Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

sábado, 30 de mayo de 2015

Helloween - "My God-Given Right" (Power)

Treinta años en el Metal son una rareza en sí misma, por lo que el simple hecho de mantenerse en el aquí y ahora luego de haber entregado tanto, incluso la formación del Power como género, le concede a Helloween algunos derechos especiales, incluso el de hacer un disco regular como "My God-Given Right" y no caer en desgracia, convirtiéndose sólo y -espereremos que rápidamente- en una anecdota más en su dilatada carrera.
 
 
Lo cierto es que el disco comienza bien, incluso muy bien en el tema Battle's Won, pero se pasa a percibir una pérdida de la dirección tan pronto se llega al cuarto de los excesivos dieciseis temas que conforman el trabajo (incluso sólo los trece de la versión estandar). Sin embargo también hay que preguntarse si no es esto lo que ha estado haciendo la banda durante todos sus años... no creo que mucha gente se opondría si afirmara que el sonido de Helloween no ha cambiado y no importando si el disco es nuevo o tiene diez años, su sello es indeleble; pero como me hubiera gustado que si se iban a volver a repetir, al menos lo hicieran tomando como referencia su "Gambling With The Devil".
 
Ahora con "My God-Given Right" suenan, con algunas excepciones, blandos, repetitivos y sin inspiración. Es un disco de Euro Power de los que se consiguen por cantidades durante el año, sin mayor atractivo y lo que más me decepciona es que esta presentación haya ocurrido, en primer lugar para celebrar su treintena y en segundo, en el año en el que justamente el Power ha mostrado un renacimiento y mucha calidad.
 
Mi percepción es que los temas del disco, tan pronto se alcanza Stay Crazy, se vuelven mucho menos interesantes, como si todas las ideas se hubieran acabado de pronto. Cada canción me traía una sensación incómoda a la vez que esperaba que fuera mejor que el anterior, cosa que no siempre ocurrió. Ciertamente el disco se torna aburrido y acartonado. A riesgo de estarme metiendo con una banda con millones de incondicionales seguidores, me siento obligado a decir que creo que este disco de Helloween decepcionará más a ellos que incluso a mí. Sus letras de protesta no me parecieron especialmente logradas, sus riffs son fáciles de olvidar y les cuesta producir emoción, durante demasiados minutos se hace lento y a pesar de que tiene algunos puntos rescatables, no es lo que de Weikath, Grosskopf y Deris me estaba esperando.
 
A veces hay canciones en las que hacen un mejor esfuerzo, como Creatures In Heaven, de ritmo inusual y buen coro que reverdece buenos momentos y ayuda a mejorar la percepción. No ocurre así con la mayoría de los temas, donde no llega a haber temas abiertamente malos, pero tampoco hay porque negar que este no es, ni con mucho, el disco más agraciado de la genial carrera de estos alemanes. Canciones pueriles, repetitivas, faltas de energía y de poca fijación en la memoria por riffs mediocres plagan "My God-Given Right". Me pregunto si ello ocurrirá por ser esta la primera vez que todos los miembros de la banda son los mismos tras cinco discos... ¿Hora de un cambio?
 
Cierro diciendo que se que los grandes como Helloween utilizan estos traspies para volver con más fuerza, como a ellos mismos les ocurrió después de su regular "Keeper Of The Seven Keys: The Legacy" para presentar el mencionado "Gambling".
 
6/10

martes, 26 de mayo de 2015

Leprous - "The Congregation" (Progressive / Math / Avant-Garde)

Revisamos a más noruegos, están prolíficos recientemente. Ahora le toca a los Progresivos con toques Avant-Garde y uso del Math (mariconada metalera para decir que usan ritmos irregulares o poco usuales) de Leprous con su quinto trabajo "The Congregation", disco que es interesante, pero con falta de impacto. Una buena puesta en escena del Prog pero que se distrae demasiado en sí mismo y el uso de sus elementos musicales exóticos, fallándole algún par de temas arrebatadores, aun cuando el disco transcurre atractivo y no dejan de mostrarse inventivos y creadores.


Creo que hay mucha gente a la que el trabajo le ha maravillado, yo creo que tiene sus momentos y está claramente bien instrumentalizado. Tiene algunas canciones como The Price, Third Law, Within My Fence y Slave que suenan atrayentes, siendo el mejor tema Lower, realmente destacable, pero quizás en algunas otros como Rewind, The Flood, Red o Triumphant, hay una inclinación o un estilo de experimentación que no me terminó de atraer, a la vez que siento que el disco adolece de continuidad... una canción aquí, otra allá, como si hubieran reunido los temas que no supieron donde colocar en sus discos anteriores, decidiendo aprovecharlos.
 
También se oye sin un verdadero compromiso con un sonido definible. Se mezclan ciertamente sonidos que individualmente desarrollados son bastante atractivos; en su uso del Math, del Djent, e incluso algo de Space, junto con algunos ataques Melódicos -que puede que haya sido el que menos me atrajo-... no se, no le hallé demasiada cohesión. Y aún así no puedo dejar de mencionar un fuerte nivel emocional, agresividad cuando es necesaria, coros interesantes, un excelente uso de los teclados y guitarra, pero especialmente de la voz de Einar Solberd, aún cuando también tiene segmentos de experimentación que me cautivaron con algún 'pero'.

Siento que este es un disco difícil. Pudiera ser que necesite muchas más oidas más, con diferentes estados de ánimo para sopesarlo definitivamente. Está claro, al menos para mi, que "The Congregation" no es un trabajo sencillo. Me atrevería a decir que es uno de esos trabajos que con el tiempo puede crecer en el oyente y calar más de lo que en los primeros contactos logra. De hecho voy a tenerlo cerca para ver si en un par de meses he logrado entender mejor su complejidad, de igual forma sugiero que lo hagan ustedes.

Recuerdo, aunque la banda no es de esas de las que me haya quedado algún recuerdo especial en el pasado, que su disco "Bilateral" (2011) puede ser lo mejor que les haya escuchado, en el que había cierta inclinación al Black, al menos en su mensaje, que no tanto quizás en su música, posiblemente derivado de las influencias tomadas de su lugar de origen. Ahora esa perspectiva no parece estar aquí. Es un disco bien logrado, ejecutado con precisión y que suena de forma excelente, pero todavía no me transporta a esos lugares donde espero que el Metal me lleve... pero repito, tendré que volver a él nuevamente.
 
7/10 De momento lo dejo en un aceptable, pero con la puerta abierta, para una eventual revisión de examen.

lunes, 25 de mayo de 2015

Pyramaze - "Disciples Of The Sun" (Progressive / Power)

Este no es el Pyramaze que yo había escuchado, pero también es cierto que hacía siete años que no presentaban ninguna grabación nueva. Y ahora con la presencia de un nuevo cantante Terje Harøy y un nuevo guitarrista, Jacob Hansen y una nueva perspectiva, bastante más Progressive que Power, podría decir que si no es una banda nueva, está por lo menos, con el motor rectificado.
 

Pyramaze ya era una banda que sonaba inusualmente bien cuando se orientaba más hacia la temática fantástica y mítica bajo los sonidos Power que dominaban su visión del Metal, pero el giro que los años y los nuevos componentes parecen haberle inyectado, junto con el crecimiento personal propio de sus miembros originales, ha creado uno de los mejores trabajos de 2015. No creo que este disco vaya a pasar desapercibido por casi nadie: es potente, cambiante, interesante, de suficientes recursos y elementos Progresivos como para mantener la atención sobre todo el transcurrir del disco, sin que sus reminiscencias Power lo haga sencillo o indulgente.
 
Jacob Hansen, ha traído el bagaje que lo precedía y el resto de los componentes de la banda lo ha aceptado con los brazos abiertos y entendido con naturalidad. La influencia de su paso por Anubis Gate no será desapercibida en la ejecución de la guitarra y songwritting de "Disciples Of The Sun". Pero de forma más que interesante y como contraposición a la inclusión de este viejo conocido de la escena metalera con su experimentada guitarra, Pyramaze no apuesta por la voz de él, sino por una una persona mucho menos famosa, quien para mi ha resultado ser la inclusión más interesante, no sólo porque no se decantaron por la fórmula segura que Hansen representa (quien también fue la voz de Anubis Gate), sino porque confiar en Terje Harøy ha mostrado valentía y razón: este semi conocido cantante manifiesta una fuerte transmisión de sentimiento y fuerza que quizás Hansen no habría podido entregar.... la verdad es que no se realmente que pudo haber pasado para tomar esta decisión, pero es muy interesante. Ciertamente Terje, a la vez de que es un excelente cantante, es una de esas voces que parece haberle sido concedido el don de cantar aquello para lo que es mejor. Su contribución a la excelente combinación de ritmos, sonidos, riff, estructuras y melodías del disco es sencillamente genial.
 
"Disciples Of The Sun" es un disco Progressive de substrato Power, en en que temas como The Battles of Paridas, Perfectly Imperfect, Fearless, Genetic Process, Disciples Of The Sun o When Black Turns To White, dejan los sentidos seriamente aturdidos y creo que pueden satisfacer a los más exigentes catadores de guitarras, ritmos y voces bien ejecutadas con suficiente grado de dificultad, coros cautivantes y un gran desarrollo lírico. Como recomendación especial, no deberían escuchar el disco sin tener a mano las letras de las canciones, como para que disfruten de temas inteligentes.

Pyramaze demoró siete años en volver, es cierto, pero creo que han presentado un trabajo que bien valió la pena la espera. Es inteligente, emocionante, potente, bien masterizado y super bien ejecutado. Todo lo que de un excelente trabajo se debe esperar.

9/10. Nominado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal
 

sábado, 23 de mayo de 2015

Cain's Offering - "Stormcrow" (Power)

Volvamos a la normalidad. 

Para ello nada mejor que hablar del género que desde ya luce como el que mejor se perfila para ser considerado el que más aportará en 2015. Sin duda este es el año del Power. Desde Blind Guardian, pasando por Angra, Kamelot, Winterage, Orden Ogan y los varios que están por venir, incluyendo entre los más llamativos, Powerwolf y Guardians Of Time, lo que este año se ha presentado en el estilo es francamente bueno, incluso por momentos, genial.


Y para rematar la unión de dos de los representantes de las bandas más conocidas han decidido presentar un nuevo disco que, cuando quiere ser bueno, es impresionante. Me refiero a Cain's Offering, que tiene como referentes principales a Jani Liimatainen y Mikko Härkin, quienes formaron parte de Sonata Arctica como guitarrista y tecladista, respectivamente, así como la inconfundible voz de Timo Kotipelto, referente vocal fundamental de Stratovarious... amado por muchos, pero odiado por algunos. Yo me siento partícipe del primer grupo.

Esta banda que a todas luces parece un proyecto paralelo de sus miembros (más de seis años entre el disco debut y este no habla de mucho seguimiento) se ha lucido con algunos de los mejores temas posibles del género, aunque no todos mantienen el mismo excelente nivel, ciertamente hay canciones y ejecuciones dentro de algunos temas que no pueden ni van a pasar desapercibidos por los amantes del estilo más melódico y emocionante del Metal.

Con temas fuertemente influenciados por las bandas de las que proceden sus principales referentes, especialmente de aquellos sonidos tomados de Sonata Arctica, el disco muestra suficiente calidad como para evitar ser catalogado como copia de su principal inspiración. Sin embargo hay canciones que de haberlas cantado Tony Kakko no habría cabido duda que eran parte del repertorio de los filandeses más famosos del género ( Sonata, coño, por si tienes dudas).

El tema de abrir fuegos, Stormcrow es genial, quizás el mejor y más fresco del disco, pero cae notablemente en el siguiente The Best Of Time, para luego retornar a sus raíces con A Night To Forget, de innegable influencia recibida de Sonata Arctica y I Will Build You Rome, donde la influencia de sonidos tomados de Stratovarious son indudables.

A pesar de las claras referencias que durante "Stormcrow" se hacen de las dos bandas mencionadas, el trabajo es de alta calidad y por momentos es delicioso, intenso, épico y muy melódico. Evita en la medida de lo posible para el género el ridiculismo propio del sentido épico que algunas canciones imprimen, pero en algunos temas, como en Too Tire To Run, se abusa de las influencias, así como con On The Shore... normalito, si acaso. De todas maneras los componentes son de tal calidad en sus respectivas áreas que es imposible pasar por alto el buen gusto y calidad en el songwriting. Por supuesto que si entre disco y disco no dejaran pasar tanto como seis años algunas ideas más propias podrían -especulo yo- haberse mostrado.

No importa cierta falta de originalidad, ya que la puesta en ejecución es honestamente buena, en algunos casos incluso impactante, como en los temas cinemático-épicos Too Tire To Run o I am Legion, este último digna canción de cualquier película emocionante y arrebatadora.

El disco me gustó realmente mucho, especialmente porque a pesar de ser lo que es sus elementos evitan los sonidos ridículos del típico Power, pero a la vez carece de frescura, de diferenciación. Demasiadas referencias a de los lugares de los lugares de los que sus componentes provienen...siendo severo. Sin embargo lo amantes del Power, estoy seguro, lo adoramos.

8/10

viernes, 22 de mayo de 2015

El Episodio

Escribo esto antes de saber si El Lado Oscuro – Metal Crítica me será devuelto por Blogger o no.

Demás está decir que la situación me ha arruinado anímicamente los últimos días y a la vez me ha mostrado otras cosas, la primera es la gran falta que me hace mi ventana al ciberespacio para expresar lo que siento por el Metal, la música más interesante del mundo.

En segundo término para confirmar que aquello de la libertad, la cultura y el acceso para todos por igual es una gran quimera. Un link como el que acostumbraba a colocar y que redirige a páginas notoriamente conocidas, para meramente facilitar a la gente la descarga de un disco, no cambia nada, no daña a nadie… al menos no daña más, si es que alguna vez ese daño se causó. La información está allá afuera y casi cualquiera, con más de ocho años de edad, sabe cómo y dónde descargar música… mirado desde una perspectiva menos materialista, lo cierto es que las bandas –a estas alturas- ya  saben que lo que uno hace es, en el fondo, darles publicidad. No son los blogs, ni los foros, donde se mueve la base dura de fanáticos, donde se destruyen las ganancias económicas que ellos quieren, o se merecen. Los paradigmas cambiaron, el Internet llegó y no se va a ir y llegó para cambiarlo todo: como nos relacionamos, que sabemos y entre otras cosas, que escuchamos. 


Lo que se ha hecho con mi blog es como pretender curar la gripe soplándose la nariz… no va a solucionar nada y el alivio es, si acaso, pasajero. Pero ¿qué le voy a hacer? son las reglas de Blogger, a quienes finalmente no puedo tampoco menos que agradecerles haber creado este espacio donde gratuitamente se consigue un lugar de expresión. Unas de cal y otras de arena, será. 

Finalmente, la tercera cosa que he descubierto… aunque creo mejor definirlo como ‘confirmado’, es el intenso sentido de unión que los metaleros tenemos. En apenas dos días recibí, literalmente, cientos de visitas y mensajes a través de la Facebook, todas solidarias, muchas preocupadas, otras molestas. Fue increíble y a la vez un baño de humildad observar como tanta gente gastó un genuino instante de su tiempo para expresar su solidaridad. No hay nada mejor que pueda expresar mi reacción ante tal manifestación que un sincero ‘gracias’. Gracias a todos.

Pero el karma existe: El Lado Oscuro – Metal Crítica pudo haberse perdido por siempre ya que nunca lo había respaldado y apenas cuatro días antes del episodio se me ocurrió que debía hacerlo. Increíblemente cerca de cinco años, casi quinientas entradas y unos dos mil comentarios de ustedes caben en menos de 9 MB y su restauración fue sorprendentemente fácil en este nuevo espacio y me da pie para continuar con este viaje en el que han sido tan amables de acompañarme.

No hay mal que por bien no venga, aprovecharé ‘el episodio’ para corregir algunos detalles, mejorar la página en esta nueva dirección: ladoscurom.blogspot.com y refrescar lo que sea necesario. 
Todavía hay cierta esperanza de volver a mi dirección original. Si es el caso, lo comunicaré.

Un fuerte abrazo para todos. Nuevamente gracias.

Alfonso

\m/

Pd: No más links… también, si desean hacer click a la derecha en “Participar en este sitio”, sería chévere.

viernes, 15 de mayo de 2015

George Kollias - "Invictus" (Death)

En el fondo de mi alma metalera ideas extrañas se tratan de imponer... siento que allá en lo más profundo mi deseo más básico quiero que el Metal sea crudo y agresor, pero melódico y divertido... para algunos estas son contradicciones en sí mismas y posiblemente una quimera. La búsqueda del sonido perfecto es una obsesión, a la vez, podrán creerlo o no, cada nuevo disco representa en sus primeros minutos la esperanza de que la sensación total se manifieste, me arrope y me deje cansado y satisfecho, algo así como el sexo perfecto. Todos lo hemos imaginado, alguna veces vivido y muchas veces añorado. "Invictus" de George Kollias tiene componentes que se acercan a satisfacer esos deseos perversos. No es perfecto, pero es cruel, intenso y sobretodo, como era esperable, inconmensurablemente rítmico.


Habiendo sido la banda norteamericana Nile su plataforma fundamental, aunque también creo recordar que -al menos- tocó para Týr en el fantástico "Valkyrja", este griego ahora sorprende al mundo tocando todos los instrumentos y voces de este, su primer trabajo en solitario, haciéndose notar -como no- por su excelente capacidad de ejecución de la batería. ... demostrando -sin querer entrar en diatribas- que puede estar ubicado como uno de mejores bateristas del mundo... Neil Perth (Rush) siempre será el número uno, pero este caballero se las trae.

Ahora... ¿qué quiere decir este trabajo? En clave de Death, crudo y extremo a veces, pero melódico en otras y sin mayor información de las musas que lo han impulsado a realizarlo, me siento obligado a hablar de él (la velocidad a la que se mueve el Metal podría despistarme). Primera impresión: no puede dejar de oírse. El trabajo es excelente en términos generales, pero por las características propias de Kollias el énfasis está, evidentemente, en una zona inusual para un trabajo unipersonal: el ritmo, con una gran virtud, no se hace egocentrista.

El elemento más notable de "Invictus" es la ejecución rítmica, si, pero evita ser el epicentro de la acción y se permite la notable contribución de una guitarra algo cruda, complementada con una voz scream que, aunque de sonido un poco bajo, muestra calidad, lo que en conjunto ciertamente convencen. No tiene que haber excesos instrumentales o abusos solitarios para que este disco se muestre interesante, sensorial y rítmico. Comprometo mi palabra cuando aseguro que a los amantes del sector amante del Death medio... no del destructor, este trabajo atraerá la atención y a la generalidad de los metaleros sorprenderá.

Voices es un tema descomunal, Invictus, super crudo, también las primeras canciones del trabajo son interesantes, Apocalypse ciertamente enigmática, Through Empty Eyes algo más melódica y en general el sentimiento y calidad se desparrama en todas las canciones. La verdad ninguno de los temas me decepcionó, a pesar de la larguísima ejecución, por encima de los cincuenta y cinco minutos y veinte más de extras, los cuales, inusualmente, valen el rato invertido. 

No es nada común esto. Un baterista desarrollando un trabajo en solitario e impresionando claramente. No creo recordar esta estructura y lo más interesante es que no me motiva acreditarlo como un gran trabajo por la novedad, sino por la calidad. Este es un discazo, incluso se permite la masterización con un Rango Dinámico totalmente inusual para el estilo, casi 9 dB, lo que ya de por sí habla de una perspectiva preciosista de la música que "Invictus" regala.

Este disco tiene muchos de los elementos que, algo mejorados, pueden crear mi disco Death perfecto... sólo espero la vuelta de George Kollias, ójala con una guitarra más impactante para consagrarse en la cima metalera y que ello ocurra antes de los dos o tres años usuales de espera.

8.5/10. Excelente portada tambien.

miércoles, 13 de mayo de 2015

Forefather - "Curse Of The Cwelled" (Viking / Black / Atmospheric / Melodic)

A mi me gusta Forefather, ¿qué puedo decir? Con sus coros etéreos y la voz tan particular de Wulfstan, esta banda cuasi conceptual, de apenas dos componentes, mantiene a lo largo de sus discos un nivel atmosférico tan bien logrado, en torno al ambiente Viking crudo, que me es difícil ignorarlos. Ahora con "Curse Of The Cwelled" nuevamente me llaman la atención creando un buen trabajo.


"Last Of The Line" de 2012 me produjo un fuerte impacto, me ha parecido su mejor disco y recomiendo repasarlo. En esa misma onda vuelve, tres años después, con otro trabajo que me parece que está circulando algo por debajo del radar de la gran mayoría de los sitios web que se encargan de comentar sobre los nuevos lanzamientos, con cierta injusticia ya que "Curse Of The Cwelled" es, nuevamente, un disco de mucho sentimiento épico y que pinta bastante bien ese paisaje nórdico, guerrero, gris y orgulloso, todo a través de dos elementos fundamentales, voces y guitarras. 

Ciertamente batería, teclados y bajo parecen quedar algo rezagados en esta entrega, sin embargo el objetivo de este par de hermanos ingleses, como es la transmisión de emoción guerrera, nuevamente se brinda con calidad. Aunque debo confesar que me parece que el disco adolece de algún error en su masterización, pues sube y baja de volúmen de forma extraña (aunque les doy el beneficio de la duda y puede ser el set de mp3s que tengo que sea el culpable).

Fire Of Baited Blood, Master Of Fate, The Anvil, Awakened Hate, Edge Of Oblivion y Painted With Blood, son excelentes temas, de buen riff y que arropan con su ambiente, sin ser ominosos, ni oscuros, pero si épicos, fuertes e interesantes. Quizás le faltó una o dos canciones absolutamente arrolladoras y parecen haber bajado algo el elemento Black del trabajo, por lo que finalmente no es tan impactante como pudo haber sido su anterior o "Steadfast" (2008), pero a pesar de eso, sigue siendo ese disco de carácter -sin ser crudo- que te permite relajarte, sentarte a oirlo y percibir como te abraza.

Me gusta también que Forefather no sea una banda pretenciosa, que muestren su estructura sencilla y a la vez se permiten buena ejecución, posiblemente en este disco con el mismo nivel de melodía que les he escuchado anteriormente y repitiendo el uso de esa técnica de guitarra envolvente y a veces tremola en algunos pasajes, que tan bien se presta para sobrecoger la emoción del espectador.

La mayoría de las canciones de este disco son interesantes, inteligentes, emocionantes, ciertamente melódicas. Podría decir que la banda, sin ser necesariamente 'carismática' en el sentido comercial del término, venden bastante bien la perspectiva del Metal que realizan, el cual nuevamente se me hace difícil de encuadrar por la gran cantidad de elementos que le aportan: algo de Melodic, mucho de Viking, un poco de Black, suficiente de Atmospheric... todos son parte, aunque el sonido nórdico domine sin duda.

7.5/10. Pásense por aquí, preferiblemente luego de haber oído "Last Of The Line", no lo van a lamentar.

domingo, 10 de mayo de 2015

Dark Sarah - "Behind The Black Veil" (Melodic / Symphonic / Gothic)

Cuando se le hace seguimiento a las bandas y a los/las cantantes se descubren muchas cosas, algunas interesantes. El caso de Dark Sarah es por demás pintoresco y sin saber si va a despegar en el futuro o no, me atrevo a comentar respecto a su intento, no sólo porque la mujer sabe cantar, sino porque viene apoyada por uno de los nombres sagrados del Power como es su coterráneo Tony Kakko, conocido por todos como líder fundamental de Sonata Arctica.


Esta hermosura de mujer, de ojos insuperable y destructivamente azules, canta como los ángeles... no hay quien lo pueda negar... Su single Save Me es, desde toda perspectiva, una delicia... ¿pero hay vida más allá de 'su salvación'?...si, pero va a llevar más trabajo que este disco comprobarlo. No quedará por decir que Heidi Parviainen, verdadero nombre de Dark Sarah (por cierto mucho más bonito que ese remoquete), es una de las grandes cantantes del Symph/Goth, comprobado desde su paso por Amberian Dawn, banda a la que ya se le notó una pata coja cuando dejó en 2014. ¿Estaba en su horizonte este trabajo solitario?... Evidentemente.

Ya parecía extraño que Amberian Dawn dejara ir a su cantante estrella por una menos agraciada, pero la falta de noticias respecto su futuro era, pues, noticia. Claramente había algo detrás y es este trabajo, en el que los componentes de la banda pasan poco más o menos que desapercibidos con los mínimamente conocidos Erkka Korhonen y Sami Salonen en las guitarras, Thomas Tunkkari en la batería y Rude Rothstén en el bajo, para dejar absoluto protagonismo a Dark Sarah, donde todo viene a hacerse patente.

El disco de Dark Sarah es 'ella', es sólo ella. Una exhibición descarada de sus habilidades... y también una bonita demostración de songwriting. Es decir, incluso cada tema del disco suena bien, básicamente dulce, pero le falta algo, esa emoción intensa, esa sensación de un todo que el Metal merece. Piense en Iron Maiden... Bruce Dickinson canta como un animal, pero hay un fondo, hay un 'por que', con Dark Sarah, es solo 'ella' y para algunos -incluyéndome- puede no ser suficiente.

Primer error: para ser un primer disco, catorce canciones son demasiadas. Además, a no ser que te llames Tarja Turunen e incluso así, hacer el trabajo tan absolutamente centrado en ti es demasiado empalagoso. Canta bien, pero... poner sobre sus hombros toda la fuerza, toda la emoción y todo el sentimiento, ha resultado demasiado para Heidi. Le creo el amor a la música, pero no me trago el sentimiento metalero. Temas como Hunting The Dreamer, Violent Roses, Sarah's Theme, A Grim Christmas Story  y Fortress, entre otros, son genéricos, el más puro relleno, su voz siempre encima, hermosa, pero insuficiente... el Metal son todos, Kakko lo sabe, pero por esta oportunidad parece haberlo olvidado.

"Behind The Black Veil" no es un mal disco, pero es un disco insuficiente y pretencioso. Le falta más de todo, excepto de voz. El exceso de protagonismo lo hiere, no a nivel mortal, pero si como para recordar que el Metal, sea Sinfónico o Gótico, cuenta con un todo, que aquí se priva. Dark Sarah tiene un futuro por delante, en la medida en la que se permita vivir el concepto que domina este arte: todos son uno y uno, no somos casi nada.

6/10

sábado, 9 de mayo de 2015

Sirenia - "The Seventh Life Path" (Gothic / Symphonic)

Irregularidad es la palabra que mejor podría definir a Tristania... digo, Mortemia... digo, Sirenia (déjame ver bien...). El trabajo "The 13th Floor" (2009) fue un disco aceptable, para caer un nivel completo con "The Enigma of Life" (2011) y elevarse a alturas magistrales con "Perils of the Deep Blue" (2013)... y ahora, estrellarse con dureza con este último disco, "The Seventh Life Path", sin duda lo peor -a mi parecer- en todos los años de carrera de estos noruego-españoles.


Debo confesar que al terminar de escuchar "The Seventh Life Path" se produjo un conflicto con lo que memoria guardaba... no me fue fácil aceptar que esto podía venir de la misma banda que sólo hacía dos años había presentado un disco tan genial. Ahora es un trabajo fastidioso, blando y con mucho de nada. Usando el más puro y tradicional estilo Gótico, la banda no muestra emoción, ni impacto. Su uso de sintetizador y sonidos orquestales, junto con algunos coros, puede ser uno de los punto rescatables de esta mediocre entrega. Un disco pretencioso y predecible, sin casi nada que ofrecer; mucho sonido plástico y sin alma.

Con una duración excesiva que sólo sirve para acentuar los puntos bajos del disco y que hace que se convierta en un sacrificio para terminar, once canciones destilan, las cuales en casi todas la sensación de vida inanimada y falta de verdadera inspiración son el verdadero protagonista. Si... el uso de los instrumentos está bastante bien, pero no hay coherencia; siento que es un trabajo de estudio, realizado sobre una gran consola que permite mezclar de buena manera los sonidos, pero sobre la que palidecía el alma musical de Morten Veland, guitarrista y eterno líder de Sirenia.

En lo que respecta a la voz de Pilar Giménez García, Aylin, la misma careció del empuje y carisma con el que me impactó en el pasado. Creo que es una buena cantante, en la segunda línea de defensa de las misantrópicamente llamadas Femaled Fonted Metal Bands, pero no lució en este disco y no podía hacerlo... para ello hacen falta canciones buenas, no canciones mediocres. 

Se que este comentario va a molestar a algunos, especialmente a aquellos incondicionales que prefieren lo predecible a los atrevimientos, pero trato de ser honesto y con esa misma honestidad le pido a los que estén o no en desacuerdo conmigo que analicen si es cierto o no que el sonido es fundamental plástico, que temas como Once My Light, Elixir, Sons Of The North, Concealed Disdain y The Silver Eye suenan como salidos del bote de reciclaje del sonidos Gothic más estandarizado de los últimos años. Multitud de lugares comunes, ni tan bien logrados, con la voz masculina, especialmente la limpia, como el punto más bajo de la ejecución y una inclinación a los sonidos electrónicos que -a mi- se me hicieron incómodos y faltos de toda vida.

En resumen, un trabajo mediocre, falto de sentimiento, interminablemente largo, de canciones sacadas de una licuadora de discos Gothic, lento a veces y en general, todo lo que no debió ser la vuelta triunfal de Sirenia luego de haber presentado el mejor trabajo de su carrera. Por suerte siempre habrá una nueva oportunidad en la que la banda se pueda -seguro que si- reivindicar y volver a mostrar sus colores.

4.5/10

jueves, 7 de mayo de 2015

Korpiklaani - "Noita" (Folk)

¿A ti te gusta el Folk? ¿El Nórdico? Si la respuesta es afirmativa, no tienes ni porqué seguir leyendo, "Noita" de Korpiklaani es, como siempre ha sido, Folk puro, especializado en acompañar noches de grandes borracheras. Melódico y divertido, este es el Metal hecho con el descarado objetivo de te guste, te enganches, lo cantes... y te olvides de los problemas, preferiblemente sumido en los vapores etílicos de tu veneno de preferencia.


Este sexteto finlandés, que tienen más de veinte años bajo el comando inequívoco de su voz y guitarrista, Jonne Järvelä, para mí, es una de las cinco o seis bandas más importantes del género. Su compromiso con su sonido es absoluto y en "Noita" no es diferente. Todo el disco es lo que ya han hecho en el pasado, siendo más o menos consenso que su "Voice of Wilderness" de 2005 sigue siendo su mejor trabajo. Yo comparto en general esa visión, pero por increíble que parezca, en este disco hay una par de canciones que se atreven a ir más allá de lo que les hemos escuchado y agregan cierta sorpresa.

No se me malinterprete, no es que Korpiklaani se transformó, pero si bien todo el disco me gustó en términos generales y me hizo pasar un buen rato, hay un par de temas que destacan y me sonaron más interesantes que los demás. Aquí hay que aclarar que si bien es cierto que los sonidos de la banda son divertidos, distan bastante de ser tontos, por el contrario, los músicos que componen el grupo son de excelente factura y ejecutan con bastante maestría sus instrumentos. Pero este par de canciones a las que me refiero van un poco más allá. La primera es Lempo, que tiene un aura más oscura y un riff extremadamente bueno, de los que se clava en el el fondo del cerebro y te encuentras sin darte cuenta tarareando en el ascensor y la segunda es Minä Näin Vedessä Neidon, la cual cambia el ritmo con el que el disco viene sonando a algo más pausado, es más agresiva, atmosférica y sus sonidos, especialmente el del violín y algunos arreglos de guitarra, la hacen destacar. En general "Noita" me gustó, incluyendo también a la canción Jouni Jouni, que tiene elementos Heavy que la hacen sonar diferente, aunque la mezcla puede ser un poco extraña... la recomiendo oír también.

Esta forma de hacer Folk, comparada con otras bandas del género (Alestorm, Ensiferum o Finntroll, por ejemplo) es menos estilizada, más cruda. De hecho, puede ser una de las pocas del estilo que no utiliza los teclados como apoyo y se decantan sólo por instrumentos acústicos como violín y acordeón. También es cierto que en "Noita" la emoción de su elaboración (¿pudo haber sido bajo los efectos de bebidas espirituosas?) hacen que algunas canciones suenen algo desordenadas, especialmente en lo que a la batería se trata... ¿pero a quién coño le importa luego de la primera botella? :)

Si me tuviera que poner a comparar este disco con alguno de los anteriores de la banda, podría decir que mantiene indeleble su sello, no hay baches demasiado evidentes entre él y sus anteriores, los coros siguen siendo divertidos, el estilo ese de estructurar las canciones sigue ahí, le cual desde el primer momento te obliga a abrazar al compañero de al lado para tararear el inentendible filandés con el que cantan. La voz de Jonne es divertida y muestra emoción, aunque nunca ha sido mi preferida, pero no le niego compromiso con el estilo y la guitarra del otro referente del grupo, Kalle 'Cane' Savijärvi, sigue sonando bien, como dije quizás con algunos elementos Heavy de más reciente incorporación, como el inicio del tema Sen Verran Minäkin Noita, no demasiado de mi gusto y un par de temas de relleno.

Aún cuando varios temas van descaradamente al lugar común al que la banda nos tiene acostumbrados, con relativo buen songwriting, no haberlo hecho así los habría convertido... bueno, en otra banda, así que, a los que les guste el Folk, como a mi, a pasar un buen rato sabiendo que aquí hay calidad, pero no demasiada novedad.

7.5/10

lunes, 4 de mayo de 2015

Kamelot - "Haven" (Power / Symphonic)

El segundo disco es crucial, en él se liberan las fuerzas que las bandas tienen o se dejan al descubierto sus carencias. En el caso de Kamelot este por supuesto que no es su segundo trabajo, pero como si lo fuera, porque el cambio que significó la salida del emblemático cantante Roy Khan para dar paso a la entrada de Tommy Karevik, movió duramente las estructura que tenían y los puso a prueba, razonablemente superada con "Silverthorn" (2012).


Con "Haven" llega la hora de la verdad, o sobrevivían o comenzaban a desvanecerse, especialmente porque ya Karevik no iba a tener el 'beneficio de la duda'. O demuestra capacidad, o sufre las consecuencias. En lo particular creo que tanto la banda como él se han esmerado por hacer un buen trabajo, interesante, más Power/Symph que el anterior, con menos elementos Góticos -muy pocos- y bastante musicalidad, incluso mostrando capacidad para realizar algunas canciones memorables. Para mi superan la prueba que supone este 'segundo' trabajo y dejan claro que queda Kamelot para bastante tiempo.

"Haven" es un disco interesante porque no es 'regalón' ni facilito. Al contrario, al menos sus primeras tres canciones muestran una agresividad y oscuridad inusual para el estilo, bastante fuerza, buena instrumentación, musicalidad y ambiente. Luego viene la parte más emocionante del disco, comenzando con el mejor tema del disco como es Veil Of Elysium, siguiendo con la excelente Under Grey Skies en colaboración con la hermosa voz de Charlotte Wessels de la banda Delain (de quien estoy esperando un super disco en fecha próxima, por favor que alguien les avise), brincando hasta End Of Innocence, de hermoso riff, memorable ciertamente.

Los siguientes temas del disco mantienen entre un medio y buen nivel y cierta oscuridad, incluso con algunos lujos de agresión en la voz, muy poco común para el género. Lamento que puedan haber caído en la tentación de incluir un par de canciones de relleno o más genéricas que el resto del trabajo, como My Therapy o Here's To The Fall, balada a la que no le veo sentido sin una mayor exhibición de fuerza en la voz, que no ocurrió. Sin embargo, el disco es interesante, repito, tendiendo mucho más hacia el Power e incluso el Euro Power que bandas como Stratovarius suele hacer, a pesar del origen norteamericano de Kamelot.

Volviendo a Tommy Karevik es claro que hizo un muy buen trabajo, no lo oigo tan igual a Khan como lo acusan algunos (pero seguro no tan diferente tampoco), logrando abrirse bien, seguro, exigiendo sus habilidades y no dejándose apabullar ni por la gran voz de Alissa White-Gluz (Arch Enemy) y su bestial growl en la canción Liar Liar (Wasteland Monarchy)... que la primera vez que lo oí no estaba esperando y me asustó :)... repitiendo con fuerza en la excelente Revolution.

La guitarra de Tomas Youngblood, el gran referente de la banda durante todos sus veinte años, sonó bien, sin protagonismos a la Aerosmith, pero bien ubicada. El resto de la banda bien, incluyendo un teclado y orquestación, ejecutado por Oliver Palotai que le da mucha vida al trabajo en general. Kamelot claramente está bien de salud y se ha reagrupado como sus seguidores querían. Muy bien, "Haven" es mejor que su anterior.

8/10