Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

martes, 30 de julio de 2013

Cultura Tres - "Rezando Al Miedo" (Sludge/Doom)

En una situación típica del Metal nacional venezolano, los pobladores de estos lares somos los últimos en enterarnos de la presentación de los nuevos trabajos de nuestros coterraneos, lo que en circunstancias ordinarias no molesta porque, sea por falta de promoción, apoyo, desdén o como se llame el motivo que causa que las cosas de aquí se terminen conociendo a través de 'google', ya estamos acostumbrados. Ahora bien, en el caso de una banda como Cultura Tres y en especial, de un trabajo como "Rezando Al Miedo", las cosas cambian. Lo ocurrido es imperdonable... algo tendremos que revisar para ir evitando que eso ocurra otra vez... les colgaremos una campana.


Los maracayeros Sludge/Psicodédicos ya había amenazado seriamente en su disco anterior con la posibilidad de presentar un trabajo que los consagrara, de hecho, sus presentaciones en Europa les había creado un aura de gran calidad, bien ganada -por cierto-, la cual había sido comentada en diversos foros especializados.
 
Mi percepción, desde luego, de lo que podría depararles el futuro luego de "El Mal del Bien" (2012), no tenía -como ocurre tantas veces- necesariamente que convertirse en realidad, sin embargo, su nuevo trabajo "Rezando Al Miedo", es un disco impresionante, en el que demuestran un alto nivel de composición y ejecución, en el mejor concepto Sludge donde las diferentes capas musicales, una pesada y lenta, dirigida por bajo y batería, una poderosa e impactante, guiada por la guitarra y una última, oscura -casi siniestra- producto de la voz, crean un álbum intenso, dinámico y emocionante. En una gran demostración de calidad, este disco puede ser el mejor trabajo del sub género en lo que va de año y estoy seguro que cualquiera que quiera sobresalir deberá medirse a él.

Me parecieron por demás innovadores los dos componentes principales del disco, en primer lugar la voz de Londoño, la cual mejora con respecto a su disco anterior, sea porque se permite una transmisión de emociones irrestrictas, sea porque hay una menor inclinación al Black, lo cierto es que el progreso es importante; en segundo lugar, el más claro y mejor componente del disco es la descomunal guitarra de De Ferrari... ese músico y el manejo de su instrumento tiene realmente algo especial, diferente e hipnotizador, a nivel de lo mejor que hoy por hoy se puede conseguir.

Es sorprendente como "Rezando Al Miedo" dura cincuenta y cinco minutos y el tiempo discurre imperceptiblemente mientras se disfruta, no sólo gracias a la excelente e intensa ejecución de los componentes de la banda, sino gracias a una gran selección de canciones, las cuales parecieran irse complementando una a otra, hasta llegar al punto culminante del disco, sus últimas tres canciones, Rezando Al Miedo, La Ley Del Dolor y Forget I'm Here, las cuales te golpean brutalmente y podrían dejarte aturdido si no fuera por lo intenso de sus arreglos y virtuosismo que muestra De Ferrari.

En el apartado de las sensaciones, elemento más importantes de este tipo de Metal, este disco alcanza a tocar la fibras del oidor con intensidad, transmitiendo esa emoción abrasiva, deprimente y oscura tan propia del estilo, la cual se une con sus ritmos fuertemente contrastantes y elementos altamente agresivos. No llega a ser un disco Atmospheric, pero aún así produce una sensación densa que por momentos se acerca a ideas como el Phychedelic. Su concepto además, a la vez anti religioso y anti colonialista, es demoledor y bien desarrollado... sin desperdicio pues, en ningún frente, ni siquiera el de producción, la cual es de primer orden.
 
Creo que quien aprecie el género Sludge, con fuertes matices Doom, aúnque menos Down Tempo que su anterior, se sentirá impresionado por lo presentado en "Rezando Al Miedo" y seguramente lo convertirá en uno de los referentes obligados para calibrar cualquier otro trabajo similar. Este disco de Cultura Tres debe estar en la rotación regular de quien se aprecie metalero, donde sea que se encuentre en el mundo.
 
9/10. De lo mejor del año, por encima de consagrados como The Ocean o Cult Of Luna. Incluyendo una excelente portada. Vigésimo cuarto seleccionado para competir como Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica


lunes, 29 de julio de 2013

Evile - "Skull" (Thrash)

Evile es -o quizás, fue- la banda de Thrash que venía de Inglaterra a ocupar el lugar que Metallica había ido dejando como consecuencia de su 'apoltronamiento' por el paso de los años, el exceso de exposición y la falta de nuevo material. De hecho, el álbum debut de la banda, "Enter The Grave", lanzado en 2007, se llevó las mejores críticas de los fans y críticos en ese momento, por igual.

Ahora, en su nuevo álbum, "Skull", la banda de los hermanos Drake continúa creando música con elementos de vieja guardia, en la estela y escuela de los primeros discos de Metallica, pero adolece de las mismas limitaciones de sus álbumes predecesores, "Infected Nations" (2009) y "Five Serpent's Teeth" (2011), con una variedad de composiciones un tanto limitadas, piezas muy largas y sin solos o pasajes particularmente memorables en lo que a técnica o inventiva se trata, lo que es una lástima porque creo que habilidades no les faltan.
No creo que este sea un disco 'malo', no es eso lo que quiero decir... pero no es de esos trabajos que impactan o te taladran el cerebro, quedándose en la memoria por horas luego de dejado de oír. Siento que todas las canciones mantienen más o menos al mismo nivel de calidad y no aburren, sin embargo, después de escuchar el álbum, pareciera que el material de "Skull" no quiere quedarse con uno, es un poco más de lo mismo, cosa que de Evile no era lo que se esperaba... desafortunadamente no logran sorprender y este ya es el tercer intento desde su colosal debut.
El disco es, si... interesante y conciso, pero discreto en imágenes y transmisión de sensaciones; no hay esa llama ardiente, ese príncipe de las tinieblas persiguiendo al oidor. Más bien, hay sólo un ambiente adecuado, demasiado poco para lo que del Thrash se espera. Con sólo comparar este disco con los trabajos más recientes de Testament o Kreator se entiende perfectamente a lo que me refiero: mientras aquellos impactan y te lanzan contra la pared, éste se puede escuchar plácidamente, sin alteraciones emocionales... eso no es lo que yo quiero de 'mi Thrash', especialmente si, como en mi caso, no es el estilo que más escucho, como resultado, debo decir que que el álbum no está a la altura de las expectativas e incluso queda por debajo.

Las canciones Head Of The Demon y Underworld están bastante bien, con varias secciones de diferentes tempos, buena batería, riffs potentes y buenas voces. En el resto de las demás canciones se percibe -a veces- hasta un mediocre desempeño de la banda, pues el ambiente cambiante que se espera del género se replica con poca convicción. Aunque "Skull" puede que muestre la misma intensidad de sus dos predecesores, lo mismo no es más. Si bien hay riffs buenos, luego hay otros que no lo son e incluso las letras dejan que desear. O Evile comienza a ser más innovadora con su música o quedará destinada para el montón... o peor, al olvido.

Lo mejor que Evile puede hacer es buscar nueva inspiración, que impacte su imaginación e indudable talento, evitándose los lugares comunes del género en los que han caido.
6.5/10. Sólo aceptable.

jueves, 25 de julio de 2013

Chthonic - "Bú-Tik" (Blackened Symphonic Folk)

Chthonic es una banda de Blackened Symphonic Folk taiwanesa, con influencias de música tradicional, con el objetivo declarado de narrar historia antigua y mitología de su país. Incorpora a su repertorio instrumental el erhu (una especie de violín oriental), el koto (una especie de arpa) y el shamisen (un tipo de guitarra), así como campanas tibetanas y flautas.


Los miembros de la banda tienen una activa vida política, abogando por la independencia de Taiwan de China. Sólo como ejemplo de ello, su cantante, Freddy Lim, es el presidente del capítulo de Amnistía Internacional de Taiwan. Desde su formación, Chthonic ha publicado, con "Bú-Tik", siete álbumes de estudio. Yo honestamente, si bien había visto su nombre por aquí y por allá y quizás haya escuchado algo alguna vez, no les conocía casi nada y es apenas ahora, cuando causan un revuelo de cierta magnitud, que decido darles una debida revisión.

Este disco, de razonable calidad y fuerte influencia Melodeath, con influencias perceptibles de grupos como Empire Shade o Wintersun, utiliza como concepto de su narración las protestas que se dieron lugar en Taiwan el 27 de febrero de 1947, cuando la gente se levantó en contra del gobierno chino, manifestaciones las cuales fueron reprimidas brutalmente y resultaron en la muestre de decenas de miles de personas, lo que quedó en el inconsciente colectivo como 'Incidente 228' o 'Masacre 228', tema que durante décadas ha sido absolutamente tabú en Taiwan. "Bú-Tik", que se escribe en taiwanes 武 徳 se traduce como 'espíritu de lucha'.

Entrando en mi percepción del disco propiamente, diría que "Bú-Tik" es un disco que se basa en buenas dinámicas, teclados épicos con inclusión de elementos típicos del Lejano Oriente. La primera canción, Supreme Pain For The Tyrant, da una buena idea de su sonido en general, pero es más adelante, con las canciones más poderosas del disco, Sail Into The Sunset's Fire y Supreme Pain For The Tyrant, en el que con orquestaciones épicas y riffs pesados, ​​pero melódicos y hábilmente mezclados con elementos folclóricos típicos taiwaneses, donde realmente se descubre al disco. Luego hay temas como Set Fire To The Island y Defenders OF Bu-Tik Palace que incluyen no sólo los instrumentos tradicionales, sino su potente canto popular. El disco gusta de crear la transición brusca entre lo extremo y el Folk instrumental, con coros épicos e inspiradores.

"Bú-Tik" no tiene canciones débiles, ni es para el oidor débil, lo conforma una gran cantidad de elementos: desde aquellos asociados al lado duro del Metal, hasta el épico, sobre sintetizadores melódicos, buenas guitarras e intrumentos populares y toques Modern. Series veloces de riffs y blastbeats hacen de "Bú-Tik" un disco ruidoso y divertido, a veces impactante, otra veces algo más difícil de entender, ya que tantas herramientas sonoras a la vez, hacen que se ponga desordenado por momentos.

Un poco corto en sus cuarenta minutos, este disco ha sido calificado por algunos como la competencia más directa que tiene "Seventh Swamphony" este año, lo que no es cierto, el disco de Kalmah es superior, pero "Bú-Tik" seguramente dará muchas satisfacciones a los amantes del género y de los discos conceptuales. Con un material relativamente sólido, estética general bastante interesante y buena portada, carece sin embargo de un algo especial que le dé más enfoque en mi gusto particular.

7.5/10

sábado, 20 de julio de 2013

Powerwolf - "Preachers Of The Night" (Power)

Pocos grupos pueden darse el lujo de publicar álbumes en un idéntico estilo, seguidos uno del otro, con contenidos muy similares y sin mayores avances, desarrollos o sorpresas, con un nivel de calidad como Powerwolf lo está haciendo. Sin embargo, estos terriblemente anticlericales -a lo Noruego- se lo pueden permitir, porque hacen una música que se destaca por su potencia, originalidad, melodía y destreza.


Puedo asegurar que a nadie le va a ir mal con Powerwolf, cualquiera que lo escuche una sola vez va a quedar impactado por el nivel de estos alemanes en "Preachers Of The Night", su música, imagen, su estilo y sobretodo, falta de vergüenza, son de primera línea... nada como saber reírse de uno mismo. A pesar de que su simbología es extrema (curas lobos... es decir, depredadores), como dije en mi crítica de su fantástica producción anterior, si se sabe aceptar la crítica antireligiosa extrema... se disfruta... pero 'mogollón'... como dice una primita española.

La verdad es que este disco me tiene a la expectativa desde hace varios meses y ello me preocupaba (en la medida de lo que tantos años de escuchar Metal es razonable) ya que lo usual es decepcionarse cuando eso ocurre, pero con "Preachers Of The Night" me ocurrió que al escuchar la primera canción me dije 'esta debe ser la mejor', y con la segunda... 'no, esta debe ser la mejor' y así hasta por lo menos la cuarta canción, ¡seguidas!... cuando llegué al final del disco estaba agotado emocionalmente, no me había podido sentar (el que me hace el favor de leerme con alguna regularidad sabe que esa es una de mis formas de medir el impacto -positivo- que me produce un disco).

Cuando terminé el álbum por primera vez me dije: 'esto es más de lo mismo', aunque con un sentimiento totalmente contrario al que esa frase me debería haber llevado, pues tiene un nivel melódico e inspirador increíble, con -incluso- elementos más atrevidos a nivel lírico; pero inmediatamente me sugirió la pregunta de por qué Powerwolf iba a dejar de hacer la música que tan bien hacen, ¿por qué iban arreglar algo que no estaba roto? Hay muchas cosas que distinguen a Powerwolf, la voz específica y el marcado acento alemán de su cantante y evidente líder de la manada, Attila Dorn, los coros épicos en casi todas las canciones, el uso frecuente de frases en latín, la atmósfera sombría que produce el órgano de iglesia y por supuesto su elocuente decorado, con símbolos religiosos mezclados con lobos. "Preachers Of The Night" lo tiene todo: épica, pero muy al estilo del grupo, posiblemente con el concepto más Black dentro de la musicalidad Power, además de dinamismo y melodía.

Este álbum no tiene canción que no se pueda cantar, que no se disfrute. Las voces del coro se añaden a la intensa melodía, pero con algunos riffs más pesados de lo que el propio Power usualmente se permite. Me recuerda mucho la intensidad conceptual y estética, a veces hasta mejor hecha que grupos como Alestorm, Sabaton, Mystic Prophecy y Bloodbound, todo apoyado por una poderosa sección rítmica que hace de cada momento de "Preachers Of The Night" una experiencia inspiradora y renovada de Metal infernal.

Este es un álbum épico, grandilocuente, oscuro -mucho- e inspirador, incluso en sus elementos ridículos... y en el mejor sentido de la palabra, todo un éxito, con un sonido masivo de guitarras, voces y míticos coros que harán que cuando se oiga cualquiera confirme que Powerwolf se ha convertido -ahora si y definitivamente-, por derecho propio, en uno de los mejores y más divertidos grupos de Power de la segunda década del 2000. Incluso para aquellos puristas metaleros que no escuchan el estilo, les advierto: deben hacer una excepción para este disco y oírlo.

La única verdadera crítica de la que este álbum puede ser sujeto es que su diversidad y progreso con respecto a "Blood Of The Saints" (2011) es mínima, si acaso existente y sólo una canción, Kreuzfeuer, no calza totalmente el nivel de excelencia del resto del disco... y que se me quedó corto en sus cuarenta y cinco minutos.... y que faltan uno o dos años (con suerte) para que los lobos nos vuelvan a maravillar con su rabia anti sistema.

9.5/10 Descomunal. Vigésimo tercer seleccionado para competir como Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

Immolation - "Kingdom Of Conspiracy" (Death)

La veteranísima banda neoyorquina de Death, Immolation, se formó alrededor de 1988 y desde sus inicios ha contado con Ross Dolan en la voz y bajo y Robert Vigna en la guitarra, junto con Bill Taylor en la segunda guitarra y Steve Shalaty en la batería, desde inicio de los 2000's, y luego de tantos años en la escena y ocho discos, dentro de los cuales hay que contar con el álbum de culto, "Close To A World Below" (2000), presentan su novena producción, la cual -no por nada- está en las listas de todo el mundo metalero extremo como uno de los mejores trabajos del año.


Immolation siempre ha basado sus riffs en patrones armónicos altamente disonantes, por lo general con una batería muy compleja y cantidades descomunales de energía, con uno de los growls más duros del género. En este disco no hace excepción a su sello de fábrica y crean nuevamente un muro de sonido que muchas bandas tratarán inútilmente de imitar. Las guitarras son muy complejas y técnicas, hasta el límite más alto que el Death se permite, en el borde justo del Technical, con una batería que nuevamente sigue los riffs de una manera que es inusual para la mayoría de los grupos del estilo. Pero cuidado: la profundidad de estas aguas no se puede medir metiendo los dos pies a la vez; todo esto debe entenderse y asimilarse antes de adentrarse en su intensidad... este estilo, pero especialmente este grupo y particularmente, este disco, "Kingdom Of Conspiracy" no es para el oidor eventual.

La percepción general del disco es de una atmósfera oscura y opresiva, pero destaca, con algunas puntuales excepciones, una velocidad algo ralentizada para los cánones usuales y un sonido un poco más simple que en "Majesty And Decay" (2010), pero no por eso menos interesante, aunque ligeramente menos variado. En "KoK" las cosas se hacen a gran nivel, con temas que se funden con el estado de ánimo general del álbum, con un cierto color de la escuela de finales de los noventa, aunque con algunas ideas propias de nuestro tiempo.
Creo percibir en este álbum la marca tradicional de los estadounidenses, con el lado espeluznante de sus primeros álbumes y las características rítmicas que los han convertido en referentes del Death. Nuevamente Ross Dolan ejecuta una de las mejores voces del género y aunque la estética anticlerical de sus letras (difíciles de conseguir, por cierto) caen en cierto nivel demasiado filosófico, hay que admitir que luego del exitazo del nombrado "Majesty And Decay" este disco sorprende y mantiene el nivel, cosa que es uno de los hitos más difíciles de conseguir por cualquier banda, en cualquier estilo. Muchos riffs, oscuros -rítmicamente hablando- no hacen detrimento a la eficiencia técnica y algunos pasajes a tiempo medio no contienen nada que disminuya la calidad intrínseca del álbum. Increíblemente se perciben ciertos pasajes melódicos (dentro de lo que aquí es esperable, ojo) como los temas Indoctrinate o Keep The Silence, como cierta lluvia fresca en medio de este mar de guitarras oscuras y abrasivas.
Ridículamente suficiente para para permitirme asegurar que son el mejor disco de Death del año, al menos hasta el momento de escribir esta entrada en el blog, me parece que cualquier otro trabajo que en este sentido aparezca hasta el último día de 2013, tendrá que medirse contra "Kingdom Of Conspiracy", el cual es francamente bueno, sin causar ninguna revolución, pero sin embargo, demuestra la vuelta en gran forma de unos de los grandes exponentes del género. Buena portada.

9/10. Brutal e intenso. Vigésimo segundo contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.


jueves, 18 de julio de 2013

Dark Moor - "Ars Musica" (Heavy / Neo Classical / Symphonic)

La excelente banda española de Power/Sinfónico/Neo Clásico, Dark Moor, quienes están cumpliendo nada menos que viente años de fundados, es sin lugar a dudas, uno de los grupos que mejor han desarrollado su carrera en el género, demostrando la enorme calidad de sus componentes, así como el excelente resultado que su unión genera. Desde 1999 ha presentado nueve CDs y en cada nueva entrega mantienen un alto nivel de calidad, aportando algo fresco a la música. "Ars Musica" no es la excepción.
Empecemos con el hecho más evidente: Este es el álbum más experimental de la discografía del grupo, de hecho, "Ars Musica" es más bien su disco menos Power, porque la mayoría de las canciones están mucho más cercanas al Hard Rock con elementos sinfónicos. Este cambio en el sonido puede sin duda frustrar a aquellos que son muy aficionados a "Tarot" (2007), Autumnal (2009) y "Ancestral Romance" (2010), pero si se es un oidor desprejuiciado de género, me parece que con este disco nos regalan una composición valiosa e interesante.

Por ejemplo, para los que somos amantes de la creatividad de los grupos de Rock de los 70's, Dark Moor, nos tiene preparada, una vez más, una sorpresa: la tercera canción, This is My Way, creada en el más puro espíritu de las superbandas inglesas y que habría sido todo un éxito si hubiera sido oída en esos años. También en este nuevo disco no estuvo exenta completamente la canción en español; El Ultimo Rey tiene una hermosa melodía y voces en español. La balada Gara & Jonay es un composición que se asemeja a una pieza que se escucha en los créditos de las películas románticas: la melodía comienza melancólica y fatalista, pero va ganando impulso, creciendo fuerte y poderosa; la misma para mí es -además-, muy personal, porque habla de una historia de amor muy antigua del pueblo de donde es originalmente mi padre en la isla canaria de La Gomera. Dark Moor tampoco se olvidó de sus orígenes y escribió dos maravillosas pista potentes: First Lance Of Spain y la agresiva, Living In A Nightmare. El resto del material en el álbum se me antojó bien hecho y divertido.

Es evidente que todos los músicos de la banda dieron lo mejor de su repertorio, pero sobre todo quiero comentar el trabajo del vocalista Alfred Romero: su voz se llena de sentimiento y originalidad, es diverso e interesante y demuestra un fantástico rango, yendo desde la ópera hasta el grito Heavy. Alfred, con cada nuevo álbum, crece notablemente y puede estar convirtiéndose en uno de los mejores cantantes de Power metal en el mundo, quizás sólo le falte una canción única con la que terminar de encumbrarse.

El álbum realmente resultó agradable: hermoso, brillante, con música a grandes voces, variado y con cosas interesantes... bueno, exactamente lo que se espera de Dark Moor. Al mismo tiempo, habrá a quienes no le gusten los experimentos musicales realizados en este disco o que simplemente no entiendan el material. No existe una batería frenética y aunque ciertamente "Ars Musica" es un álbum digno de la historia del grupo, es diferente.

Básicamente, el álbum es muy vivaz, con interesante material orquestal y un trabajo musical ambicioso, muy melódico y hecho con alta calidad de producción. Sí, se puede criticar que se ha vuelto más asequible, algo más pop, pero en el mejor sentido del término. Por extraño que parezca, me gustó más que "Ancestral Romance". Este trabajo sin duda vale la pena, sobre todo si se intenta ignorar el hecho de que esto tenía que ser más Metal de lo que realmente es.

9/10. Vigésimo primer seleccionado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.

sábado, 13 de julio de 2013

Queensrÿche – "Queensrÿche" (Progressive)

Queensrÿche, desde su formación en 1982 en Washington. EE.UU., ha hecho uno de los mejores Prog que existen, con doce álbumes, han vendido más de veinte millones de discos, lo que, en términos de Metal, es -hoy por hoy- un nivel inalcanzable y su disco "Operation: Mindcrime" (1998) sigue siendo (al menos por mí) uno de los grandes discos conceptuales de todos los tiempos. Ahora, alineando a un nuevo cantante, Todd La Torre (ex-Crimsom Glory), en el lugar del mítico Geoff Tate, ponen a prueba a sus legiones de seguidores... veremos.
 

A pesar del evidente y bien intencionado intento de crear un nuevo material de éxito, el álbum -homónimo (!¿a estas alturas?!)- "Queensryche", es en realidad sencillo, razonablemente bueno, pero discreto y se asemeja más a un EP que a un álbum completo. El mismo es una pequeña colección de canciones, no tanto por su corta longitud (treinta y cinco minutos, más dos temas en vivo), sino por el hecho de que los temas son un tanto fragmentarios: tan pronto como empiezan terminan y no hay mucha ilación entre ellos, al menos no es evidente para mí.

Yo, como todos los fanáticos de la banda, estaba deseando que este álbum fuera un éxito y de hecho el resultado es sospechosamente bueno, con elementos interesantes y algunas carencias: tiene un poco de todo, un algo de retorno a las raíces, un intento de complacer a todos y un quehacer con cosas de moda. La sumatoria crea una mezcla interesante, con un sonido relevante, con cierto sentido 'retro' e introspectivo; les quedó bien la plana a pesar de que La Torre tiene un tono muy áspero y no del todo fascinante, quizás en la hora del análisis final al disco le falto... no se... plenitud.

Aunque el álbum no es una revelación musical, el ambiente único que llevó al grupo a ser lo que es, se percibe en algunos pasajes. Hay ritmos de guitarra intensos y melódicos, con composiciones fuertes e inteligentes que pueden presumir de coros y riffs pegadizos y aunque para ser un disco Prog, su sencillez deja algo que desear -quizás más intensidad- seguramente la partida de Tate sugirió cierto 'juego sobre seguro' que se refleja en el producto final; moderación e inteligencia, para permitir adecuarse al nuevo esquema vocal. Queensrÿche realmente regresó, pero pasarán un par de años para complacernos con cosas verdaderamente interesantes, las que espero y humildemente exijo para el próximo disco.

Considero que es en el aspecto instrumental donde el álbum realmente logra destacarse. Canciones como A World Without, la mejor desde mi punto de vista, crea una atmósfera interesante e intensa. La guitarra de Michael Wilton hace un esfuerzo musical importante y puede que represente lo más pesado que el grupo ha hecho desde "Empire" (1990). Rockenfield en la batería también es interesante y da cuerpo a las canciones muy bien. Todd La Torre, no calza todavía los superlativos de los que viene precedido, pero muestra un rango general bastante bueno, con una o dos notas altas interesantes. Canciones como In This Light y Where Dreams Go To Die demuestran su nivel.

Lo que debo descartar es que "Queensrÿche" sea la segunda venida del Progresivo que algunos opinadores han creído percibir. Sin embargo, en general se trata de una escucha agradable y es bueno ver a tres de los miembros originales participando en uno de los grupos emblemas del Metal, claro, un poco lejos de los increíbles paisajes sonoros de "The Warning" o "Operation: Mindcrime", pero lo que realmente cuenta es que el grupo está de pie y sólo pueden venir cosas buenas.

7.5/10
 

jueves, 11 de julio de 2013

Satan - "Life Sentence" (Heavy / NWOBHM)

Satan es una de las pocas bandas a las que verdaderamente se puede señalar como creadora del llamado New Way Of British Heavy Metal o NWOBHM, como normalmente se lee abreviado. Son de Newcastle, Inglaterra -but of course!- y aunque nunca han tenido un éxito total, se les acredita haber influenciado el Thrash y el Speed. Puede que uno de los motivos que influya en no haber terminado de resonar en el ambiente es que no son muy constantes sus alineaciones y por sus filas han pasado ocho o más diferentes músicos, aún así, son una banda de culto que ha tenido varios nombres y revive una vez más, quince años después de su último disco, nuevamente con el gran Brian Ross en la voz y el resto de componentes originales.


A pesar del largo tiempo de ausencia (con algunas compilaciones y presentaciones en vivo, eso sí), el material de "Life Sentence" sorprende porque es muy bueno, sin percibirse debilidad en su recorrido, aunque es hacia el medio donde realmente se oye maravilloso, colorido e interesante. Canciones como Incantantions, Testimony o Tears Of Blood, son de lo mejor en el estilo. Para los gustosos del Heavy Metal más tradicional el disco trae muchas referencias y citas de la vieja escuela, canciones como Twenty Twenty Five y Siege Mentality tienen bastante en común con los primeros trabajos de Mercyful Fate, como el estado de ánimo, incluso algunos momentos vocales y una gran cantidad de momentos melódicos.

Aunque ninguna canción sea propiamente una obra maestra, las composiciones son rápidas y polifacéticas, gustándome especialmente ese toque arcaico, 'vintage' diría alguien, que muestra un fuerte regreso a las raíces, pero bien hecho."Life Sentence" es precisamente el tipo de cosa que podría haberse esperado de esta banda. Los riffs son memorables, sin llegar a ser demasiado indulgentes. La musicalidad es firme sin ceder a la necesidad de ser demasiado llamativos. Las composiciones son fieles al sonido que la banda arrastra desde hace tres décadas.

Aunque el trabajo no aporta nada definitivo al género, no es sólo un viaje sentimental al pasado. Cualquier persona que ame el Metal estará encantado con él, principalmente gracias por sus riffs enérgicos, su ritmo, velocidad y -como dije- la gran voz de Brian Ross. El hombre, a pesar de que canta con un tono más bajo que el screamer promedio, genera un gran efecto. Y cuando es necesario, se puede poner de manifiesto un alto y agudo grito.

"Life Sentence" es la prueba fehaciente del resurgimiento del sector del NWOBHM, después de que el año pasado regresara Angel Witch con "As Above, So Below" y considero este uno de los discos que más fielmente puede reproducir el sonido que renovó buena parte del Metal hace treinta años, sin caer en clichés ni abusos melódicos, por lo que, si estás dentro de los que quieren volver a vivir la emoción de lo que antes se hacía, pero renovado y de alta calidad, el disco es un imponderable y debe ser escuchado.

8.5/10. El Nuevo Retorno del Jedi :-)


miércoles, 10 de julio de 2013

Scale The Summit - "The Migration" (Djent / Progressive)

Scale The Summit es una banda instrumental progresiva estadounidense, con sede en Houston, Texas. Se formó en 2004 y dibuja influencias de otros actos Prog como Cynic. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las otras bandas de Progresivo, no tienen vocalista, aún así llamaron mucho la atención cuando en 2009 hicieron telón a la gira de Dream Theater.
Hoy por hoy muchos fanáticos del Prog/Djent besan el mismísimo suelo sobre el que el guitarrista Chris Letchford camina y en el fondo es fácil entender por qué. Sin casi mostrar esfuerzo, a menudo enseñando su paciente, único y particular estilo -de fuerte influencia en el jazz-, este virtuoso destruye preconceptos al respecto de lo que la guitarra es capaz de hacer. Chris ha demostrado que es uno de los guitarristas más innovadores, de gran capacidad técnica y ejecución densa, que hay en la escena. Las imágenes mentales que, al menos a mi, me produce, hace de Scale The Summit una de las muy pocas bandas sin vocalista que yo puedo soportar escuchar. De hecho esta es la primera crítica que escribo de un grupo con esa característica.

También es cierto que en el mundo metalero los elogios se detienen un poco cuando la referencia se hace directamente a la banda, más que a Letchford y es que no todo el mundo está dispuesto a oír Metal sin voces, pero percibo que, después de cuatro discos tan fuertes como sus trabajos "Monument" (2007), "Carving Descent Canyons" (2009), "The Collective" (2011) y ahora "The Migration", Scale The Summit demuestra plenamente su calidad como conjunto, creando, especialmente en este último disco, exuberantes paisajes sonoros

"The Migration" es otro trabajo que fluye con la inspiración de la discografía familiar del grupo, pero no deja de tener su parte áspera, intensa y poderosa. El concepto del disco es el de una balsa que serpentea a través de un río de pensamientos amplios, como cruzando corrientes a la derivada, con elementos polirítmicos, diferentes patrones melódicos y tonos que marcan el estado de ánimo de un viaje cálido y verde. Desde el río hasta el mar... definitivamente todo lo que se puede esperar de un trabajo Progresivo complejo y completo.

Mientras se escucha "The Migration" la fusión de la parte técnica y compleja de la música, con la parte divertida y ligera, provoca interesantes imágenes mentalmente: rápidos y piedras que causan inquietud, ambientes vivos y pasajes de paz; todo un conjunto de elementos que convierten a este en uno de los discos mejor desarrollados del año. Adicionalmente, a nivel de producción, la mezcla y masterización del trabajo es decididamente magistral, mejor que la de sus álbumes anteriores que fueron un poco más ruidosos y menos nítidos.

Como elementos criticables está cierta falta de uniformidad de la estructura de los riffs y falta de variedad general... pocas sorpresas en el recorrido y aunque no tuve sensación de aburrimiento con el disco, llegué algo cansado al final, quizás por cierta exageración en la repetición de algunos riffs.

Este, como los demás discos de Scale The Summit, parece rehuir asociaciones con actos Prog más pomposos, como Dream Theater o Cloudkicker (la otra 'banda' Prog puramente instrumental que me permito escuchar ['banda' porque está conformada por una sola persona]) y me parece que muestran, nuevamente, mucha empatía por el tipo de música que ejecutan; siempre los he percibido como queriendo -simplemente- estar bien consigo mismos, poco preocupados por el 'que dirán', lo que les da un aura de libertad impresionante.
8.5/10  Muy buen disco, de lo mejor del Progressive a estas alturas del año. Excelente portada.