Heavy, Symphonic, Death, Black, Power, Folk, Progressive, Viking, Epic, Melodeath, Speed, Avant-Garde, Thrash, Gothic, Doom... críticas, comentarios y reviews de Metal, pero sólo a veces

jueves, 26 de septiembre de 2013

Wisdom - "Marching For Liberty" (Power / Epic / Folk)

Una de esas bandas oscuras, muy metidas en el círculo de conciertos europeos, poco conocida para el lado americano del Metal, pero joyas en lo que a su contribución se refiere, es Wisdom... puede que cualquiera al que el meridiano de Greenwich no le de una, dos o más horas de beneficio, no tenga ni idea de su existencia, a menos que frecuente cierta audiencia, nor-medio-europea  y casi semanalmente, en Noruega, Finlandia, Hungría, Rumanía, Alemania y zonas cercanas, tenga la dicha de presenciar un típico concierto al aire libre de cuatro a ocho bandas, la cual mejor, o más interesante, que la otra.


En ese escenario, absolutamente desproporcionado para los sudamericanos, en lo que a cantidad de presentaciones respecta, se desarrolla una vida metalera inaudita a nuestros ojos: Power, Black, Death, Core y manifestaciones de casi cualquier y cada género que estremecen pueblos y ciudades nórdicos. Por supuesto, como en todos los aspectos generales de la vida, la mayoría son del montón y sólo unos pocos destacan realmente, además de que hay que descubrirlos... por si fuera poco. Wisdom, está dentro del grupo que halaga, atrae y emociona, aunque se difumine un poco entre la cantidad de atronadores imitadores y mediocres.

Folk y Power, sencillo, fácil y sin ínfulas de grandeza discurren en "Marching For Liberty", sin crescendos Prog o ataques Neo Clásicos estrambóticos. Puro sentimiento y emocionalidad que satisfacen y divierten, que pueden llenar una noche ente amigos y cervezas, se presentan en este disco. Yo... humildemente y sin histrionismos, me satisfice entre sus canciones y aunque haya puristas y especialistas que exijan exhibiciones virtuosas y multicapas de elementos cautivadores, me encantó su Metal simple, directo, melódico, sin llegar a ser indulgente, sino más bien interesante, emocionante y rápido.

Si, es cierto... puede que algunas canciones se asemejen unas a otras, más sin embargo, esta banda húngara, la cual basa sus letras e historia en la  figura de un personaje mágico y pseudo-religioso que llaman Wiseman, tiene en este -su cuarto disco-, elementos puros de Euro Epic Folk, con las más típicas melodías emocionantes y dulces que atacan hacia el final de los estribillos y buscan causar sensaciones heroicas, como las de un paladín que gana la batalla al dragón... están bien hechas sus canciones y esto no es fácil.

"Marching For Liberty" es un disco básicamente fácil, con once canciones de duración estándar, entre tres y cuatro minutos cada una y un cierre de unos ocho minutos, pero que destaca en un año en el que el Dragon, el Folk y el Power han estado algo escasos, con excepción de los irreverentes alemanes Powewolf. Con inconfundibles ritmos y estructuras Folk, de la más ortodoxa escuela, no se podrá decir que vinieron a renovar nada, pero sin embargo, sin mayor vergüenza, presentan un buen disco, con melodías que empalagan, sin llegar al ridículo. Ciertamente me pregunto por que no hay más grupos capaces de aceptar tocar este estilo y creer que sólo el Core o el Nu los pueden conectar con una audiencia. Sencillez, melodía, coros energéticos, guitarras afiladas -pero dulces- y mucha épica tienen su mérito, la verdad es que al final depende de hacerlo bien, de transmitir.

Poco o nada conocía a Wisdom, pero hoy, al escribir este comentario, mientras escucho este disco, más convencido estoy que no todo el Metal tiene que necesariamente tener el nivel ultra complejo que muestran grupos Black Atmosféricos Épicos Sinfónicos, fascinándome -sin duda- esos trabajos. También manifestaciones musicales más simple que, junto con el Metal en general y sus apenas cuarenta años de existencia, llegaron para quedarse, pueden aparecerse por las esquinas y encantar con sus sonidos y melodías, simples y dulces. 

"Marching For Liberty" es un disco sencillo, medianamente producido y grabado, pero con mucha alma y emoción. El gusto que los componentes de la banda colocaron en su elaboración sobrepasa sus evidentes defectos y les gana un cariño entre los gustosos del Metal que quisieran para si algunos consagrados.

8/10 Recomiendo oírlo, de manera desprejuiciada, esperando su dulzura y aceptando sus detalles menores.


viernes, 20 de septiembre de 2013

Folkodia - "The Fall Of The Magog" (Folk / Heavy / Power)

Folkodia es ahora otra banda... aunque no necesariamente para mal. Reminiscencias y cuatro o cinco canciones sobrevivieron a la hecatombe que tuvo que haber vivido entre 2011 y hoy esta banda internacional (por la cantidad de gente que la conforma y disimilitud de nacionalidades de sus miembros), pues el Folk y el Viking puro que mostraban fue sustituido por bastante Heavy y Power, hasta elementos Thrash, relativamente buenos por cierto. Ahora, ¿Están viviendo del nombre-franquicia y prefirieron no iniciar una nueva banda? No se, pero el triste fallecimiento de su fundador y líder, Ruslanas Danisevskis, por culpa de un cáncer de piel, ha cobrado su precio.


Me gustó "The Fall Of The Magog", aunque hasta cierto punto pudo haber sido poco sincero. En un contexto general el disco es bueno, pero ni son lo mismo que eran, ni creo que quieran serlo, ni que lo vayan a ser en un futuro. El concepto único de la banda ha dejado de existir, para pasar a convertirse en algo diferente, interesante y divertido, especialmente en sus canciones Folk y algo menos en las que siguen otros estilos, sin llegar a ser malas.

Entiendo, más que como audiófilo, como trabajador profesional, su nudo gordiano: Se fue la persona que era el eje fundamental sobre el que giraba la banda y quedaron ocho o nueve buenos músicos 'colgados de la brocha' al momento que les retiraron la escalera, ¿Quiere eso decir que todo debe lanzarse por la borda, aunque el cambio vaya a notarse en el producto final?, ¿Debe comenzarse de nuevo, establecer un nombre desde cero?... para cualquiera que haya pasado el inicio de una carrera profesional -cualquiera que esta haya sido- la respuesta definitiva será no, hay que jugar y apostar con las cartas que se tienen en la mano y Folkodia ha apostado todo, con relativo éxito y dejando la puerta abierta a un próximo trabajo que -creo- determinará si valió la pena el esfuerzo, o todo acabó. No por nada supongo que hicieron este este disco corto a propósito, apenas sobre los cuarenta minutos, como para probar la reacción de los seguidores.... ello determinará el futuro, con seguridad.

Considero este disco como mucho más agresivo que su predecesor, "Battle And Myths" con bastante más fuerza gracias al giro de estilos. Las canciones están llenas de riffs rápidos y blastbeats, pero con menos elementos Black de lo que nos tenían acostumbrados. Por supuesto también los elementos Folk juegan un papel importante, pero al estar dosificados hacen que la banda pierda buena parte de su identidad. Muchos riffs, con un ambiente Heavy tradicional, hacen del disco un momento divertido, siendo los coros lo mejor que exhiben. El trabajo de guitarra es notable y los instrumentos típicos juegan nuevamente un papel distintivo. Creo que, en el análisis final, la banda busca seguridad y sienta las bases para un futuro interesante, en caso que el mismo llegue a convertirse en realidad.

Las voces femeninas son contradictorias, los coros en las que participan son de lo mejor del disco, pero cuando se salen de esa zona y pasan a ser conductoras no me suenan tan bien. La producción es razonablemente limpia, con algunos detalles de volumen en la grabación de la batería (no se porque tantas bandas no le prestan la debida atención a este aspecto... o por que yo tengo el oído tan sensible... siempre será culpa mía). Canciones como Muli Mariani, puro Folk, son de primer orden, pero las que no siguen la línea tradicional de la banda, no me gustaron tanto, aunque son aceptables. Posiblemente, el refuerzo en ellos mismos que el tiempo generará, secundado por un buen recibimiento del disco, impactará en la próxima entrega.

La canción más extraña del disco, Spartans, vale la pena sentarse escucharla con detenimiento porque es toda una montaña rusa de emociones y posiblemente la que mejor ilustre el sentimiento contradictorio general del disco, el cual, repito, está bien logrado, pero ha perdido cierta orientación. En todo caso, "The Fall Of The Magog" es un gran esfuerzo y un bonito legado del trabajo de Danisevskis.

7.5/10. Queda como preámbulo de su posible brillante futuro (espero). Bonita portada.


Dream Theater - "Dream Theater" (Progressive)

¿Por qué, luego de casi treinta años en escena, once discos de estudio publicados y ser considerados como el epítome del Progressive, viene ahora Dream Theater a presentar un nuevo álbum, con el nombre "Dream Theater"? Más allá de las explicaciones que ellos hallan dado o puedan dar y luego de escuchar varias veces el disco, yo tengo mi propia teoría: Esta es una vuelta a las raíces.


"Dream Theater" es Metal Progresivo en estado puro, vieja escuela, extremadamente técnico y enfocado en ser estentóreo en lo que a virtuosismo, cambios de ritmo y majestuosidad se refiere. Aquí no hay 'sorpresas', ni experimentos...no, solo Prog en estado de gracia, duro, extremo, pero por sobre todo, espectacular y complejo, melódico e intrincado. Nada de Djent, de Avant-Garde, ni de computadoras. Dream Theater comprueba otra vez, sin el menor temor al encasillamiento, el principio de su líder y guitarrista, John Petrucci: 'no hay sólo suficientemente largo'... ni canción demasiado cambiante.

"Dream Theater" es un gran disco, grande de verdad. No tanto como "A Dramatic Turn Of Events", pero representa -en toda su extensión- y hasta con sus elementos setentosos, lo mejor que en el género se puede escuchar. Una de las pruebas de esto es que el disco es más fácil que bastante de los trabajos anteriores de la banda, de hecho, con repasarlo dos o tres veces se toma una posición definitiva frente a él, pues digiere bien, aunque aún así se le consiguen sorpresas con nuevas oídas, como por ejemplo el espectáculo de texturas de Enigma Machine o la dulzura de Along For The Ride y The Bigger Picture, esta última la mejor del disco y nueva nominada a Mejor Canción del Año de este humilde blog, o el redescubrimiento de la voz de La Brie, uno de los fuertes del trabajo, que junto con la eterna guitarra de Petrucci, hacen, nuevamente, el duo perfecto.

Superado el 'affair Portnoy' en la batería y demostrado que Mangini calza las botas (¿las 'bo-que-tas'?), este disco, sin tanto drama como el anterior de Dream Theater, ha sido para mi, junto con el trabajo de las bandas Haken y Riverside un regalo para 2013. Tiene de todo, un nivel de agresividad inesperado, especialmente en la apertura de algunas canciones; letras y mensajes hermosos; excelentes, bien ubicados y medidos teclados; los solos de guitarra que han convertido a Petrucci en el monstruo que universalmente se reconoce, así como melodías y ritmos complejos, pero sin hacerse fastidiosos o irreconocibles, sin llegar al Math. Pero muy por encima de todo, lo mejor del disco es que en su conjunto es asequible y duradero en la memoria. No hace falta 'dedicarle tiempo' para entenderlo, ni mucho menos disfrutarlo.

Hay otras cosas que suman al conjunto y en las que DT demuestra, a pesar de todo lo que son, su nivel de compromiso con la música y que todavía pueden aceptar consejos; a mi parecer, influencias de las bandas Rush y Pink Floyd, especialmente de los sonidos que los canadiense hicieron durante los años setenta, se muestran en más de una canción, pero especialmente en Surrender To Reason y el magnus opus del disco, la fantasía-rock-metalera-banda-sonora de veintidós minutos, Illumination Theory, dándole al disco matices retro que bien valieron la espera y no desdicen en absoluto del gran trabajo, por el contrario, redondean una buena presentación.

Permítaseme un párrafo más para volver a mencionar el trabajo vocal de James La Brie, a quien se le da nuevamente en este disco la posibilidad de explotar todo su rango. Su potencia y capacidad, además de buena voz no ha sufrido ni un ápice desde su debut con el grupo en el año 1991, muy por el contrario, en cada nuevo trabajo se confirma como el complemento perfecto a la genialidad de Petrucci.

Evitando el típico pecado de los muy consagrados y de los novatos, como es la sobreproducción, "Dream Theater" se convierte en una adición valiosa a la historia que está dejando esta banda en el Metal y reafirma que su calidad nunca ha sido producto de la casualidad. Un viaje de buen gusto.

9.5/10 Trigésimo seleccionado como contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica, complicando -además- la selección de Mejor Metal Progresivo.

sábado, 14 de septiembre de 2013

We Came As Romans - "Tracing Back Roots" (Melodic Metalcore/ Post Hardcore)

Quien sigue mis comentarios en El Lado Oscuro - Metal Crítica sabe que no soy particularmente adepto al Core, en sus diferentes vertientes, aunque tampoco me niego a escuchar algunos trabajos que, o valen la pena o atraen suficientemente la atención como para merecerles algún tiempo. En caso de los norteamericanos We Came As Romans, banda con uno de los mejores nombres en bastante tiempo, me atrevo a decir que mi percepción general varía y su trabajo "Tracing Back Roots" calza puntos como para dedicarle algo más que un simple repaso.


El Metalcore, sobretodo el Melodic, tiene algunos elementos que me resultan incómodos de seguir, especialmente en aquellos grupos que creen que mezclando squeals y screams con sonidos salidos del Mickey Mouse Club de Disney se alcanza el nirvana del estilo, cuando lo cierto es que para que el buen gusto se luzca hace falta bastante más que eso. En el caso de "Tracing Back Roots", We Came As Romans logra que sus elementos Punk y Core se fusione bien, de manera tal que el disco me mantuvo interesado en toda su duración, más momentos divertidos que criticables, por el contrario, logran enfocar mucha rabia con elementos melódicos de alto calibre, sin sonar demasiado a cliché o lugar común.

Para mi esta demostración está por encima del promedio, incluso en sus elementos Post Hardcore, como el volumen expresamente aumentado que crea el efecto de distorsión, los tempos rápidos y el fuerte sonido del bajo (la verdad es que la cantidad de sub géneros del Core llegan a lo absurdo). El disco es, en general furioso, pero con bordes suavizados y melódicos al mismo tiempo. El cantante y líder de esta banda, sin tantos años en escena, hace sin embargo una buena demostración. David Stephens, tiene una voz atrayente, que le da potencia a la música que, como un todo, hace la banda. Quizás el disco es predecible, pero sin embargo, es de lo mejor que el año ha traído en este estilo y definitivamente es agradable de escuchar; en el fondo siento que es una especie de placer culpable... me he encontrado oyéndolo varias veces, casi sin darme cuenta.

WCAR, es un grupo reciente, cuyos primeros discos, "To Plant A Seed" (2009) y "Understanding What We've Grown To Be" (2011) tuvieron un muy relativo éxito, quizás algo más el último. Pero con este trabajo parecen haber descubierto una mejor fórmula, quizás porque con este disco no se siente un refrito de ideas previas. Con esta banda, lo que es seguro es que se consiguen letras y mensaje positivos, impulsados por buenas voces y coros, notándose avance en en su manejo instrumental y la escritura. El ambiente novel de este género, que parece estar influenciado por tres o cuatro bandas, como The Devil Wears Prada y Bullet For My Valentine,  ahora puede que sea justo incorporar a WCAR. Esta senda parece que hará que la banda termine por mostrar su potencial, pues es indudable que han progresado.

Los primeros cinco temas del disco son los mejores, pudiendo que el resto sean relleno. El tema homónimo del disco, Fade Away y I Survive, los mejores. El elemento más destacado de la banda son las voces y los coros y lo que menos me gustó algunos sonidos, especialmente los electrónicos, tipo efectos, que son simplemente malos. Por lo demás, no me apena decir que me hicieron pasar un buen rato y que con gusto oiré su próximo trabajo.

Me parece entender, por lo que he leído y oído, que este trabajo puede ser el punto de inflexión de la banda para terminar de alcanzar el reconocimiento o hundirse en el olvidó. Les deseo suerte porque este, me gustó.

8/10.


viernes, 13 de septiembre de 2013

Carcass - "Surgical Steel" (Melodic Death)

Para sólo nutrir el conocimiento de los más jóvenes (cosa a la que los más viejos nos vemos obligados/relegados), recordaré que los británicos de Carcass son 'la' banda de Grindcore, la cual se formó en 1985 y se disolvió en en 1995; posteriormente se reunieron nuevamente en 2007, sin uno de sus miembros originales, el baterista Ken Owen, modificando su estilo hacia el Death y el Melodeath y aunque son considerados como pioneros del Grind, también se les reconoce haber influenciado el Hardgore, y el Goregrind por sus letras mórbidas y portadas extremas.


Lo cierto es que a pesar de estar en el ambiente de nuevo desde '07 no habían presentado nuevo material desde... siempre, su último disco vio luz en 1996, "Swansong" se llamó ese disco y el mismo se considera uno de los más influyentes para la definición del Death Melódico, junto con la creación de la gente de la onda Gotemburgo de la época, o sea, son historia pura. Pero lo cierto es que hay toda una generación que no ha oído nada nuevo de Carcass, lo que no los favorece a la hora de ser 're-presentados', por lo que la salida de "Surgical Steel" es una verdadera apuesta. Desde mi punto de vista ha salido bien, no tanto quizás como algunos han querido ver, pero alcanzan un 'sobresaliente' en el análisis final.

Este es, desde casi cualquier punto de vista, el regreso más esperado del año y las reservas que rodearon el retorno de la banda se disuelven con lo oído aquí. Sin mitigar su historia y el tiempo que inexorablemente ha pasado, los casi veinte años de ausencia de nuevo material no parecen haber desgastado al dúo Walker - Steer, ya que "Surgical Steel" se escucha como una ampliación del discurso original de la banda, de una forma más moderna y variada. Es innegable que, como buen whisky, la inmensa creatividad de los miembros originales de la banda consiguen hacerme disfrutar de esta obra en casi cada momento, en cada cambio de tiempo, en sus excelentes solos de guitarra, que contrastan riffs sinuosos y complejos.

Elementos como las progresiones en sus canciones, con guitarras en melodías ascendentes, armonizadas para hacer olvidar los años de espera y a la vez recordar que estamos de nuevo frente a la historia, son una clara evidencia de la brillante actuación de la banda. El sonido y el estilo personal y reconocible de Carcass está en todas partes del disco, así como un sentido innato y un gran gusto por la composición, siempre equilibrada y poco predecible, punto de referencia no sólo para guitarristas nóveles, sino para todos los músicos que quieran destacarse. 

Los riffs, combinados con sus melodías, crean una amalgama con la voz rasposa de Walker que castigan y por momentos abruman los sentidos. El tono de voz y el carácter son los puntos más altos del disco, con algunas referencias indudables a los primeros álbumes de la banda. Creo también haber oído cierta pesadez adicional a la que originalmente mostraban. Hay tonos inquietantes y secciones melódicas unidas a tiempos -no tan destructores- pero que gustan. Un poco de demasiada pulcritud y precisión en la mezcla pueden que me parezcan el concepto menos gustoso... quizás algo de sobreproducción, pero claro, estamos en 2013 y posiblemente quisieron que hacer justicia a sus años en el ambiente. Creo que no hay nada dejado al azar en "Surgical Steel", en especial estando detrás el sello Nuclear Blast, que dudo se habría arriesgado a piruetas excéntricas... lo que no quiere decir que que el disco sea para complacer a un mercado, pero me habría sorprendido más si hubiera habido un retorno hacia el Grindcore.

En todo caso, sugiero a los oidores, nuevos o viejos, se dejen llevar por el disco y se permitan viajar con una de las bandas que ha contribuido a crear un género, a pesar de que puede que se hayan atrevido a menos de lo que eran capaces. Creo que "Surgical Steel" es de los discos que mejorará más aún con el tiempo y que finalmente mostrará cómo se hace buen Metal.

8/10. Posible Mejor Portada del Año, nominado sin duda en ese apartado.




martes, 10 de septiembre de 2013

Haken - "The Mountain" (Progressive)

"The Mountain" es un disco complejo, de los que ciertamente requiere tiempo y mentalidad abierta a los experimentos. Sin referencias discernibles a las deidades tutelares del género, como Dream Theater, pero también repleto de sonidos que evocan el Prog primitivo, a lo Yes, representa una realidad sólida y sustancial para el estilo. Yo considero este trabajo el "Pandora's Piñata" de Diablo Swing Orchestra de 2012, por lo ecléctico, cambiante, impredecible y contradictorio. El álbum se esmera durante todo su recorrido en confirmar el importante nivel de creatividad y calidad de los trabajos precedentes de la banda y reafirma el compromiso de Haken de lograr un perfecto equilibrio entre los instrumentos y voces, melodías intrincadas y evoluciones de sonido; con una personalidad que mezcla la modernidad y los clásicos de culto de los años setenta, este disco no deja a nadie impávido.


Los ingleses de Haken se encuentran sobre los escenarios del Metal/Rock Progresivo y los dominios de sus alrededores, desde el año 2007, presentando apenas su primer trabajo musical, "Acuario", en 2010, convirtiéndose este en el primero de los tres discos que han publicado hasta ahora, con "Visions" en 2011 y "The Mountain" en 2013. En su -relativamente- corta carrera han tenido fuerte exposición a la gente gracias a su trabajo, el cual ha sido siempre muy bien recibido, lo que les ha ganado un respeto y credibilidad importante, tanto por su nivel de calidad, como experticia en el manejo del género, dejando -al menos para mi- de ser considerados promesas, para convertirse en realidad palpable.

Este disco lleva al oidor a través de atmósferas líricas y evocadoras, diseñadas sobre voces y teclados, para hacer caer repentinamente en un vórtice Progresivo puro, con matices inquietantes, a veces extraños y otras armónicos, sin duda con rastros Avant-Garde, Jazz y Fusion. Canciones llenas de riffs intensos, largos y a veces, psicodélicos, que recuerdan bandas como Emerson, Lake & Palmer, se permiten digresiones de piano, bajo y batería, así como solos de guitarra complicados, altamente influenciados por elementos Acid Jazz.

Partes que discurren A capella y luego brincan en las profundidades de un Prog tormentoso, debido a sus cambios de atmósfera y el ritmo, dan a las pieza un toque de novedad que, repito, va a llevar algunos repasos para disfrutar a plenitud. La complejidad que se consigue entre pasajes instrumentales melódicos y asaltos sónicos rompen varios de los estándares actuales, enrarecen el trabajo, lo subliman y sumergen al oyente en lugares nuevos. No dejen de disfrutar el suave sonido de la guitarra acústica mezclada con la atmósfera tensa, la cual se eleva en melodías no siempre fáciles, pero de mucha destreza.

Aún a pesar de lo que he señalado, "The Mountain" tiene también su espacio para que el oyente menos intenso lo disfrute, ya que hay algunas canciones, como Because It's Here y As Death Embraces que muestran el lado amable de su Prog. Por ello, vuelvo a sugerir, si se decide entrarle a los setenta minutos de duración de este disco, hágase con mentalidad abierta: se descubrirán coros dulces, puentes complejos y multisónicos, efectos de voz y teclado, largos pasajes de diseño virtuoso y en general, todos los elementos -y más- que necesita un buen disco de Progresivo, con buen gusto, excelente producción y mejor songwritting.

"The Mountain" ha resultado ser uno de los álbumes más interesantes que he escuchado en 2013. Está bien pensado y el orden de sus pistas realmente es excelente, hay canciones más duras y en los momentos adecuados se torna lento y melódico. La voz de Ross Jennings es de primer orden y en general todos sus seis componente demuestran pura habilidad y buen gusto. Este disco estará entre los diez primeros del año, pero requiere paciencia y gusto por lo exótico.

9.5/10. Cercano a la perfección. Vigésimo noveno contendiente a Disco del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.


lunes, 9 de septiembre de 2013

Facebook

Bueno... me he rendido a la sugerencia, ya que era más fácil de lo que había pensado colocar un link a Facebook, por lo que he creado una página para este blog, la cual probaré un tiempo. Si desean pueden acceder a la misma a través de este link https://www.facebook.com/LadoOscuroM o del widget que se encuentra al final de la columna del lado derecho.

Saludos,

Alfonso

domingo, 8 de septiembre de 2013

Gorguts - "Colored Sands" (Technical Death)

Hay bandas que, por una razón u otra, nunca han sido capaces de recoger los frutos de lo que han sembrado. Estas bandas, a pesar de haber presentado algunos discos de gran valor artístico o histórico, o ambos, nunca han logrado o deseado establecerse definitivamente en la escena del Metal, manteniéndose más bien como bandas de culto, conocidas por pocos y apreciadas como referencia.


Esta lista incluye a Gorguts, formación canadiense, que vio la luz a finales de los ochentas, producto de la mente de Luc Lemay, uno de los músicos más eclécticos de las últimas dos décadas y a pesar de que han hecho pequeñas joyas como "Obscura", "From Wisdom To Hate" y "The Erosion Of Sanity", nunca han logrado mantenerse activos lo suficiente como para alcanzar al público en general; pudiera ser que hasta por decisión propia traten de apartarse de la generalidad y que esa sea su particular forma de entender el Death. Con un trabajo que se encuentra cerca y lejos -a la vez- de ese estilo, la banda parece que siempre ha preferido darle un toque personal a su música. Como resultado ha presentado trabajos únicos, pero increíblemente distanciados en el tiempo, en el que la técnica desbordante de cada miembro se convierte en sólo un instrumento a través del cual transmitir emociones y estados de ánimo.

Musicalmente la propuesta de su nuevo disco "Colored Sands" es todo un desafío, la combinación de su base en el Death y el Sludge con estructuras en el borde del divagaciones Free-Jazz y el Avant-Garde, acompañandas de la voz de Lemay y el deseo de ofrecer -otra vez- algo diferente, podría llevar a pensar que esa fórmula puede llegar a ser aburrida, o incluso peor, molesta. Creo que no se podría estar más equivocado. "Colored Sands", ve la luz luego de doce años de no presentar un disco nuevo y es un álbum que sorprende desde las primeras notas. 

La primera característica que salta oído son las habilidades instrumentales extremas de la banda, a las que hacía referencia, las cuales, sin caer en el exhibicionismo estéril, típico de ciertos productos del género, muestran una técnica desbordante, inequívoco producto de años de dedicación. La segunda característica evidente es la complejidad de las estructuras de las canciones, que no siguen la forma de la canción clásica; los cambios rítmicos continuos dan a cada canción un dinamismo Progresivo y una intensidad envidiable, que contribuyen al éxito del disco final.

Otros detalles caracterizan el producto de una manera clara y lo distinguen de la gran mayoría de los ejecutantes de este difícil estilo y es que "Colores Sands" mantiene viva el alma del Death, sonando brutal, a veces casi exasperado, con guitarras que se plantean intencionalmente de forma disonantes y apenas dejan percibir melodías fáciles de escuchar. Bajo y batería tejen una sección de ritmo desquiciado y brillante, que muestra el talento creativo de artistas plásticos. Las piezas tienen pasajes que quitarían el hipo por su violencia, pero se alternan en un torbellino emocional que es poco probable que deje indiferente incluso al oyente más experimentado.

Luego está el apartado ambiental, en él Gorguts realmente puede presumir de crear una atmósfera claustrofóbica, enferma y a veces asfixiante, lo que le da a las composiciones un aura ominosa y que tocará la fibra de los oidores más puristas del Death. Este es uno de esos discos cuyas canciones se hacen engañosas de describir individualmente, ya que el disco debe ser escuchado en su totalidad y extrapolar las piezas como movimientos de una obra clásica, con cambios en la melodía y ritmo, pero un denominador común. Podrá ser del gusto o no de quien lo oiga, pero lo que no podrá negar es que en "Colored Sands" se puede apreciar un trabajo meticuloso, realizado con excelente dinámica gracias a sus cambios rítmicos continuos, marcado tanto por la pareja bajo-batería y la guitarra. El ambiente, vagamente al viejo estilo, hace -al menos a mi parecer- más atractivo el disco. Finalmente, no se pierdan los destellos de genio, que se desprenden los elementos de Jazz que incorporan y el gran nivel de producción.

Para lo que menos me satisfizo, diría que el disco es demasiado largo para lo intenso que es y no tiene una canción única que defina el concepto, aunque entiendo perfectamente que de este tipo de música no es posible esperar un 'single', en algún sitio pudo servir algo que le hubiera dado esa inflexión. El otro aspecto es la descomunal espera entre trabajos, medida en décadas, lo que les hace perder su base de fans y los convierte en rarezas que no justifican mayor seguimiento. Aún así no puedo menos que dudar que Gorguts alcanza con este disco un nivel que ya habría querido para si el último trabajo del grupo italiano Fleshgod Apocalypse y que seguramente servirá para influenciar otros grupos.

Gorguts crea con "Colored Sands" un trabajo brillante, violento y brutal, de lo mejor en el Technical Death de 2013.

9/10. Vigésimo octavo contendiente a Disco Del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica



viernes, 6 de septiembre de 2013

Cultura Tres - El concierto, la entrevista

Sólo unas pocas líneas para decirles que la fantástica banda venezolana de Sludge, Cultura Tres, se estará presentando en Caracas el día 12 de septiembre en La Quinta Bar, en Las Mercedes, en el marco de su Tour 2013 y amablemente han aceptado una entrevista de El Lado Oscuro - Metal Crítica, la cual transcribiré para ustedes tan pronto se me quite la borrachera que estimo agarrar ese día.... están avisados.

PD: Seguramente tocarán canciones de "El Mal Del Bien" y su último disco "Rezando Al Miedo", por lo que recomiendo repasar dichos trabajos de primera calidad.

Alfonso \m/

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Wine From Tears - "Glad To Be Dead" (Doom / Melodic Death)

Este es uno de esos discos que debe ser oído. Los rusos de Wine From Tears han regalado a la escena Doom/Melodeath uno de esos trabajo que se van a disfrutar durante años. En principio no sabía qué esperar cuando lo coloqué, ya que no los conocía. Mi primera sensación fue de sorpresa y hasta incredulidad, no pensaba que más allá de la primera canción podría mantener el nivel de interés tan alto, aún así el álbum se las arregló de manera más que satisfactoria para que, en la medida en la que se fuera desarrollando, más cuenta pudiera darme de que estos músicos sabían lo que hacían.


El mundo de "Glad To Be Dead" se presenta a través de una sonoridad suave, pero emocionada -de forma oscura- y riffs pesados, que hacen gala de una mezcla particularmente buena con los excepcionales teclados que acompañan todo el trabajo, así como una tremenda ejecución de guitarra, que se mezcla -en justa medida- con el resto de los instrumentos, con excepción quizás de la batería, que guarda cierta distancia del resto, como para no distraer el centro del trabajo, ubicado en su fuerte concepto melódico y atmósfera que me recuerda los momentos previos al inicio de una tormenta.

El growl (y voz limpia, también) de Alexey Nesterov, que a veces se mezcla de la voz dulce de la cantante/tecladista Evugenia Nesterova (miembro también del grupo Hjordis), y los coros que ejecuta el grupo son de gran factura, elementos vocales estos que junto con una atmósfera pesada y suavemente melódica, lo hacen suficientemente diferente e interesante como para hacer de este álbum un esfuerzo para reconocer y gustoso de escuchar, varias veces. En mis repasos al disco siento conseguir nuevos elementos en cada oportunidad.

Es seguro decir que "Glad To Be Dead" es disco de diseño, de mucho trabajo y gran dedicación por parte de sus integrantes y que sus cincuenta minutos se encuentran llenos de emociones, desde la tranquilidad hasta la amargura, desde la serenidad hasta la tristeza. La melodía del intro For Those Who Died prepara para la melancólica Allergic Sun, que se mezcla con gritos de desesperación que se elevan al cielo. Luego What Are You Waiting For y In Memory Of The Truth se levantan con intensa melodía y fuerte transmisión de sensaciones, haciéndolas posiblemente las mejores del disco, y dos de las mejores canciones del año, pero sin desmeritar el resto de las piezas, las cuales, una tras otra transmiten emociones que transitan desde el dolor hasta la esperanza. Aquellos que tengan el tiempo sentarse para disfrutar con calma del mismo lo entenderán.

Si bien Wine From Tears se formó en el año 2002 y tiene un álbum de mediano éxito llamado "Through the Eyes of a Mad" (2009) vengo a descubrirlos sólo ahora con este trabajo. Percibo que estos rusos toman influencias de los mejores discos de Amorphis y de la banda danesa Saturnus, de este último, en especial, de sus últimos dos trabajos  "Saturn In Ascension" y "Veronike Decides To Die". En general es un excelente disco, con la excepción de la canción Like A Fallen Leaf, la cual me llegó menos y me pareció algo desconectada del resto del trabajo y el bonus track Silence No More, el cual no era necesario.

Creo que "Glad To Be Dead" puede dejar huella en la historia de 2013 en el Doom/Death Melódico con su sonido etéreo, pero poderoso y enigmático, sus voces, guitarras y maravillosa forma de mezclar los teclados. Influenciará a otras bandas en el futuro, ojalá que repitan en la fórmula en su próximo trabajo.

9/10. Vigésimo séptimo seleccionado para contendiente a Disco Del Año de El Lado Oscuro - Metal Crítica.