lo que se puede llamar, el sello de la casa, sin embargo, no es del todo de mi predilección, justamente por ser el componente que más llama al Metalcore, lo que estoy convencido será exactamente lo contrario para los amantes del género. Sin embargo en canciones como en Servitude es perfectamente capaz de usar una voz agresiva y destructora, mucho más Thrash, lo que en mi perspectiva le hace ganar fuerza y calidad.

Habiendo escuchado algo de sus discos anteriores me parece que con "Dormant Hearth" Sylosis se encuentra en plena etapa de cambio y posiblemente de crecimiento hacia sonidos más crudos, complejos y completos. Quizás se dirijan, o incluso ya puedan estar, pisando terreno Post-Thrash, sin ser Groove. En resumidas cuentas, diría que sí ha habido alguna hora para disfrutar de esta banda, es esta. Suenan muy bien, están creando, transmiten emoción y rudeza, con la suficiente melodía para hacerlos asequibles, pero sin indulgencias sonoras y mucha calidad de ejecución. Les falta sólo un poco para que su songwritting termine de ser tan bueno como ellos lucen que pueden ser y estoy seguro que con un poco de suerte, el proceso en el que se encuentran los llevarán muy alto en su próxima entrega.

8/10 con perspectivas de tolerar bien el paso del tiempo y mejorar.

viernes, 9 de enero de 2015

Ingested - "The Architect Of Extinction" (Death / Brutal Death)

Yo me pregunto, ¿el Metal aturde? ¿la edad distorsiona los sentidos?... jajaja, la verdad es que me interesan una mierda las respuestas. Este es un disco brutal y no me importa que el común del género humano me califique como un bicho raro por creer que aquí hay un placer casi primitivo. "The Architect Of Extinction" de los ingleses de Ingested es un crimen en descampado: nada lo detiene.


El Death, en este tono, denominado por aquellos que saben como Brutal o Slamming, es pura sensación, generalmente un sentimiento primigenio, básico. Una concepción rítmica e histérica que hipnotiza y permite canalizar un sentimiento. Para algunos rabia, para otros represión o desesperanza... para los que no lo aprecian... lo que sea. Para mi, cuando hurgo en lo más básico de lo que un disco como este me transmite, diría que es poder, la capacidad de destruir lo establecido y al finalizar, paz... aquí no ha pasado nada y puedo continuar con mi vida. ¡Coño! no es fácil transmitir sentimientos de esa magnitud. Me place Ingested, me place el Death puro y me place este disco.

A pesar de ser un trabajo con sus cosas menos excelsas, ciertamente adoleciendo como le ocurre a muchos discos Death de sonido repetitivo, de la sordera entre tema y tema y terminar siendo todo una gran ejecución, pero poco diferenciable entre algunas canciones, "The Architect Of Extinction", el tercer disco de la banda muestra un crecimiento y madurez, un poco menos que precoz, ya que tienen unos ocho años en el medio, pero interesante. 

A primera oída se tiene que convenir que este territorio es árido, ni de vaina sugeriría a amantes de las sensaciones melódicas, ni incluso fuertes pero indulgentes, pasearse por aquí. Esto es grueso. Sin embargo, de atreverse a caminar por este desierto, hay que permitir que el scream/growl de Jay Evans lo transporte a uno a zonas criminales del sonido, que la guitarra estalle en el oído y el ritmo que el bajo y los blastbeat, uno tras otro, eleve las pulsaciones.

Me parece entender que este es, en el naciente 2015, el trabajo Death más interesante que ha aparecido y creo que tiene méritos para hacerse acreedor de algunas escuchas, no se si necesariamente está más allá de la novedad propia del comienzo del año, ya que si bien sus elementos crudos son envidiables, carece de ese algo más.... entereza estructural que, al estilo de bandas como Origin durante 2014 crearon piezas maestras. Es un disco interesante sin duda, pero le falta cierta grandiosidad.

A todo evento, Ingested ha presentado el mejor de sus discos hasta ahora y le debe ganar enteros en el área Death, es agresivo y rítmico, un poco falto de diferenciación, pero emocionante. En general es una buena presentación, la cual dará que hablar y merece atención. Temas como I, Despoiler y The Heirs To Mankind's Atrocities, valen el rato.

7/10

miércoles, 7 de enero de 2015

Angra - "Secret Garden" (Power / Progressive)

Uno de los discos más esperados de inicio de año por el sector melódico del Metal es "Secret Garden" de los brasileiros de Angra. Yo, en lo particular, no le tenía excesiva fe a este trabajo... y es que me he llevado tantas decepciones cuando mis expectativas son altas y luego, lo que llaman el 'public hype' o lo que es similar, los mitos urbanos que se tejían en torno a este trabajo eran tantos que, luego de casi cinco años sin nuevo material, me hacía presagiar una decepción en puertas.


Me alegra haber estado equivocado. Este es un buen disco que a pesar de ciertos lugares comunes y un par o tres de canciones de relleno, me satisfizo. Tendrá indudablemente el reconocimiento del público específico para el que fue elaborado, incluso más. Para mi "Secret Garden" le gana a Angra nuevamente, luego de su también buen disco de 2010. "Aqua", el respeto del sector Power melódico (con un poquito de Prog), épico y emocionante del Metal, sin necesariamente llegar a ser la banda que impactó al mundo con "Holy Land" en 1996.

Lo cierto es que el morbo que suponía la incorporación de Fabio Lione como voz líder era el punto central de esta entrega, pues todo lo que suene a Rhapsody Of Fire despierta admiración u odio, con casi nada en el medio. Yo creo que su demostración personal es meritoria, que sigue teniendo un buen par de pulmones y que su característica fundamental, como es la pasión que imprime a cada ejecución, está presente. Igualmente, en lo que ejecuciones vocales se refiere, las contribuciones que hicieron Doro Pesch y Simone Simons, aunque esta última menos... últimamente me da un poco de sueño XD, son de gran calidad.... alguien debería enviarle una copia a Timmo Tolkki para ver si se le pega algo para su próximo Avalon.

En "Secret Garden" percibo que cuando las canciones son buenas, algunas pueden llegar a hacerse irresistibles, como Black Hearted Soul, Storm EmotionsViolet Sky, Upper Levels, cuya sección rítmica es excepcional, el tema en el que Doro presta su colaboración, Crushing Room y la mejor del disco, casi al final, Perfect Symmetry, con toda la emoción que se espera de la banda y donde sus mejores momentos reverdecen. Un placer culpable puede ser la típica balada de todo disco de Power que se respete, Silent Call... que generalmente apenas oigo, pero en este caso hace muy buen uso de las voces. Me gustó menos Final Light y Secret Gardens.

Es obligatorio hablar también del referente histórico de la banda, el guitarrista Kiko Loureiro, quien hace lo que se espera de él y ejecuta con maestría su instrumento, aunque es menos central en este disco, pareciendo -sería lógico que así fuera- que deseaban que Lione hiciera la debida presentación. En lo que a grabación merece, la misma está bien -dentro de lo que hoy es razonable- y permite oír bien a la banda; lo mejor en el sonido general me pareció la resonancia del bajo, que llena el espacio, a la vez que agradezco el uso adecuado del sintetizador.

Angra está de vuelta en gran forma, con todos sus clichés sonoros ciertamente, pero gran songwriting, buena instrumentación y un Fabio Lione que cumplió a cabalidad.

8/10 (tercer 8 seguido del año... buen presagio).

martes, 6 de enero de 2015

Snakefeast - "The Pythoness" (Sludge / Progressive)

Unos desconocidos y jóvenes músicos norteamericanos han decidido colocar en un acelerador lineal partículas sacadas de una voz Sludge que da escalofríos, un interesante fondo Progresivo y sonidos Atmosféricos/Jazz para que al colisionar se produjera un átomo nuevo: la banda Snakefeast. Elemento que suena pulcro y crudo, interesante, extraño... y oscuro.


El disco "The Pythoness" es una buena sorpresa para comenzar el año y pareciera que puede ser un placer para los amantes de los descubrimientos, pues está definido por la interesante mezcla de sonidos instrumentales que, de no estar impregnados por la maníaca voz  de Phil Doccolo, bien podrían conseguirse en cualquier club de Acid Jazz de esas zonas 'cultas' que tu y yo sabemos donde están, pero nunca vamos.

Super interesante este trabajo (que he estado tentado a llamar experimento) pues mezcla un bajo excepcionalmente bien ejecutado, con cierto minimalismo instrumental del resto de los componentes y un scream sacado de uno de los sitios más horripilantes que mis oídos hayan tenido la oportunidad de oír.... lo cual es un placer :) , sin duda que gente como Anaal Nathrakh podría sentirse atraída a semejante demostración.

Está claro que esta interesante banda, que tiene un cantante y que ejecuta su parte vocal en cada canción, es una banda instrumental, pues la voz -punto más que focal del trabajo- se utiliza como un arma sonora más, no para transmitir ningún 'mensaje lírico' como tal.... muy a lo Drone o Noize, pero cuidando acercarse a ese área del Metal, pues "The Pythoness" es ciertamente melódico, Prog y experimental y aunque no se si le cabe el remoquete de Avant-Garde, quien se lo ponga puede no estar equivocado.

El cuarteto Snakefeast, de Baltimore, deben ser una grata/inusual experiencia de ver en vivo, posiblemente reservada para espacios pequeños, ya que no usan guitarras, sino, además de la voz y bajo señalados, batería y saxofón, lo cual puede que a algunos los haga creer que descalifican de inmediato como banda de Metal y más bien los quieran ubicar en otros sectores del espectro musical... déjeme decirle que no hay parecer más errado. Esta es una banda que toca verdadero Metal, innovador casi desde cualquier perspectiva. No será para cualquiera, ni le gustarán a cualquiera y posiblemente haya exceso de repetición en su ejecución, incluso entre canciones y se note la ausencia del apoyo sonoro de las seis cuerdas, lo que no desmerita la construcción del paradigma metalero: la emoción y sentimiento crudo.

No tengo ni idea si este trabajo o esta banda, de reciente creación, van a perdurar en el tiempo, si van a calar en algún público o si tan siquiera van a ser entendidos, pero en lo que a mi respecta, me parecen una bofetada a los preconceptos y el tipo de respuesta que hay que darle a algunos quienes piensan que ya todos los caminos está andados en el Metal.

Recomiendo oír los temas Vessel, Blight -el mejor- y Whiter.

8/10

viernes, 2 de enero de 2015

Northland - "Downfall And Rebirth" (Folk / Celtic / Melodic Death)

Que para variar haya un buen disco en los primeros discos de año a mi me dice que hay 'hambre' de buena música y que la regla general de que hasta abril no llega la artillería pesada puede ser obviada este año. Claro que una cosa cierta es que los españoles de Northland lanzan "Downfall And Rebirth" de forma independiente y eso ayuda mucho a ser más osado con aquello de 'la oportunidad' y el mercadeo.


En clave Celtic/Folk, con elaboración Melodeath y mucha épica en su sonido, el primer disco que comento este año es la demostración evidente de lo que ocurre cuando buenos músicos, con inspiración y sentimiento, deciden mostrar lo que han crecido en cuatro años, desde el lanzamiento de su primer trabajo, el homónimo "Northland". 

En este disco todo está en su lugar y sin que llegue a ser el redescubrimiento del típico sonido Folk noreuropeo, se constata que hubo placer al hacerlo. Sonidos muy épicos, melódicos, a veces un poco hasta lo meloso, pero que matizados con el interesante growl de Pau Murillo y los coros, se mezclan bien con unas guitarras que, por sectores, como en Fury's Unleashed y Bloodred Sunrise, hablan de influencia Heavy. En general se recuerda, al pasearse por el disco, a bandas icónicas en el género, como Ensiferum y Folkodia, por lo que en el apartado novedad no es demasiado lo que aportan.

Donde comienza a verse lo mejor del trabajo es en lo bien ejecutada que está la instrumentalización, sin casi excesos sinfónicos -aunque un poco en Newborn Star-. Tampoco hay demostraciones individuales especialmente destacables, pero todos los componentes se comprometen con un buen trabajo. Puede que lo que más sobresalga sea el arma Folk propia, el violín y algunos sonidos salidos del teclado. A la guitarra le pudo haber faltado algo de presencia y el uso del bajo es limitado y a veces extraño, como en Whispers In The Wind, pero -repito- el conjunto está muy acoplado. 

El punto focal de "Downfall And Rebirth" es su songwriting, el mismo despliega con buen gusto los elementos épicos del sonido celta y Death melódico y hace de cada canción un excelente rato, sin apenas relleno, aunque el disco es ligeramente largo para un estilo que pronto se hace empalagoso, sólo me imagino el placer que debe entregar una presentación en vivo, donde normalmente crecen los discos en ejecución y emoción. Estoy casi seguro que el sentimiento que Northland le pone a este trabajo se debe reflejar en directo y deben estar en los carteles de los innumerable festivales que el Folk / Viking / Celtic atrae al año en Europa.

La producción del disco, su impacto sonoro y grabación son un punto a destacar. No es usual que una banda que no tiene el apoyo de una disquera pueda realizar semejante demostración. Estimo que ya sólo el ejemplo que le deben valer a aquellos que se quejan de no ser respaldados por los grandes nombres les debe ganar un espacio entre quienes quieran entender los nuevos paradigmas del mundo musical, especialmente del Metal.

Canciones a destacar en "Downfall And Rebirth" serían When Nature Awakes -emocionante-, Moonlight Spell -puro Celtic- y Together We Die y Spirit In Darkness, épicas y posiblemente Duskriders, divertida.

8/10. Excelente portada.